martes, 15 de marzo de 2011

Novela Jemi 10 - Desnuda en sus Brazos


Estaba dormida.
Bien, pensaba Joseph. Así le daría menos problemas.
Antes de volver a la cabina, se fijó en ella: estaba pálida y tenía ojeras. Había sido una noche dura, con una sorpresa tras otra, y todo ello sin duda la había dejado agotada.
Como le había atado las muñecas a los brazos del asiento con los cinturones contiguos, no podía moverse ni acomodarse en aquel asiento de lujo en el que incluso podría llegar a tumbarse. ¿Pero qué le importaba si se pasaba las cuatro horas siguientes encogida en el asiento?
En ese momento pegó con la frente en el cristal de la ventanilla; hizo una mueca y murmuró algo ininteligible antes de ponerse de nuevo derecha. Pero él sabía que era una cuestión de tiempo antes de que volviera a caérsele la cabeza hacia un lado.
Con un suspiro exasperado, Joseph se sentó a su lado y le soltó las muñecas; entonces apretó un botón y le sujetó el cuello con cuidado mientras bajaba el respaldo.
Al reclinar el asiento ella, que seguía dormida, recostó la cabeza en su hombro, acariciándole la mejilla con sus sedosos rizos negros. Otro suspiro le calentó el cuello.
Se quedó quieto. Cerró los ojos y aspiró la suave fragancia de la mujer que tenía entre sus brazos. Entonces, muy cuidadosamente, la tumbó en el asiento.
Demi se puso de lado y encogió las piernas.
Él frunció el ceño mientras se fijaba en que estaba descalza. Seguramente se le habrían quedado fríos los pies, y aunque siguiera con su cazadora puesta podría sentir frío. El desde luego lo tenía.
La observó un par de minutos más. Entonces se puso de pie, bajó la intensidad de la luz y buscó en los compartimentos hasta encontrar una manta que le echó por encima.
Tenía que haber otra manta… no la había.
Se echó a su lado y la abrazó. Ella se acopló con diligencia entre sus brazos, apoyó la cabeza en su hombro y se pegó a él como si llevaran años durmiendo juntos.
Joseph tragó saliva con dificultad. Miró al techo. Se dijo que estaba bien, porque así ella continuaría durmiendo.
Dios, qué calor salía de ella. Y era suave, muy suave. Caliente y suave.
—Mmm —suspiró Demi mientras le plantaba la mano en el corazón.
Joseph los tapó a los dos con la manta y cerró los ojos para dormir veinte minutos. Era lo único que necesitaba.
Se despertó porque alguien lo estaba atacando; alguien le estaba dando puñetazos en el pecho y en los hombros.
Demi intentaba pegarle. Se habría reído de no haber sido porque le estaba dando algunos puñetazos bien dados; así que la agarró de las muñecas, rodó sobre ella y la inmovilizó.
—¡Basta!
—¡Sinvergüenza! ¡Pensaste que podrías aprovecharte de mí!
—Me quedé dormido —dijo, pensando en que la siesta de veinte minutos se había alargado—. Y tú también. No hay más.
—Yo no estaba durmiendo. Estaba echando una cabezada.
—Me da lo mismo. Estabas dormida, la cabeza se te caía para los lados todo el tiempo y te estabas quedando helada. Cometí el monumental error de desatarte, recostar el asiento y taparte con la manta. Si quieres hacer una montaña de un grano de arena, adelante.
Ella seguía tratando de quitárselo de encima; pero su cuerpo ya estaba reaccionando a los movimientos de cadera de Demi.
—Basta —rugió él—. O no me haré responsable de las consecuencias. Se pegó a ella, para asegurarse de que ella le entendía. Demi se ruborizó y se quedó muy quieta.
—¡Quítate de en medio!
Se apartó de ella, se puso de pie y se pasó las manos por el cabello como si no hubiera pasado nada.
¡Dios, cómo lo despreciaba!, pensaba Demi.
—Tengo que hacer pis —dijo ella en tono seco mientras se incorporaba.
Aunque en realidad no se había sentido así cuando se había despertado entre sus brazos. Durante unos momentos nada más, se había quedado muy quieta, envuelta en el calor de su cuerpo, arropada por su fuerza…
Demi sintió el pausado latido en sus entrañas y se puso rápidamente de pie.
—He dicho…
—Ya te he oído —respondió él—. El lavabo está en la cola. Deja la puerta abierta.
—¿Cómo?
Él la miró a los ojos.
—La puerta se queda abierta.
—De eso nada.
—Elige tú, nena. ¿Quieres ir al retrete o no?
Dios, era tan arrogante, tan engreído. Quería darle un golpe, pero sabía que él no se lo permitiría una segunda vez. En lugar de eso, se conformó echándole lo que esperaba fuera una mirada de desprecio total.
—Sé lo que estás haciendo —dijo Demi.
—¿De verdad?
Su acento pausado le ponía de los nervios.
—Quieres intimidarme diciéndome que no tengo intimidad, o atándome a la silla… no son más que tonterías.
Él arqueó las cejas.
—¿Tanto se me nota?
Se estaba riendo de ella, maldita sea. Eso le ponía más nerviosa.
—Sí —soltó ella—. Mucho.
—En ese caso no hay problema con dejar la puerta abierta. Mientras los dos sepamos la razón, ¿por qué ponernos en contra?
Joseph fue a agarrarla del brazo, pero ella lo retiró. Entonces él levantó las manos y la dejó pasar. Le gustó lo que vio. Los pantalones le quedaban grandes, pero tenía mucha imaginación y aún más memoria. Era fácil recordar las dulces curvas de su trasero y lo suave que tenía allí la piel.
Desde el principio sabía que Demi Lovato era una mujer impresionante. En ese momento tenía que reconocer que además era interesante.
Pero Joseph dejó de sonreír. No sólo era preciosa, valiente e inteligente. También le había calentado la cama a Tony Gennaro.
Bueno, estaban en un país libre. Una mujer podía acostarse con quien quisiera, él no era de esos que pensaban que los hombres tenían más libertad sexual que las mujeres. Y, básicamente, su trato con ella era estrictamente profesional. Lo que había hecho, los besos, las caricias, habían sido para mantenerla alerta.
Y en esa profesión uno aprendía a trabajar con lo que tenía. Y lo que tenía en ese caso era una mujer capaz de excitar a un hombre con una mirada; aunque fuera en pijama, sin maquillar y tan inocente como una hermana pequeña.
Por alguna extraña razón, eso le inquietaba. El que su aspecto fuera el de alguien que no era, le inquietaba hasta el extremo de ponerle la mano en el nombro cuando iba hacia el lavabo.

6 comentarios:

  1. wauuu!!! muy bueno el cap te quedo super.... un beso :D y seguila prontooo... tkmmmmmm ♥ ;)

    ResponderEliminar
  2. hermosa me encanta.....0 )..0 )...0 ), siguela pronto.....0 )

    ResponderEliminar
  3. aaaaaaa
    me encantoooo
    jejeje
    pobre Demiiiii
    sube prontoo

    ResponderEliminar
  4. WOoHO! Yeah ME encanta Esta Novela La Ame... *-* No dejes de subirla por QUe Me dejaras con trauma . xD Muy buena te felicito!

    ResponderEliminar
  5. Y LA 11 Subela Ya orfavorr!! NO Aguanto! es la mejor novela del mundoo! SUbe la otra ya ..:D

    ResponderEliminar
  6. OYE YA PO!! Y EL 11 me estoy volviendo lokaa! O.o

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..