sábado, 14 de mayo de 2011

Novela Jemi 02 - Mas que una amiga


Joe no había perdido una apuesta en su vida, y no estaba dispuesto a perder aquélla.
 Claro que era la apuesta más difícil que había aceptado en su vida, pero aquello no tenía importancia. Era una cuestión de orgullo, y no iba a permitir que Nick lo ganara. Además...
—De ninguna manera voy a pasearme en ese descapotable con Kevin.
—Te guardaré sitio —dijo Kevin, sonriendo.
—Oh, creo que necesito otra cerveza —dijo Nick, y le hizo una señal a la camarera.
Sí, otra cerveza estaría muy bien. Lo único que tenía que hacer era no mirar a la camarera. La mirada de Joe pasó de Nick a Kevin, y después a Frankie.
—Éste juego no ha hecho más que empezar.
—Todavía quedan dos largos y tentadores meses por delante —les recordó Frankie.
—Sí, ya, pero no elijas las tejas del tejado.
Frankie sonrió.
—Mañana me traen las muestras.

A la mañana siguiente, Joe se sentó al sol, junto a la puerta del Jake's Garage y resopló. Carolina del Sur en julio. Incluso por la mañana hacía un calor sofocante. El calor lo aplastaba a uno hasta que lo único que quería hacer era escaparse a una playa o meterse bajo la sombra de un árbol y no moverse.
Sin embargo, Joe no estaba haciendo ninguna de las dos cosas. Estaba de permiso. Dos semanas libres, y nada que hacer. Demonios, ni siquiera quería ir a ningún sitio. ¿De qué le serviría? No podía salir con nadie. No podía pasar tiempo con una mujer, sintiéndose tal y como se sentía. Tenía los nervios a flor de piel.
No estaba seguro de cómo iba a superar los dos meses que le quedaban para terminar con aquella apuesta. A Joe le gustaban las mujeres. Le gustaba cómo olían, cómo se reían y cómo se movían. Le gustaba bailar con ellas, pasear con ellas y sobre todo, hacer el amor con ellas.
Así que nunca había encontrado a la única.
Porque no la estaba buscando.
Su madre, Denisse, les había contado muchas veces a sus hijos la historia de su noviazgo relámpago con su padre, y de su matrimonio. Todos habían oído hablar del rayo que había sacudido a Denisse y a Paul Jonas y que había hecho que se enamoraran desesperadamente a primera vista y que se casaran a las dos semanas. Nueve meses después había nacido Frankie, y justo dos años después, los trillizos.
Denisse siempre había creído en el amor a primera vista, y siempre había insistido en que cuando llegara el momento oportuno, todos sus hijos... bueno, salvo Frankie, sentirían la sacudida de un rayo.
Joe se tomaba muy en serio el hecho de mantenerse alejado de las tormentas.
—Vaya, parece que estás alterado —le dijo Demi Lovato, la propietaria y directora del Jake's Garage, mientras se sentaba a su lado en el banco.
Joe sonrió. Allí estaba la única mujer en la que podía confiar. La única mujer en la que nunca había pensado como... bueno, como una mujer.
Llevaba un mono azul, y debajo, una camiseta blanca. Se había recogido el pelo, largo, liso y rubio, en una trenza que le caía hasta la mitad de la espalda. Tenía una mancha de grasa en la nariz, y llevaba una gorra que le oscurecía los ojos azules. Ella había sido su amiga durante dos años, y con toda honestidad, Joe podía decir que nunca se había imaginado cómo era bajo aquellos monos. Demi era la seguridad.
—Es ésta maldita apuesta —farfulló Joe. Apoyó los codos en el borde del respaldo del banco, extendió las piernas y las cruzó.
—Entonces, ¿por qué accediste a jugar?
Él sonrió.
—¿Cómo iba a negarme a aceptar un desafío?
Demi se rió.
—¿En qué estabas pensando?
—Exacto —dijo él. Sacudió la cabeza y suspiró—. Pero es más difícil de lo que yo pensaba. De verdad, Demis, me paso la mayoría del tiempo evitando a las mujeres como si fueran la peste. Demonios, ayer incluso crucé de acera cuando vi que se acercaba una pelirroja impresionante.
—Pobrecito...
—El sarcasmo no es agradable.
—No, pero es muy apropiado —dijo ella, y le dio un suave puñetazo en el hombro—. Entonces, si estás evitando a las mujeres, ¿qué estás haciendo en mi garaje?
Él se irguió, le pasó un brazo por los hombros y le dio un abrazo rápido, de camarada.
—Eso es lo mejor de todo, Demis. Aquí estoy seguro.
 —¿Mmm?
Él la miró, y al ver su expresión de desconcierto se explicó.
—Puedo estar contigo sin preocuparme. Nunca te he deseado. No de ese modo. Así que estar aquí es como estar en una zona desmilitarizada en mitad de la guerra.
—Nunca me has deseado...
 aclaracion: demi es una mecanica... jejeje por si lo olvidaron frankie es sacerdote...
awwww
jejeje
espero que les guate... capi dedicado a ro!!!

4 comentarios:

  1. jajaja xd *-* me encantoo <3<3 Jemi ah y si me acordaba ahora entendi de que es la continuacion de la tentacion vuelve a casa pero ahora es jemi <3 solo GENIAL!!

    ResponderEliminar
  2. me encantooo
    jejeje
    oh-oh
    jejejeje

    ResponderEliminar
  3. aaa super bueno el cap..
    jeje un beso Katty...: :)

    ResponderEliminar
  4. jajajajaa demi mecanica jajaja me gusta mucho esta novela :))

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..