martes, 26 de abril de 2011

Novela Niley 27 - El hombre mas atractivo


Así que los había llamado a todos, los había hecho sentarse en la suite de Miley, la de la compañía, como la llamaba ahora, y les había explicado muy seria­mente que Chic había cometido un error.
—Ya sé que pensáis que esto va a funcionar —les dijo amablemente—. Me refiero a eso de dejar que las lectoras experimenten este fin de semana a través de Miley, pero me temo que no.
Selena se puso en pie.
—Por supuesto que funcionará. Tal vez Miles no te lo haya explicado bien. Ella es... ¿cómo lo diría? Es la re­presentante de nuestras lectoras, Nick. Es su guía al placer.
—Se sentirán engañadas —dijo él solemnemente—. Como si alguien les hubiera robado su fantasía.
Se produjo un silencio. Selena miró a Miley y Miley a Selena. Luego las dos miraron al fotógrafo.
—Tiene razón —dijo el fotógrafo—. Es como la campa­ña de lápices de labios Lollapalooza, ¿sabéis? Cuando fotografiaron a esa artista de cine con su último amor. La empresa se imaginó que todas las mujeres del mundo comprarían sus productos, pero no funcionó. Las chicas vieron al chico de la artista y pensaron que, bueno, si ella lo había conseguido ya, qué esperanza les quedaba a ellas.
—Pero esto no es así —dijo Miley.
¿Qué podía decir ella que no sonara como si estuvie­ra molesta por verse fuera de las fotos? Y, maldita sea, no tenía nada que ver con eso. Si acaso, las palabras de Nick habían sido un alivio para ella.
—Tal vez tengas razón en lo de que las lectoras no me quieran ver a mí en las fotos con los finalistas —dijo por fin—. Pero querrán ver algo. A alguien. Alguna chica bai­lando con Zeke o mirando a los ojos a Bart.
Nick frunció el ceño.
—¿Sabes? Puede que tengas razón.
Por un momento, Miley pensó que él se iba a dis­culpar, pero se volvió hacia Selena y le dijo:
—¿Tenemos contactos con alguna agencia de modelos francesa?
—Sí. Ya hemos tratado con alguna.
—Llámalas. Pídelas que nos manden...
Nick miró a los finalistas, que estaban tratando de hacer como si aquello no fuera con ellos.
—¿Chicos? ¿Rubias? ¿Morenas? ¿Pelirrojas? Si tenéis alguna preferencia, decidlo ahora.
—Una de cada —dijo Zeke sonriendo.
Todo el mundo se rió menos Miley.
—Ya lo has oído —dijo Nick—. Pero que sean dos de cada, para estar seguros de que conseguimos sólo lo mejor.



La noche estaba cayendo sobre París.
Miley estaba delante de la ventana del salón de la suite. Se había duchado, se había puesto una larga bata de seda y ahora estaba viendo ponerse el sol sobre los te­jados.
—Salud —dijo ofreciendo un brindis con la lata de cola dietética.
Había sido un día largo y terrible, pero ya había pasa­do. A la mañana siguiente, los finalistas y las modelos francesas se irían a Versalles a hacer fotos. Ella nunca había estado allí, pero había visto fotos del palacio. Era magnífico. Los finalistas lo harían bien, lo mismo que las chicas que Nick había contratado.
Ciertamente, él se había puesto a trabajar.
Frunció el ceño y dio otra trago a la lata.
—Haz tú las entrevistas —le había dicho él sonriendo generosamente.
—No seas tonto —respondió ella con una sonrisa igual—. Hazlas tú. Tú eres un especialista en rubias, pero estoy segura de que lo harás igual de bien con las peli­rrojas y morenas, si te empeñas. Yo tomaré notas.
El muy cerdo ni se había dado por enterado de que lo estaba insultando. Se había limitado a encogerse de hom­bros, decir que harían lo que ella quisiera y pedirle a Selena que mandara a la primera chica.
Que era una Rubia Idiota, cosa que no la sorprendió.
No había querido irse a cenar con los demás, a pesar de que Selena le había asegurado que no debía temer en­contrarse con Nick, ya que él había desaparecido.
Por supuesto que lo había hecho. ¿Por qué iba él a preferir pasar una velada con ella cuando podía irse a bailar con cualquier de esas modelos? O no a bailar. Tal vez estuvieran tomando champán a la luz de las velas. Tal vez estuvieran...
—Déjalo ya —se dijo a sí misma.
Las lágrimas le borraron la visión. Agitó la cabeza y se las enjugó con una mano. ¿Por qué lloraba? Había he­cho un progreso maravilloso en su carrera. Su vida esta­ba siendo exactamente como la quería.
Llamaron a la puerta y suspiró. Tenía que ser Selena, que nunca aceptaba un «no» por respuesta.
—Un momento —dijo.
Volvió al cuarto de baño y se pasó un pañuelo de pa­pel por los ojos, se pasó las manos por el cabello y son­rió lo mejor que pudo cuando fue a abrir la puerta.
—Selena —dijo cuando la abrió—, de verdad que no...
Pero no era Selena, sino Nick. Un Nick que estaba increíblemente atractivo con un traje oscuro y un ramo de flores en la mano.
¿Flores? ¿Para ella? El corazón le dio un vuelco, como la noche en que habían ido a cenar al Gilded Carousel.
—Miley...
—Nick...
—¿Estás bien?
—Sí, lo estoy.
—Parece como si hubieras estado llorando.
—¿Llorando? ¿Yo? No seas tonto. Acabo de salir de la ducha, eso es todo. Se me ha metido champú en los ojos.
—Ah —dijo él mirando su reloj—. ¿Puedo pasar? Sólo estaré un minuto. Tengo... una cita.
 capi dedicado a ro... sis espero que hayas salido bien en historia... te quiero millon....
:-)

5 comentarios:

  1. me encantooo
    esta genial
    =)
    sis hace full que no hablamosss!!

    ResponderEliminar
  2. Una Cita?? Una cita!! D:
    con quien?? :(
    esta super buena la noveee :B
    no te demores en subir porfiss
    XD ok'z

    anonima fiel ;)

    ResponderEliminar
  3. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa que par de bobos jajajajajajajaja 0 ) 0 ) 0 ) 0 ) 0 ) 0 )

    I LOVE NILEY

    ResponderEliminar
  4. me encanto me encaantoooo
    super geneal

    ResponderEliminar
  5. Amo tu nove :) no tuve tiempo de leerla pero ahora empeze de nuevo :) espero que la cita sea con Miley con ninguna otra :) jajaja

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..