jueves, 5 de mayo de 2011

Novela Niley 35 - El hombre mas atractivo - final - feliz cumple emilse!!!



Ella trató de pensar una respuesta. Joshua, a quien no le gustaban los desconocidos, se subió sobre uno de sus hombros, asustado.
—¿Qué... qué haces tú aquí?
Nick sonrió fríamente.
—Te has marchado en mitad de un proyecto caro. ¿De verdad te creías que yo no iba a reaccionar?
—Reacciona todo lo que quieras. Yo ya he dimitido.
—Le has dicho a mi secretaria que dimitías. Ésa no es precisamente una forma muy profesional de dimitir.
—Como quieras. Y ahora, si no te importa...
Nick entró en la casa y cerró la puerta de golpe.
—¿De verdad que te crees que vas a poder volver a trabajar en la prensa cuando esto salga a la luz?
Él tenía razón. Eso era algo en lo que no había pen­sado, pero aunque lo hubiera hecho, habría actuado igualmente.
—Encontraré otro trabajo entonces. Y ahora sal de mi casa, Nick. No eres bienvenido aquí. ¿A dónde vas?
—Miau —dijo Joshua cuando ella levantó la voz.
Saltó de su hombro al sofá y Miley siguió a Nick, que se estaba asomando al dormitorio.
—Bonita casa —dijo.
—Es mi casa. No tienes derecho a...
—Muy íntima —añadió él, asomándose a la pequeña cocina—. Cena para dos, con velas y todo. ¿Vino y cerve­za? ¿El señor Katz y tú pensáis cenar mucho hoy?
—Yo y... Joshua... Él no estaba seguro de lo que prefe­ría. Así que he traído las dos cosas.
—Ah.
Nick se acercó a la mesa, levantó el vaso de vino y lo olió.
—Mal vino —dijo estremeciéndose—. Pero la cerveza está bien.
Miley sintió como si le fueran a fallar las piernas. Ahora él iba a ver la diana colgada de la pared en cual­quier momento. Trató de imaginarse alguna manera de hacerlo salir de allí.
—De paso, ¿dónde está el señor Katz? Me gustaría co­nocerlo.
—Está... en el baño.
—La puerta estaba abierta y no me ha parecido que hubiera nadie dentro.
Miley tragó saliva.
—Lo había olvidado. Ha bajado a poner otra moneda en el parquímetro. Ha aparcado delante de la casa.
—Bueno, no tardará entonces —dijo él apoyando una cadera en la mesa—. Esperaré.
—Yo no te he invitado a entrar y no te voy a invitar a...
—Miau.
Joshua entro corriendo entonces.
—Bonito gato. No lo vi la otra vez que vine.
—Se esconde con los desconocidos. No le gustan...
Miley gimió para sí cuando Joshua le ofreció la ca­beza a Nick para que se la acariciara y él lo hizo.
—Bueno, pues parece que yo le caigo bien.
—Eso es sólo porque no te conoce —le dijo ella con los brazos en jarras—. Dale tiempo.
Nick levantó al gato.
—Ésa es la idea general, Miley. Para cuando vuel­va Katz, este gato y yo seremos viejos amigos. ¿Cómo se llama?
—¿Su nombre? Su nombre es... Fluffy.
—¿Fluffy? ¿Para un gato con tanta dignidad? —dijo Nick rascándole detrás de las orejas—. Lo siento, compañero.
—Mira, Nick. Entiendo que estés molesto...
—¿Molesto? ¿Te parezco molesto?
—Sorprendido entonces.
—Tampoco.
—Oh, por Dios, ¿quieres marcharte? Joshua se va a en­fadar si te encuentra aquí.
—Miau —dijo Joshua.
Nick sonrió como un depredador.
—No me gusta oír eso. ¿Crees que me va a pegar cuando yo le diga que se ha pasado al tratar de quitarme a mi mujer?
—¿Tu...?
—Eso, mi mujer.
Nick dejó a Joshua sobre la mesa y avanzó hacia ella.
—Yo tengo una regla que llevo a rajatabla, Miles.
—No me llames así.
—Es una regla muy simple —dijo él tomándola por los hombros—. Soy fiel a la mujer con la que estoy. Y espero que ella lo sea conmigo.
—¿Fidelidad? ¿Tú? —dijo ella riéndose—. Tú no sa­bes... ¿qué importa?
—¿Qué es eso de ahí?
Miley se volvió rápidamente, tomó la diana y la ocultó tras ella.
—No es nada.
—Pues a mí sí me lo ha parecido. Enséñamelo.
—¡No! —exclamó ella cuando se la fue a quitar—. ¡No te atrevas!
Pero él se la quitó.
—No me lo puedo creer —dijo cuando vio su foto mu­tilada—. ¿De dónde has sacado esto?
—¿Qué más da?
—Esta maldita foto salió el domingo en el San Fran­cisco Post.
—Y también en Women's Wear Daily.
Nick la miró con los párpados entornados.
—¿Es por esto por lo que ha venido todo? ¿Te has creí­do que te estaba engañando?
—No. Por supuesto que no. ¿Por qué me iba a impor­tar a mí que salieras con Bebe, con Claudia, Claudette, Noelle o la mitad de las rubias de los dos continentes? Tu vida es tu vida y puedes hacer con ella lo que quieras.
—Te has creído que te estaba engañando —dijo él apar­tando la diana—. Y tú decidiste vengarte liándote con Joshua Katz.
—Miau —dijo Joshua y se frotó contra las piernas de él.
—Eres todo un personaje, Miley. Ni siquiera co­nozco a ese tipo, el tal Joshua...
—Miau.
—Y estoy seguro de que no me va a caer nada bien, pero ni siquiera Joshua...
—Miau.
—Escucha, Fluffy. Me gustas mucho, pero...
Entonces sonó el timbre de la puerta. Miley no se movió.
—Creo que debe de ser tu amante. ¿No le vas a abrir? ¿O tiene llave?
El timbre volvió a sonar. Nick levantó una ceja, tomó en brazos a Joshua y salió al salón con Miley de­trás.
—No —dijo ella—. Espera.
Nick abrió la puerta.
—Hola.
El repartidor de pizzas les sonrió a los dos.
—Pizza para ti, Miles —dijo el chico—. Y, por supuesto, para Joshua.
—Encantador —dijo Nick con una sonrisa asesina—. Ya veo que los conoces a los dos.
—Oh, claro. Miles pide pizza una vez a la semana, por lo menos. Siempre la misma. Con extra de queso, cham­piñones y cebollas en una mitad y anchoas en la otra.
Nick se estremeció visiblemente.
—¿Anchoas en una pizza?
—Sí, ya lo sé. Pero a algunos les gusta así —dijo el chi­co, acariciando a Joshua—. Y a Joshua, aquí presente, le en­cantan las anchoas, ¿no es así, Joshua?
Se produjo un silencio opresivo. Nick se puso tenso y se volvió hacia Miley. Ella levantó la cabeza, se dio la vuelta y se dirigió a la cocina.
Estaba tirando por el fregadero el vaso de vino que se había servido antes cuando oyó cerrarse la puerta y luego el sonido de los pasos de él acercándose. Si ella pudiera pasar por los siguientes momentos con alguna apariencia de dignidad...
—Miley —dijo él, poniéndole una mano en el hom­bro.
—Esto es cosa mía, no tuya, y no te voy a explicar nada.
Nick la hizo volverse. Su expresión era ilegible.
—¿Y Sam? ¿Es un periquito o algo así?
Miley no lo pudo evitar y se le escapó la risa. Por un segundo, Nick pareció reírse también, pero luego su rostro se hizo inescrutable de nuevo, lo mismo que el de ella.
—Sam es un viejo amigo —dijo ella decidiendo que ya no valía la pena mentir—. Fuimos juntos al instituto. Lo veo siempre que voy a visitar a mi madre. Es inteligente, divertido y yo lo adoro... Y es homosexual.
Nick asintió.
—Dos hombres en tu vida. Uno homosexual y el otro... ¿castrado? —dijo él, acariciando a Joshua de nuevo.
Miley se ruborizó.
—Ya sé que todo esto es muy divertido, pero...
Nick se inclinó y la besó en la boca.
—Me siento tentado de tumbarte sobre mis rodillas y azotarte en el trasero.
—Inténtalo si te atreves. Porque si te atreves... si te atreves... ¿Por qué me acabas de besar? Si realmente piensas que... que me voy a acostar contigo después de lo mal que me lo has hecho pasar durante estas dos últi­mas semanas, después de saber que has estado por ahí con... con esa...
Nick sonrió.
—Ten cuidado, querida. No querrás decir nada de lo que luego te vayas a arrepentir —dijo él abarcándole el rostro entre las manos—. Y te equivocas. No quiero que te acuestes conmigo. Quiero que hagas el amor conmigo.
—Como si hubiera alguna diferencia...
—Hay mucha, y tú lo sabes. Un hombre y una mujer hacen el amor cuando están enamorados. Y, esa es nues­tra situación, cariño. Yo te amo y tú me amas a mí; y casi lo hemos estropeado todo.
—Oh, Nick —suspiró ella—, casi.
Nick la abrazó y la besó. Mucho tiempo después, levantó la cabeza y la miró a los ojos.
—No hay nada entre Bebe y yo. Vino a por mí en Pa­rís, se le metió en la cabeza que yo era algo como un di­rector de cine y que podría hacerle unas pruebas. Ahora ella está aquí trabajando de modelo y se ha puesto real­mente pesada. Esa foto fue tomada por un fotógrafo de la prensa amarilla. Bebe me estaba esperando fuera de la oficina. El tipo hizo la foto cuando yo le estaba diciendo que me dejara en paz.
Miley soltó un largo suspiro.
—Yo creía... ya sé que es horrible, pero realmente creía...
—Es mi culpa que lo creyeras. En París supe realmen­te que te amaba y creo que lo supe desde el primer mo­mento en que te vi. Pero he sido un soltero empedernido, cariño, y pensar en arrodillarme y pedirte que fueras mi esposa me aterrorizaba.
A Miley le brillaron los ojos.
—¿Me estás haciendo una proposición, Nick?
—Sí. Ya sé que tenemos que hablar de algunos deta­lles. De tu trabajo, de Chic, pero...
Ella se puso de puntillas y lo besó en la boca.
—La gente lee en la Costa Oeste, ¿no? —dijo ella rien­do—. Hay revistas en Los Ángeles, y editoriales. Ya es hora de que yo encuentre un nuevo reto.
Nick se sintió como un hombre que acabara de descubrir que llevaba dos semanas conteniendo la respi­ración.
—¿Es eso un sí?
Miley sonrió.
—Por supuesto que lo es. Te adoro, Nick Jonas. Te amo con todo mi corazón. El sexo no sólo es sexo, no cuando se está enamorado.
—No —dijo él y la volvió a besar—. Es espectacular.
—Mmm. Y pensar que voy a tener al Hombre Más Sexy del Mundo todo para mí.
Nick la abrazó de nuevo.
—Sigue pensando eso, Miles —susurró y la volvió a be­sar.
Joshua los vio desaparecer dentro del dormitorio.
—Miau —dijo y corrió al salón para tratar de abrir la caja de la pizza.
Menos mal que tenía un montón de anchoas a mano, porque parecía como si esa gente fuera a estar ocupada durante mucho, mucho tiempo.


FIN!!!!!!!

 emilse... se cuanto amas a jemi y a niley... jejeje y aqui esta este capiu dedicado a vos... 
eres super linda genial, me encanta ser tu amiga.. me siento muy orgullosa de ti... 
gracias por hacerme reir cuando estoy depre, gracias por confiar en mi, por quererme... 
te quiero te quiero te quiero...

13 comentarios:

  1. ayy me encanto las dos noves¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ estuvieron wooww

    ResponderEliminar
  2. jajajaja y yo tambien estav pensando que joshua era un hombre y que lo de miau era un juego de ellos dos
    me encanto la novela una de las mejores

    ResponderEliminar
  3. jejejeje
    que divertidooo
    jejejeje
    esta genial
    me encantooo
    jejeje
    me rei muchisimo

    ResponderEliminar
  4. jaja estubo padre el cap y gracioso
    espero q agas una nueva
    bye

    ResponderEliminar
  5. ¡Hermoso!! awwwwww estuvo más qe genial!
    me gusto esa frase de "el sexo no es solo sexo, no cuando se está enamorado" xD awww yeihh una de las mejores novelas qe he leido, me enqanto qomo se entero de joshua :)

    ResponderEliminar
  6. Geniall!! que lindo finalll :D!!!

    ResponderEliminar
  7. me facino
    el final ♥
    te quedo genial !!

    ResponderEliminar
  8. aaaahh
    me encaanto
    aahh geneal
    aahhh

    ResponderEliminar
  9. aaaww!
    me fascinooo!
    jeje mmm ya se acabo :(
    espero empieces otra pronto :) de nikley claro jeje xD
    kuidathe chik!
    ya sabes k te adoro0o sis!

    ResponderEliminar
  10. No queria qe acabara... espero que leas este comentario porqe llegue un poquito tarde aajaja pero termine de leerla, me duelen los ojos jajajaj bueno leere las otras :)

    ResponderEliminar
  11. ME ENCANTO!!!!!!!!!!!

    SUBE OTRA PRONTO!!!!!!!!! 0 ) 0 ) 0 )
    I LOVE NILEY!!!!!!!!!!!!! 0 ) 0 )

    FELICITACIONES!!!! 0 )

    ResponderEliminar
  12. Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww!!!
    Moriiiiiiiiiiii!!
    Eztuvo ermozizimmoooooooooooooooo!!!!!
    Zin palabraz para dezqribir
    preziozo final
    Hhahaha
    Nick dezqubrio
    a Joshua
    hahhahaha
    Y Sam
    plop!!
    Ermozooooooo
    Y graziaz
    x el mail
    (tu zaez a lo qe me refiero xD)
    Aora a leer La Tentacion Vuelve a Casa!!
    Qe me abre perdido
    :S
    hahha
    a leer!!
    ^^
    Tq..!!*

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..