viernes, 22 de abril de 2011

Novela Kenielle 25 - La tentacion vuelve a casa


—Es exactamente lo que has dicho —lo interrumpió ella—. ¿Pensaste que no podría soportarlo, que era demasiado débil o demasiado tonta o demasiado joven para cuidar de mí misma mientras mi marido se iba a Oriente Medio para proteger a mi país?
—No...
—¿Pensabas que no podrías confiar en mí para cuidar de nuestros hijos, pagar las facturas, hacer una mudanza?
—Yo no...
—¿Pensabas que sin mi marido a mi lado me pasaría el día llorando?
—Danielle...
—¿De verdad pensabas tan mal de mí?
—Te quería.
—Pero, evidentemente, no me respetabas.
—Claro que sí...
—Si me hubieras respetado, no habrías hecho eso. No me habrías tratado como a una niña a la que se manda a su habitación —replicó Danielle—. Nos engañaste a los dos, Kevin.
—¿Qué?
—Tú decidiste por los dos que no era mujer suficiente.
—No, yo...
—Tú decidiste que no merecía ser la esposa de un marine.
—Estás retorciendo mis palabras, Danielle.
—No, no es verdad —murmuró ella, preguntándose si el dolor se le pasaría algún día.
Cinco años de su vida perdidos. Cinco años en los que podrían haber sido felices, podrían haber tenido una familia. Todo porque Kevin Jonas había querido hacer las cosas a su manera, sin contar con ella.
—Yo sólo quería...
—Ahora lo entiendo todo. Y te equivocaste. Te equivocaste por completo. Yo me sentía orgullosa de ti. Orgullosa de ser la esposa de un marine. ¿Crees que no sé lo importante que es tu trabajo para ti? Pues lo sé. Sí, claro que habría sido difícil separarme de ti, pero soy fuerte, Kevin. Y mientras nos quisiéramos, podría haber soportado cualquier cosa.
—Lo sé —consiguió decir él—. Pero no quería que soportaras todo eso.
Danielle tenía ganas de llorar por todo lo que se habían perdido.
—Así que para evitar que estuviéramos separados unos meses, decidiste separarnos para siempre. Sí, claro, es muy lógico.
—Hice lo que me pareció mejor.
—Pues te equivocaste.
—Danielle, yo...
Kevin intentó tocarla, pero ella dio un paso atrás. No quería que la tocase, no quería consuelo alguno. Quería lo que él no querría o no podría darle nunca.
Su respeto.
Y su amor.
—Vete, Kevin —dijo en voz baja, dirigiéndose a la cocina.
—Aún no hemos hablado del niño.
—Lo haremos si hay un niño —contestó Danielle—. Por ahora, no quiero seguir hablando contigo.

Pasó una semana y las palabras de Danielle se repetían una y otra vez en la cabeza de Kevin.
¿De verdad había estado tan equivocado? ¿Tan malo era intentar proteger a la persona que amabas?
No podía hablar de aquello con nadie. Ni siquiera con Frankie porque no le apetecía que volviera a llamarlo idiota. Y tenía la impresión de que tampoco iba a encontrar comprensión en el resto de su familia.
Quizá no merecía comprensión, pensó.
Durante los últimos días había estado fijándose en sus amigos y sus familias... Cinco años atrás, estaba preocupado por las penalidades de la vida militar. Pero no se había fijado en lo felices que eran, en cómo se apoyaban unos a otros.
En sus casas había risas, confianza, respeto. Si la vida era dura, se apoyaban los unos en los otros.
¿Por qué no había visto eso antes?
Mientras esperaba a saber si Danielle estaba embarazada, Kevin se vio forzado a pensar en la decisión que había tomado cinco años antes. Y a considerar cómo sería su vida si su ex mujer estuviera esperando un hijo.
 Si era así, querría ser parte de la vida de ese niño, desde luego. No podría vivir sabiendo que tenía un hijo al que no conocía en alguna parte.
Pero, ¿podría ser parte de la vida de su hijo y no de la vida de Danielle?
 chicas... espero sus comentarios.... awwww amo a nick!!!!!

3 comentarios:

  1. auuuch q lindooo... m re gustooo y soy primeraaaa.... jejejeje
    un besooo bye t m cuidas hee!!! t kierooo

    ResponderEliminar
  2. aaaa
    me encantooo
    jejejeje
    sigo leyendo haber si me da tiempo de mas!!
    XD

    ResponderEliminar
  3. aaahh!
    super super
    el capii
    me encaantoo

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..