jueves, 24 de marzo de 2011

Novela Niley 29 - Cerca del Paraiso


MILEY siempre le habían gustado las Navi­dades. Eran sus fiestas favoritas. Jacobsville se llenaba de luces de colores y en cada puerta había un adorno de muérdago y lazos rojos. Había árboles de Navidad en casi todas las venta­nas.
Cada vez era más fácil mirar hacia atrás, pensó Miley, aunque todavía lloraba por Nick y por su hijo perdido. Pero sentía que el dolor era más leve conforme el tiempo pasaba. Echaba de menos a Tish y a Billy. Desde que los dejó no había habla­do con ellos; pero hacía unos días, les había enviado una postal para el día de Acción de Gracias y había recibido una en contestación. En Navidades, espera­ba poder retomar el contacto con ellos y que se vie­ran. Nunca había pasado unas Navidades sin verlos.
Se arrepentía mucho de haber sido tan dura con ellos. Debía de haber sido muy difícil para los dos dejarla con la madre de Tish y, más difícil aún, guardar el secreto todos aquellos años. La querían, no le cabía la menor duda, y ella los quería a ellos. Aunque debieron decirle la verdad hacía mucho tiempo.
Se preguntó si Nick habría recuperado la memoria. Imaginaba que no porque ni siquiera había intentado ponerse en contacto con ella en todos aquellos meses. Pero. ¿por qué iba a haberlo hecho? La había mirado sin interés, sintiendo que nunca la encontraría atractiva. Simplemente, se había cruza­do en su camino cuando estaba enfadado con su no­via y la había seducido y, después, se había arrepen­tido. Eso explicaba por qué él no le había permitido que se pusiera en contacto con él desde la última no­che que habían estado juntos. No importaba lo que hubiera pasado entre ellos, él estaba comprometido. Quizá ahora estuviera casado.
Sin embargo, sí escribió al señor Big Rob, sin poner su nombre en el sobre. Para su sorpresa él le respon­dió de inmediato. Le contó que Nick había sufrido otro intento de asesinato, pero que él solo se había salvado. Los matones estaban en la cárcel así como la banda de Miami que lo había planeado todo. La pre­vino que no hablara con nadie del tema. Ella esta­ba encantada de que Nick estuviera vivo y fuera de peligro; aunque estuviera casado con aquella morena. También le gustó saber que Nick no estaba metido en nada ilegal, sino que había estado trabajando con los federales para atrapar a unos delincuentes.
No había vuelto a saber nada del señor Big Rob desde aquella carta; quizá se lo había dicho a Nick y a él no le había parecido bien.
A pesar del tiempo que había transcurrido y de lo que Nick le había dicho, no lograba apartarlo de su pensamiento. Soñaba con él cada día. Cuando co­sía, pensaba en él. Cuando daba clases de costura, se acordaba de él. Su vida estaba vacía como nunca an­tes lo había estado. Era como si la hubieran partido en dos. Además, estaba la pérdida de su bebé. A ella siempre le habían gustado los niños y había soñado con tener los suyos propios, ahora, apenas podía mi­rar la ropa de bebé en los escaparates sin que se le llenaran los ojos de lágrimas.
Pero se estaba acostumbrando. Se sentía mucho más madura y más fuerte que nunca. Pero echaba de menos a Nick. ¡Cuánto lo echaba de menos!
Estaba dando las últimas puntadas de una camisa que estaba arreglando cuando alguien llamó al tim­bre. Dejó la prenda sobre la máquina de coser y ca­minó hacia la puerta, no sabía por qué el cliente no había entrado, normalmente, entraban sin llamar.
Pero cuando vio de quién se trataba, se quedó de una pieza. No le salió ni una sola palabra.
Nick la estaba mirando fijamente. Había per­dido mucho peso durante los tres meses que habían estado separados, pensó él; probablemente por lo mal que lo había pasado. Pero sus ojos verdes mos­traban sorpresa y alegría de verlo; no podía disimu­larlo. Eso hizo que se relajara un poco.

—Señor Jonas—lo saludó ella, indecisa.
—Sé quién eres, Miley—dijo él con calma—. Sé lo que pasó entre nosotros; ya no tienes que fingir que no me conoces. Recobré la memoria justo des­pués de que intentaran matarme.
—Me alegro de que no lo consiguieran—dijo ella con suavidad.
—¿Puedo pasar?—preguntó él con una sonrisa.
—Claro—dijo ella, nerviosa, apartándose para dejarle pasar. No sabía qué hacía allí, a qué había ido—. ¿Te has casado?—preguntó ella intentando sonar natural.
—¿Casado?—preguntó él sin saber de qué le hablaba.
—Con la mujer con la que estabas comprometi­do.
—Nunca estuve comprometido con ella. Era la hija de un gánster y sólo quería tenderme una trampa.
El se apoyó en la pared y la miró detenidamente. Se había cortado su preciosa melena rubia y llevaba un vestido que, obviamente, se había hecho ella misma. Iba vestida como una mujer a la que no le interesaba gustar a los hombres. El era el responsa­ble y lo sabía.
—¿Una trampa?—preguntó ella para que dejara de mirarla así.
—Sí. He estado trabajando con los federales para encerrar a Liam Warner. Estaba blanqueando dinero para Deluca y también para uno de los mayores cár­teles colombianos.
—¿Fueron ellos los que mataron a tu hermano?
—Sí. Joe les pasó a los federales información sobre un barco cargado de cocaína. Le inyectaron una sobredosis para que pareciera una muerte acci­dental; pero no lograron engañar al forense.
—¿También trabajaba para el gobierno?
—No. Quería vengarse del tipo que lo había me­tido en el mundo de las drogas: Liam Warner. Y mu­rió por ello. Nunca debía haberse metido en ese mundo, no sé por qué lo hizo.
—Yo pienso que son personas con personalida­des depresivas que intentan desesperadamente bus­car sustancias que les levanten el ánimo. En reali­dad, lo que luego sucede es lo contrario.
Él le buscó la mirada.
—Ésa fue una de las primeras cosas que me gus­tó de ti—dijo él—. No juzgas a nadie. Siempre bus­cas los motivos por los que las personas hacen lo que hacen.
Ella agachó la cabeza.
—Pensé que no te gustaba nada de mí.
Él apretó la mandíbula. Odiaba la última conver­sación que habían tenido antes de que ella se mar­chara de las Bahamas.
Ella se volvió.
—Me alegro de que hayas venido a visitarme—le dijo—. Pero tengo que volver al trabajo.
—Miley.


chicas........
ahhhhh capi dedicado a  MRC' love...


2 comentarios:

  1. omg me encantooooooooooooooooooooooooooo
    amo este blog :D

    ResponderEliminar
  2. me encanto
    puff
    3 meses
    ya era hora de que la fuera a buscar!!

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..