sábado, 18 de diciembre de 2010

Novela Niley 03 - Cautiva en su cama!!!!

A cientos de kilómetros de distancia, en una habitación de hotel en Los Andes, Miley Cyrus se despertó sobresaltada de un sueño inquieto. Algo había rozado sus labios.
Con el corazón desbocado, se tocó los labios. No había nada. Sonrió. Tenía que haber sido la brisa, sólo la brisa que entraba por la ventana abierta.
Había cerrado la puerta, echado la cadena, incluso encajado una silla en el picaporte, pero había dejado la ventana abierta. La habitación estaba en la segunda planta, era bastante segura.
De todos modos se levantó de la cama, fue hasta la ventana y la cerró. Mejor así, pensó.

DÓNDE estaba Miley Cyrus?
¿Había huido o la habían raptado? Relacionarse con gente del mundo de la droga era jugar con fuego. Y eso llevaba a la siguiente pregunta: ¿por qué había aceptado pasar coca? Se ganaba mucho dinero, pero había mucho riesgo, sobre todo de la forma que lo había hecho ella. Utilizar el correo de la embajada la había puesto en peligro a ella, pero también a su prometido. Las perspectivas de Hamilton en el ejército eran muy buenas. ¿Por qué arriesgar su futuro y el de ella misma? Nick tenía mucha preguntas. Necesitaba respuestas.
La casa de Hamilton no sólo era cara, además estaba muy bien custodiada, lo que no era raro en aquella parte del mundo. Un muro culminado con alambre de púas rodeaba la casa; una perrera sugería que al menos un perro de guarda estaba suelto, probablemente por la noche.
Nick tuvo que identificarse en la puerta. Se abrió, y fue en el coche hasta la casa. El coronel salió a recibirlo y, a petición de Nick, lo acompañó por las elegantes habitaciones.
-Miley amaba esta casa -dijo el coronel.
A lo mejor era así, pero la decoración del salón dejaba que desear.
La relación entre Hamilton y su prometida no era normal. No según el estándar de Nick. Si una mujer como Miley Cyrus hubiera sido parte de su vida, habría pasado las noches con ella.
No como el coronel. Su prometida y él no compartían habitación. Sus respectivas habitaciones ni siquiera estaban conectadas. De hecho, cada una estaba en un extremo de la casa.
-¿No dormían juntos?
Hamilton se ruborizó.
-Nuestra forma de dormir no es de su incumbencia.
-Ahora todo es de mi incumbencia -respondió Nick-. Vaya acostumbrándose, Coronel.
-Dormíamos juntos -dijo Hamilton, ahogado-. Claro que sí, pero Miley... Miley insistía en tener su propia habitación.
-¿Por qué? Y, por favor, coronel, no me haga perder el tiempo diciéndome que quería mantener su intimidad.
No sabía por qué había dicho eso, pero funcionó. Hamilton volvió a ruborizarse.
-Miley es muy buena utilizando... utilizando el sexo para conseguir lo que quiere.
-¿Y qué quería de usted, coronel?
Nick sabía que la pregunta era difícil, pero quería observar la reacción del coronel.
-Nada en particular. Sólo... -Nick casi sintió lástima por él-. Sólo pensaba que le daba el control.
-Y lo hacía -dijo Nick con suavidad-. Traficaba con coca delante de sus narices.
-Pero no permití que siguiera con eso. Ya se lo he dicho.
-No, pero tampoco la obligó a afrontar las consecuencias.
Hamilton inspiró profundamente. Nick pensó que iba a defenderse, pero en lugar de eso dejó caer los hombros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..