domingo, 3 de abril de 2011

Novela Kenielle 09 - La tentacion vuelve a casa 09


Danielle se volvió. No lo había oído llegar y no había esperado que volviera a casa tan temprano. De hecho, pensaba que pasaría allí el menor tiempo posible.
Pero allí estaba.
Más alto que la mayoría de los pilotos, Kevin solía quejarse porque la cabina de los F-18 era muy estrecha. Pero a Danielle siempre le había gustado que fuera mucho más alto que ella. Excepto cuando estaba de pie y tenía que inclinar la cabeza hasta casi partirse el cuello para mirarlo a los ojos.
Estaba de espaldas al sol y no podía verle la cara, pero sabía que estaba mirándola mientras se quitaba los guantes de jardinería.
—¿Qué has dicho? Ah, sí, el jet. Muy bonito.
—No me refería al jet, pero bueno...
Danielle tragó saliva. Pero un piropo no significaba nada, pensó. Kevin siempre había sabido qué decir, cómo hacer que se le pasara un enfado y... qué palabras susurrar para quitarle las bragas.
Al recordar eso, empezaron a temblarle las piernas.
—Kevin...
—Danielle...
Habían empezado a hablar a la vez y se callaron los dos, incómodos. Danielle sintió pena por esa sensación de incomodidad. ¿Cómo habían llegado hasta ahí?, se preguntó. ¿Dónde había ido la pasión, el amor que sentían el uno por el otro?
—Tú primero —dijo él.
—No, empieza tú.
Kevin se metió las manos en los bolsillos del pantalón y miró hacia el suelo, nervioso.
—Esto no es fácil para mí, pero...
Mientras hablaba, ella estaba observándolo. Y entonces, cuando se le pasó la sorpresa de verlo, empezó a ver cosas que no le cuadraban. Cómo movía la cabeza, por ejemplo; cómo encogía un poco los hombros... parecía diferente. Y no era sólo diferente, la hacía sentir diferente. No había electricidad, no había tensión sexual. Y pasara lo que pasara, entre Kevin y ella siempre había habido tensión sexual.
Cuando estaba cerca de Kevin, sentía un escalofrío de los pies a la cabeza.
Pero en aquel momento no sentía absolutamente nada.
Después de analizar esa información, Danielle tuvo que apretar los labios, furiosa.
Habían dado el cambiazo.
—...sé que no tengo derecho a pedírtelo —estaba diciendo él.
Tenía que ser Joe, pensó. Porque Nick no lo habría intentado siquiera. Danielle sonrió.
—¿Lo ves? Ya sabía yo que serías razonable. No tiene sentido que estés aquí cuando los dos nos sentimos incómodos.
—¿Incómodos? Kevin, cariño, nos conocemos demasiado bien como para sentirnos incómodos.
—¿Eh?
Danielle dio un paso adelante, disfrutando de la confusión del hombre, y levantó una mano para acariciar su cara.
—Te he echado de menos, Kevin. Me siento... tan sola.
Dejó que esa palabra quedara colgada en el aire y vio cómo en los ojos de Joe aparecía un brillo de pánico.
—No creo que lo digas en serio...
—Kevin, cielo, ¿tú no me has echado de menos?
—Sí, sí, claro —Joe miró alrededor, como buscando una salida.
Danielle dio otro paso adelante y le echó los brazos al cuello, apretando sus pechos contra el torso masculino. Joe sacó las manos de los bolsillos e intentó apartarla.
—Bésame, Joe.
—Besarte... ¿has dicho Joe?
—¡Pues claro que he dicho Joe, idiota! —Danielle lo soltó, dando un paso atrás.
—Mira...
—¿De verdad creías que ibas a engañarme?
—No sé de qué estás hablando...
Danielle estaba tan furiosa que no le sorprendería nada que le saliera humo por las orejas.
—Claro que lo sabes. Pero parece que Kevin y tú os habéis olvidado de algo importante: siempre he podido distinguiros, pedazo de tarugos.
Joe se pasó una mano por la cara.
—Sí, bueno, parece que no ha sido buena idea...
—No me lo puedo creer. ¿Seguimos en el instituto o qué? ¿Qué pensabas hacer, convencerme para que me fuera de Baywater? Si no recuerdo mal, ésta es la casa de mi abuela.
Joe levantó las manos en señal de rendición.
—Sí, bueno, no te enfades. Es que...
—¿Qué? —lo interrumpió ella, avanzando para obligarlo a recular—. ¿Qué era esto, una broma?
—¡No! —Joe iba a decir algo, pero tropezó con la manguera mientras iba hacia el coche—. Kevin pensó que... bueno, quiero decir que a mí se me ocurrió...
Muffin y Peaches empezaron a ladrar como locas.
—Fue idea de Kevin, ¿verdad?
—No... sí... fue sólo una idea. Una tontería, en realidad.
—Una tontería, desde luego. ¿A quién se le ocurre?
—Sí, tienes razón. Una idea estúpida.
—¿Dónde está Kevin?
—Danielle...
Ella lo fulminó con la mirada, pero sabía que Joe no iba a delatar a su hermano. Y no tenía que hacerlo.
—Da igual. Tiene que volver a casa tarde o temprano.
—Sí, sí, claro —Joe había llegado hasta su coche y abrió la puerta a toda prisa. Pero antes de que pudiera cerrarla, Danielle la sujetó.
—Escúchame, Joe Jonas...
—Estoy escuchando, estoy escuchando.
—Dile a tu hermano que quiero hablar con él.
—Sí, se lo diré, no te preocupes.
—Y no vuelvas a intentarlo.
—No, de eso nada. Me das miedo.
Ahora que el enfado se le había pasado un poco, Danielle casi podía ver el humor en la situación. Pero no pensaba sonreír.
—¿Sabes una cosa, Danielle?
—¿Qué?
—Aunque acabas de quitarme cinco años de vida, me alegro de tenerte por aquí.
Ella sonrió entonces. Habría sido imposible no hacerlo. Ninguna mujer podía contener una sonrisa con aquellos malditos Jonas.
—Vete, Joe.
—Sí, señora.
Danielle cerró la puerta del coche y lo vio alejarse al final de la calle. En cuanto dobló la esquina, se dirigió hacia la casa. Si Kevin y ella iban a tener una discusión, no pensaba hacerlo con las manos manchadas de tierra.

aclaracion...
chicas acuerdense que nick kevin y joe son trillizos...
:-)

5 comentarios:

  1. jejejejejejejejeje estubo muuuy bueno el cap.. super gracioso.. jejejeje m rre imagine la cara de Dani cuando lo retaba a Joe jejejeje y la cara de Joe cuando le dic q le daba miedo jejeje m mori d la risa todo m lo imagine jejejeje no puedo parar d reir jejeejejejejejeje bue... cuidate y espero el siguiente cap pronto un beshoo t kiedo muchooooooooooo :P bye

    ResponderEliminar
  2. jejejejejejeje
    que bueno
    pobre Joe
    si es que no se puede engañar a una mujer
    jejejeje
    me encanto
    sube prontoo

    ResponderEliminar
  3. hahaha!!
    me encaanto el capii
    jaja me encanto lo que danial dijo que
    no se sorprendia de que le saliera humo por
    las orejas

    ResponderEliminar
  4. jajajaja me encanto ksjaksjaks PObre Joe !!

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..