miércoles, 9 de marzo de 2011

Novela Jemi 05 - Desnuda en sus brazos


Joseph no quiso respirar hasta que oyó que se cerraba la mampara de la ducha. ¡Dios, qué cerca había estado!
Su plan había sido echarle un vistazo al sitio donde vivía la amante de Tony Gennaro. Desde luego no había sido su intención en absoluto que ella lo descubriera allí y verse obligado a presentarse.
Se acercaría a ella en un lugar público. En la librería. En la tienda de alimentación. Era más lógico y probable que ella no perdiera los nervios en un sitio donde hubiera mucha gente alrededor.
Las mujeres eran así; pasivas de manera innata. Era su debilidad. Había visto a los instructores esforzándose al máximo para tratar de quitarles los buenos modales. Siempre les decían lo mismo, que si no les gustaba el aspecto de alguien debían gritar, alborotar lo más posible. Hacer ruido, mucho ruido.
Las mujeres del programa de formación de agentes secretos habían terminado entendiéndolo. Pero para las mujeres civiles era difícil. Las habían educado para comportarse con urbanidad, y la idea de llamar la atención les resultaba dura. Era una tontería, pero así era.
Y eso sería un punto de ventaja para él.
Demi Lovato no montaría un número si se acercaba a ella debidamente. Así que se ceñiría a su plan. Después de todo, nada había cambiado. Ella no lo había visto. Él había pensado que lo descubriría cuando se había parado delante del armario; tan cerca, que le había llegado el olor de su perfume.
Definitivamente, un aroma a lilas, suave y femenino.
También su aspecto había sido suave, femenino, e increíblemente sexy; paseándose por el piso como la había imaginado, con su sujetador de encaje y sus braguitas de color crema, acentuado con el dorado de su piel. Tacones de aguja no llevaba, pero de todos modos era excitante.
Lo único que tenía que hacer era salir del armario… tal y como lo estaba haciendo en ese momento.
Ella había dejado la puerta del baño entornada. Miró hacia la ducha y vio el cristal empañado, traslúcido pero no transparente, y a través del cristal la silueta de su cuerpo. Vio sus brazos levantados, la curva de sus senos, su cuerpo graciosamente arqueado.
Joseph frunció el ceño, apartó la mirada de la puerta del baño y avanzó sigilosamente hacia la puerta de entrada, donde hizo una pausa. Al menos comprobaría los teléfonos para ver si estaban pinchados. Tenía tiempo suficiente.
Trabajando en silencio, sacó una navaja, aflojó un par de tornillos en la base del primer teléfono y…
¡Maldita sea, un micrófono!
Armó el teléfono de nuevo y pasó al siguiente, donde encontró otro micrófono. Mientras armaba el segundo, oyó un trueno sobre su cabeza, con un rugido tan potente como el de un tren de mercancías.
¿Truenos en noviembre?, pensó mientras miraba hacia el cielo justo cuando un relámpago lo cruzaba. Iluminó un objeto pequeño en una esquina del tragaluz.
Había algo allí arriba que desde luego estaba fuera de lugar. Joseph agarró una silla, la colocó bajo el tragaluz y se subió. No sirvió de nada. Medía más de metro ochenta, pero a pesar de estar subido en al silla no alcanzaba la claraboya.
Se bajó, echó una mirada a su alrededor; vio una escoba y decidió utilizarla. Entonces fue a por ella y se subió otra vez a la silla. ¡Sí! Con unos cuantos golpes el objeto que había visto se soltó y cayó al suelo con estrépito.
El ruido fue como el de una detonación, y Joseph aguantó la respiración, esperando que Demi Lovato saliera apresuradamente del baño. Pero el agua de la ducha seguía corriendo.
Joseph recogió del suelo el objeto.
Era una cámara inalámbrica. Increíblemente pequeña, apenas del tamaño de un botón grande, pero que estaba grabando todo lo que pasaba allí.
¿Incluida su entrada?
De una cosa estaba seguro. Si había una cámara, habría otras.
La mujer a quien se suponía que debía proteger estaba siendo observada. ¿Por los secuaces de Gennaro? ¿Si Gennaro sabía dónde estaba, por qué sencillamente no iba a por ella? Podrían ser los federales, pero Shaw le había prometido que los sacaría de allí.
Daba lo mismo. Quienquiera que estuviera observándola, bien podría haberlo observado también a él durante la última hora.
Y eso le llevó a pensar que tal vez en ese momento estuvieran ya de camino hacia allí.
El trueno resonó de nuevo con violencia. ¿Seguiría la ducha abierta? Se acercó al baño sigilosamente. Las volutas de vapor se escapaban por la parte de arriba de la mampara.
Entró despacio en la habitación, listo para saltar si Demi Lovato escogía ese momento para cerrar el grifo y abrir la puerta de cristal. Se asustaría al verlo. No podía hacer nada para evitar eso, pero desde luego tenía la intención de controlarlo.
Y su miedo sería aún más intenso, teniendo en cuenta que estaba desnuda. Pero eso a él le daría igual. El sexo no entraba en aquel asunto. Ella era un trabajo, eso era todo.
Pero su miedo, unido al elemento sorpresa, sería algo a su favor. Las viejas reglas seguían siendo válidas.
Aspiró hondo un par de veces para calmar los latidos de su corazón y oxigenar su sangre, y con un movimiento rápido y fluido abrió la puerta de la ducha.
Demi Lovato se volvió rápidamente hacia él. Su rostro se crispó de pánico y dio un alarido tan horrible, que podía haberle helado la sangre a cualquier hombre que jamás hubiera inspirado terror.
En cuanto a que su chillido pudiera atraer la atención de los vecinos… no sería así. Las campanas le habían demostrado precisamente eso. Además, estaba también el ruido de la ducha y el de los truenos.
¿Sin embargo, por qué arriesgarse?
Avanzó, plantó un pie en el plato de la ducha y le echó un brazo al cuello; le tapó la boca y la estrechó contra su pecho.
—Présteme atención, señorita Lovato. Haga lo que le diga y… ¡Maldita sea!
Ella le dio un mordisco en la carne tierna que había entre el pulgar y el índice. Él retiró la mano y volvió a taparle la boca y la nariz.
Ella reaccionó instantáneamente, y arqueó el cuerpo bruscamente ante el miedo de poder ahogarse.
—Si vuelve a hacer eso —le advirtió él con un rugido—, me veré obligado a responder. Se lo repito, señorita Lovato. Haga lo que le digo y no le pasará nada.
Ella estaba ya de puntillas, con la cabeza apoyada en su hombro como fea parodia del abrazo de un amante. El agua les caía encima a los dos, y sin embargo ella seguía forcejeando, agarrada a su muñeca, intentando utilizar el aire que le quedara en los pulmones en un desesperado intento de salvar la vida.
Joseph aflojó un poco, dejó que ella tomara aire, y después le cubrió de nuevo la nariz y la boca.
—Escuche, maldita sea —le pegó los labios a la oreja.
Tenía la piel húmeda y fresca; un mechón de cabello que olía a lilas le rozó los labios.
—Compórtese y le retiraré la mano de la nariz. Forcejee y seguiré así hasta que se quede inconsciente. ¿Entendido?
Ella no respondió, pero su forcejeo era cada vez más frenético.
—¿Entendido? —le repitió en tono exigente.
Ella asintió con frenesí.
—Bien. Recuerde. Un ruido, un movimiento en falso, y no le daré una segunda oportunidad.
Le retiró la mano de la nariz, de modo que sólo le cubría la boca, pero no le retiró el brazo del cuello. Ella estaba de puntillas, desprovista de equilibrio tanto física como emocionalmente, y así era como él quería que estuviera un rato.
Tomó aire por la nariz haciendo mucho ruido, y todo su cuerpo se estremeció.
—Tranquila —dijo él—. Cálmese y escuche.

chicas de ahora en adelante les dejare capi de las tres noves... jejejeje...
espero que no se confundan...
ahhh ps les cunto que toy de vacaciones
saludos a todas mis lectoras....
las amo chicas son lo maximo....

4 comentarios:

  1. Hola, soy yo e nuevo jaj :)
    Me encanto el capitulo y te digo que lei lo que me dijiste.
    Creo que la edad es solo un numero nada más, admás todos dicen que todos tenemos un niño en el interior. El amor que uno sientes por un cantante o banda no cambia y es genial que quieras demostrar ese amor por medio de novelas, por que no todos se animan a escribir como tu haces! Te felicito, y no importa la edad que tengas voy a SEGUIR siendo tu seguidora y leer TODAS tus novelas!
    Seguilas y como siempre digo QUE NO DECAIGA!
    xoxo
    Rochi!!

    ResponderEliminar
  2. I LOVE JEMI.....0 ), me encanta, siguela pronto..................0 )

    ResponderEliminar
  3. hay como lo dejas asiiii!!!
    pobre Demi
    que miedoooo!!!
    me encanto
    sube pronto
    aunque por lo que veo ya lo haces!! jejejeje

    ResponderEliminar
  4. hermoso hermoso hermoso... hermosisimo... jejeje me re gusta un beso :D

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..