miércoles, 30 de marzo de 2011

Novela Jemi 01 - Asunto pendiente


Otro chillido estridente atravesó los oídos de Joe como la afilada hoja de un cuchillo.
Esa era la cuarta secretaria que recibía un ramo de flores o una caja de bombones en lo que iba de mañana.
—Deberían abolir el día de San Valentín —masculló.
—No tienes remedio, jefe.
Joe le lanzó una rápida mirada a Megan Carey. La rubia asistente cincuentona sacudió la cabeza, dándole por un caso perdido.
—No tienes nada que comentar. Qué bien —dijo Joe, sabiendo que era mejor cortar a Megan antes de que empezara a contarle sus problemas.
—No he dicho nada.
—Es la primera vez —murmuró él entre dientes.
El primogénito del clan Jonas ocupaba una posición de poder dentro de la estirpe y una sola mirada suya bastaba para fulminar a agentes y actores. Pero Megan era su mano derecha y eso le daba derecho a decir lo que pensaba.
—Pero… El día de San Valentín es mañana.
—Dios mío —exclamó Joe—. Nos queda otro día más de suplicio.
—Hombre… ¿Es que Cupido nunca te ha hecho una visita?
—¿No tienes trabajo que hacer? —le dijo él, atravesándola con una mirada reservada a los directores que se pasaban del presupuesto.
—Créeme cuando te digo que hablar de esto contigo es trabajo.
Joe casi sonrió. Casi…
—Muy bien. Dispara de una vez para que pueda seguir trabajando.
—De acuerdo. Lo haré.
Joe la miró con escepticismo.
Megan Carey siempre decía lo que le venía en gana y era inútil intentar detenerla.
—Como decía antes… —empezó a decir, dejando un montón de mensajes sobre el escritorio de Joe y apoyando las manos en las caderas—. Mañana es el día de San Valentín. Un hombre listo aprovecharía la oportunidad para enviarle unas flores a su mujer, o unos bombones…
Joe recogió los mensajes de la mesa y se puso a examinarlos, ignorándola.
Pero eso tampoco funcionaría… Él lo sabía muy bien.
—Estoy pensando que… Cualquier esposa estaría encantada de recibir un regalo de su marido en un día tan especial como éste.
—Demi y yo estamos separados, Megan —le recordó Joe en un tono de tensión.
Lo último que quería era hablar de su matrimonio o de su mujer, sobre todo porque había sido ella quien lo había dejado.
Lo había dejado…
Una llamarada de rabia recorrió las entrañas de Joe.
¿Cómo se había atrevido a abandonarle así como así?
«¿Por qué?», se preguntó una vez más.
Siempre se habían llevado bien. Ella tenía las puertas abiertas en todas las tiendas de lujo de Rodeo Drive y todo el tiempo del mundo para irse de compras…
Además, ni siquiera había tenido que preocuparse de bregar con sirvientes y amas de llaves porque vivían en su propia suite dentro de la mansión Jonas.
Sólo había tenido que vivir con él; estar con él.
Pero eso no había sido suficiente para Demi y, en cuestión de unos días, su esposa se había convertido en una mujer separada que vivía en un apartamento de alto standing de Beverly Hills.
Los reportajes sobre ella se sucedían uno tras otro en las revistas; fotos de almuerzos en restaurantes de moda, instantáneas robadas mientras compraba en alguna tienda… A juzgar por las imágenes, bien podría haber estado saliendo con alguno de los hombres con los que aparecía en las fotografías.
Joe apretó el puño alrededor del montón de mensajes hasta hacer crujir el papel.
Que alguien saliera con su esposa… Eso era totalmente inaceptable.
—Así es, jefe —dijo Megan, en un tono de aprobación—. Estáis separados, no divorciados.
—Megan… Sí le tienes aprecio a tu trabajo, deja el tema de una vez. Ya.
Ella soltó un suspiro cercano a un bufido.
—Oh, por favor, no podrías llevar este sitio sin mí, y los dos lo sabemos.
Una voz profunda sonó desde el umbral.
—Si te echa, Megan, yo te contrataré por el doble de sueldo.
Joe miró a su hermano Nick.
—Qué demonios, te pagaré para quedarme con ella.
Megan frunció el ceño.
—Debería irme —dijo—. Sólo para demostraros lo indispensable que soy aquí. Pero no lo haré, porque soy demasiado buena como para cruzarme de brazos mientras este sitio se va al garete sin hacer nada al respecto —levantó la barbilla y salió del despacho con una mirada reprobatoria.
Joe se recostó en el respaldo de su mullida butaca de cuero.
—¿Por qué no la echo?
Nick avanzó hacia el escritorio y se sentó frente a su hermano mayor.
—Porque… —le dijo mientras se ponía cómodo— lleva treinta años aquí, nos conoce desde que éramos niños y probablemente nos mataría si intentáramos librarnos de ella.
—Bien pensado —Joe sacudió la cabeza y miró a su alrededor.
Llamativos pósters de las películas colgaban de las paredes y las ventanas ofrecían una vista privilegiada de los Estudios Jonas.
Ese era su mundo. Allí era donde hacía el trabajo que le hacía feliz.
Pero entonces, ¿por qué no estaba feliz?
—¿Qué mosca la ha picado ahora?
Joe miró a su hermano de reojo.
—Dice que debería mandarle flores a Demi por San Valentín.
—No es mala idea —dijo su hermano, entrelazando los dedos—. Acabo de enriarle un ramo de rosas a Miley, y también le he mandado una enorme caja de bombones. ¿Por qué no le regalas algo a Demi?
—¿Te has vuelto loco? —Joe se puso en pie y comenzó a andar por la habitación con paso ansioso—. ¿Quieres comprarle algo a tu novia por San Valentín? Muy bien. Pero Demi me dejó, ¿recuerdas?
—No me extraña. ¿No crees?
—¿Y eso qué demonios significa?
—Bueno, vamos, Joe. Estaba loca por ti y tú la ignorabas por completo.
Joe se detuvo en seco, dio media vuelta y fulminó a su hermano con la mirada.
—Mi matrimonio no es asunto tuyo.
Nick se encogió de hombros.
—Sólo digo que si pusieras tanto empeño en recuperara tu esposa como pones en mantener a raya a los directores insufribles, no estarías solo ahora mismo.
—Muchas gracias por el consejo, Doctor Amor.
Nick sonrió.
—No puedo negarlo. Me alegro mucho de haber encontrado a Miley. Después de perder a Nicole…
Joe hizo una mueca. No pretendía sacar un tema tan doloroso para su hermano como la muerte de su esposa.
—Mira, me alegro mucho de que estés tan feliz. Pero eso no significa que todos estemos buscando lo que tú tienes.
—Pues deberías.
—Maldita sea, Nick. ¿Has venido a sermonearme sobre mi vida amorosa? ¿Qué eres? ¿Un gurú del amor o algo parecido?
—¡Ni hablar! —exclamó Nick, riendo—. Pero como Megan ya empezó con el tema, pensé en seguirle la corriente.
—Te lo agradezco, pero no, gracias. El amor es para los imbéciles.

espero que les guste capi dedicado a mi anonima fiel.....
saludos a mi nueva lectora...

mañana gran estreno niley.....
mañana marathon jemi no se la pierdan....

:)

creanme esta nove les va a encantar
elbita elbita jejeje elbita de mi vida.... se que te va a encantar esta nove..... arrancara una que otra nove ya lo veras... te extraño.....

6 comentarios:

  1. aaaaaaaaaaahh!!! por dios mañana no me pierdo NILEY jejeje y menos el maraton de JEMI menos que menos.. bue espero con ansias los otros cap.. un beso muuuy grande y sabes q te kero muchooo eses una genia cn estas noves.. bue.. ahora si q m voy a dormir.. jeje bye bye cuidate :P

    ResponderEliminar
  2. Estoy deseando
    leer
    el maratonn
    jejejejeje
    y tambien claro
    la nove de niley
    que vas a subir
    me encanto
    sube prontoo
    el proximo
    jejeje

    ResponderEliminar
  3. hola nena hermosa... como estas??? yo tambien te extraño, muchoooooooo, si me va a encantar esta novela eso es seguro, ahhhh!!! mi Joseph se ve tan lindo y sexy en esa foto...ya quiero saber como es que va a hacer para reconquistar a Demi, quiero saber por que ella lo dejo... como pudo hacerlo si es Joseph.. en fin ya quiero leer el maraton, espero que pronto nos encontremos en el msn cuidate amix... te quiero... byeeeeee

    ResponderEliminar
  4. wowo me encanto!!! tienes que seguirla y no dudo que no me encante esta nove, tienes mucha imaginacion xd saludos!

    anonima fiel

    ah y gracias por el capi dedicado xD !

    ResponderEliminar
  5. aaaaaaaa!!
    mee super megaa encaantoo
    te quyedooo genealisimoo
    aawww ame el capii
    muuuy buenooooo
    lo ameeee
    espero que subas prontoo

    ResponderEliminar
  6. JEMI JEMI JEMI JEMI JEMI JEMI JEMI JEMI JEMI
    LOS AMO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..