jueves, 31 de marzo de 2011

Novela Jemi 05 - Asuntos pendientes



—¿Sorprendida? —Joe pasó por delante del ama de llaves y salió al patio.
Con las manos en los bolsillos y una expresión cínica en el rostro, Joe hacía alarde de su porte soberbio y desenfadado.
—Sí, estoy sorprendida —Demi lo miró fijamente, como si fuera una aparición.
—Tengo que hablar contigo —le dijo él, mirando al ama de llaves fugazmente.
Demi respiró hondo, se preparó para la batalla y miró a la mujer que esperaba junto a la puerta.
—Todo está bien, Teresa. Puedes retirarte.
La empleada no parecía muy convencida.
—Si me necesita, señora Jonas, sólo tiene que llamar —le dijo antes de salir.
En cuanto se quedaron solos, Joe se echó a reír.
—No sabía que tuvieras guardaespaldas —le dijo con ironía.
—No me hace falta un guardaespaldas, Joe. Yo sé cuidar de mí misma.
Joe levantó una ceja y después asintió lentamente.
—Claro que sí.
—Bueno, ahora estamos solos, así que ¿por qué no me dices a qué has venido?
Su actitud y su tono de voz no eran precisamente alentadores, pero eso no tenía importancia. El tenía una misión que cumplir y estaba decidido a conseguir su propósito. De camino a la casa, había meditado cuidadosamente lo que iba a decirle y no había lugar para errores.
Simplemente, le diría que la separación era inútil, que estaban casados y que debían estar juntos. Además, le recordaría que los Oscar estaban a la vuelta de la esquina y que los Jonas debían dar una imagen de unidad.
Todo era de lo más razonable, así que ella no tendría por qué oponerse.
—¿Por qué has venido?
Joe la miró un instante mientras ella dejaba a un lado el cojín y se ponía en pie.
La Demi que tenía ante sus ojos no tenía nada que ver con la mujer sumisa a la que él recordaba; la que se escondía detrás de la almohada y le rehuía la mirada.
Aquellos ojos familiares lo atravesaban como afilados puñales y la expresión de su rostro era desafiante y decidida.
—He venido a llevarte de vuelta a casa.
—Ya estoy en casa —dijo ella, yendo hacia la mesa y las sillas.
Sacó uno de los decorativos asientos y se sentó en él, sin dejar de mirarle fijamente.
—Me refería a nuestra casa, a la mansión de la familia —le dijo Joe, intentando mantener la calma.
—Yo ya no vivo allí —dijo ella.
Una chispa de rabia amenazó con abrasarle, pero Joe logró mantener el control. La ecuanimidad era fundamental para cerrar una buena negociación con resultado favorable.
Sacó una silla y se sentó al lado de ella, apoyando los codos sobre las rodillas y mirándola a los ojos.
—Sí, te fuiste. Lo recuerdo.
—¿Y entonces por qué…?
El levantó un dedo.
—Ya han pasado un par de meses, Demi. Creo que ya lo has dejado todo bien claro.
—¿Todo bien claro? —repitió ella, abriendo mucho los ojos.
—Querías que supiera que eras muy infeliz y yo lo he entendido. Estoy dispuesto a hablar de esto y a solucionarlo. Estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario para llevarte de vuelta al lugar adonde perteneces.
Se produjo una larga pausa mientras Demi meditaba el discurso que Joe se había preparado durante el camino.
—¿Por qué?
El parpadeó, perplejo.
—¿Qué?
—¿Por qué? —repitió ella—. ¿Por qué quieres que vuelva?
—Porque eres mi esposa. Ella soltó el aliento.
—De acuerdo. Entonces, ¿por qué ahora? ¿Por qué no hace un mes? ¿Por qué estás aquí hoy, Joe?
El se incorporó, apoyó un brazo en la mesa y trató de buscar una respuesta. No había esperado tantas preguntas. La antigua Demi jamás le cuestionaba, sino que obedecía sin replicar.
—Mañana es el día de San Valentín —se apresuró a decir.
—¿Y qué?
Joe pensó que debería haberle llevado unas flores, pero ya era demasiado tarde.
—Me ha hecho darme cuenta de lo rápido que pasa el tiempo. La ceremonia de los Premios de la Academia es dentro de muy poco tiempo y creo que es importante que estemos unidos cuando ganemos el premio a la mejor película.
—Entiendo —dijo ella sin inmutarse.
Joe no sabía lo que pasaba por su mente en ese momento y su expresión indescifrable resultaba de lo más inquietante.
¿Quién era esa nueva mujer que había reemplazado a su esposa, la dulce y obediente Demi?
Joe se puso en pie, dio dos pasos y se detuvo y dio media vuelta hacia ella.
 Capi dedicado a pris... creadora de misobsesiones jejeje...
fue genial conversar contigo...

6 comentarios:

  1. puff
    que esperaba??
    me encanto
    sube pronto sis!!!

    ResponderEliminar
  2. hola Katty preciosa... ame el maraton... me he quedado asi O_O que cambio de Demi... estoy segura que ahora si Joseph se va a adar contra la pared por haberla dejado marchar... quiero leer el siguiente... muchas grax por dedicarme un cap de tu maravillosa novela.. te quiero amiga cuidate muxxo espero que mañana nos podamos encontrar en el chat cuidate byeee

    ResponderEliminar
  3. Me encantoo! *-* Que CAmbio el De DEmi M encanto que sea asi de personalidad :D quiero otro!!

    Anonima Fiel ;)

    ResponderEliminar
  4. Me encanto Esta novela Es REalmente buena

    ResponderEliminar
  5. hayy x el amor d dios no la dejes hayy jeje m dejas cn una intriga muy grandee plis siguela muuy prontooo :D siiii???? un beso grand cuidate bye ;D

    ResponderEliminar
  6. aaaaahhhhhhhhhh esta hermasa la nove!!!...0 )

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..