viernes, 27 de mayo de 2011

Novela Jemi 12 - Mas que una amiga



—Porque —respondió él, deslizando ligeramente los dedos por su codo para disfrutar del tacto de su piel— acabas de darme una paliza al billar delante de cien testigos. Todos los marines que conozco van a tomarme el pelo por perder una partida contigo.
—Tres partidas, pero bueno, nadie las estaba contando —lo corrigió ella.
—Dos —puntualizó él, y se inclinó ligeramente—. Y yo las estaba contando.
Claro, cómo no. Joe siempre había sido muy competitivo. Aquélla era la razón por la que había aceptado aquella apuesta tan tonta, en primer lugar. La apuesta.
El motivo por el que ella estaba allí, vestida como... bien, no quería pensar demasiado en cómo iba vestida. Se había pasado la mayor parte de la noche sintiéndose expuesta. Al menos, hasta que Joe había llegado. Entonces, había empezado a sentir cosas mucho más cálidas.
Demi respiró profundamente y se dijo que debía controlarse. Pero no era fácil. El hecho de sentir la mano de Joe en el codo le estaba provocando demasiadas emociones y le estaba enturbiando el pensamiento.
Y ella había creído que aquello sería fácil. Sólo tenía que volverlo loco, seducirlo y después contarle cómo lo había engañado para que perdiera la apuesta con sus hermanos.
Ella no se había esperado tener problemas a la hora de concentrarse en su objetivo.
Sin embargo, el haber sentido su mirada ardiente en el cuerpo durante más de dos horas la había agitado tanto que apenas podía respirar. De hecho, no había respirado con facilidad hasta que había salido del bar y había comenzado a caminar por el aparcamiento.
El hecho de que Joe saliera y le diera un susto de muerte tampoco había ayudado demasiado. Pero en aquel momento, él estaba allí, muy cerca, lo suficientemente cerca como para que ella lo mirara y se viera reflejada en sus ojos.
—Bueno, ¿vas a dejar que sea tu caballero andante? —le preguntó él con suavidad—, o vas a obligarme a seguirte desde cierta distancia para asegurarme de que estás bien?
Dentro de ella, algo se ablandó, pero luego se endureció de nuevo. Claro que era muy agradable que alguien se preocupara tanto como para asegurarse de que llegaba a su coche sana y salva. Pero si ella hubiera querido o necesitado un acompañante, cualquiera de los gorilas del bar podría haberla acompañado. El hecho de que Joe, de repente, estuviera comportándose como Sir Walter Raleigh o algo así era a la vez halagador y muy irritante.
A Demi no se le escapaba el hecho de que Joe sólo había comenzado a tratarla como a una chica cuando ella se había vestido como él pensaba que debía hacerlo una chica. Si era lista, si seguía el juego, debía dejar que continuara pensando que por las noches, ella era una mujer frágil, indefensa. Pero no podía hacerlo.
—Primero dime una cosa.
—¿Qué?
—¿Por qué nunca te habías ofrecido antes a acompañarme?
—¿Sabes una cosa? Yo me estaba haciendo la misma pregunta.
—¿Y has conseguido alguna respuesta?
—Sólo una —murmuró Joe, mientras la guiaba hacia el coche.
—¿Y cuál es?
—Que soy idiota.
Ella sonrió.
—Está bien. Puedo aceptarlo.
Se quedaron parados bajo la luz de una de las farolas, y él la observó atentamente.
—Ésta noche me has sorprendido, Demis.
A Demi se le encogió el estómago.
—¿Por qué?
Él se encogió de hombros.
—Nunca había pensando en ti como...
Si Joe volvía a decir «nunca había pensado en ti como mujer», de nuevo, era muy posible que Demi le diera un puñetazo.
—¿Cómo?
Joe hizo una pausa, dio un paso hacia atrás, sacudió la cabeza y murmuró:
—Como jugadora de billar.
Ella experimentó una cierta decepción. Joe podría haber dicho atractiva, sexy, o quizá incluso despampanante. Pero no. Parecía que la conmoción había sido demasiado para él. Bueno, bien. Así que ella no podría seducirlo al primer intento. Sin embargo, tenía tiempo e iba a conseguir llevárselo a la cama.
—Vivir para ver —dijo ella, y abrió la puerta de su coche. Se sentó tras el volante y bajó la ventanilla—. Hasta otro día, Joe.
—Sí, hasta luego.
Mientras se alejaba, Demi miró por el espejo retrovisor y vio a Joe en el mismo sitio donde lo había dejado, mirándola.
El hecho de que realmente quisiera volver y besarlo no significaba absolutamente nada.
 chicas awwww jejeje....
espero que esten bien...
las quiero muchop!!!!!
besitos!!!!

4 comentarios:

  1. Ame EL Capi y Vamos Demi!! XD
    se va enamorar de Joe

    ResponderEliminar
  2. Que lindo cap, espero que esten juntosss :)

    ResponderEliminar
  3. super mega lindo... :) un beso grande amiga!! :D

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..