miércoles, 16 de marzo de 2011

Novela Niley 18 - Cerca del Paraiso


Miley ocultó lo mal que se sentía hasta que llegó a su habitación. Se dio un baño y lloró largamente. Una idea le rondaba la cabeza. Quizá Nick se es­taba librando de ella con amabilidad. A pesar de to­das las cosas que le había dicho, ¿no había oído toda la vida que los hombres decían lo que fuera a una mujer para llevársela a la cama? No sabía qué pen­sar. Ahora que no lo tenía a su lado para asegurarle que la quería, estaba empezando a perder la confian­za.
A la mañana siguiente, le costó un gran esfuerzo levantarse y arreglarse para bajar a tomar el desayu­no; si se le podía llamar así. Se tomó un zumo y un trozo de bacon; el huevo no pudo ni mirarlo.
Estaba observando con inseguridad el segundo trozo de bacon cuando una sombra cayó sobre ella.
—Es demasiado tarde—le dijo una voz profun­da de hombre.
Ella levantó la cabeza y se encontró con un par de ojos negros, una cara morena y un pelo castaño. Era un hombre alto, delgado y musculoso y de aspecto muy agradable. No parecía nada amenazador, pero había algo en él que hizo que Deba se pusiera tensa.
—¿Perdón?—dijo ella confundida­
—Para el cerdo.
Ella entendió la broma. Su cara se iluminó y dejó escapar una carcajada.
—Muy gracioso—le dijo.
Él sonrió.
—Me llamo Dunagan—le dijo y le tendió una mano.
—Soy Miley Cyrus—respondió ella aceptando el apretón, pensativa. ¿No había mencionado Billy ese nombre? No estaba segura.
—¿Puedo sentarme?—preguntó él.
Ella dudó un instante.
—Déjame adivinar: tienes novio.
—Sí—respondió ella.
—Yo también—le dijo él—. Por supuesto, ella no lo sabe, pero eso no me preocupa.
Ella pestañeó.
—¿Tienes novia y ella no lo sabe?—preguntó ella con una sonrisa.
—Se me da muy bien guardar secretos. ¿Estás aquí sola?
—Con mi hermana y mi cuñado—le dijo.
—Ya me parecía que me sonaba tu cara. ¿Eres hermana de Billy Ray. verdad?
—Él es mi cuñado—lo corrigió ella.—¿Por qué no están contigo?
—Han tenido que ir a Miami, pero vuelven esta noche.
Él sonrió.
—Me gusta Miami—le dijo—. Voy mucho por allí.
—Yo nunca he estado allí; de hecho, no he viaja­do mucho.
—¿De dónde eres?
—De Texas.
—¡Qué casualidad! Yo también soy de Texas. De cerca de El Paso.
—Yo vivo al lado de San Antonio.
—Bueno, espero que nos volvamos a ver—dijo el hombre a modo de despedida.
—Quizá—le dijo ella.
Él le guiñó un ojo y se dirigió hacia la barra.
Ella sonrió para sí. No había nadie que pudiera competir con Nick desde luego, pero aquel hombre era realmente atractivo. Ella apenas había salido con chicos y ahora, en cuestión de dos días, se había vuelto irresistible. Pero eso ya no le servía de nada. No podía estar con Nick y, además, es­taba embarazada y él ni siquiera quería tener hijos. ¿Qué iba a hacer?
Lo primero era comprobar que realmente estaba embarazada, así que se hizo la prueba que, tal y como ella esperaba, dio positiva. Tendría que ocul­társelo a su hermana. Si se enterara se iba a poner furiosa con ella; sobre todo, cuando supiera quién era el padre. Tenía que intentar ocultar todos los sín­tomas, aunque no creía que Tish los reconociera; ella no podía tener hijos. Miley no sabía el motivo, pues era algo de lo que nunca se hablaba.
Una cosa tenía clara: iba a quedarse con el niño sin importar lo que tuviera que hacer. Si eso signifi­caba irse al otro lado del mundo durante nueve me­ses, lo haría. Haría cualquier cosa por el bebé, pensó llevándose una mano protectora al vientre.
¡Iba a ser madre!
Lo metió todo en una bolsa de plástico y la guar­dó en el bolso, después, la tiró a la basura de un res­taurante cercano. Así no habría manera de que Tish se enterara de nada.
Cuando Tish y Billy llegaron al hotel, Miley se dijo que debía mostrarse contenta y despreocu­pada.
Las hermanas se dieron un abrazo y Billy se acercó a darle un beso.
—¿Qué tal el viaje?
—Muy bien—le respondió su hermana—. ¿Qué tal tú por aquí?
—Muy bien, también. He estado saliendo con Karen y hoy he conocido a otro cliente del hotel. Se llama Dunagan.
—¿Dunagan?—preguntó Billy con el ceño fruncido.
—Es de Texas, como nosotros—dijo ella con una sonrisa—. Con el pelo ondulado y los ojos ne­gros, un buen tipo con sentido del humor; justo mi tipo.
—¡Bueno!—exclamó Tish—. Menudo progre­so.
—No hay ninguna prisa por casarse—murmuró Billy—. Todavía es una niña.
—Yo tenía dieciocho años cuando te casaste con­migo—protestó Tish.
—Que nosotros lo hiciéramos, no significa que estuviera bien.
Tish lo miró con el ceño fruncido.
—Quiero ver a mi... hermana feliz. ¿Qué tiene eso de malo?
Miley se dio cuenta de que Tish dudaba antes de decir la palabra hermana; como si le costara pronun­ciarla. Había una diferencia de edad muy grande, por supuesto, y su hermana mayor había pasado mu­cho tiempo cuidando de ella. Probablemente, se sen­tía más como una madre que como una hermana, lo cual era bastante normal.
Dunagan se encontraba en el restaurante cuando ellos entraron. Estaba solo. Llevaba un traje de cha­queta blanco y una camisa a rayas. Tenía muy buen aspecto y se notaba que su ropa era cara.
Él la vio entrar y cuando pasó por su lado la sa­ludó.
—¿Quieres unirte a mí?
—Perdona, estoy con mi hermana y mi cuñado. El hombre miró a la pareja­—¿Qué tal. Billy?
—Bien. ¿Todavía estás por aquí? Dunagan se encogió de hombros.
—Sí, algunos trabajos llevan mucho tiempo. Billy y el joven intercambiaron una mirada significativa. Billy ayudó a Tish a tomar asiento y, después, se sentó él.
—¿A qué te dedicas?—le preguntó Miley mien­tras ocupaba una silla.
—A la propiedad inmobiliaria—respondió con una sonrisa. Sacó una tarjeta y se la pasó a Billy—. En este momento estoy intentando vender una finca en Isla Paraíso.
Billy levantó las cejas.—¿Todavía estás en eso?
—Sí—dijo el hombre con naturalidad—. Ya ten­go un comprador.
—Vaya, vaya.
El camarero llego y la conversación cesó mien­tras el hombre tomaba nota.
Fue la comida más extraña que Miley podía re­cordar. Dunagan y Billy parecían hablar a dos ni­veles y Tish no parecía darse cuenta de nada.
Al terminar la cena, los dos hombres salieron a dar un paseo, charlando animadamente.
—¿Qué está pasando aquí?
—¿Por qué lo dices?
—¿Es que no te has dado cuenta? Es como si esos dos tramaran algo.
Tish dejó escapar un suspiro.
—Se trata de un negocio en el que Billy está metido.
—¿De qué se trata?
—No puedo contártelo.
—Tengo la sensación de que nadie confía en mí.
—No seas tonta. Por supuesto que confío en ti: pero no es mi proyecto y Billy no quiere que ha­ble del asunto contigo.
Miley meneó la cabeza.
—Me voy a dormir. Estoy cansada.
—¿Cansada? Pero si tú eres una noctámbula.
—No sé. Debe de ser el clima—mintió ella. Tish se rió y le dio un abrazo.
—Hasta mañana, cariño. Cierra bien la puerta.

holap chicas.............
como estan cuentenme que tal las cosas en el cole....
y las que estan de vacaciones como estan??????
ahhhhhhhhhhhhh 
las quiero muchop aunq no las conosca personalmente pero saben forman parte de mi..... de mi mundo ahhhhhhhhhhhhhh
diran que sentimental.....
:-)
les cuento que toy enfermita ando con una gripe de muerte......
jijiji............
jejejejejejeje....
hoy no fui al modulo porque ando incluso con fiebre.... de aqui teng clases el viernes pero tampoco voy a ir porque anita se casa.... anita una de mis mejores amigas... se casa y ps le deseo lo mejor en su nueva vida de casada y ademas como mama ya que ta emabarazada y ps super feliz.... ahhhhhhhhhhhhhhhhh
jejejeje...
aaaaahhhhhhhhhhhhh hablando de embarazo justo ayer recibimos una super noticia jejejeje grace otra de  mis amiga esta embarazada ahhhhhh....
anita o any como le digo tiene mas o menos 5 meses y grace apenas 2 jejejeje....
ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh y pa las chicas que preguntaron si miley esta embarazada.....
ahhhhhhhhh pero se que algun momento me van a odiar............

bueno diganme que les parecio el capitulo.... bueno los capitulos de mis tres noves....
ahhhhh saludos a mis nuevas lectoras....
ehh karina una pregunta de que parte de ecuador eres????????

suerte chicas cuidense mucho muchop....
las quiero...

7 comentarios:

  1. Me encantoo (: qiero el prox YAA! (:

    ResponderEliminar
  2. OMG, me encanta, pero estoy viendo que ya se acerca la tormenta.......hasta ahorita todo estaba lindo, romantico, calmadito......pero parece ser que ya se va a poner triste.......0 ), me encanta, siguela pronto........0 )

    Yo soy de Cuenca- Ecuador, me llamo karina mucho gusto...........0 )..0 ). Ojala podamos ser amigas???? Me fascinan tus novelas.....0 )

    ResponderEliminar
  3. aaaaaaaaaaah!
    otro pliiis! chik
    no me puedes dejar asi :P

    ResponderEliminar
  4. OMG OMG OMG
    por fin lo confima jejeje
    Nick mas vale no estar ausente mucho tiempo!!

    ResponderEliminar
  5. aaah!!!
    mee encaantoooo
    aaww
    muero de la curiosidad
    de saber que pasara!!1

    ResponderEliminar
  6. noooooooo.... quiero leer massssssss sube pronto por fa

    ResponderEliminar
  7. Owwww!!!!!!!
    k lindo capítulo!!, pero triste a la vez!!, Ahh, felicidades a tus amigas!!!.
    Bueno, no podría odiarte por krear una novela tan buena, así k te felicitoo!!!!!
    Besos!!!
    bye!

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..