jueves, 17 de marzo de 2011

Novela Niley 19 - Cerca del Paraiso


Cuando Miley se levantó al día siguiente, no ha­bía dormido mucho. Por la mañana recibió una lla­mada de teléfono.
—Es para ti—le dijo Tish asomando la cabeza por la puerta del dormitorio.
—¡Karen!—exclamó Miley, con una gran sonri­sa.
—Buenos días—dijo la mujer con su acento bri­tánico—. ¿Te gustaría venir con tu familia a dar una vuelta en el barco?
—A mí me encantaría—respondió ella—. Voy a preguntarles. ¡Tish!—gritó, tapando el micrófono del teléfono.
Tish abrió la puerta.
—¿Qué?
—¿Os gustaría salir a navegar con Karen?
Tish abrió mucho los ojos.
—¡Claro!
—Tish ha dicho que sí—le dijo Miley a su amiga.
—Muy bien. Venid al puerto a las diez. Yo en­cargaré la comida para todos. Hasta luego.
—Hasta luego, Karen, y gracias—y colgó. Des­pués miró a su hermana, que no se había movido de allí—. Hemos quedado a las diez. Te va a gustar Ka­ren, ya verás.
Se prepararon para la excursión y llamaron a un taxi. Karen estaba esperándolos en el embarcadero con un gran sombrero de paja con flores rosas.
Miley los presentó y Billy y Tish se quedaron, inmediatamente, encantados con la mujer.
—Me alegro mucho de que pudierais venir—les dijo, invitándolos a subir al yate.
—¡Qué bonito!—exclamó Tish.
—Mi marido lo compró a mediados de los ochenta. Es muy viejo, pero me encanta.
—Nunca he sido muy marino—dijo Billy—, pero con un barco así podría animarme.
—Me encanta el océano. Gracias por invitarnos—dijo Tish—. Miley ha estado hablando maravillas de ti desde que llegamos.
Navegaron alrededor de la isla, charlando y es­cuchando las historias de Karen. Después, Tish y Billy se fueron a la piscina de cubierta. Miley no se les unió porque quería hablar con Karen de Nick. Quería preguntarle qué sabía de él; pero Karen no había tenido noticias suyas y aquello preocupó aún más a Miley.
Fue un día muy agradable, pero Miley se llevó una desilusión cuando Karen no pudo contarle nada.
Tish empezó a sospechar algo cuando su herma­na no se unió a ellos en la piscina y, desde entonces, no dejó de observarla.
Cuando estuvieron de vuelta en el hotel, mien­tras se cambiaban para la cena, la abordó.
—Tú y esa señora estáis tramando algo. No me engañes que te conozco muy bien.
Miley la miró como si no supiera de qué le habla­ba.
—Estábamos hablando de plantas.
—No me engañes. Estoy casi segura de que esta­bais hablando de Nick Jonas.
Miley la miró con una sonrisa, fingiendo indife­rencia.
—Esto es serio—le dijo Tish—. Escucha, Nick Jonas está mezclado en un asunto bastante feo, cariño. Está tramando algo con una banda de gánster de Miami que quieren montar otro casino en la isla. Oí a Billy hablar con alguien por teléfo­no del asunto. Pero uno de la banda lo ha vendido al FBI y lo van a atrapar.
Miley se puso pálida. No podía ni hablar. Tish sonrió.
—Lo has visto, ¿verdad? Cariño, no puedes vol­ver a acercarte a él. Va a ir a prisión. No querrás te­ner nada que ver con una persona así.
Miley tragó con dificultad.
—Él no es así.
Tish abrió mucho los ojos.
—¿Sólo llevas aquí tres semanas y ya crees que lo conoces mejor que la policía?
—Es... es difícil de explicar—tomó aliento para calmarse—. No quiere que vaya con él para que no me pase nada.
Tish dejó escapar un gemido.
—Cariño—dijo, sintiéndose muy mal y abrazó a su hermana con fuerza—. Haría lo que fuera para ahorrarte el sufrimiento.
—No es un delincuente.
—La policía no arresta a las buenas personas.
—Sé que no ha hecho nada ilegal. Y que no ha matado a nadie—lo defendió con fervor—. Es ama­ble y tiene un corazón de oro.
—Nada de lo que digas o de lo que hagas va a evitar que vaya a prisión.
Miley tragó con dificultad.
—Tengo que advertirle—susurró—. No puedo permitir que le pase nada.
—Cariño...
—Lo quiero—dijo con un nudo en la garganta. Tish apretó la mandíbula.
—No quería decirte nada, pero... Está saliendo con una mujer.


MILEY sintió que se le caía el alma a los pies. Nick le había dicho que se mantuviera alejada de él por su propia seguridad; pero no le importaba salir con otra ¿Podría ser que la hu­biera dejado de lado para que su novia no tuviera celos? ¿Y si ya estaba saliendo con esa mujer cuan­do la conoció a ella? Si era así, ¿por qué se había acostado con ella?
—Me dijo que estaba loco por mí—dijo sintién­dose desgraciada.
Tish la miró como si hubiera perdido la cabeza.
—¿Y tú le creíste?—exclamó—. ¿Tú crees que a un hombre de ese tipo le importa la verdad?
—No es un gánster, es un buen hombre—pro­testó Miley—. No puedo permitir que vaya a prisión, Tish. Tengo que ir a verlo; tengo que avisarle.

—No quiero que vayas al casino—dijo Tish con firmeza—. No voy a permitir que te maten; además, si vas, Billy sabrá que te lo he contado todo.
—Será nuestro secreto—le prometió ella—. Tish, tengo que hacerlo.
Tish estaba llena de dudas y muy preocupada.
—Cariño, no quiero que corras ningún riesgo. Quizá le diga a Billy que vaya él.
—¿Que vaya adónde?—preguntó Billy desde la puerta.
Tish dio un salto.
—¡Qué susto!
Billy miró de la una a la otra.
—¿De qué estabais hablando?
—De Nick Jonas—dijo Miley sin rodeos—. Sé que tiene problemas con el gobierno y quiero avisarle.
Billy no pareció sorprendido.
—Quizá puedas hacerlo, si vas con un amigo mío y le llevas una nota de mi parte.
Tish lo miró con la boca abierta.
—Hay un proyecto en marcha del que yo formo parte—les explicó—. Eso es todo lo que puedo de­cir de momento. Tengo que enviarle una nota a Jonas y Miley es mi única esperanza. No puedo lla­marlo ni mandarle la nota por correo porque levantaría sospechas.
—¿Está Nick en peligro?—preguntó Miley.
Billy tenía un semblante muy serio.
—Más de lo que se puede imaginar. No puedo permitirme que muera. Es esencial para esta opera­ción. ¿Vas a hacerlo? Puede ser peligroso.
Miley asintió.
—¡No vas a ir a ninguna parte!—le espetó Tish.
—Llamaré a mi amigo. Estate preparada dentro de una hora.
—¡Billy!—gritó Tish fuera de sí—. No voy a permitir que te relaciones con un gánster.
Por más que Tish se quejó, no logró que la escu­charan.
—¡Podrían matarla!—protestó enérgicamente.
—A Jonas sí que lo matarán si no le hago lle­gar esta nota—respondió Billy entregándole a Miley un sobre—. No lo abras—le ordenó—. Podría costarte la vida.
—No lo abriré—respondió ella—. Gracias, Billy.
—¿Sabes que la mayoría de las cosas que dicen sobre él son ciertas?—preguntó él. Ella asintió.
—No me importa.
Él sonrió.
—Eso es lo que pensé que dirías. Buena suerte, pequeña.
En ese momento, llamaron a la puerta.
—Ten cuidado—le dijo Tish, atragantada—. Si te sucediera algo...
—No va a pasar nada—dijo Miley con seguri­dad.
Antes de que Tish pudiera decir nada más, Du­nagan entró en la habitación. Llevaba un traje de chaqueta negro, camisa blanca y pajarita negra. No estaba sonriendo. Le dedicó a Miley una mirada rá­pida y asintió.
—Tienes buen aspecto—le dijo él.
—Tú también—le respondió ella—. Pero, ¿qué haces aquí?
—Es tu acompañante—le dijo Billy—. Cuan­to menos sepas, mejor. Simplemente haz como si fueras a divertirte. Y disimula cuando hables con Jonas. Habla sólo de cuando te rescató y nada más, ¿entendido?
—Entendido—asintió ella, sintiendo que las ro­dillas empezaban a temblarle.
Ella era una profesora de costura. ¿Cómo diablos se había visto envuelta en un lío con la mafia? ¿Y qué relación tenía el misterioso hombre que la iba a acompañar con todo aquello? ¿Y Billy? ¿Trabaja­ban juntos? ¿Contra la mafia o a favor de ella?
Agarró su bolso y el chal de terciopelo. Llevaba un vestido de raso ajustado, con escote palabra de honor. Se había recogido el pelo en un sofisticado moño. Tenía un aspecto elegante y distinguido.
Dunagan le ofreció el brazo.
—Cuidaré de ella—le dijo a Tish que estaba haciendo un esfuerzo por contener las lágrimas—. Te doy mi palabra.
Tish intentó asentir y le dio un beso a su herma­na.
—¡Ten cuidado!
Antes de cerrar la puerta, oyeron a Tish gritarle a Billy.
—No me habías dicho que estuvieras mezclado con gánster. Cuéntamelo todo ahora mismo.
En la esquina había un taxi esperándolos. Para sorpresa de Miley, se trataba de John.
—¿Qué tal está, señorita Cyrus? ¿Al Bow Tie, señor Dunagan?—añadió.
—Sí—le respondió—. Y date prisa, John.
El Bow Tie estaba lleno de turistas que paseaban entre las máquinas o que jugaban en las distintas mesas. Miley buscó a Nick con la mirada. Al en­trar, pensó que se había arreglado demasiado, pero luego vio de todo, desde gente con vaqueros desgas­tados hasta señoras con trajes largos y hombres con esmoquin.
Aparentemente, no había ninguna regla con res­pecto al atuendo.
Dunagan la tomó del brazo y la llevó hacia las cajas de cambio. Era como una escena de James Bond, pensó ella, fascinada con las ruletas y las me­sas de black jack.
—Esto parece sacado de una película—comentó ella
Él se rió.
—Más de lo que tú crees.
Entonces, Miley vio a Nick. Estaba muy ele­gante con un esmoquin negro. A su lado había una mujer morena, muy hermosa, con el pelo largo. Lle­vaba un vestido de seda blanco y tenía tan buen as­pecto como Nick. Estaba agarrada de su brazo y él la miraba sonriente.

chicas.............
ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
espero que les guste y que me den su opinion iap...
:-)
emitan sus comentarios....
karina por su puesto que podemos ser amigas....
iop soy de la Peninsula de Santa Elena....
jejejeje
en Cuenca vive una amiga mia se llama Blanca.....
ah y ps te cuento que el año pasado fui para alla y realemente es hermoso....
sin duda una de las ciudades mas bellas del pais....
:-)

chicas las quiero...
besos....
por cierto new donde tas.....
???????????????
hace uff que no se de ti iap no se si sigues visitando mi blog o nop??????????
por fis por lo menos dime si tas  bien iap....
i miss you!!!!!!!

6 comentarios:

  1. aaawww
    mee encaantaron
    los trees capiiss
    muuy liindooosss
    aaaahh!!1
    muero de curiosidad
    aaa quieron saber que
    pasara pero buehh...
    a esperar

    ResponderEliminar
  2. Pobre Miley ): No me lo podia creer cuando decian q' estaba con otra mujer O-O
    Espero el proximo :DD

    ResponderEliminar
  3. OMG me encantoooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
    siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa porfaaaaaaa

    ResponderEliminar
  4. Lindo cap, me encanto....0 ), siguela pronto..0 )

    O muchas gracias, si Cuenca es una ciudad preciosa aunque hace un poco de frio, que hermoso tu vives entonces muy cerquita de la playa que lindo, a mi me encanta ir a las playas de mi lindo Ecuador, no voy con mucha frecuencia porque no tengo mucho tiempo pero me encantan......0 )..0 )
    Y cuentame fuiste al concierto de los Jonas en Quito??? yo no pude ir..0 (...0 (. Ademas que estas estudiando???
    Cuidate, Saludos

    ResponderEliminar
  5. Ah Anda rondando el Rumor que ha existido unas Reuniones NILEY, la mas reciente ayer antes o despues del evento de Alzheimer al que asistio nick.....!???? Que piensan uds???? Sera cierto????.......A mi me encantaria.........0 )

    ResponderEliminar
  6. Pobreeeee Miley!!!!
    =(
    No me lo puedo creer Nick esta con otra mujer
    OMG OMG OMG O.O

    sube pronto el proximoooooo

    Pd: Meee encantoooooo =)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..