lunes, 14 de marzo de 2011

Novela Niley 15 - Cerca del Paraiso


—Hay muchos días para hacer turismo—res­pondió la mujer en tono conciliador—. Nick, ve a decírselo al capitán, por favor.
En el puerto, Karen se despidió de ellos. Des­pués, Nick pidió un taxi para Miley .
—Hay muchas razones por las que no quiero que nadie te vea conmigo—le dijo Nick con amabili­dad—. Y menos que nadie, tu hermana. Pero te re­sarciré mañana. Nos recorreremos toda la isla, ¿qué te parece?
—Me encantaría—dijo ella radiante.
Él sonrió.
—Hasta mañana entonces—abrió la puerta del taxi y se despidió de ella sin tocarla.
—Sí. Cuídate.
—Tú también.
Cerró la puerta y el taxi arrancó. Ella miró hacia atrás y lo vio con Big Rob, charlando al lado de la li­musina.

MILEY  estaba levantada al amanecer, esperan­do a que Nick la llamara. De repente, toda su vida dependía de él. A duras penas podía resistir estar separada de él.
Al rato de llegar al hotel, llamó Tish y Miley  le contó que había conocido a Karen y que la había in­vitado a su yate. Tish se relajó ostensiblemente mientras la escuchaba. Por supuesto, no hubo la más mínima alusión a Nick.
—¿Estás segura de que no has salido con ese gángster?
—Salí con una anciana muy agradable con la que hice algo de turismo—dijo obligándose a pare­cer relajada—. Cuando vuelvas, me gustaría que la conocieras. Es inglesa, pero lleva mucho tiempo en las islas. Se conoce los mejores sitios.
—De acuerdo—le dijo Tish—, me has conven­cido. Pero mantén la puerta cerrada por la noche.
—Lo haré. De verdad.
—¿Has visto a Liam? Quizá esté ya de vuelta.
—No, ¿por qué?
—No sé, por algo que se le escapó a Billy. Creo que quizá es más peligroso de lo que pensába­mos. Mantente alejada de él.
—Lo haré. Pero, ¿por qué es peligroso?
—Bueno, le oí a Billy decirle a alguien que estaba involucrado con la mafia y que estaba blanquean­do dinero para ellos.
¿Liam?
—Sí, yo también me sorprendí bastante. Eso ex­plica por qué quería llevarte al casino de ese gángs­ter. Ahí hay una conexión, te lo aseguro. No te acer­ques a ese lugar.
—No lo haré.
—¿Qué tal lo estás pasando?
—Bastante bien. Voy a ir con Karen a un baile que hay en la playa.
—Me parece bien, pero ten cuidado. Volveremos a finales de la semana que viene. ¿Estás segura de que no quieres venirte con nosotros?
Miley  pensó en todo el tiempo extra que iba a te­ner para estar con Nick hasta que su hermana vol­viera.
—Estoy segura—respondió—. Cuídate.
—Tú también. Te quiero. 
–Yo también.
Miley  colgó, sintiéndose aliviada porque parecía que Tish no había sospechado nada. Estaba aprendiendo a mentir muy bien, pensó con tristeza. Qui­zá. demasiado bien.
No pudo pegar ojo pensando en lo que le había dicho su hermana. Si Liam estaba metido en el blan­queo de dinero, ¿sería ése el motivo por el que había ido a ver a Nick?
Lo quería con todo su corazón; pero tenía que admitir que no lo conocía muy bien. ¿Y si estaba mezclado con la mafia? Después de lo que habían compartido, de lo que había empezado a sentir por él, ¿sería capaz de dejarlo?
Apenas eran las seis de la mañana cuando se des­pertó y ya no pudo volver a conciliar el sueño. Se preparó un café y se sentó en el balcón de su habita­ción. mirando cómo rompían las olas en la playa de arenas blancas.
Nick la iba a llevar a algunos lugares de inte­rés turístico. ¿Debería preguntarle si Liam y él tenían negocios juntos? ¿Se atrevería? ¿Y qué podía hacer si le decía que sí? La idea de que pudiera acabar en la cárcel empezó a atormentarla.
Intentó desayunar, pero su estómago se rebeló. Era algo muy extraño: ella siempre había tenido mu­cho apetito por las mañanas. Se llevó la mano al vientre y se preguntó si algo así se notaría, tan pron­to. ¿O se estaba volviendo paranoica?
Paranoica, pensó y decidió que tenía que relajar­se un poco.
Nick le envió un taxi a recogerla. El mismo dei otro día. El conductor era joven y agradable.
—Le gusta el jefe, ¿verdad?
Ella se rió.
—Sí. me gusta mucho.
—Es muy buena persona. Mi hermano se ahogó el año pasado cuando su bote de pesca volcó. Dejó mujer y seis hijos. El señor Jonas abrió una cuenta para ellos para que no tuvieran que preocuparse por el dinero. Algunas personas dicen que es un mal tipo. pero yo no opino lo mismo.
Ella sonrió.
—Yo tampoco. ¿Cómo te llamas?
—John. John Harrington.
—Yo me llamo Miley  y me alegro de conocerte—dijo ella con sinceridad.
—Lo mismo digo. Siento mucho que tenga que viajar a la isla escondida­
—Yo también. No es lo que más me gusta—añadió con tranquilidad—. Pero, por algún motivo, Nick piensa que es mejor que no nos vean juntos en mi hotel.
—Tiene enemigos, señora—respondió él—. La está protegiendo.
Ella sintió calidez al escuchar aquello. No lo ha­bía visto así. Desde ese momento, se le puso una sonrisa en la cara y ya no la dejó. Le gustaba que la protegiera.
Nick la estaba esperando en la puerta de su casa. La agarró de la mano y se la llevó al interior. cerró la puerta y la besó hasta dejarla sin aliento. Después, deslizó la boca por su cuello.
—No puedo soportar esto. Es una tortura estar alejado de ti tantas horas.
Lo cual era exactamente lo que ella sentía. Ella lo besó sintiéndose embriagada. Lo deseaba y aquel sentimiento era mutuo; lo notó rápidamente en el cuerpo de él.
Con sus grandes manos la agarró por los glúteos y la presionó contra él, contra la parte más masculi­na de su cuerpo y dejó escapar un gruñido.
Ella lo sintió temblar y su pecho se hinchó por la emoción. Le pertenecía. Nunca había estado más se­gura de algo en la vida.
—Si tú quieres, yo también—le susurró.
Él dejó escapar otro gruñido y la besó con deses­peración. frotando su cuerpo contra el de ella. De repente, se echó para atrás y la soltó. Se dirigió ha­cia las puertas correderas que daban al océano, las abrió y dejó que la brisa fresca le enfriara la fiebre.
Miley  se unió a él, todavía con las piernas tem­blorosas por la inesperada explosión de pasión.
Cuando estuvo a su lado, dejó escapar un suspi­ro.
Él la miró.
—Claro que quiero, pero no lo vamos a hacer. No quiero que seas mi amante, te respeto demasia­do.
Ella se sorprendió por su sinceridad.
—No te pareces en nada a lo que la gente dice de ti.
Él dejó escapar una carcajada.
—No conoces esa parte de mi vida—le dijo—. Y no te gustaría.
—Todo el mundo comete errores—comenzó a decir ella.
—Mi pasado es brutal; pero estoy intentando empezar de nuevo. Mira, quiero una familia, hijos, un hogar; uno de verdad—parecía agobiado—. Pero hay algunas cosas que tengo que solucionar primero. Tengo obligaciones que no puedo compar­tir contigo, hay gente que depende de mí.
Ella sentía curiosidad.
—Estás metido en algo, ¿verdad?
—Sí—dijo él—. Algo malo y peligroso que no puedo decirte.
—¿Estás... estás en peligro?
El tomó aliento y miró al océano.
—Sí.
Estaba deseando contarle la verdad, tranquilizar­la; pero no se atrevió. Le acarició la mejilla.
—Tienes que confiar en mí, por extraño que pa­rezca. Sólo hay una cosa que es cierta: lo que siento por ti. Mis sentimientos son tan verdaderos como el océano de ahí enfrente—se inclinó hacia ella y la besó con suavidad—. Te adoro.
Ella lo rodeó por la cintura y se apretó contra él. Se sentía bien a su lado, como si fuera parte de él.
Él sentía algo similar. Debería mandarla de vuel­ta al hotel y mantenerse alejado de ella hasta que todo aquello acabara. Estaba poniendo su vida en peligro; pero, la necesitaba tanto.
Permaneció allí de pie. abrazándola.



chicas no se si podre subirles mañana empiezo modulos en la u.... :-( 
va  a ser aburrido de eso toy segura.. jejejeje...
comenten por fis.... y diganme si les gusta o no???????


4 comentarios:

  1. aaaa
    Que Nick no haga nada tontooo
    puff
    me encantooo jejeje

    ResponderEliminar
  2. Aww me encanto♥ Y Miley tiene razón,todo el mundo comete errores :)

    ResponderEliminar
  3. Hola xD
    Me encanto el capitulo.
    ¿viste la pagina de las fotos? ¿Te sirvieron? Si lo hicieron despues te paso mis favoritas. jajaj
    Amo tu novela no pares de escribir. y ¿Que voy a hacer mañana sin un capitulo nuevo?Aaaa!!
    Seguila dpor fas

    ResponderEliminar
  4. mee encaantoo
    tee quedooo
    muuy linddooo

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..