lunes, 10 de enero de 2011

Novela Niley 16 - Cautiva en su cama!!!!

Estaban acostados en una maraña de sábanas y luz de luna, dos extraños abrazados.
Una corriente de aire fresco llegaba hasta ellos procedente de un ventilador en el techo.
A lo mejor fue por eso por lo que Miley de pronto sintió frío... 0 a lo mejor era algo más. A lo mejor era el súbito retorno a la cordura. Abrió los ojos y miró al techo sombrío. Sintió el peso del cuerpo de Nick sobre ella... y se le enfrió la sangre. ¿Había perdido la cabeza?
Se había acostado con dos hombres en toda su vida. Un chico con el que había salido en la universidad y un hombre con el que casi había llegado a comprometerse. Los había tratado durante meses antes de dejar que las cosas llegaran tan lejos.
Conocía a Nick Jonas desde hacía menos de veinticuatro horas. Y no era un guapo universitario ni un potencial novio. Era... era un gorila contratado para llevarla a Cartagena de cualquier modo. Contratado por un hombre que quería lo que había en su ordenador. Lo quería lo bastante como para matarla.
Debía de haber hecho algo, algún ruido, porque Nick alzó la cabeza y la miró.
-¿Qué pasa?
-Nada -dijo ella rápidamente-. No pasa nada.
-¿Te peso mucho? -dijo, y rodó a su lado.
Miley empezó a separarse de él, pero Nick la abrazó.
-Eh -dijo con suavidad.
Miley forzó una sonrisa. La besó suavemente. ¿Cómo podía ser un hombre semejante así de tierno?, se preguntó.
-¿Seguro que estás bien? -preguntó él.
No, pensó, no lo estoy. Pero sabía que no podía responder así.
-Sí, estoy bien.
-Porque -soltó una carcajada-, porque si ha sido demasiado rápido...
No era eso. Había sido maravilloso. Increíble. Sexo con un hombre que la había raptado...
-No -dijo ella-. No, ha estado bien.
-Ah -dijo él con solemnidad-. Lo conseguí. Tú estás bien, y el sexo ha estado bien. Así que, veamos, en una escala de uno a diez, ¿cuál es la nota? ¿Un cuatro?
-No. De verdad. Sólo quería decir...
-Querías decir -dijo tranquilamente- que no sabes qué demonios haces aquí acostada entre mis brazos.
Sintió que el rubor le llenaba la cara.
-Yo no... -se aclaró la voz-. Realmente no quiero hablar de ello, Nick.
Trató de moverse, pero los brazos de él la envolvieron con más fuerza.
-Bien -el tono se endureció-. Yo tampoco porque tampoco tengo ninguna respuesta -la hizo rodar de modo que quedara boca arriba con los brazos a los lados-. Todo lo que sé es que quise hacerte el amor en cuanto te vi.
-¿Eso fue antes o después de que irrumpieras en mi habitación?
La agarró de la barbilla y le obligó a mirarlo.
-Sí -dijo bruscamente-. Entré en tu habitación. Te obligué a venir conmigo -ella intentó separarse de él, pero no le dejó-. Y todavía tienes algo pendiente en Cartagena. No sé lo que es, ni siquiera sé quién eres -tensó la mandíbula y la recorrió con la vista-, pero nunca me ha gustado una mujer como me gustas tú.
-Eso es encantador. ¿Siempre fun...?
Gimió cuando la besó. Intentó resistirse, pero él no tuvo piedad, hasta que, para su propio espanto, se descubrió a sí misma devolviéndole el beso y sintiendo cómo se le aceleraba el pulso.
-¿Ves? -susurró mientras la acariciaba-. A ti te pasa lo mismo.
-No, ¡no! Tú no me gustas. Yo no...
La besó ligeramente.
-De un modo u otro -dijo él-, he sido un soldado toda mi vida. Vivo con un código. Llámalo de honor o llámalo disciplina, da lo mismo. Cumplo mis compromisos.
-Eso quiere decir -dijo ella con un hilo de voz que no espere un tratamiento especial sólo porque nos... nos....
-Quiere decir -dijo áspero- que es la primera vez que he roto ese código. No debería haberte hecho el amor -suavizó la voz, le apartó el pelo de la cara, y cuando la besó fue de un modo tan dulce, que Miley sintió que se le derretía el corazón-. La verdad es que no sé qué viene a continuación. Sólo sé que hablar nunca arregla nada.
Una de sus manos se movió hasta cubrir un pecho. El pulgar acarició el pezón, y la sacudida de placer que Miley sintió en el vientre fue bastante como para arrancarle un gemido.
-Pero esto -dijo él en voz baja-, esto sí.
La besó una y otra vez hasta que ella supo que todo iba bien. No importaba nada excepto cómo se sentía él cuando la acariciaba. La forma en que ella gemía por sus caricias. El sabor salado por la pasión que tenía. Cuando, al final, Nick se deslizó dentro de ella, profundamente, la montó hasta que ella no tuvo sentidos excepto para él.
El sudor brillaba en los hombros de Nick. Miley besaba la piel salada, rodeaba su cintura con las piernas, se elevaba para encontrarse con su poderosa envestida. La cresta de la ola se fue elevando y elevando. Estaba loca por montarlo ella, pero Nick no le dejaría. Le rogó que terminara y, finalmente, lo hizo, gritando con ella mientras Miley llegaba al orgasmo y se hacía añicos entre sus brazos. Casi se desmayó, llorando de alegría, con una mezcla de emociones que amenazaba con destruirla. Nick la mantuvo abrazada.
-Miley -dijo con suavidad, pero ella sacudió la cabeza.
No quería pensar en nada. No en ese momento. .
Lo besó en la boca y después se durmió, sintiéndose a salvo entre sus brazos.
 ohmm ohmm demasiado emocionada por los comentarias.... chicas las amo... :-)

1 comentario:

  1. OH YEAH!! EL CAP. LO AMÉE!! OMG qe tierno qe es Nick!! awn =') Amo cómo la trataa!! :DD
    Síguelo prontoo!! :DD

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..