miércoles, 23 de marzo de 2011

Novela Niley 28 - Cerca del Paraiso


Billy, Tish y Dunagan cenaron juntos esa no­che después de declarar con la policía. Deluca había sido arrestado acusado de crimen organizado y de otros delitos que su banquero había confesado. Cloe Deluca también fue arrestada por cómplice en intento de asesinato. Los dos iban a pasar una buena temporada en la cárcel.
Habían invitado a Nick para informarle de los detalles de la operación y Tish no había protestado. Se sentía tan sola sin Miley que había abandonado la campaña contra Nick. Él no había recobrado la me­moria del todo; pero cada día era más optimista, pues los recuerdos volvían poco a poco. Se dio cuenta de que Billy y Tish parecían preocupados.
—Parece que el mundo se vaya a acabar para vo­sotros.
—Problemas personales—le dijo Billy.
—Todos los tenemos—dijo Nick.
—Es una suerte que tengas tan buena puntería—dijo Dunagan—. John tuvo un accidente y no nos enteramos de lo que iba a ocurrir hasta que estabas a medio camino hacia la isla.
Nick sonrió.
—Tenía a los chicos del barco; pero tampoco po­dían acompañarme sin levantar las sospechas de Cloe. Afortunadamente, decidí llevar una pistola. Las viejas costumbres nunca mueren
—Parece que estás recobrando la memoria.
—No me importaría. No me gusta vivir en la os­curidad—dijo mirando a Billy—. Es sorprenden­te el gran parecido que tu cuñada y tú tenéis—dijo por casualidad.
—Eso es porque en realidad es mi hija—comen­tó Billy sintiéndose muy desgraciado.
Tish dejó escapar un suspiro.
—También mía—dijo mirando a Nick—. Es curioso, quería mantenerla alejada de ti porque creía que ibas a arruinar su vida y nosotros solos lo hici­mos.
Nick arrugó la frente.
—¿Qué quieres decir con mantenerla alejada de mí?
Billy intentó hacerle alguna señal, pero ella no se dio cuenta.
—Estaba saliendo contigo mientras Billy y yo estuvimos en Miami. Estaba muy enamorada de ti. No sabía lo lejos que había llegado todo hasta que... ¡Ay!
Se frotó el muslo donde Billy le había dado un pellizco. Entonces recordó que no debían decirle nada a Nick, que podía ser peligroso.
—No me hagas caso—dijo intentando dar mar­cha atrás—. He bebido demasiado. Creo que será mejor que me vaya. Billy necesito dormir.
—Yo también—dijo Billy—. Me alegro de verte de una pieza, Nick.
—Y gracias por la ayuda—dijo Dunagan, po­niéndose de pie—. No lo olvidaremos.
Nick no les dijo nada; apenas levantó la mano cuando los otros se despidieron.
¡Miley! Recordó que había estado en el hospital y que la había ido a visitar al otro extremo del pasillo. Había ido a verla sin saber por qué y le había resul­tado muy familiar. Ella había abortado... Sintió una daga en el pecho.
Se dirigió hacia su casa y fue a buscar a Big Rob.
—Háblame de Miley—exigió nada más entrar por la puerta.
Big Rob dudó.
—La mujer de Billy me ha dicho que estaba saliendo con ella.
Big Rob sonrió con tristeza.
—Sí.
Nick se quedó inmóvil.
—Big Rob, ella estaba... estaba embarazada. ¿Era... era mío?
Big Rob agachó la cabeza.
—Sí.
Nick se sentó en su escritorio. El dolor que sintió por la pérdida del bebé fue la llave que abrió su memoria. De repente le fueron llegando imáge­nes del pasado. Miley, riendo con él mientras el viento le agitaba el pelo. Miley en sus brazos, amán­dolo con una pasión desbordada a pesar de su total inocencia. Miley mirándolo como si fuera un héroe. Miley, con lágrimas en los ojos al darse cuenta de que él no la recordaba y que no sabía lo del bebé. Miley alejándose de él con el corazón roto...
—¡Dios Santo! ¡La dejé irse!—gritó—. Estaba embarazada. Perdió el bebé, me perdió a mí, lo per­dió todo. Le dije que no era mi tipo, que nunca po­dría encontrarla atractiva—hundió la cara en sus manos—. ¡Dios! ¡Debió de sentirse destrozada!
—Jefe, no sabías quién era ella—le dijo él con amabilidad—. Ella lo entendió.
Él dejó escapar un gruñido desesperado.
—Perdió a nuestro hijo al salvarme la vida—su­surró—. Se cayó.
Big Rob no sabía qué decir.
—Corrió hacia aquel gusano y le tiró la pistola. Me salvó la vida y ¿qué hice yo? Actué como si no me pudiera importar menos. Estaba obsesionado in­tentando imaginar quién era la misteriosa mujer de mis sueños. Me imaginaba a una mujer hermosa y sofisticada. Nunca me podría haber imaginado que era ella. ¡Qué idiota he sido!
Se dirigió hacia el balcón y abrió la puerta corre­dera para dejar entrar el aire. Permaneció allí de pie, roto, odiándose a sí mismo.
—¿Volvió a su casa, verdad?—le preguntó a Big Rob.
—Sí.
Él meneó la cabeza.
—El bebé, yo, lo de su familia... me imagino que no tenía ningún motivo para quedarse aquí. Debió de sentirse muy sola.
—Necesita tiempo—dijo Big Rob
—Sí—asintió Nick y volvió a su oficina—.Me gustaría ir corriendo por ella; pero tienes ra­zón. Va a necesitar tiempo. Así que voy a darle unos meses para que se recupere. Mientras tanto, tengo un proyecto que quizá me ayude cuando vaya  por ella.
—¿Ir  por ella?
Nick sonrió.
—Sí, Big Rob. Pienso pedirle que se case conmigo.

este capi dedicado a elba y carolina.... chicas me encanta su blog....
en serio en serio me encanta su blog....
:-)
chicas espero que comenten 
hasta aqui la marathon...
las quiero...

7 comentarios:

  1. aaaawww
    mee encaantoo
    tee quedooo
    supeeer
    geneaall
    muuy buenoe el capiii
    aaww espero pronto el otro capii

    ResponderEliminar
  2. u.u que lindo y que triste pero me encantoooooo:)

    ResponderEliminar
  3. se recuerda de Miley
    jejeje
    ya era hora
    vamos Nick tu puedes recueperarla
    me encanto jejeje
    sube pronto!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanto!!!
    Perdón que no comente los otros es que no me dejaba no se por que esta computadora esta loca xD
    Me encanto siguela
    Gracias por comentar siempre
    Te quiero !

    ResponderEliminar
  5. hello!!! girl gracias por dedicarme el capitulo.. me quese asi O_O gracias nena, me alegro que te guste nuestra novela... las tuyas tambien son bellisimas, ahora soy adicta a tus noves las AMO, escribe pronto un beso byeeee

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..