domingo, 3 de abril de 2011

Novela Jemi 07 - Asuntos pendientes


La vuelta a la mansión no fue tan difícil como Demi esperaba. Joe sabía cómo hacer las cosas cuando realmente le interesaba.
Después de mandar a empacar y trasladar sus pertenencias, le dio un jugoso finiquito a Teresa y se aseguró de tenerla de vuelta en la casa de los Jonas lo antes posible.
Mientras deshacía la maleta, Demi no pudo evitar recordar la última vez que había estado en esa habitación: la tarde de Nochebuena.
Ese día le había hecho frente a su esposo y se había atrevido a decirle que lo dejaba.
Todavía podía recordar su mirada atónita al oírla decir que se iba… Pero ella sabía que lo que verdaderamente le había molestado era que alguien se atreviera a desafiarlo.
Joe Jonas nunca perdía…
Y ahí estaba ella; de vuelta en la casa, la prueba viviente de que él era un ganador invencible…
—Pero yo ya no soy la misma —se dijo a sí misma para tranquilizarse—. Las cosas serán diferentes esta vez. Ya no voy a ser la esposa complaciente de siempre. Ya no pienso aparecer y desaparecer a su antojo. Yo existo, y él tendrá que aprender a vivir conmigo.
Llevaba algo más de una hora en la casa, pero nada había cambiado todavía. Joe la había dejado allí y había vuelto al trabajo porque…
«Tengo que resolver algunas cosas…», le había dicho.
Un mal comienzo… otra vez.
Aquel pensamiento se coló en su mente, pero ella lo desterró de inmediato. No iba a empezar a alimentar el rencor nuevamente. Sabía que le llevaría algo de tiempo ganarse el afecto de su esposo, y derribar esos muros que él había erigido a lo largo de su vida no iba a ser tarea fácil.
Después de colgar la ropa en el armario, miró a su alrededor y contempló el dormitorio de Joe, que también era el suyo propio.
Sonrió.
Poco después de casarse, él había insistido en que ella eligiera una de las habitaciones adicionales a modo de rincón personal, pero a medida que el ambiente entre ellos se había ido enrareciendo, se había visto obligada a huir a ese escondite en demasiadas ocasiones.
Sin embargo, eso estaba a punto de cambiar. Esa vez no estaba dispuesta a esconderse para relamerse las heridas.
La torpeza de ambos había arruinado su matrimonio, y su vida sexual, pero ella estaba dispuesta a hacer que aquello funcionara, en la casa… Y en la cama.
Demi se echó a reír, avergonzada consigo misma.
—Qué gran suplicio, Demi. Verte obligada a vivir en un ala de una mansión palaciega de Beverly Hills. Pobrecita —se dijo, bromeando.
«Tonta. ¿Cómo puedes lamentarte de tu suerte si vives en un castillo de ensueño?».
Sonriendo con tristeza fue hacia el balcón que daba al jardín lateral de la casa. Abrió la doble puerta, salió a la terraza de piedra y levantó el rostro hacia la brisa que hacía suspirar a los árboles que rodeaban la propiedad.
Cuando volvió a abrir los ojos, el sol estaba a punto de ponerse y rojos y violetas resplandecientes teñían de color el firmamento del atardecer.
Joe iba a regresar pronto y las mariposas de siempre empezaban a agitar las alas dentro de su vientre.
Dio media vuelta y entró en la casa.


Joe había aceptado las condiciones de su esposa porque quería tenerla de vuelta en la casa. Sin embargo, él sabía que ella se olvidaría de sus propias exigencias en cuanto volviera a acomodarse en la mansión.
Por fin las cosas habían vuelto a la normalidad.
Excepto por una cosa… Aquel beso en la terraza de su apartamento. ¿Ella lo deseaba en su cama… tanto como él a ella?
A Joe le costaba creerlo. La experiencia de la noche de bodas había sido tan desastrosa que jamás habían podido superarlo.
Pero ya era hora de empezar de cero y seguir adelante.
El deseaba a su mujer; la deseaba más de lo que jamás se había atrevido a admitir y, con sólo volver a verla, su libido se había disparado hasta extremos insospechados; tanto era así que casi había perdido el control mientras la besaba.
Pero él jamás perdía la compostura. Un hombre como él nunca daba rienda suelta a sus instintos y emociones. No podía dejarse llevar por la lujuria y el deseo porque esos sentimientos eran un arma de doble filo que en cualquier momento podían volverse contra él.
«Pero tampoco voy a vivir como un monje», pensó, rebelándose contra lo que le decía la razón.
La noche de bodas había sido pésima y, aunque hubieran hecho el amor algunas veces más después de aquello, Demi jamás se había abierto a él. Pero eso ya formaba parte del pasado.
Ella le había dado una segunda oportunidad y él estaba dispuesto a darle la seducción y el romanticismo que tanto necesitaba.
Sobre el asiento del acompañante había un enorme ramo de flores y una caja de bombones Lady Godiva.
Joe aún se resistía a sucumbir al consumismo del día de San Valentín, pero esa vez se trataba de una ocasión especial. Su esposa había vuelto a casa, al lugar adonde pertenecía, y por eso quería darle una sorpresa.
Las flores, los dulces, las armas de seducción más sofisticadas… Demi caería rendida a sus pies.
Sonriendo, Joe giró hacia el camino que conducía a la mansión Jonas. A lo largo de su vida había producido suficientes películas románticas y sensibleras como para saber qué hacía falta para ambientar un escenario de pasión.
Agarrando las flores y los chocolates, bajó del coche y se dirigió a su entrada privada, situada en un lateral de la casa. No era buena idea dejar que todos lo vieran con un ramo de flores en las manos.
Además, lo que ocurriera entre su mujer y él no era asunto de su familia.
Las Luces exteriores estaban encendidas y arrojaban sombras fantasmales sobre la tupida oscuridad de la noche. El viento mecía las ramas de los árboles y un chorro de agua caía alegremente en una fuente cercana.
Joe miró hacia la terraza del segundo piso y vio un espejismo de lino blanco.
Bien… Eso significaba que el ama de llaves debía de haber ordenado que prepararan la mesa, así que sólo tenía que bajar a la cocina cuando estuvieran listos para cenar.
Sonrió para sí, entró y fue directamente hacia su apartamento, que estaba en el segundo piso.
Demi debía de haberse llevado una gran sorpresa al descubrir que le había preparado una cena romántica a la luz de las velas.
Y eso significaba que ella ya debía de estar lista para el juego de seducción.
—El secreto… —se dijo Joe mientras avanzaba por el corredor de la segunda planta— es pillarla desprevenida. Así no sabrá qué esperar.
Agarró el ramo con fuerza al tiempo que entraba en la habitación.
—Sorpresa. Esa es la clave —se dijo a sí mismo.
—Bienvenido a casa, Joe.
El dejó caer las flores al suelo, y detrás cayeron los bombones. Se detuvo de repente y contempló a la mujer que estaba ante sus ojos, boquiabierto.
Su esposa sumisa e inhibida, a la que estaba decidido a sorprender, estaba sentada en una silla en la postura más sexy del mundo.
Tan sólo llevaba un fino collar de perlas y su alianza de casada.
Ella sonrió, se llevó las perlas a la boca y empezó a mordisquear las delicadas cuentas de color marfil.

esta foto me encanta... estaba viendo disney channel y ps estaban dando el especial de navidad de sonny y mi mama era con cara de mi hija esta loca... jejeje es que estaba grita y grita cada que aprecia joe... jejeje y ps se me hicieron los ojos aguaditos cuand demi y joe cantan y la forma en como se miran y awww ame mas a esta pareja....
jemi forever!!!!!

por cierto vieron que miley y joe se abrazaron... awwwww... por ahi tambien andan circulando fotos de miles y sel abrazadas.... y ps iop querian que miley y nick se encontraran pero nick se fue a ver un partido de beisball antes de ir a la kca.... awwwww  ame el vestido de miley....
jejejeje

wiiiii jijijijijii
se quieren estos cuñados....
jejejeje
capi dedicado a elbi....

6 comentarios:

  1. DEmi Pordios :D xd Me encanto el capitulo quiero que subas el proximo pronto!!

    me encata la foto *-* y te deseo lo mejor del mundo bye..

    anonima fiel ;)

    ResponderEliminar
  2. I love NIley and Jemi!! se ven tan retiernos! jemi y niley abrazaods xD tambn queria que niley se encontraran :( . bueno me gusto mucho el capi!! sube otro , me sorprendio mucho demi O.o ! xd me gusta la `personalidad que le pusiste te felicito y voy a estar atenta a otro capitulo.

    ResponderEliminar
  3. me encanto, siguela pronto, es una hermosa novela!!!!!!!!!....0 )

    JEMI FOREVER

    tan lindos Miley y Joe...0 ). Yo amo NILEY y JEMI, pero tengo que confesar que tambien me gusta un poco esta parejita jiley/moe o como sea!!!!!!!! 0 )
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. haaaa!!! esta super el ca... jejeje y es verdad estuvo muy bonita Miley cn ese vestidooo ejeje aunq m puc trist xq Nick no fuee je m hubiese gustado ver el momento Niley :( pero bue aunq la foto d Joe y Smile estuvo super lindaaa... jejeje como amo NILEY y JEMI y claro q tambien KANIELLE... bue un besoo bye... :P

    ResponderEliminar
  5. jejejeje
    que sorpresa se llevo Joe
    jejeje
    me encanto
    sis!!!

    ResponderEliminar
  6. hahaha!!
    mee encaantoo
    pobre de joe
    sele cayo todoo jaja
    mee encantoo

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..