jueves, 24 de febrero de 2011

Novela Niley 05 - Cerca del Paraiso


—Será mejor que vaya a cambiarme—dudó—. ¿Hay taxis a esta hora?
—Toda la noche; pero no necesitas uno—le dijo mientras cerraba la caja de costura.
Pensó en llevarla él mismo, pero no sería muy inteligente empezar algo que no iba a poder acabar. Aquella pequeña violeta no encajaría en su vida lle­na de espinas. No habría podido soportarlo, aunque hubiera sido mayor y más sofisticada. Aquel pensa­miento le irritó y su voz sonó más dura de lo que le hubiera gustado.
—Le diré a Big Rob que te lleve al hotel.
Ella pensó en el viaje con aquel hombre miste­rioso y sintió un escalofrío; pero no iba a discutir.
—Gracias—murmuró con decepción mal disi­mulada y se fue al baño a ponerse el vestido.
Colgó el albornoz de la puerta y se miró en el es­pejo. Al ver el moretón que le estaba saliendo en la mejilla, contuvo el aliento. Se puso un montón de polvos de la cara, pero no logró disimular el golpe.
Hizo lo que pudo y volvió a la oficina. El estaba en el balcón con las manos en los bolsillos, mirando al océano. Era un hombre muy sofisticado con una poderosa figura; no le sorprendía que trabajara en seguridad. Parecía solo y sintió lástima de él; aun­que no era un hombre que necesitara que lo compa­decieran.
Pensó que no lo volvería a ver y sintió un vacío en su interior. Acababa de perder a su madre y, pro­bablemente, no era el mejor momento de empezar nada. Pero había algo en aquel hombre que la atraía y que la hacía desear nuevas experiencias.
Dejó escapar un suspiro; debía de estar loca. Un hombre al que acababa de conocer no debería tener ese efecto sobre ella.
La pérdida de su madre había sido traumática. Aún era peor al pensar que no la quería. Al menos, no como había querido a Tish. Su querida hermana Tish, hermosa e inteligente, que había logrado un matrimonio excelente. Miley  sólo era una costurera poco atractiva para los hombres y con una vida poco interesante. Había sido muy duro vivir a la sombra de Tish. Su madre siempre le había hecho sugeren­cias de cómo mejorar; pero ella nunca había acepta­do sus consejos: estaba contenta consigo misma. Le hubiera gustado que su madre la hubiera aceptado tal y como era, que la hubiera halagado alguna vez: pero sólo había recibido críticas de ella. Durante toda la vida. A veces se preguntaba qué le habría hecho para que la detestara tanto; era como si la hu­biera estado castigando por algo. Nadie lo sabía, ni siquiera Leticia.
Siempre había hecho lo que se esperaba de ella, pero, al mirar a aquel hombre, a ese extraño, le en­traban ganas de hacer locuras. Quería romper todas las reglas y vivir al límite. No entendía por qué ha­cía que se sintiera tan temeraria cuando ella había sido siempre tan convencional. Él debía de ser una mala influencia porque ella nunca antes había pen­sado en saltarse las reglas.
Él se volvió y la miró.
—Estás muy callada—señaló.
Ella se rió nerviosa.
—Soy así. Me he pasado la vida intentando pasar desapercibida.
El la miró fijamente.
—Quizá haya llegado el momento de cambiar eso.
Ella sintió que le daba un vuelco el corazón. Sus ojos se encontraron mientras el viento los envolvía en un extraño cálido abrazo.
Él la hacía soñar con ruinas, con lugares miste­riosos, con tormentas y torrentes de agua.
—Me estás mirando fijamente—señaló él, con voz ronca.
—Nunca había conocido a nadie como tú—dijo ella con voz trémula—. Soy una chica de pueblo que nunca ha estado en ninguna parte y nunca ha hecho nada emocionante. Ni siquiera había estado en un casino en mi vida. Pero... pero...—no podía encontrar las palabras adecuadas para expresar lo que estaba sintiendo.
Él levantó la Tishilla y dio un paso al frente, para que ella pudiera sentir la fuerza y el calor de su cuerpo.
—Pero tienes la sensación de que me conoces de siempre—dijo él.
—Bueno... algo así...
Él alargó una de sus poderosas manos y le acari­ció la mejilla con las yemas de los dedos. Ella tem­bló ligeramente al contacto y sintió que una corrien­te eléctrica recorría su cuerpo.
—¡Oh, Dios!—gruñó él.
—¿Qué pasa?—preguntó ella confundida.
—Que a mi edad debería poder controlarme me­jor—dijo él, obviamente pensando en voz alta. Pa­recía confuso, incluso irritado, así que a ella le sor­prendió cuando la atrajo hacia él.
Sus brazos eran grandes y la sujetaron con fuerza contra su cuerpo, con los ojos fijos en su boca.
—¡Qué diablos! Ya es medianoche y estás a pun­to de perder un zapato...
Antes de que ella pudiera averiguar qué había querido decir, inclinó la cabeza y posó la boca sobre los labios de ella.
De manera instintiva, ella empezó a luchar; pero, él abrió la boca sobre la de ella y la venció. Un ines­perado aluvión de sensaciones la hizo gemir y tem­blar; pero no de miedo. Se fundió en un abrazo con él, hundiéndose en su pecho musculoso y ahogándo­se en el aroma de su piel.
El beso se intensificó y se volvió más pasional. Después de un momento, él deslizó la cara hacia su cuello y permaneció así un rato, abrazado a ella.
Miley  pensó que debería haber protestado, que no debería estar así con un completo extraño; pero sus brazos eran tan cálidos y tan fuertes...
Todos los argumentos eran en vano; se sentía como si hubiera encontrado lo que llevaba toda la vida esperando, así que cerró los ojos y dejó que él la meciera en sus brazos.
Se dejó llevar por aquella intimidad, por una sen­sación totalmente nueva. Su madre nunca había sido cariñosa con ella; pero eso pertenecía al pasado. Ahora, la estaban abrazando y le gustaba la expe­riencia.
Nick estaba sorprendido  de lo que había he­cho, de lo que ella le había inducido a hacer. Por su respuesta se había dado cuenta de que no sabía mu­cho sobre los hombres; ni siquiera sabía cómo besar. Pero había confiado en él. Ni una simple protesta. Era como una gatita en sus brazos y las sensaciones que había experimentado con ella habían resultado totalmente desconocidas para él.


chicas vean este  video esta super nick canta before the storm y de inmediato empieza a cantar stay....
waooo
salto de la alegria....
niley forever........



chicas disculpen que no haya nada  subido estoy con full tareas....
capi dedicado a new...


lu sis te extraño....

3 comentarios:

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..