sábado, 14 de mayo de 2011

Novela Niley 10 - Camino al altar


El destino jugó a su favor. Cuando se puso en contacto con la dirección del colegio de Bighorn, supo que una de las profesora embarazadas estaba hospitalizada y que necesitaban a alguien desesperadamente, para da las clases de cuarto. Era justo lo que quería de manera que aceptó. Le alegró saber que nadie dijo nada sobre las razones que había tenido para marcharse de la localidad. Tal vez alguno; lo recordaran, pero tenía buenos amigos que no creían en las terribles acusaciones que Selena había extendido. Sin embargo, Nick estaría allí. Y no quería pensar que aquel hecho hubiera afectado su decisión de regresar a casa.
Llegó a su pueblo natal con emociones con­tradictorias. Habría dado cualquier cosa por ver la expresión de su padre cuando supo que iba a regresar, con la intención de quedarse de forma permanente. Pero se sentía culpable porque no podía decirle cuál era la verdadera razón.
—Ahora podremos pasar juntos mucho tiem­po—dijo—. De todas formas, Arizona era un sitio demasiado caluroso para mí.
—Bueno, si te gusta la nieve, has venido al lugar más adecuado.
Su padre sonrió y miró hacia la capa de varios centímetros de nieve que cubría el jardín delan­tero.
Miley pasó el fin de semana guardando sus cosas, y empezó a trabajar el lunes siguiente. Le caía muy bien la directora, una mujer joven con ideas innovadoras acerca de la educación. Recordaba a dos de sus compañeras, que habían sido profesoras suyas en el instituto; ninguna parecía tener nada en contra de su regreso.
Y por supuesto, le gustaban las clases. Pasó el primer día aprendiendo los nombres de los alumnos. Pero una de ellas la emocionó par­ticularmente. Maggie Jonas. Al observar el nom­bre pensó que podía tratarse de una coincidencia, pero cuando se levantó y vio sus ojos azules y su pelo corto supo quién era. Se parecía muchí­simo a su madre, salvo por la mirada. Tenía la mirada de su padre.
Levantó la barbilla y miró a la niña. Pasó a su lado y caminó por el pasillo hasta que llegó al pupitre donde se encontraba Julie Ames. Son­rió, y la chica le devolvió la sonrisa. Recordaba muy bien a su padre, Danny Ames, con el que había estudiado. Su pelirroja hija se parecía mucho a él. La habría reconocido en cualquier parte.
Sacó sus apuntes y los miró por encima antes de abrir el libro y comenzar con la clase. Al cabo de un rato, añadió con una sonrisa:
—Quiero que el viernes me traigáis una redac­ción de una página en la que habléis sobre voso­tros mismos. De esa manera, podré sabe algo sobre vosotros, puesto que no he tenido la opor­tunidad de daros clase desde el principio del curso.
Julie levantó la mano.
—Señorita Cyrus, la señorita Donalds siempre nos encargaba que uno de nosotros estuviera vigilando la clase cuando no se encontraba en ella. Elegía a uno distinto cada semana. ¿Piensa hacer lo mismo?
—Creo que es una buena idea, Julie. Puedes encargarte de ello la primera semana—dijo encantada.
—¡Gracias, señorita Cyrus!—declaró la niña, entusiasmada.
Maggie Jonas la miró con malicia. Actuaba como si odiara a Miley, y durante unos segun­dos, se preguntó si sabría lo que había sucedido en el pasado. Pero no era posible. Debía tratarse de imaginaciones suyas.
Las clases le permitieron estar ocupada sin pensar en nada más. Pero cuando llegó el final del día, resurgió el terror. Y aún no había habla­do con el doctor Harris.
Lo había llamado por teléfono para verlo cuando regresara a casa. En cuanto a su padre, se había limitado a decirle con una sonrisa que sólo necesitaba unas vitaminas.
Sin embargo, el médico de la familia se preo­cupó bastante cuando conoció el diagnóstico de su colega.
—No deberías esperar—dijo—. Es mejor empe­zar con el tratamiento cuanto antes. Ven aquí, Miley.
Examinó su cuello con manos expertas.
¿Has perdido peso?—preguntó mientras tomaba su pulso.
—Sí. He estado trabajando mucho.
—¿Te duele la garganta? Miley asintió después de dudar. El médico suspiró y dijo:
—Enviaré un fax para que me manden tu his­torial médico. Hay un buen especialista en onco­logía en Sheridan. Pero deberías regresar a Tucson.
—Dime a qué debo atenerme.
El médico parecía resistirse a hablar, pero ella insistió y al final tuvo que decírselo. Miley se echó hacia atrás en la silla, pálida.
—Puedes luchar contra ello. Puedes vencer a la enfermedad.
—¿Durante cuánto tiempo?
—Bueno, algunas personas han conseguido vivir más de veinticinco años.
Miley entrecerró los ojos y lo miró.
—Pero no crees que pueda vivir tanto tiempo.
—La investigación médica avanza mucho. Siempre existe la posibilidad de que descubran un tratamiento que cure la enfermedad en todos los casos.
—De todas formas, no quiero tomar una decisión ahora mismo. Necesito más tiempo—añadió con una sonrisa—. Sólo un poco de tiempo. El médico la observó como si estuviera hacien­do grandes esfuerzos para no discutir con ella.
—De acuerdo. Te daré unos días, pero te vigi­laré. Puede que cuando hayas considerado las opciones, te animes a iniciar el tratamiento. En tal caso, haré todo lo que pueda. Pero te aseguro que los milagros médicos no existen, y mucho menos en lo relativo al cáncer. Si estás dispuesta a luchar, no esperes demasiado.
—No lo haré.
Miley estrechó su mano y salió de la con­sulta. Se sentía mucho más en paz consigo misma de lo que había estado en mucho tiempo. Empe­zaba a aceptar su estado y era más fuerte que antes. Podía enfrentarse a lo que tuviera que hacer, y se alegraba de haber regresado. El des­tino le había dado unos cuantos golpes bajos, pero en su hogar podría hacer frente a todo ello. Sólo tenía que empezar a creer que ahora que estaba en casa, la suerte le sería menos esquiva.
Si el destino había tenido alguna razón para llevarla de vuelta a Bighorn, Maggie Jonas no era una de ellas. La niña era rebelde y proble­mática, y se negaba a hacer sus deberes.
Al final de la semana, la obligó a quedarse después de clase para enseñarle el cero que había sacado en el examen de lengua. Y por si fuera poco, ni siquiera se había molestado en hacer la redacción que le había pedido.
—Si quieres repetir cuarto has comenzado muy bien, Maggie—dijo con frialdad—. Debes saber que no aprobarás si no haces tus deberes.
—La señorita Donalds no era tan mala como usted—espetó la niña—. No nos obligaba a hacer estúpidas redacciones, y si había algún examen, siempre me ayudaba a estudiarlo.
—Tengo treinta y cinco alumnos en clase. Y supongo que si estás en ella es porque eres capaz de hacer tu trabajo.
—Podría si quisiera. Pero no quiero. ¡Y no me obligará a hacerlo!
—Puedo suspenderte—continuó, con calma—. Y lo haré si persistes en esa actitud. Te doy la oportunidad de escapar a otro cero si haces la redacción durante el fin de semana y la traes el lunes.
—Mi padre viene hoy a casa—dijo con altivez—. Le diré que ha sido mala conmigo y vendrá para ponerla en su sitio. Se lo aseguro.
—¿Y qué crees que dirá cuando vea que no haces tus deberes, Maggie?
—¡No soy ninguna vaga!
—En tal caso, hazlos.
—Julie tampoco contestó a todas las preguntas del examen, y no le puso un cero.
—Julie no es tan rápida como otros alumnos, y eso es algo que tengo en consideración.
—Julie está enchufada—la acusó—. Por eso la trata tan bien. ¡Seguro que no le habría puesto un cero si no hubiera hecho sus deberes!
—Eso no tiene nada que ver con tu capacidad, y no pienso discutir sobre ello. Haz tus deberes o atente a las consecuencias. Ya puedes mar­charte a casa.
Maggie la miró, furiosa. Tomó sus libros y camino hacia la salida, pero se detuvo en la puerta.
—¡Espere a que se lo diga a mi padre! ¡Hará que la despidan!
Miley arqueó una ceja.
—No creo que tu padre haga tal cosa, Maggie.
La chica abrió la puerta.
¡La odio! Ojalá no hubiera venido—ex­clamó.


8 comentarios:

  1. espero que nick se arrepienta de todo que que le ha hecho a miley jejeje

    ResponderEliminar
  2. me encantoo
    que mala es Maggie
    sube prontooo
    i love you sis!!
    jejeje

    ResponderEliminar
  3. aahhh!!
    me encanto el capi
    aaarrrgg mendiga mocosa
    horrible
    jejejejejeje okiis pobre niña
    jejejeje
    aay niña malcriada

    ResponderEliminar
  4. Muy lindo capi....sorry que comente así estoy un poquito ocupada... jajaja :P
    TKMMM SIS!!!

    ResponderEliminar
  5. SOS UNA MALA CON LO DE LA LEUCEMIA ¬¬ SI MILEY NO SE CURA TE MANDO A LA VERSH okno! hahahaha nunca hariia eso ;) te odiaría pero... nunca "te mandaría a la versh" :D sorry, es que hace un calor horrible & no estoy de muy buen humor que digamos ;)

    ResponderEliminar
  6. Ahhh mallditaaa chiqillaa malaaa(Maggie) jajaje es una menntirosaa!!

    Ojalaa Miley se curee dee suu enfermedadd PORFAVOR!!

    Otra cosaa me gusstaria q salieraa un personajee nuevoo (hombre) q see enamorara de Miley y ella le dieraa una oportunidad paraa olvidarr all malditoo de Nick y se casen y tenngann hijos y..ok no peroo qq si sallga unoo nuevoo y q Nick see ponngaa celoso y le pida perdon a Miley:))

    Escribess geniall ILY:D

    ResponderEliminar
  7. estoy deacuerdo con Andre
    me encanta a nick celoso jaja
    ok sigo leyendo jaja

    ResponderEliminar
  8. Que nena malcriada, pero me agrada igual jajajaja

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..