jueves, 10 de febrero de 2011

Novela Niley 29 - Cautiva en su cama!!!!


Los Jonas esperaron a la gente de la Agencia. Se hicieron cargo de todo como siempre. Una hora después los tres estaban fuera de la casa. Kev se frotó la cara con la mano y bostezó.
-Lo que me hace falta es un filete, un caldero de café y un avión a casa.
-Lo mismo que a mí -dijo Joe. Miraron a Nick.
-Lo que me hace falta, son algunas respuestas.
-Nick -dijo Kev-, mira, chico, algunas veces las cosas no salen como queremos, ¿sabes?
-Tengo que averiguar la verdad.
-Quieres decir... quieres decir... si ella está muerta...
-No lo está -Nick frunció el ceño, sabiendo lo loco que había parecido-. Lo sabría si lo estuviera.
-Sí -asintió Joe-. Bueno, lo que dijo Hamilton sobre que se fue con él...
-Sé lo que ha dicho.
-Pero no lo crees.
-Sí, pero no es lo mismo -dudó Nick.
-No, no lo es.
Los tres guardaron silencio hasta que Joe dijo:
-¿Sabe ella tu número de móvil? Porque si lo sabe y no te ha llamado...
-No lo sabe -apretó la mandíbula-. Pero sabe mi nombre y que soy de Dallas.
La inferencia era clara; si Miley quería encontrarlo, podría.
-En ese caso, tío, vente a casa con nosotros.
Nick sonrió a sus hermanos.
-¿Haríais vosotros eso? -su silencio fue la respuesta-. Venga -dijo, pasándoles el brazo por los hombros-. Os invitaré a los filetes, os meteré en el avión...
-Escúchale -dijo Joe-. Menuda forma de hablar para un hombre que se ha gastado su último dólar comprando juguetes a un matón que llama amigo.
-No es un matón. Y tengo una tarjeta de crédito.
-Sí, sí. Promesas y promesas...
Los hermanos charlaron y bromearon y pasaron las dos siguientes horas evitando cuidadosamente cualquier conversación sobre Miley Cyrus.
En el aeropuerto sus sonrisas se ensombrecieron.
-Ten cuidado -dijo Joe.
-Si las cosas se ponen difíciles, llámanos -siguió Kev.
Nick dijo que lo haría y los miró subir al avión. Después se subió en el todo terreno y siguió la ruta de las montañas que en una ocasión lo llevó hasta Miley. Si Hamilton había dicho la verdad, si Miley se había marchado, habría buscado un lugar seguro. Un lugar donde podría planear sus siguientes pasos sin tener que preocuparse ni del cártel, ni de Hamilton, ni de las autoridades.
«Me siento tan segura aquí», había dicho ella en su casa de Cachalú. Y estaría segura. Era lista. Habría pensado que ése sería el último lugar donde la buscaría. Tendría que pensar también que Nick habría vuelto a Estados Unidos. Había terminado el trabajo de encontrarla.
Sabía dónde estaba ella: en las montañas. Lo sentía en los huesos. Pronto él estaría allí también. Encontraría a Miley, le preguntaría algunas cosas, y si no tenía respuestas... Si no las tenía...
Apretó el volante con fuerza. No iba a pensar en eso todavía.


Era completamente de noche cuando abandonó la carretera principal y tomó la pista que conducía a su casa. No había luces en las ventanas. Tuvo la primera duda. A lo mejor se había equivocado, a lo mejor ella no estaba allí. No. Tenía que estar. Lo sabía.
Apagó las luces del coche, se acercó un poco más y apagó el motor. Haría el último tramo andando. El corazón le latía acelerado. Respiraba tranquilo. Se sentía como siempre en las operaciones nocturnas. Subió las escaleras sin hacer ruido. Metió la llave en la cerradura. Entró en la casa y tecleó el código de seguridad. Había una linterna en el escritorio de la biblioteca. La encendió, mantuvo el haz de luz bajo. No había ni señal de ella. Esperó. Sí la había: su aroma. Pero ella no estaba en la casa. Revisó cada cuarto. Y entonces, entendió. No era en la casa donde se sentía segura. Era en el claro del bosque. El lugar donde él había creído que la amaba.
Apagó la linterna y se dirigió al Camino que bajaba hasta el claro. Pronto vería a Miley. Le preguntaría por la verdad. Y entonces.., entonces, si tenía que hacerlo, terminaría con aquello.

EL bosque estaba oscuro. Sólo se escuchaba el estruendo de la catarata. La luna, un grueso globo de marfil suspendido sobre las frondosas ramas de los árboles, iluminaba el claro en el que la charca brillaba como una piedra preciosa.
Iluminaba a Miley, de pie, desnuda bajo el espumoso velo de la cascada.
Se quedó quieto en el límite del claro, mirándola y buscando en su interior algo de la disciplina bajo la que había vivido toda su vida, pero ése era el problema: no tenía disciplina cuando se trataba de ella.
La había buscado, encontrado y después perdido.
En ese momento, la tenía atrapada. Era su... No lo era. Ella lo había dejado claro. Lo había dejado por otro hombre. Un hombre que la quería a pesar de que decía que ella lo había traicionado.
«Entonces, ¿por qué la quiere?», había preguntado Nick al principio.
Era una pregunta sincera. Podía entender que la mujer fuera hermosa, aquel hombre le había mostrado fotografías, pero el mundo estaba lleno de mujeres hermosas. ¿Qué hacía a ésta tan especial?
El hombre lo había mirado, avergonzado, había sonreído y le había dicho que quería que volviera porque ella era más que hermosa. Ella era, había dicho, todo lo que un hombre podía desear.
Nick sintió una sacudida. No era cierto. No era todo lo que un hombre podía desear. Era más. Lo supo después porque durante un breve espacio de tiempo le había pertenecido. Era Eva, Jezabel y Lilith renacidas. Podía ser tan salvaje como los rayos de una tormenta de verano o tan dulce como lluvia de primavera. Sólo mirarla era suficiente para derretir el alma de un hombre.
Su rostro era un óvalo, sus enormes ojos azules se apoyaban en una nariz aristocrática y una boca hecha para pecar. Su pelo era largo y oscuro como el café. Caía por su espalda en una cascada de rizos que hacían que deseara tocarlo.
Era alta y delgada, pero de pechos redondos y grandes. Se le cortaba la respiración al recordar cómo habían llenado sus manos. Y las piernas... sus piernas estaban hechas para agarrarse a la cintura de un hombre. Todavía podía recordar esa sensación mientras separaba sus muslos y se hundía profundamente en su calor.
Nick sintió un escalofrío. ¿Estaba perdiendo la cabeza?
¿Quién era Miley Cyrus? ¿Era su mujer o la de Hamilton? ¿Había sido todo un juego?
Todo lo que sabía en ese momento era que era tentadora, pero él era un guerrero.
Fue hacia ella. Se detuvo. Seguramente no podía verlo. Iba vestido de negro, la ropa que utilizaba para las operaciones nocturnas en las Fuerzas Especiales y la Agencia. Sabía que eso lo hacía desaparecer contra el fondo de la selva.
¿Sentiría ella su presencia de alguna manera?
¿Era por eso que inclinaba la cabeza hacia atrás manteniendo el rostro bajo la cortina de agua? ¿Por qué levantaba sus pechos con las manos como si se los ofreciera a los dioses?
¿Se estaba ofreciendo a él?
Estaba duro como una piedra. Tan duro que sentía dolor.
Una vez, había prometido llevársela al hombre que le había enviado a buscarla, pero esa noche, su única promesa era consigo mismo.
Lentamente bajó al claro iluminado por la luna. Esperó con los músculos en tensión deseando que ella se volviera a mirarlo. ¿Por qué no dar un grito y hacerle saber que estaba allí?
La respuesta fue un frío susurro en su cabeza.
Porque quería ver qué hacía ella cuando lo viera. ¿Correría hacia él? ¿Se lanzaría a sus brazos? Si lo hacía...
Pero no, su reacción fue como una patada en el estómago.
Abrió los ojos. Abrió los labios con una pequeña expresión de sorpresa. Se cubrió los pechos con un brazo, y con el otro, la unión de las piernas.
Sabía que era un acto reflejo y nada más, pero era toda la respuesta que necesitaba.
-No -dijo ella.
No pudo oírla, pero leyó la palabra en sus labios.
-No -volvió a decir.
Y Nick sintió el efecto de la adrenalina que recorría su cuerpo.
Curvó los labios con la sonrisa de un depredador. Se quitó las zapatillas, se sacó la Camisa por la cabeza, se desabrochó los pantalones y se libró de ellos. Permaneció quieto, dejando que ella pudiera comprobar el nivel de su excitación, después se lanzó a la charca y fue hacia ella.
 chicas....
awww aqui les dejo un nuevo capi... la nove casi se acaba jejeje... :-)
rocio espero que te vaya bien en tus vacaciones......
ahh toy super emocionada es que lucia la chica que escribe el blog nileyosa... waoo coment en mi blog... y ps iop la admiro muchop me encanta su blog y las historia que publica.... ahhh...
chicas son las mejores ... ahhh  les cuento voy a publicar dos noves una de jemi y tambien una de taylena.... ahhh es que me encanta la pareja que hacen taylor y selena.... mmmm es que la verdad justin no me cae muy bien...
jb es jonas brothers...
ahhhhh
jijijiji....
por fis no me odie porque sea selena la protagonista es que en serio me cae bien pero como les dije solo cuando no anda con nick....
de niley publicare una despues lo prometo.... ahhh...
comenten por fis...
las quiero 
besos y abrazos...

3 comentarios:

  1. como lo dejas asiiii!!! jeje me encanto sube pronto!!! plisss!!

    ResponderEliminar
  2. aaahhhh!
    meee encaantooo teee queedooo
    supeeerr aaaww ya quieroo saber que pasaraa

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..