lunes, 4 de abril de 2011

Novela Jemi 09 - Asuntos pendientes


Su pecho estaba perfectamente esculpido y bronceado, y sus piernas, poderosas y musculosas, insinuaban la potencia de su imponente erección.
En el pasado, Demi se había sentido intimidada por semejante miembro viril, pero esa noche iba a ser diferente. Esa vez no se iba a dejar avasallar por aquellos viejos fantasmas.
Joe la miraba con atención y no tardó en detectar la vacilación que oscilaba en sus ojos.
—¿Estás segura?
—Sí —dijo ella, intentando poner una voz firme y decidida.
Los nervios estaban encerrados en una profunda mazmorra de su mente y la pasión tomaba el control de su consciencia.
—Bien —dijo él, tomando sus labios al tiempo que agarraba el húmedo centro de su feminidad con una mano.
Demi estuvo a punto de caerse de la cama en el momento en que sintió las sutiles caricias de sus dedos.
Los confines de la cordura no andaban muy lejos y él parecía empeñado en llevarla hasta ellos, y más allá…
Su cuerpo de mujer se tensaba más y más con cada roce y las sensaciones colapsaban su mente, llevándola hasta el punto de ebullición.
Magia…
Joe enredó la lengua con la suya y exhaló con fuerza, compartiendo su aliento cálido y revitalizante.
Aquello era con lo que había soñado tantas y tantas noches solitarias…
Demi arqueó las caderas y empezó a frotarse contra la mano de él con frenesí, meneándose con furor y gimiendo con gruñidos guturales que salían desde el rincón más primario de su humanidad.
El acababa de introducir un dedo, y después otro, palpándola allí donde el contacto resultaba más irresistible.
Era tan maravilloso; tan placentero, tan… Increíble.
El empezó a masajearla en el lugar más sensible de toda su constitución femenina, lanzando rayos de lujuria que sacudían sus entrañas de los pies a la cabeza, y entonces tomó uno de sus pezones, y después el otro.
Aquellos labios, lengua y dientes la atormentaban en un exquisito suplicio que la empujaba irremediablemente hacia la frontera de la razón y la enajenación.
Demi apenas podía respirar. Sus movimientos desenfrenados la hacían derretirse por dentro, buscando más y más.
—Ahora —susurró él y entonces cambió de posición.
Se arrodilló entre las piernas de ella y se abrió camino dentro de su sexo desnudo poco a poco.
Ella sintió la presión de su henchido miembro, pero, en vez de resistirse, abrió aún más las piernas y le recibió en toda su longitud.
Sus ojos claros la miraban fijamente y ella le devolvía la mirada mientras se mecían al unísono, al compás de la pasión.
Allí estaba la magia, la sed, el destino…
En sus brazos.
Demi enroscó las piernas alrededor de sus caderas y le atrapó dentro de su propio ser mientras él agotaba la energía que lo consumía por dentro.
El pulso se aceleraba, la respiración se volvía entrecortada.
Ella jamás había conocido semejante placer; una tímida mecha encendida que recorría su cuerpo cada vez más deprisa, al ritmo de las poderosas embestidas de Joe.
Una tímida mecha que terminaría por hacer explosión, lanzando fuegos artificiales en todas direcciones, bajo sus párpados.
Y cuando por fin volvió a abrir los ojos, él estaba a su lado, cubierto de sudor, exhausto, vacío.
Su espíritu estaba dentro de ella, para siempre.
Aturdido, Joe trató de recuperar el aliento. Miró a Demi a los ojos y enseguida sintió que se perdía en aquella profundidad de color violeta. Ella le sonrió y deslizó los dedos por su mejilla.
Ella lo había impresionado, por mucho que no quisiera admitirlo.
Para evitar los pensamientos que lo asaltaban sin cesar, rodó hacía un lado y se concentró en mirar al techo. El corazón se le quería salir del pecho y su cuerpo aún vibraba después del frenesí de pasión.
No podía sino reconocer que ella lo había dejado atónito, y él ni siquiera recordaba la última vez que alguien lo había pillado desprevenido.
Volviendo la cabeza, la miró un instante. A la luz de las velas, la textura de su piel parecía oro líquido. Sus ojos… su boca, su increíble boca esbozaba una dulce sonrisa.
Orgullosa de sí misma.
Así debía de sentirse en ese momento y, en realidad, tenía derecho a sentirse así. El nunca antes había estado tan cerca de perder la cabeza en los brazos de una mujer, ni una sola vez en toda su vida. En el pasado siempre había contado con la voz de la razón, que lo ayudaba a mantener el control en las situaciones más caóticas.
Sin embargo, esa noche, la mujer que se había convertido en su esposa había estado a punto de hacerle cruzar esa fina línea entre la racionalidad y la inconsciencia que él se había esforzado tanto por no traspasar.
La joven que estaba a su lado no era la Demi Lovato Jonas con la que se había casado. El sabía que algo había cambiado aquella tarde, cuando ella le había plantado cara en su apartamento y le había puesto una lista de condiciones antes de acceder a regresar a la mansión Jonas. La mujer a la que había conocido en el pasado siempre había sido tímida y comedida. La Demi de antes jamás daba a conocer su opinión, ni tampoco llevaba la contraria.
Pero esa joven ya no parecía existir. Su esposa había cambiado mucho durante el tiempo que habían pasado separados; había encontrado su lado más duro; se había encontrado a sí misma.
O quizá siempre había poseído esos atributos, pero se esforzaba en disimularlos…
Pero… ¿por qué habría hecho tal cosa? Nada tenía sentido.
Joe dejó el rompecabezas para otro momento. Estaba exhausto y su mente estaba fracturada en mil pedazos que no parecían encajar entre sí.
Ella lo había dejado perplejo; lo había deslumbrado, cegado…
Verla desnuda, esperándolo… Aquello había sido demasiado como para guardar la compostura y, probablemente, jamás podría sacarse esa imagen de ella de la cabeza.
Sin embargo, había algo que sí estaba claro. Esa nueva y misteriosa conexión que acababa de surgir entre ellos no iba a interferir en su vida. Él le había pedido que se casara con él por motivos lógicos y sensatos que aún seguían vigentes.
Su corazón no se podía ver implicado y, por ello, era mejor mantenerse a raya, lo más lejos posible de las emociones.
—¿En qué estás pensando?
—¿Qué? Oh, en nada—le dijo, mintiendo.
Demi se volvió hacia él, apoyó la cabeza sobre su pecho y se acomodó. Deslizando las puntas de los dedos por su piel, suspiró.
—Ha sido increíble, Joe. ¿No lo sentiste?
Joe trató de mantener la cordialidad, pero no pudo evitar preguntarse por qué las mujeres siempre querían hablar después del sexo.
¿Por qué sería que siempre querían diseccionar lo ocurrido paso a paso, hablar de sus sentimientos y preguntarle por los suyos a su pareja?
—Claro —le dijo finalmente en un tono insípido.
Entonces inclinó la cabeza y la miró.
Ella tenía estrellas en la mirada, pero él no podía sino sentir cómo se tambaleaba el suelo bajo sus pies.
Ella tenía las mejillas encendidas y sus profundos ojos de color violeta resplandecían; su boca aún estaba henchida por los besos y los pequeños mordiscos.
Parecía tan… apetitosa…
Joe sintió que su cuerpo volvía a la vida. Era evidente que aún no había disfrutado lo bastante de los encantos de su esposa.
—No tenía ni idea de que podía ser así —dijo ella, todavía sin aliento.
—Yo tampoco —las palabras salieron de su boca antes de que tuviera tiempo de pensárselo mejor.
—Entonces sí que sentiste algo especial.
Mediante aquella conversación trivial, Joe encontró una forma de distraer su atención y, mientras tanto, abarcó uno de sus pechos en la palma de la mano y le acarició la punta de un pezón. Ella respiró hondo, cerró los ojos y soltó el aliento lentamente.
—Eso es tan…
—Sí, lo es —dijo él, terminando la frase.
Y, de repente, terminar la conversación pasó a ser la cosa menos importante del mundo. Quería probarla de nuevo. Quería tomarse su tiempo para explorar el tentador cuerpo de su esposa.
 capi dedicado a juntos x siempre, sarita, brianna, lucia, anonimo...
jejeje chicas gracias por siempre comentar

6 comentarios:

  1. me encanto :O me gustan todas tus novelas!! quiero otro capitulo!!

    ResponderEliminar
  2. wauu cada cap estan muy buenos y gracias x dedicarmelo... m ree gustoo jeje bye un beso y espero el otro con ancias... :D

    ResponderEliminar
  3. awww
    me encantooooo♥♥♥♥
    graciasssssss

    ResponderEliminar
  4. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaawwwwwwwwwwwwwwww esta hermoso!!!!!!!!!!!!!!!!!! siguela pronto...0 )

    ResponderEliminar
  5. me encantooo
    jejeje
    sube pronto
    a sido genial!!

    ResponderEliminar
  6. ame el capii
    muuuy supeer
    tiernooo
    aww
    espero ansiosa el siguiente capii

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..