sábado, 14 de mayo de 2011

Novela Niley 11 - Camino al altar



La niña salió corriendo pasillo abajo y Miley se echó hacia atrás en su butaca. Respiró profundamente. Aquella alumna era insoporta­ble. Le sorprendía que fuera tan distinta de su madre. Selena, a su edad, era una niña encan­tadora y amigable, nada maleducada, ni mucho menos difícil.
Selena. El simple nombre le dolía. Había ido allí para exorcizar sus fantasmas, pero no lo esta­ba consiguiendo. Su antigua amiga aún conse­guía arruinar su vida. Pero pensó que si Nick intervenía, al menos conseguiría que su hija hicie­ra los deberes. Odiaba tener que llegar a aquel punto, pero no había imaginado lo que iba a sentir si se encontraba con la hija de Jonas en clase. Por desgracia, no podía sentir ningún apre­cio por ella. .De hecho, se preguntó si alguien la apreciaría. Era una niña mimada y resentida.
Supuso que Nick le daba todo lo que pedía. Y sin embargo, llegaba al colegio en autobús y vestía con vaqueros y jerseys desgastados y sucios. Tal vez su padre no lo supiera. Tal vez se presentaba sucia para llamar la atención, por­que estaba segura de que tendrían un ama de llaves o alguien que se encargara de aquel tipo de cosas.
Sabía que Maggie se había quedado con Julie durante la semana, porque la otra niña se lo había dicho. La pequeña pelirroja era la niña más encantadora que había conocido en toda su vida, y la adoraba. Era la viva imagen de su padre, que había formado parte del grupo de amigos de Miley durante su juventud en Bighorn. En cierta ocasión, se lo había comen­tado y la chica se alegró mucho de ello. Saber que su padre y su profesora habían sido amigos la enorgullecía.
Sin embargo, a Maggie no le hacía tanta gra­cia. Durante el día anterior no había dirigido la palabra a su compañera, y parecía dispuesta a mantener aquella actitud. Miley se preguntó por la relación que mantenían. Julie era gene­rosa, compasiva y amable, todo lo contrario que la hija de Nick. Era probable que la niña viera aquellas cualidades en Julie, cualidades que no tenía. Pero no tenía idea de lo que Julie podía ver en Maggie.

Nick Jonas regresó a casa bastante can­sado. Acababa de terminar un viaje de negocios después de visitar tres ranchos en menos de una semana, y había pasado muchas horas subido a un avión. Se trataba de comprar más reses. Había tenido la ocasión de ver los animales en video, tal y como hacía a veces si conocía al dueño, pero en aquella oportunidad prefirió comprobar personalmente el estado del ganado, porque tuvo la impresión de que las reses de uno de los ranchos correspondían a otro propietario. De hecho, descubrió que los ani­males estaban mal alimentados y que algunos ni siquiera contaban con la calidad mínima exigida.
Sin embargo, había resultado un viaje bastante beneficioso. Había ahorrado varios miles de dólares por el simple procedimiento de visitara los rancheros en persona. Ahora estaba en casa de nuevo, pero no le apetecía demasiado. Aquella casa, al igual que su difunta esposa, le provocaba demasiados recuerdos dolorosos. Era el lugar donde había vivido con Selena, donde aún vivía su hija. No podía mirar a Maggie sin ver a su madre. Le compraba juguetes caros, todo lo que deseara, pero no podía darle amor. No podía sacar amor de un matrimonio tan des­graciado. Por culpa de Selena, había tenido que renunciar a lo que más amaba en el mundo: Miley.
Cuando entró en el salón descubrió que su hija estaba sentada sola, con un libro. Levantó la mirada al verlo, pero la apartó de inmediato.
—¿Me has traído algo?—preguntó. Siempre lo hacía. Era una manera de demos­trarle que era importante para él, pero la niña conocía sus sentimientos. Ni siquiera sabía cuáles eran sus gustos; de lo contrario, no le habría llevado ositos de peluche y muñecas. Le gustaba mucho leer, pero su padre no lo había notado. También le gustaban los documentales sobre la naturaleza y las ciencias naturales. Pero nunca le regalaba algo relacionado con aquellos temas. No sabía cómo era.
Te he traído una muñeca nueva. Está en mi maleta.
—Gracias—dijo.
Nunca sonreía, ni reía. Era como una pequeña mujer en el cuerpo de una niña, y cuando lo miraba, le hacía sentirse culpable.
—¿Dónde está la señora Bates?—preguntó incómodo.
—En la cocina, preparando la comida.
—¿Qué tal te ha ido en el colegio?
 La niña cerró el libro.
—Tenemos una profesora nueva que llegó la semana pasada. Me ha tomado manía, y me hace la vida imposible.
Nick arqueó las cejas.
—¿Por qué?
Ella se encogió de hombros.
—No lo sé. Trata bien a todos los demás alum­nos. Pero me mira todo el tiempo. Me puso un cero en el examen y ahora va a ponerme otro cero por los deberes. Dice que me va a suspender y que voy a tener que repetir cuarto.
Nick se sorprendió. Maggie siempre había sacado buenas notas. Era una chica muy inte­ligente, aunque su mal humor y su naturaleza introvertida le ganaran enemigos. No tenía nin­guna amiga íntima, salvo Julie. De hecho, la semana pasaba había dejado que se quedara en casa de los padres de la niña, que estaban encan­tados de quedarse con ella cuando él no podía estar en el pueblo.
—¿Qué haces aquí, en lugar de estar con Julie?—preguntó de repente.
—Dije a sus padres que quería regresar por­que hoy llegabas de viaje y siempre me traes regalos.
—Ah.
Su hija no comentó que la amistad de Julie con la profesora Cyrus había enfriado bastante su relación, y que aquella misma mañana habían discutido. Por fortuna, la señora Bates estaba trabajando en la mansión, de manera que había podido regresar al rancho.
—A la nueva profesora le gusta Julie, pero a mí me odia. Dice que soy vaga y estúpida.
—¿Ha dicho eso?
 Era la primera vez que Nick reaccionaba de aquel modo, como si verdaderamente le importara que su hija pudiera no caer bien a alguien. Maggie miró sus ojos cafe chocolate y notó que estaba enfadado. Su padre la intimidaba, algo nada extraño teniendo en cuenta que inti­midaba a todo el mundo. De hecho, se parecían bastante. También él era introvertido, de mal genio y modales sarcásticos que se manifesta­ban siempre que alguien lo irritaba. Con el paso de los años, la muchacha había descubierto que podía utilizar a su padre para intimidar a los demás.
En el pueblo, Nick era una leyenda. La mayor parte de sus profesoras habían cedido a todos sus caprichos para no tener que enfren­tarse con él. Maggie aprendió enseguida que no necesitaba estudiar para sacar buenas notas; era una niña brillante, pero no se molestaba en inten­tarlo, porque la mención de su padre bastaba para arreglar cualquier problema. Sonrió al pen­sar que también podía utilizarlo en el caso de la señorita Cyrus.
—Dice que soy vaga y estúpida—repitió.
—¿Cómo se llama tu profesora?—preguntó con frialdad.
—La señorita Cyrus. Nick la miró, atónito.
—¿Miley Cyrus?—preguntó.
—No conozco su nombre de pila. Sustituye a la señorita Donalds. La señorita Donalds era amiga mía. La echo de menos.
—¿Cuándo llegó esa mujer?—preguntó.
Le sorprendió no haber sabido nada de su regreso a Bighorn. Aunque por otra parte había estado fuera una semana.
—Ya te lo he dicho. La semana pasada. Dijo que había vivido aquí en el pasado—declaró, observándolo—. ¿Es verdad, papá?
—Sí, es cierto. Muy bien, veremos cómo se comporta tu profesora cuando tenga que enfren­tarse a otro adulto.

chicas este capi va dedicado a todas mis lectoras... awww y si quieren saber si va a ser triste si en parte puede hasta que lloren pero a medida que avance las cosas podran cambiar drasticamente.. las quiero millon!!!

11 comentarios:

  1. aaaaaa por que
    pero bueno valdra la pena leerla

    ResponderEliminar
  2. ah que mocosa maldita
    jaja igual a su mama...
    y Nick le cree..
    hay la odio...
    pobre Miley se va a pelar
    con Nick el tontito!!1
    jajajja espero el próximo un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. ohhhh me encanto sube otro plisss

    ResponderEliminar
  4. ): MÁS TE VALE QUE LAS COSAS CAMBIEN DRÁSTICAMENTEE hahaha tQ ;) sube pronto :D

    ResponderEliminar
  5. Maldita escuincla babosa
    que mendiga... y nunca le
    dijo estupida.... o si?
    y todavia aquel idiota le
    cree... y estoy de acuerdo con anita...
    espero q las cosas cambien...
    Bye sis y x cierto...
    odio a esa niña... capaz y ni sea hija de Nick...
    o q se le quite lo idiota y presumida.... :P
    ahora si... BYE.

    ResponderEliminar
  6. Lindisiiimo <3 sbe pronto los caps :D Estan buenisismos :)

    ResponderEliminar
  7. ola soy nueva en tu blog me encanta lo que escribes encerio y pzzz sube otro :)

    ResponderEliminar
  8. oye se enojo Anita he!! jeje pero bue.. hay q esperar d seguro todo estara bien entre ellos como siempre... jeje t kiero amiga... :)

    ResponderEliminar
  9. hahahaha!!!
    Qe miedo
    Waooo!!
    Eza niñita no me qae!!
    Grrrrrrr!!!
    Todavia ze mete qon Miley
    :@
    Nunqa le dijo eztupida!!!
    ¬¬
    Hhahaha
    ezpero el proximo
    qe pena qe Miley
    tenga leucemia
    :(
    Mui TrizTe!!
    Ahh qe pazara
    cuando Nick
    vaiia
    :S
    ezpero el qap!!
    Bye!!
    xoxoxoxo

    ResponderEliminar
  10. aaaaaaaaaaaaa
    me encantooo
    jejeje
    empiezo con esta
    y luego la otra
    ok??
    jejeje

    ResponderEliminar
  11. Que lindooo :D, qiero ver que pasa cuando Nick la enfrente a Miley :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..