viernes, 25 de febrero de 2011

Novela Niley 06 - Cerca del Paraiso


—Ha sido una estupidez—dijo él al cabo de un minuto, la tensión era evidente en el tono de su voz.
—A mí no me pareces ningún estúpido—dijo ella soñadora, sonriendo contra su hombro.
Él tomó aliento y la apretó. Sus ojos mostraban un torbellino interior.
—Escucha—comenzó a decir con las manos so­bre sus hombros—. Pertenecemos a mundos dife­rentes. Y a mí no me gusta empezar nada que no vaya a terminar.
—Bueno, a mí no me eches la culpa. Yo casi nunca he seducido a un hombre en un balcón oscu­ro.
Él frunció el ceño. Era rápida y tenía un fantásti­co sentido del humor. Aquello no hacía las cosas más fáciles porque la encontraba realmente atracti­va. Pero él estaba en un momento de la vida en el que no podía comprometerse, de ninguna manera. Ella era más vulnerable de lo que pensaba y con él correría peligro.
—Normalmente, no me importaría que me sedu­jeran; pero no estoy disponible.
Ella se puso colorada.
—Lo... lo siento—dijo avergonzada—. No creí...
—No me mires así—dijo él en tono duro—. Va­mos. Le diré a Big Rob que te lleve.
—Puedo pedir un taxi.
—No digas tonterías.
Miley  no podía ocultar su incomodidad por tener que ir con el señor Big Rob.
—¿No tendrás miedo de él?—dijo él con suavi­dad—. De mí no tienes miedo y yo soy peor que él en muchos aspectos.
Ella arqueó las cejas.
—¿En serio?—preguntó con sinceridad.
Él se rió sin poder evitarlo.
—No sabes nada de mí—murmuró mientras la estudiaba divertido—. Es agradable—añadió pensa­tivo—. Hace mucho tiempo que no me encontraba con nadie que se sintiera tan cómodo conmigo como tú pareces estar.
—Vas a ponerme nerviosa.
Él sonrió.
—Ya sé quién eres—añadió ella—. Eres el jefe del señor Big Rob.
Él fue a decir algo, pero ella continuó:
—Eres un gorila.
Él se quedó mudo. Sólo podía mirarla, cada vez más divertido.
—No es nada de lo que uno tenga que avergon­zarse—añadió ella con firmeza—. Alguien tiene que mantener la paz en un lugar así. Mi padre era sheriff (jefe de policia de texas) ; aunque murió antes de que yo naciera y no lo conocí: pero todavía tengo su placa y su pistola.
—¿Cómo murió?
—Paró un coche que se había saltado un stop y el conductor resultó ser un asesino que estaba hu­yendo.
—¡Vaya!
Ella asintió.
—Mi madre se quedó sola con mi hermana y conmigo; aunque Leticia ya tenía dieciséis años—dejó escapar un suspiro—. Mi hermana es preciosa y está casada con un millonario.
—Así que estás sola con tu madre.
Ella negó con la cabeza.
—Mi madre murió el mes pasado de cáncer. Por eso estoy aquí. Tish y Billy insistieron en que vi­niera de vacaciones con ellos.
—¿Os lleváis bien?
—Muy bien. Es fantástica. El único defecto es que me trata como a un bebé.
—¿Cuántos años tenía tu madre cuando te tuvo a ti?
—Cuarenta y ocho. ¿Y la tuya?
La pregunta lo pilló por sorpresa y lo hizo reír.
—Dieciséis. Las familias de mis padres no los dejaban solos ni un segundo, por lo que decidieron casarse para poder tener intimidad. Mi padre me contó que la primera vez que le dio un beso fue el día de su boda.
—¿Eran italianos tus padres?
—No: del sur de España—se quedó un segundo pensativo—. Te acompañaré al hotel—le dijo antes de que ella pudiera hacerle más preguntas—. Quizá no quieras volver a verme cuando sepas quién soy—dijo él poniéndose muy serio.
—No lo creo.
—Eres muy optimista y yo no.
—Ya me he dado cuenta—dijo ella, bromenado, él soltó una carcajada y la acompañó de vuelta a la oficina.
El señor Big Rob estaba esperando dentro de una enorme limusina negra en la puerta del hotel. Miley  se quedó boquiabierta.
—¡No irás a llevarme en eso!—exclamó ella—. Tu jefe te va a despedir.
—No es probable—dijo él, dedicándole una mi­rada muy significativa a Big Rob, que estaba intentan­do no reírse—. Sube.
Ella silbó con suavidad mientras se deslizaba por el asiento de cuero blanco. Él pasó detrás de ella.
Miley  estaba fascinada, mirando a su alrededor con los ojos muy abiertos.
—Podrías jugar un partido de fútbol aquí dentro.
—Está bien para llevar a los clientes. ¿Quieres tomar algo?—preguntó señalando a un bar donde había todo tipo de bebidas, desde champán hasta re­frescos.
Ella negó con la cabeza.
—¿No habías montado nunca en una limusina?—le preguntó él.
—No, Billy y mi hermana tienen un Jaguar de­portivo; aunque tampoco lo llevan nunca a Jacobs­ville—dijo con una risita—. Estaría gracioso que llegaran a Jacobsville en una limusina. Si alguna vez vienes a verme a mi pueblo, no olvides traértela. Procuraremos que no se suba encima ningún pollo. ¿Te gustaría tener un pollo de mascota?
El soltó una carcajada.
—¿Un pollo de mascota? Yo sólo he visto los pollos del supermercado.
Ella se rió.
A él le gustaba el sonido de su risa. Hacía mucho tiempo que no tenía una conversación así. Su vida era solitaria y siempre al límite y normalmente des­confiaba de todo el que se le acercaba.
—¿Por qué fuiste al casino?
Ella dejó escapar un suspiro.
—Liam me dijo que tenía que tratar unos nego­cios con el director y que después de cenar podía­mos ir allí. Lo malo fue que durante la cena se puso a beber sin parar. Creo que tenía miedo. Debe de es­tar metido en algo ilegal y está tratando con alguien que quiere hacerle daño—se mordió el labio infe­rior y miró a Nick—. Tal vez no debería haber di­cho eso; el dueño del casino es tu jefe, ¿verdad?
—Algo así—respondió él.
—Pues como te iba diciendo, Liam se puso a be­ber hasta que casi no se podía poner de pie. Yo quise volver entonces al hotel porque se estaba poniendo realmente pesado; pero él me dijo que me acababa de pagar una cena muy cara y que le debía un poco de diversión—añadió con frialdad. Agarró su bolso con fuerza y se giró para mirar a Nick—. ¿De verdad los hombres esperan que por invitarte a ce­nar vas a acostarte con ellos? Porque si es así, de ahora en adelante, las cenas me las pagaré yo mis­ma.
Su expresión le pareció divertida y no pudo evi­tar reírse.
—Bueno, yo sólo puedo hablar por mí, pero nun­ca he considerado un filete como moneda de inter­cambio.
Ella sonrió a pesar de estar molesta con lo que le había pasado.
—Se nota que no salgo mucho, ¿verdad? Incluso después de acabar el instituto tenía que pelearme con mi madre y con Tish para salir con un chico. Ellas decían que los hombres no eran de fiar, que lo único que querían de una mujer era llevársela a la cama y que después te dejaban embarazada y desa­parecían—meneó la cabeza—. No sé de dónde sa­caron esas ideas. Tish se casó con Billy justo des­pués del instituto y mi madre nunca salió con nadie después de la muerte de mi padre.
—¿En serio? Pensaba que ya no existían mujeres así.
—Siempre dijo que mi padre era el hombre de su vida y que no quería un sustituto. ¿Cómo era tu ma­dre?
Él sonrió.
—Era ese tipo de mujeres que te dan un beso si te haces daño para curarte la herida. También hacía unas galletas que nos encantaban. Trabajó mucho para darnos todo lo que necesitábamos—añadió con la cara tensa.
—¿Era guapa?
—Vaya pregunta. ¿Por qué?
—Tú eres muy guapo—dijo ella y se puso colo­rada al darse cuenta de que quizá se estaba pasando.
Él se rió.
—Gracias. Yo también creo que tú eres muy gua­pa­
—¡Qué va! Soy muy sosa; pero sé cocinar y co­ser.
Él alargó una mano y le tocó un mechón de pelo rubio que se le había soltado del recogido.
—¿Tienes el pelo muy largo?
—Casi por la cintura. El dueño de la tintorería para la que hago los arreglos dice que cuando lo lle­vo suelto me parezco a Alicia, la del país de las ma­ravillas. Por eso normalmente me lo recojo.
—¿Por qué no te lo cortas?
—Porque parecería un chico. ¿No ves que tengo muy poco pecho?
El volvió a reírse encantado.
—A mí no me gustan las mujeres con pechos grandes—le dijo él.
Ella lo miró con los ojos muy abiertos.—¿En serio?
Él negó con la cabeza.
—Tampoco había conocido a ninguna mujer que tuviera pollos.
—Yo tampoco había conocido a ningún gorila que cosiera tan bien como tú.
Él volvió a reírse; era agradable aquella sensa­ción de anonimato.
—¿Te gustaría ir a ver la torre del pirata Tisha Negra?
—Sí—respondió ella.
Él dudó un instante. Tenía una reunión a la que no quería ir, pero no le quedaba más remedio.
—He quedado para comer. Pero podríamos que­dar después ¿Te gustaría?
Ella lo miró con una sonrisa radiante, llena de fe­licidad.
—Me encantaría.
—Te pasaré a buscar al hotel entre las dos y las tres.
—De acuerdo.
Él dudó un instante.
—Quizá oigas algunas cosas sobre mí cuando Liam le cuente a tu hermana lo que ha pasado—le dijo él—. No las creas. Al menos, espera a conocer­me un poco mejor antes de formarte una opinión. ¿De acuerdo?
Ella sentía curiosidad, pero asintió.
—De acuerdo.
—Una cosa más—le dijo cuando Big Rob se acer­caba al hotel de ella—. Si Liam niega que intentara asaltarte, lo cual es bastante probable. dile a tu her­mana que lo tenemos todo grabado en una cinta.
—¿Crees que debería denunciarlo?
El opinaba que sí. pero en aquel momento nece­sitaba a aquel hombre.
—No—mintió—. Pero no vuelvas a salir sola con él.
—No pensaba.
Big Rob le abrió la puerta. Un grupo de turistas es­taba mirando a la limusina con la boca abierta.
—Deben de pensar que somos estrellas de cine.
Él sonrió.
—Gracias y hasta mañana—le dijo ella un poco sonrojada. Big Rob le ofreció una mano para ayudarla a salir.
—Hasta mañana, ángel—se despidió él.
Ella caminó hacia el hotel flotando en una nube


holao chicas..... waoo les cuento que estoy super emocionada porque nick an fin despues de muchop tiempo confirmo que stay tambien fue escrita para miley.....  
estoy que salto de la alegria.... jejejeje este año es el año niley.... ademas dicen que el domingo estuvieron en una bolera .... awwww claro que dijeron que no se acercaron ni se abrazaron ni se besaron ni nada de eso pero digo mmm quien vio que paso en el auto a lo que se fueron porque mmmm obvio nick no manejo ya que estaban los guardaespaldas con el asi que....
mmmmm puede que haya pasado algo dentro del carro digo no (esto es mi opinion nada mas).... jejeje....
 waoo waoo muchaisimas gracias por sus comentarios.... he dejado las otras novelas pero las voy a seguir pronto no se preocupen... jejeje....
New... sara....  elba... lucia.... anita...  :-) gracias por siempre comentar en mi blog.... 
las quiero chicas....
:-)




4 comentarios:

  1. hermoso el capítulo♥. Lo juro, fue divertido, gracioso y hermoso. Sigue así! :D

    Y SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!!!!!!!!!! STAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY ES PARA MILEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEYYYYYYYYYYYYYY!!!!!!!! :DD WIII este año es Niley! :DD ♥-♥

    ResponderEliminar
  2. me encanto el cap!! jejeje ya quiero leer el siguiente, no te olvides de subir los cap de las otras jejeje me encanto el cambio de look que le hiciste al blog!!! jejeje

    ResponderEliminar
  3. Wow me encanto el capitulo, te juro que estaba casi metida en la compu comiendo los pochoclos que me sobraron ayer del cine ajaj !!
    No puedo esperar para el proximo y te cuento que las clases las empiezo el 9 de marzo!:(

    ResponderEliminar
  4. hahahaha!!!
    meee encaaantooo el capiii muuuy
    diveertidoo meee fasinoooo
    y muuuuy buenooo el nuevooo
    estiloooo deeel bloooggg
    muuuyyy liiindisimoooo
    meeee encaaantooooo

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..