miércoles, 23 de marzo de 2011

Novela Jemi 19 - Desnuda en sus Brazos


—¿Dónde lo conociste?
—En casa de Gennaro, en North Shore.
Joseph la agarró por los hombros.
—¿A este tipo? ¿En casa de Gennaro?
—Sí. Fue una noche, ya era tarde. No podía dormir, así que salí de mi habitación y bajé a la biblioteca a por un libro. Ese hombre estaba allí… con el señor Gennaro.
—¿Estás segura?
Demi asintió.
—Dejaron de hablar en cuanto me vieron, y el señor Gennaro me lo presentó como señor Black, y dijo que tenían que discutir unos asuntos de negocios y cerró la puerta de la biblioteca. Pero es el mismo hombre. ¿Por qué? ¿Quién es?
Joseph no respondió. Todo parecía empezar a encajar en su sitio a la velocidad del rayo. Primero Shaw lo llamaba a él, a una persona de fuera, para hacer un trabajo que supuestamente era tarea del FBI. Después desaparecía un policía del aeropuerto Kennedy que podría haber corroborado que un jet privado había salido del aeropuerto con un hombre y una mujer a bordo, la misma noche que había desaparecido la mujer.
Salvo que, pensaba Joseph con pesar, él no le había hablado a nadie de su reunión con el policía en el aeropuerto Kennedy. No se lo había dicho a nadie. Y menos a Shaw.
—Demi. Escúchame.
—¿Qué pasa, Joseph? ¡Me estás asustando!
—Es posible que vayamos a tener visita.
La frialdad y firmeza que Demi vio en su mirada le decían que no se refería a una visita social.
—¿Quiénes?
—Los hombres de Gennaro.
Ella empezó a negar con la cabeza, y él se preguntó si ella tendría razón, si no serían los hombres de Gennaro los que querían matarla, ¿Y si…?
—Demi, cielo, cuando el FBI te entrevistó… ¿Recuerdas los nombres de los agentes que lo hicieron?
—Giacometti y Goldberg.
—Buena chica.
—Dijeron que eran de la oficina de Newark —trató de sonreír—. Recuerdo que pensé lo poco que sabía, que sé, sobre cómo opera el gobierno, porque yo habría pensado que para entrevistarme a mí enviarían a agentes de Nueva York o de Washington D.C..
Joseph le agarró la cara con las dos manos y la besó. Entonces cruzó la habitación, descolgó una pintura, abrió la caja fuerte que había detrás y sacó varias pistolas que había guardado allí. Cuando lo había hecho se había dicho a sí mismo que era un paranoico y un imbécil; en ese momento se alegraba de haberlo hecho.
—¿Joseph, es que… vamos a necesitar pistolas?
—Si no estoy equivocado en cuanto a lo que pienso que va a pasar, es muy posible que sí, cariño. Sí las necesitaremos —la cara que puso ella le angustió, pero era el momento de ser sincero, por muy duro que fuera—. ¿Has usado alguna vez una pistola, Demi?
Ella negó con la cabeza.
—Jamás.
Pensó en darle una lección rápida y decidió que había necesidades más inmediatas de las que ocuparse.
John, por ejemplo. Tras una llamada rápida y una explicación breve, el ex agente de las Fuerzas especiales no necesitó nada más.
—Voy para allá —dijo John.
Joseph colgó. Demi estaba pálida, pero vio también que estaba lista para mantenerse firme. —Demi.
Se encontraron en el medio de la habitación. Él la abrazó, y ella lo besó. No quería soltarla, pero sabía que tenía que hacerlo.
—Todo irá bien, nena —le susurró él.
Y rezó para que así fuera.
Se puso la misma ropa que se había puesto aquel día para entrar en el apartamento de Manhattan. Ella también se puso unos vaqueros, zapatillas de deporte y una camisa oscura.
Joseph llamó a Nick.
—Soy yo —le dijo—. Tenemos problemas.
Su hermano se puso alerta al instante. Joseph le dio sólo los detalles más importantes. Entonces le dio a Nick los nombres de los agentes del FBI que habían interrogado a Demi.
Nick volvió a llamarlo en menos de diez minutos. El FBI estaba investigando a Tony Gennaro, pero Giacometti y Goldberg no eran agentes. Sus tarjetas de identificación eran falsas.
—He llamado a Kev —añadió Nick con brusquedad—. Vamos para allá.
—Bien, bien —Joseph se aclaró la voz—. Escucha, Nick, por si acaso… por si acaso ha pasado todo cuando lleguéis…
—Nos encargaremos de Shaw.
La fría resolución de Nick hizo sonreír a Joseph.
—Sé que lo haréis —hizo una pausa; había más que decir, pero no era fácil—. Ya sabéis lo que significáis para mí. Y… y a nuestro padre… decidle…
—Se lo dices tú —dijo Nick con brusquedad.
—Sí —Joseph se aclaró la voz—. Tienes razón.
Cortó la llamada. Después de eso, sólo quedaba desconectar los dispositivos de seguridad, apagar las luces y esperar. John ya estaba con ellos dentro de la casa, agachado detrás de una butaca enorme que había en el vestíbulo, con una pistola en la mano.
Joseph le dio a Demi una lección rápida sobre cómo utilizar una pistola y dónde apuntar en el caso de que fuera necesario.
Cuando estuvieron listos, se colocó detrás de una mesa del pasillo en lo alto de las escaleras.
El tiempo pasaba lentamente.
—¿Estás seguro de que vendrán? —susurró Demi.
Estaba seguro. Shaw había dicho cuatro o cinco horas, pero también que los hombres que iban tras ellos estaban ya en Florida. Si no se equivocaba, lo de las cuatro o cinco horas no era más que algo para despistarlo, para darle una sensación de seguridad falsa.
El ataque en sí llegaría…
En ese momento.
La puerta de la entrada se abrió unos centímetros, dejando que la luz gris del amanecer se colara por la abertura. Tres sombras encogidas accedieron al vestíbulo. Giacometti y Goldberg, seguramente, más uno de refuerzo. Que él supiera, tal vez hubiera más hombres fuera. Habrían venido en barco, porque no había oído el ruido del motor del avión.
Joseph esperó, al igual que sabía que John estaba esperando. Lo habían planeado con todo el cuidado posible, teniendo en cuenta que habían ignorado cómo atacaría el enemigo.
En silencio, Joseph empezó la cuenta atrás… nueve, ocho, siete, seis…
—Tirad las armas —gritó al tiempo que encendía la linterna y corría hacia el extremo de la mesa, con la esperanza de variar el rumbo del objetivo de los intrusos, y al tiempo que John disparaba a la pared, sobre sus cabezas.
Los intrusos abrieron fuego inmediatamente.
Cuando a uno le disparaban, no había otra elección que disparar también. O eso o morir. John y él lo sabían, así que John disparó de nuevo, al igual que Joseph.
A los pocos instantes, todo había terminado. En el suelo del vestíbulo había tres cuerpos tirados en el suelo.
—Oh, Dios, Joseph…
—Quédate ahí, Demi.
—Pero…
—Quédate ahí —repitió en tono de advertencia—. ¿John?
—Sí. Estoy bien. ¿Y tú?
—Bien.
Joseph encendió la linterna de nuevo y la dirigió hacia los cuerpos cerca de la puerta. Había manchas de sangre, y no se movían.
John y Joseph se encontraron al pie de las escaleras.
—Voy a echar un vistazo fuera —dijo John.
Joseph asintió y le dio la vuelta a los cuerpos con el pie.
—Giacometti —susurró una voz temblorosa detrás de él.
—Demi. Te he dicho que te quedaras…
—El otro es Goldberg.
Los falsos agentes del FBI. También eran los dos hombres que habían entrado en el apartamento de Demi.
—A ver… no reconozco al tercer hombre.
—Yo sí —dijo Joseph—. Es Shaw.
El director gimió y entreabrió los ojos al oír su nombre. Joseph se agachó junto a él.
—¿Por qué? —le dijo a Shaw. Shaw miró a Demi.
—Porque… porque me vio —susurró Shaw—. En casa de Gennaro —una mueca afeó sus labios—. No debería haberte utilizado a ti, Jonas. Debería…
Un espasmo sacudió su cuerpo y empezó a toser. Joseph esperó a que se le hubiera pasado.
—¿Y estos hombres? ¿Trabajaban para Gennaro?
Shaw negó con la cabeza.
—Gennaro no está en esto.
Tosió un poco más. Joseph le puso la mano debajo de la cabeza y se la sujetó.
—Pero Gennaro y usted estaban juntos en algo. ¿Qué era?
Shaw hizo un gesto de asco y desafío.
—Vete al infierno, Jonas.
Tras un largo gemido entrecortado, Shaw murió.
 capi dedeciado a mis lectoras... 
por fis quiero saber si quieren otra nove de jemi o solo niley...
capi dedicado a Juntos x Siempre....  por fis publica capi en tu nove... me encanta....
:-)

10 comentarios:

  1. SI DE JEMI PORFA !!!! HOLA :Z !! DE JEMII!!! JEMIIIIIIIII!! xd

    pero seguiras esta supongo no??

    ResponderEliminar
  2. Quiero Una Maaraton De esta Novee !! :( :D

    ResponderEliminar
  3. me encanto pero
    que hay entre Gennaro y Demi??
    sube prontoo!!!

    ResponderEliminar
  4. haaaa!!! estupendo el cap... y gracias.. gracias.. por dedicarmelo jeje y prometo subir cap mas seguido... un beso grande tkmmmm :D

    P/D: y sobre tus noves espero q subas d las dos parejas.. q las amooo pero Niley es mi favorita... un besoooo jejeje ;D

    ResponderEliminar
  5. si me gustaria otra de jemi! seria genial...

    me gusto el capi espero el porximo :D

    ResponderEliminar
  6. yo diria que una de jemiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  7. me llamo Brenda Tinoco Gonzalez y pienso que ahora deverias hacer otra de jemi y pienso que erez muy muy genial escribiendo sigue la de deznuda en tus brazos

    ResponderEliminar
  8. hola soy brenda se me olvidaba soy de villa del carbon mexico XD ;)

    ResponderEliminar
  9. pero no soy el anonimo de arriba soy otro

    ResponderEliminar
  10. estoy esperando el 20 de DEsnuda entre sus brazos!! D;

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..