jueves, 31 de marzo de 2011

Novela Jemi 03 - Asuntos pendientes


Otra oleada de recuerdos invadió su mente.
En Francia, en el lugar de rodaje de Honor, el último éxito de la productora… Ella sonreía… En la cama, sonriendo con tristeza después de la desastrosa luna de miel.
«Maldita sea…», pensó Joe, revolviéndose en la butaca.
Jamás se le había pasado por la cabeza que ella pudiera ser virgen, que estuviera nerviosa, que cada nervio de su cuerpo estuviera tan tenso como un alambre….
Aquél había sido uno de los momentos de su vida de los que se sentía menos orgulloso. La deseaba tanto que ni siquiera se había molestado con juegos preliminares y lo que se suponía una noche de pasión se había convertido en una pesadilla para ella; tanto así, que nunca había vuelto a atreverse a tocarla después de aquello.
Los recuerdos eran dolorosos, y Joe no había sido capaz de superar el arrepentimiento que lo consumía.
Ahuyentando las amargas imágenes de su mente, miró a su hermano fijamente.
—Esto es asunto mío, de nadie más.
—Es por lo de mamá y papá, ¿no? Es por ellos.
Joe traspasó a Nick con la mirada.
Tan sólo unas semanas antes se habían enterado de la infidelidad de su madre con el hermano de su padre, el tío David; y ésa había sido la gota que había colmado el vaso para Joe, quien, por otra parte, jamás había tenido mucha fe en el amor verdadero.
Una unión perfecta, veinte años de matrimonio, cuatro hijos… Su madre, Denisse, lo había tirado todo por la borda a causa de una imperdonable traición de la cual había nacido su hermana Isabella, que llevaba toda la vida creyéndose hija del mismo padre que todos ellos.
—Eso no tiene nada que ver —dijo Joe.
—¿Cómo que no? Tú has sido el primero que mezcla las cosas —Nick suspiró—. No quieres hablar de ello con nuestro padre y apenas le diriges la palabra a mamá. Te has convertido en un hombre de hielo y nos haces la vida imposible a todos.
—Tengo mucho trabajo —dijo Joe, irritándose más y más—. A lo mejor no te has dado cuenta, pero tenemos unas cuantas películas en fase de posproducción, por no hablar de esa insignificante nominación a los Premios de la Academia.
—No se trata de trabajo, Joe. Se trata de ti. De tu vida. Sólo tenías que intentarlo —Nick arrugó el entrecejo—. Demi te amaba y tú lo estropeaste todo.
Una punzada de remordimiento atravesó las entrañas de Joe.
El nunca miraba atrás. Los errores del pasado no tenían solución y atormentarse con ellos era un sinsentido.
El pasado, pasado estaba, y no había nada que él pudiera hacer para cambiarlo.
Molesto, Joe se puso en pie y se dirigió a su hermano.
—Yo no estropeé nada. Y tú deberías preocuparte por tu propia vida amorosa en lugar de inmiscuirte en mi relación con mi esposa.
—Tú no tienes una esposa, Joe.
Resultaba curioso. El mismo le había dicho algo parecido a Megan unos minutos antes, pero oírlo de boca de su hermano Nick bastó para hacerle montar en cólera.
Megan tenía razón. Sí que tenía una esposa, aunque no estuviera a su lado en esos momentos y, si bien no podía resolver los errores del pasado, sí que podía hacer algo respecto al futuro.
—Sí que la tengo —replicó Joe finalmente.
Ya había tenido bastante. Los reporteros lo acosaban con sus impertinentes preguntas a todas horas y su familia tampoco lo dejaba en paz, así que había llegado la hora de arreglar todo aquel desastre.
No tenía por qué soportar tanto interrogatorio porque no había sido él quien se había marchado; ni tampoco había sido él quien se pasaba las horas vagando sin rumbo por una suite de habitaciones vacías.
Ella era la culpable de todo. Ella los había hecho pasar por aquel suplicio mediático y él ya se había cansado de bregar con las consecuencias.
—Creo que Demi no lo tiene muy claro —dijo Nick, levantándose de la silla.
—Tú deja que yo me ocupe de ella —Joe cruzó la habitación, abrió la puerta del armario y sacó la chaqueta del traje que llevaba puesto.
—¿Adónde vas?
—Voy a tener una larga charla con mi esposa —dijo Joe y, mientras pensaba en ella, se dio cuenta de lo mucho que la echaba de menos—. Es hora de que le recuerde a Demi que todavía estamos casados.
—¿Crees que será así de fácil?
Joe miró a su hermano pequeño. En las oficinas de Jonas Pictures todos parecían haberse contagiado del peligroso virus de San Valentín y, cada vez que se daba la vuelta, se encontraba con una caja de bombones o un ramo de flores.
Pero en vez de darle alegría, los regalos ajenos no hacían más que recordarle lo solo que estaba. La soledad a la que se enfrentaba cada día minaba su buen humor y la felicidad de sus hermanos enamorados era una inagotable fuente de irritación.
¿Pero por qué?
El había estado solo la mayor parte de su vida. Sin embargo, esa vez no lo había elegido él. Se había visto obligado a estar solo a causa de la decisión de Demi.
Ella había hecho lo que le había venido en gana; le había abandonado de forma repentina y así había conseguido todo el espacio que necesitaba, pero ya era el momento de regresar.
Su pequeño arrebato de rebeldía había terminado.
Los votos matrimoniales eran irrevocables. El nunca incumplía los términos de un compromiso y esperaba lo mismo de ella.
—Lo haré, por las buenas o por las malas —dijo finalmente con una sonrisa cínica.

marathon.. capi dedicado a emily!

3 comentarios:

  1. pufff
    me encanto
    haber que va hacer!!!
    espero que no haga una tonteria!

    ResponderEliminar
  2. Me fascino, lindo, lindo, lindo...0 )

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..