jueves, 31 de marzo de 2011

Novela Jemi 04 - Asuntos pendientes


Demi Lovato Jonas tenía su propio apartamento con vistas a las colinas y mansiones de Beverly Hills. Era una casa lujosa con una decoración exquisita, pero estaba tan vacía que Demi sentía ganas de gritar con tal de oír algo de vida a su alrededor.
No obstante, rara vez encendía la televisión o la radio porque no quería oír nada de la familia Jonas ni de los Premios de la Academia.
Cada vez que oía el nombre de Joe, su corazón se quebraba y la soledad amenazaba con engullirla entera, así que en lugar de atormentarse pensando en lo que había perdido, trataba de pasar los días entretenida, comiendo con amigas, trabajando en las organizaciones de caridad de las que era miembro, yendo de compras y esquivando a los periodistas que le tendían emboscadas cada vez que ponía un pie fuera de la casa.
Sin embargo, las noches eran largas, silenciosas y tristes. No tenía ganas de salir con nadie, ni tampoco se sentía con ánimos como para salir a los locales de moda con sus amigas.
—No es así como quería vivir —se dijo a sí misma y salió a la terraza privada que estaba junto al salón de la casa.
Nada más salir al exterior, se sintió reconfortada por el aroma de las plantas. Había helechos en maceteros colgantes, flores que se desbordaban de jarrones de cerámica, pequeños arbustos e incluso un pequeño limonero en un rincón.
En el centro había una mesa de exterior con cuatro sillas al más puro estilo de las terrazas parisinas y en una esquina había un balancín con un toldo de color amarillo y rojo.
Demi se acurrucó en él y se dedicó a escuchar el lejano murmullo del tráfico que rugía quince plantas más abajo.
Por lo menos, aún le quedaba un pequeño refugio de sosiego.
Un lugar en el que pensar…
Pero, por desgracia, cada vez que les prestaba atención a sus propios pensamientos, Joe volvía a robarle la paz que tanto le costaba conseguir.
Hizo un esfuerzo por ahuyentar los recuerdos; su expresión de perplejidad al oírla decir que se marchaba…
Aunque no quisiera admitirlo, sí que sentía remordimientos. Había preferido dar media vuelta y escapar, en lugar de Luchar por su matrimonio.
Pero él tampoco se lo había puesto fácil.
«Qué gran idiota», se dijo, sin saber si se refería a Joe o a sí misma.
Agarró un cojín, lo abrazó con fuerza y apoyó la cabeza sobre el respaldo del balancín. Cerró los ojos y dejó que la imagen de Joe emergiera ante sus ojos.
«Ojalá pudiera volver atrás. Ojalá pudiera hacer las cosas de otra forma…», pensó.
—Sí pudiera volver atrás en el tiempo, no sería tan complaciente —murmuró con los ojos todavía cerrados—. Diría lo que pienso en todo momento y dejaría de esforzarme por ser la perfecta mujer florero, insignificante y sumisa. Si tuviera otra oportunidad, sería yo misma…
La perfecta mujer florero…
—Dios, no me extraña que él se cansara de mí. No imagino nada más molesto —exclamó y apretó el cojín con más fuerza. La frustración se apoderaba de ella por momentos.
—¿Señora Jonas?
Demi suspiró al oír la voz de su ama de llaves, pero mantuvo los ojos cerrados.
—¿Sí, Teresa?
—Hay alguien que quiere verla —dijo la sirvienta con una voz sosegada y prudente—. Le dije que no quería que la molestaran, pero…
—No acepté un «no» por respuesta.
Demi levantó la cabeza bruscamente y abrió los ojos de golpe.
La última persona del mundo a la que quería ver estaba en el umbral.
Su esposo…
 que sexy joe...
jejeje
capi dedicado a elbita

4 comentarios:

  1. aaa
    se encontraron
    me encanto
    por dios que no haga una tonteria!!

    ResponderEliminar
  2. uuuu XD Riko me encatnto perodon por no comentar antes pero eh tenido mucha tarea :(

    saludos- anonima fiel

    ResponderEliminar
  3. haaaa jejeje q emocion... m pongo super emocionada cuando la leo... jeje :D

    ResponderEliminar
  4. huy huy huy huy huy que pasara!!!!!!!!!!...0 )

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..