sábado, 2 de abril de 2011

Novela Jemi 06 - Asuntos pendientes


—Mira, lo que quiero decir es que estamos casados. Los dos sabíamos lo que hacíamos cuando nos metimos en este matrimonio. Desde el primer momento estuvimos de acuerdo en que no podía haber un divorcio.
—Es cierto.
—Bien —dijo él, sonriendo—. Entonces vendrás a casa.
Ella se levantó lentamente. Sus gráciles movimientos alimentaban la llama que ya ardía en el interior de Joe.
—Si vuelvo… habrá un par de condiciones.
—¿Disculpa?
Demi le miró un momento y disfrutó de su expresión atónita.
¿Por qué había fingido ser otra persona? Si hubiera sido ella misma desde el principio, se habría ahorrado muchas horas de sufrimiento y agonía.
Sin embargo, tenía otra oportunidad para arreglar las cosas y, aunque Joe no la amaba, sí que quería verla de vuelta. Se había molestado en ir a buscarla a su casa y, si había llegado tan lejos, entonces aún había esperanza.
—Si lo hacemos —dijo ella, sosteniéndole la mirada—. Hay que hacer las cosas de otra manera.
—¿Qué quieres decir? —le preguntó él con desconfianza.
—Quiero decir que quiero un matrimonio de verdad, Joe, y no la fusión comercial que teníamos antes.
—¿Y eso qué significa? —le preguntó él achicando los ojos.
Demi se mantuvo firme.
—Quiero que pases tiempo conmigo. Quiero tu compañía.
—Demi…
—Oh, no. No adoptes ese falso tono paciente conmigo, Joe —dijo ella, cortándolo antes de que le diera la familiar palmadita en la cabeza a modo de consuelo fingido.
Los rasgos del rostro de Joe se endurecieron, pero Demi no se dejó intimidar. Esa vez no iba a dejarse disuadir. Esa vez iba a decir lo que tenía que decir y a hacer lo que tenía que hacer.
—Siempre usas ese tono de voz cuando quieres hacerme callar.
—Yo no…
—Claro que sí. Pero ya no funciona, ¿de acuerdo? —ella se acercó un poco.
Las piernas le temblaban y la sangre le abrasaba las venas.
—¿Era así de verdad? —preguntó él.
—Sí—dijo ella, sonriendo.
Los ojos de Joe soltaron chispas.
—Soy tu esposa, Joe. Y si vamos a hacer las cosas bien, quiero disfrutar de tu atención. Además, hay otra cosa. Sé que no empezamos con muy buen pie, pero quiero tenerte en mi cama.
El asintió.
—Bien…
—Quiero tener hijos.
—¿Hijos?
—No tiene que ser mañana, pero algún día querré tenerlos. Quiero una familia, Joe, y para que esto funcione, tendrás que dedicarme al menos la cuarta parte del tiempo que le dedicas a Jonas Pictures.
—Eso son bastantes condiciones.
—Así es —ella cruzó los brazos y trató de contener el nerviosismo que amenazaba con delatarla ante él.
Había hecho lo correcto hablándole claro. No estaba dispuesta a volver a ser su muñeca de trapo.
Sin dejar de mirarla, Joe se frotó la barbilla con una mano. Los segundos pasaban y la tensión se podía cortar con una tijera, pero él, como siempre, se mostraba imperturbable.
El hombre de hielo…
Eso había sido lo más difícil para Demi. Nunca había podido traspasar esa coraza de hierro tras la que él se refugiaba. Nunca le había hecho perder la cabeza, dejarse llevar…
Dejarse llevar…
De repente, Demi supo lo que tenía que hacer para conseguir su objetivo.
Tenía que usar el sexo para derribar los muros que él había construido a su alrededor. Aunque sus relaciones sexuales siempre habían sido incómodas y extrañas, ella sabía muy bien que él la deseaba tanto como ella a él.
Sólo tenía que seducirle. Así le haría perder el control.
—Si acepto… —empezó a decir él—. ¿Qué te impedirá marcharte la próxima vez que te sientas… infravalorada?
—Mi palabra —dijo ella, enfrentándose a su gélida mirada con valentía.
Si volvía con él, sería para siempre. Ya había huido bastante.
Esa vez estaba decidida a recuperarle o a morir en el intento.
—Te doy mi palabra. Sí empezamos de nuevo, no me marcharé a menos que tú quieras que me vaya.
—Eso no pasará —dijo él suavemente, acariciándola con la mirada.
Demi sintió el calor de su mirada sobre la piel y ardió de expectación.
—Entonces no tenemos nada de qué preocuparnos, ¿no?
La joven se preguntó si estaba haciendo lo correcto, pero no tardó en hallar una respuesta.
Ella aún amaba a Joe con todo su corazón y valía la pena intentar ganarse su amor.
—Bueno, entonces… —dijo él acercándose y poniéndole las manos sobre los hombros—. Parece que hemos llegado a un acuerdo, señora Jonas.
—Eso parece, señor Jonas —dijo ella con un nudo en la garganta.
El llevaba esa colonia que tanto le gustaba, un aroma afrutado y varonil que la volvía loca y que la hacía preguntarse cómo había podido sobrevivir durante dos meses sin verle, sin tocarle…
Como él la tocaba en ese preciso instante. Sus manos se movían arriba y abajo por sus brazos, generando una fricción eléctrica sobre su piel que la devolvía a la vida.
Demi respiró hondo, soltó el aliento y lo miró una vez más.
—Hoy me has sorprendido, Demi —dijo él en un susurro—. Siempre has sido tan callada y…
Ella frunció el ceño.
—¿Sumisa?
El sonrió.
—Quizá.
—¿Y te has llevado una decepción? —le preguntó ella al tiempo que él le sujetaba el rostro con las manos.
—¿Tú qué crees? —preguntó él y la besó en los labios, obligándola a entreabrirlos y robándole el poco aliento que le quedaba.
Ella sucumbió al placer de sus besos y se apoyó contra su poderoso pectoral, dejándose llevar por las sensaciones exquisitas que vibraban en su interior, y entonces él la apretó con fuerza contra su rígida potencia masculina, enseñándole cuánto la deseaba.
Los besos apasionados se sucedieron uno tras otro y Demi perdió toda noción del tiempo y de la realidad.
El mundo se había desvanecido a su alrededor y lo único que importaba era su presencia, el calor de sus besos, la suavidad de sus fuertes músculos…
La vida le había dado otra oportunidad para empezar de cero y los primeros rayos de luz anunciaban un nuevo amanecer.
Algún día tendría el hogar que tanto deseaba; algún día tendría al hombre de sus sueños…
De pronto, él dejó de besarla, levantó la cabeza y la miró a través de unos ojos llenos de deseo.
—Recoge tus cosas y vámonos a casa.
—Muy bien —dijo ella.
El la tomó de la mano y la condujo al interior del apartamento.
Seducir a Joe Jonas no iba a ser tan difícil como había pensado en un primer momento.

5 comentarios:

  1. WOW quiero el siguiente, otro... otro... que bueno que Demi regreso con Joe... ahora si va a haber accion... jajaja que perver soy... nena me encanto el capitulo quiero leer el otro yaaaaa.... sube cuando puedas te mando un beso

    ResponderEliminar
  2. vamos Demi
    tu puedes
    jejejejeje
    me encanto
    sis
    sube prontoo

    ResponderEliminar
  3. GEnial!!!!!!! ame esta novela, jajaja Quiero que demi sedusca a joe XD te mando miles de saludos!

    ResponderEliminar
  4. esta hermosa, me encanta!.....0 )

    ResponderEliminar
  5. wauu m re encantooo jejeje menos mal d demi sea asi, asi no deja q la lastim tanto como lo hizo... jeje pero m gusto q hayan vuelto... (aunq sea en la novee)bue ahora voy po el otro cap... bye :P

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..