lunes, 7 de febrero de 2011

Novela Niley 27 - Cautiva en su cama!!!!


Su padre abrió la puerta él mismo. Paul estaba sin afeitar y con ojos de sueño, pero eran apenas las seis de la mañana. Nick había llamado en cuanto aterrizó y despertado a su padre para decirle que estaría allí en media hora.
-¿Café? -dijo Paul-. Acabo de hacerlo.
Nick asintió y siguió a su padre a la cocina. El café estaba cargado y caliente y le añadió una buena cantidad de azúcar. Cafeína y azúcar... necesitaba las dos cosas.
-¿Cómo estaba Cartagena? -preguntó su padre desde el otro lado de una mesa de mármol.
La pregunta del siglo, pensó Nick, y sonrió tímidamente.
-Hacía calor.
-Sí, bueno... Supongo que conocerías a Liam Hamilton.
-Oh, sí, lo conocí -Nick entornó los ojos-. Dime, padre, cuando me pediste que le ayudara, ¿sabías la clase de hombre que era?
-La clase de hombre que...
-Hamilton es un hijo de perra.
-¿Sí? No le conozco. Es su padre quien era amigo mío.
-Quería que cazara a una mujer -apretó la mandíbula-. A su mujer.
-¿Era eso lo que quería? Lo siento hijo. De haberlo sabido, nunca te habría metido en ello.
Nick sintió que parte de su rabia se desvanecía. El desconcierto de Paul no podía ser fingido. ¿Cuándo le había llamado hijo o se había disculpado?
-Bueno, sí, la encontré.
-Entonces, ¿por qué pareces tan disgustado?
Nick miró a su padre. «No es asunto tuyo...», iba a decir, pero lo que dijo fue algo completamente diferente.
-Me lié con ella -dijo tranquilamente-. Todo se convirtió en un asunto personal, y no debería haber sido así.
-Estar preocupado por una mujer puede complicar mucho las cosas.
-No estoy preocupado por ella -zanjó Nick-. He dicho que me lié con ella, eso es todo, sólo... sólo -sus ojos se encontraron con los de Paul-. He hecho el tonto, eso es lo que he hecho -dijo-. Maldita sea, debería haberlo sabido.
-No puedes saber cuándo te vas a enamorar.
-Padre, te he dicho...
-Es lo que me pasó a mí cuando conocí a tu madre.
Nick levantó las cejas. No podía recordar a su padre hablando de su madre.
-La quería tanto, que tenía miedo de demostrarlo. Tu madre Cambió mi vida, y me imaginaba que si dejaba de amarme... -Paul dejó escapar una carcajada de autodesprecio-. Pero nunca lo hizo. Su amor fue lo único constante en mi vida. Cuando murió... cuando murió. Me creí perdido. Me volqué en el trabajo y... y me desentendí de ti y tus hermanos. Me arrepiento, pero...
-Sí -dijo Nick sin rodeos-. Lo hiciste -suavizó la voz-. Pero... me alegro de que me digas cuál fue la razón. Quiero decir que puedo entender lo destrozado que te quedaste por la pérdida -se aclaró la garganta-. Esto no es lo mismo. Esta mujer... no me amaba. Y yo tampoco a ella.
-Claro que no -dijo Paul tranquilamente.
Padre e hijo tomaron un sorbo de café en silencio. Después Nick suspiró y se puso de pie.
-Tengo que ir a la oficina.
-Con suerte, hijo, mirarás esto desde la distancia algún día y encontrarás algo bueno. El tiempo nos enseña cosas -sonrió-. Ya sabes, no vale la pena llorar por la leche derramada, hay que afrontar las cosas...
-Sí -Nick sonrió-. Y el fin justifica los medios.
Padre e hijo se miraron, después intercambiaron algo que podría haber pasado por un abrazo. Nick bajó a la calle y se subió al taxi que lo esperaba.
-Al aeropuerto -dijo, pero siguió pensando en lo que acababa de decir.
«El fin justifica los medios». ¿Por qué esas palabras resonaban en su cabeza?
El vuelo a Dallas duró menos de una hora. A media mañana, Nick estaba en su mesa, revisando el correo atrasado. Tratando de no pensar en Miley. En Hamilton. En lo que estaría haciendo con ella en aquella enorme casa de Cartagena.

Sus hermanos estaban también en la oficina. Infrecuente, dijo Kev. Y lo era.
A las doce, Joe llamó a sus intercomunicadores.
-¿Nos vamos a comer?
-Bien -dijo Kev
Nick dijo que no tenía tiempo. A la una fue Kev quien propuso ir a comer. Joe dijo que sí, y Nick, que no tenía hambre. A las dos, Kev y Joe cuchicheaban en la sala de juntas.
-Nick no parece estar bien -murmuró Kev.
-Sí, no tiene buen aspecto -añadió Joe.
Pasaba algo, ¿pero qué? Cinco minutos después entraban en el despacho de Nick.
-A comer -dijo Kev en tono firme.
-Ahora -añadió Joe igual de firme.
Nick miró a sus hermanos. Suspiró.
-¿Qué pasa aquí? ¿Tengo que a ir a comer o a pelearme con los dos?
-¿Lo ves? -dijo Joe a Kev-. Ya te decía que tenía cerebro.
Kev señaló la puerta con el pulgar, y dijo:
-Vamos.
Nick volvió a suspirar y empujó la silla.
-¿Cómo sabéis cuándo tengo hambre?
Salieron a un bar a unas pocas manzanas. Era un lugar donde se podía comer una buena hamburguesa y una cerveza sin cristales de colores en el techo ni una esparraguera colgando encima de la cabeza. Los tres se sentaron en su mesa favorita y pidieron la comida. Joe habló del tiempo. Kev, del tráfico. Nick no habló de nada. Kev se aclaró la garganta.
-Bueno -dijo tras intercambiar una mirada con Joe-. ¿Cómo estaba Colombia?
-Bien.
Silencio. El Camiseta llevó las cervezas. Kev levantó una ceja a Joe como para decirle que era su turno. Joe carraspeó.
-¿Te encargaste de lo que quería el viejo que hicieras?
Nick levantó el vaso.
-Ajá.
Más silencio. Más miradas entre Kev y Joe.
-Parece que soy el único al que no han pedido que haga algo como favor a nuestro estimado padre -dijo Joe.
-Dale tiempo -dijo Kev.
-Sí -añadió Nick-. Y cuando te lo pida, vigila tu culo.
Nueve palabras, pensó Kev. Casi el récord del día.
-¿Por qué?
-Porque deberías ser listo y negarte. Si quieren un trabajo, que se lo hagan ellos.
-Bueno -dijo Kev con cuidado-, a mí me fue bien. Quiero decir que si no hubiera dicho que sí, nunca habría conocido a Salomé.
Nick miró por encima de su cerveza.
-Acabaste en la UVI -dijo con frialdad-. Nadie en su sano juicio se olvidaría tan pronto de eso.
-Lo que cuenta es que conocí a la mujer que quiero.
Había tensión en el tono de Kev, casi un reto, pero Nick no se dio por aludido.
-Sí, bueno, la mierda del amor... -alzó las manos como disculpa hacia Kev-. Lo siento. Me alegro por ti. Demonios, me encanta mi nueva cuñada, ya lo sabes.
Otra larga mirada entre Kev y Joe.
-¿Estamos hablando de alguna mujer en particular? -preguntó Joe.
-¿Quién ha dicho que estemos hablando de alguna mujer?
-Bueno, nadie, pero como has hablado del amor...
-Sé lo que he dicho. Y no, no estamos hablando de ninguna mujer.
-Bueno, bueno, porque si estuviéramos...
-¿Parezco el típico idiota que se enamoraría de una mujer y se volvería tonto?
Sí, pensaron los dos hermanos, porque en sus ojos se apreciaba una mezcla de sentimientos: rabia, dolor, desesperación y algo más...
-No -dijo Kev despacio-. Pero, por otro lado, si te has metido en algo en Colombia, algo que te haya afectado, bueno, a lo mejor querrías contárnoslo. Nick lo miró.
-Puede que me haya comportado como un imbécil, pero eso no quiere decir que esté preparado para una terapia de grupo.
-Claro que no, pero...
-¿Creéis que soy de los que se tumba en un diván y le cuenta su vida a un loquero?
-No, todavía...
-0 a lo mejor creéis que me he enamorado de una nena que sabía que no era buena. ¿Una mujer que traficaba con droga? ¿Que era de otro hombre? ¿Es eso lo que pensáis? -Nick golpeó la mesa con el puño-. ¿Es eso?
Y antes de que sus hermanos contestaran, les contó la historia completa. Excepto que en vez de decir «estar enamorado» dijo «estar encaprichado». Joe respiró de alivio.
-Muy bien. Por un momento nos has tenido preocupados.
-Nada por qué preocuparse -dijo Nick.
-Sí -dijo Kev-, ahora que nos has contado la historia, te encontrarás mejor -miró alrededor y levantó la mano para pedir otra ronda-. Todo lo que tenías que hacer era contar los detalles. Quiero decir, que no es nada más que la historia de un tipo que se engancha con una nena que tiene la moral de una gata callejera...
Nick cruzó la mesa antes de que Kev acabara la frase, agarró a su hermano de las solapas de la chaqueta y casi lo levantó de la silla.
-¿Qué dices?
-Nick -dijo Kev con tranquilidad, agarrando la muñeca de su hermano-. No hagas algo de lo que nos arrepentiremos los dos.
-Has dicho algo sobre Miley, Kevin. Quiero estar seguro de que lo he oído bien.
-Eh -dijo Joe, mirando a los dos-. Vamos, tranquilos. Nick, has dicho algo que podemos haber entendido mal. Kev, Nick está alterado, todos podemos verlo.
-No estoy alterado -dijo Nick entre dientes, miró a los dos y soltó las solapas y volvió a sentarse-. ¿Qué demonios voy a hacer?
-Estás enamorado de ella -dijo Kev con suavidad.
Nick asintió, y dijo:
-¿Y no es lo más triste que has oído nunca?
-Bueno, bueno, a lo mejor las cosas no son tan malas como parecen. Puede que ella no sea... puede que no fuera...
-Lo era. Demonios, ni siquiera trató de negar nada de lo que dijo Hamilton. La llamó ladrona, traficante. Dijo que había robado información secreta que iba a vender, que me había tratado como a un bobo...
-¿Y ella no dijo nada?
-No. No pronunció ni media docena de palabras. No hasta el final cuando ya se iba con él, y lo que dijo no tenía sentido porque se refería a algo personal sobre mí.
-¿Qué?
Nick rió con amargura.
-Sobre el maldito tatuaje que tenemos los tres. ¿Lo podéis creer? Y encima se equivocó. Dijo que era mejor haber elegido la calavera y los huesos que el águila, y después que el fin siempre justifica los... -se quedó pálido-. ¡Madre mía! -susurró.
-¿Nick?
-Ella sabía que era al revés. Habíamos hablado de ello un par de horas antes. Me preguntó por el tatuaje y le conté nuestro debate entre la calavera y el águila y cómo se había impuesto el águila, y ella lo sabía. ¡Lo sabía!
Kev y Joe intercambiaron miradas de desconcierto.
-¿Y? -dijo Joe.
-Y -dijo Nick con voz ronca-. Estaba demasiado ocupado compadeciéndome y no pude entender el mensaje.
-Explícanoslo porque nosotros tampoco entendemos nada.
-Miley me ama -dijo Nick con convicción-. No es la mujer que Hamilton dice y... ¡Maldita sea, dejé que ese hijo de perra se la llevara!
Se puso en pie, sacó unos billetes y los dejó en la mesa. Estaba casi en la puerta cuando sus hermanos lo alcanzaron.
-¿De qué estás hablando? -dijo Kev.
-Sí, tío. ¿Nos vas a dejas con el misterio?
-No fue Miley la que me engañó, fue Hamilton. Y dejé que se la llevara -Nick corrió hasta la esquina y paró un taxi-. ¿Qué le haría, qué le estaría haciendo a Miley?
-Nick, espera...



holap chicas... aqui les dejo capi nuevo....
ahhh.... espero que esten bien...
bueno estoy entre triste y feliz...
ahhh diran ta loca pero es que miley esta saliendo con joshua....
y ps viendolo bien es una conbinacion de nick y liam.... ahhhh ese chico es alto como liam y de pelo lacio como liam... cabello negro como nick y ojos cafes chocolate como nick....
entonces iop toy como 0_0   .... lo unico bueno es que a miley se la ve super feliz..... y eso es bueno hace mucho que no sonreia asi....
:-)
aunque sigo queriendo niley.....
bueno chias me voy... mama me va a matar....
arivederchi bambinas....
ahhhh.... jejeje...
realmente toy loquitas...
:-)
saludos a anita, new, rocio, michelly, vary, sara, snake_94, natalia jonas, naty jonas y ketty cyrus, elba montes, valpa, carolyns_90.....
saludos a todas mis lecturas...
las quiero besitos....

6 comentarios:

  1. AAAAWWWWWWWWW
    ME SUPEEER ENCAANTOOO EL CAPII
    ESTUVOOO INCREIBLEEEEE
    ESTUPEEENDOOO QUE BUENO
    QUE NICK SE DIO CUENTA
    DE QUE MILEY LO AMA AAAAWWWWW
    Y TAMBIEN SALUDOS A TI ESPERO QUE ESTES BIEN Y
    TAMBIEN VI LA NOTICIIIAA PERO BUEEHHH
    NI QUE HACERLE CON QUE SEA
    FELIZ ES MAS QUE SUFICIENTEEE

    ResponderEliminar
  2. awn yo estoy =( con lo de Joshua & Miley! maldito Liam ¬¬... ah, no, es Maldito Joshua... ¬¬

    AHORA SII! Maldito Liam... ¬¬ awn pero Nick se dio cuenta de que Miles lo ama! *-* & Nick de qe él está enamorado! Nicky está enamorado! Nicky está enamorado! Nicky esá enamorado! :'D saludos a tii tmb! :D bueeno y... creo qe sólo! :D publica mañana o sufrirás! :D hahaha ok no ;)

    ResponderEliminar
  3. linda novela me encanta gracias por escribirla...........a mi me pasa igual, estoy triste y feliz por miley yo tenia la esperanza que vuelva co nick pero eso parece cada vez mas imposible, eso es triste, me sigue gustando niley, pero tambien creo que ellos son diferentes por eso solo son amigos y nada mas...........en fin espero que los dos encuentren el amor y sean felices, mientras tanto nosotras podemos leer novelas y escribirlas que es lo mejor que nos queda.........0 )

    ResponderEliminar
  4. ME SUPER ENCANTOOO!!
    no puedo esperar para ver el otro... tu novela una de las que mas me gusta de todas las que lei, sos una escritora increible
    por favor seguila y sabe que yo voy a estar para leer y comentar xD

    ResponderEliminar
  5. me encanto jeje tienes que subir pronto... jeje y me alegro mucho que al lado izquierdo tengas mi blog, MUCHAS GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  6. te quedo muy lindo el capitulo y GRACIAS POR LA DEDICATORIA!!!! y tienes razon que Miley sea felliz PERO CON NICK ^^.
    Bye

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..