martes, 19 de abril de 2011

Novela Kenielle 22 - La tentacion vuelve a casa


—¿Qué tal si esta vez habláis de lo que ha pasado?
Buena idea, en teoría, pensó Danielle. Pero al recordar la expresión de Kevin cuando salió del apartamento por la mañana... no, no iba ser precisamente receptivo.
—¿Y qué le digo?
—No lo sé. ¿Qué tal, «te quiero»?
Esas palabras se repetían una y otra vez en su cabeza mientras miraba por la ventana. Fuera, estaba poniéndose el sol, tiñendo las nubes de rosa y lavanda.
—Le dije eso hace cinco años, pero no sirvió de nada.
—De todas formas, podrías intentarlo.
—Sí, quizá —suspiró Danielle, antes de cambiar abruptamente de tema.
No había respuestas fáciles. Nada había cambiado entre ellos y, aunque seguía enamorada de él y probablemente lo estaría siempre, no iba a decírselo. ¿Para qué? ¿Para que volviera a humillarla diciendo que prefería el divorcio?
No, pensó. La pasión era una cosa, el amor otra muy diferente. Y en toda la noche, Kevin no había mencionado ni una sola vez la palabra amor.
Mientras Nicole hablaba de su embarazo y los planes que tenía para el niño, Danielle puso una mano sobre su abdomen. En silencio, rezaba para que un niño estuviera creciendo dentro de ella.
Si tenía suerte, una pequeña parte de Kevin sería siempre parte de su vida. Y nadie podría arrebatarle eso.



—Estoy fuera.
—¿Eh?
—Que para mí se acabó la apuesta. He perdido.
Joe, Nick y Frankie se quedaron mirando a Kevin mientras él botaba un par de veces la pelota antes de lanzarla al aro. La pelota rebotó en el tablero y acabó aplastando un macizo de flores en la entrada de la rectoría.
—Perfecto —murmuró. Ni siquiera podía hacer canasta. Cuando recogió la pelota, sus hermanos seguían mirándolo.
—Ni siquiera has aguantado un mes —dijo Joe.
—Penoso —sonrió Nick, quitándole la pelota para hacer una canasta perfecta.
—¿Qué ha pasado? —preguntó Frankie.
Kevin se secó el sudor de la frente con el antebrazo.
—Nada, que se acabó para mí. Vete tomando medidas para el sujetador de cocos y la faldita hawaiana.
—Esto me encanta. Ya puedo sentir el peso de los diez mil dólares en mi bolsillo.
—¿Ah, sí? —replicó Joe—. Pues no cuentes con ello, amigo.
Joe y Nick empezaron a pelearse por el balón, mientras Frankie se llevaba a Kevin aparte.
—No tienes buena cara.
—Ya te he dicho que he perdido la apuesta.
—Esto no tiene nada que ver con la apuesta, estoy seguro.
—¿Ah, no? ¿Entonces con qué tiene que ver?
Frankie sacudió la cabeza, como si estuviera hablando con un niño de cinco años.
—Con Danielle. Y contigo.
Kevin hizo una mueca. Aún no estaba preparado para volver a casa. No estaba preparado para enfrentarse con Danielle, mirarla y recordar la noche que habían pasado juntos. Para recordar que le había engañado. Que incluso en aquel momento, podía haber un hijo suyo creciendo dentro de ella.
Un hijo suyo.
Kevin tuvo que tragar saliva.
—Danielle y yo ya no estamos juntos.
—Pues quizá deberíais estarlo —replicó su hermano—. A lo mejor deberías darte a ti mismo una segunda oportunidad.
—¿Para qué?
—¿Cómo que para qué? Mira alrededor, Kevin. ¿Qué ves?
—La calle Maple.
—¿Y qué más?
Kevin miró alrededor, resoplando.
—Casas, árboles, perros...
—Familias —le corrigió Frankie—. Hogares.
—¿Qué quieres decir?
—¿Cuántas de esas familias son familias de militares?
—¿Qué tiene eso que ver?
—Tiene mucho que ver.
—¿Eres un sacerdote o Confucio? No te entiendo.
—Eres tonto, Kevin —Frankie empujó a su hermano.
—Oye, si quieres pelea, por mí encantado.
Frankie hizo una mueca. Parecía realmente enfadado.
—No quiero pelear contigo, lo que intento decir es que en lugar de estar aquí, con nosotros, deberías estar en casa, hablando con Danielle.
Kevin miró alrededor.
—Ya hemos hablado suficiente.
—O sea como hace cinco años, ¿no? Todo tiene que ser a tu manera.
—No sé por qué dices eso —murmuró Kevin.
—Porque te conozco bien. Sé que Danielle es lo mejor que te ha pasado nunca. Y sé que la querías y erais felices hasta que tú decidiste romper con todo.
—Eso es asunto mío.
—Sin duda. Sólo digo que quizá el destino te está ofreciendo una segunda oportunidad y serías tonto si la rechazaras.
—Yo no he pedido una segunda oportunidad.
—Por eso eres muy afortunado, idiota.
—¿Qué manera de hablar es ésa, padre Frankie?
—¿Quieres hablar con un sacerdote? Pues ve a misa de vez en cuando. Aquí lo único que tienes es un hermano.
Después de eso, volvió junto a Joe y Nick, que seguían pegándose por el balón. Kevin se volvió hacia la calle Maple y, por primera vez, pensó en serio sobre lo que Frankie había dicho.
Probablemente en la mitad de aquellas casas con bonitos y cuidados jardines vivían familias de militares. El marido o la mujer, a veces ambos, vivían la disciplina militar, aceptando los destinos que les correspondían y sin saber nunca si iban a volver de una misión.
Kevin oyó el ladrido de un perro y la risa de un niño. Y todas esas familias conseguían permanecer unidas...
Cinco años atrás él había decidido que no podía hacer pasar a Danielle por las dificultades de la vida militar. Se decía a sí mismo entonces que no era justo para ella. No era justo esperar que Danielle quisiera mudarse cada vez que le cambiaban de destino, a veces a otros países, dejarla sola durante meses... Pensaba que no estaba bien obligarla a vivir con un hombre que podría no volver de una misión.
Y por eso pidió el divorcio.
Por ella.
Le había costado un mundo apartarse de Danielle. Y desde entonces se había sentido vacío.
Ahora que estaba de vuelta, sentía esa soledad, ese vacío, más que nunca. Era como una navaja cortando su alma.
Y Danielle quería un hijo.
Su hijo.
Entonces se preguntó si habría cometido un error cinco años atrás.
¿Era un idiota, como había dicho Frankie?


ey chicas....
como estas??????'
awwww tengo que disculparme por no haber subido capis anteriormente pero como les dije tenia que trabajar sabado y domingo.... aunque fue mas que eso estuve demasiado full acostandome el sabado a las tres de la mañana y ps el domind sin dormir y recien ayer desde las 8 de la noche que como dijo un amigo muy querido para mi inverne peor que osita.... (es un amor verdad jeje) asi que hoy que ya estoy mejor e recuperado mis fuerzas y aqui estoy jejeje dejandole capis y viendo si puedo leer las noves en lo que se va mi jefe.... jejeje
por cierto opiniones


creen que nuestro kevin es un idiota como dice frankie porhaber dejado ir a danielle??
casi me da un ataque al corazon cuando lei que nuestro kevin se habia chocado en la carrera de celebridades...

anita este capi va para vos... como te dije te extrañaba...
:-)





3 comentarios:

  1. aa
    me encantoooo
    y yo tambien me mori cuando hoy lo de Kevin
    jejeje
    sube prontooo
    y me alegro que recuperes fuerzas
    jejeje

    ResponderEliminar
  2. Si es un idiota Deberia volver ahora!
    Esa muy linda la nove te felicito
    y lo de kevin xd .. see :(
    y suerte Y no dejes de subir :D

    ResponderEliminar
  3. Zi un qompleto IDIOTA!!!
    Tremenda mujer qe Tiene en zu qaza!!
    A poqoz pazoz ii para qolmo la mujer qe ama!
    Y no aze nada!!
    Aishh ombrez
    ombrez ombrez ombrez ombrez

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..