martes, 28 de junio de 2011

Novela Niley 04 - La ultima prueba


El verano en Carolina del Sur podía hacer que un hombre hecho y derecho, aunque fuera un marine, se hincara de rodillas en el suelo y comenzara a llorar.
Y septiembre, aunque técnicamente marcaba el inicio del otoño, era la última oportunidad de re­cordarle a cada uno de los ciudadanos del sur lo du­ro que podía resultar el verano. De hecho, aquel día era uno de esos duros momentos.

Nick se detuvo un instante, inclinó la cabeza ha­cia atrás y miró la inmensidad del cielo azul en bus­ca de alguna nube. Pero no había nada que pudiera impedir que el calor del sol y tampoco había ningu­na sombra en el callejón de la parte de atrás de la li­brería.
Podría haber trabajado dentro, pero hacerlo fue­ra a sol ligero y alejado de Miley Cyrus le hacía sen­tirse más seguro. No es que fuera un hombre acos­tumbrado a buscar refugio, de hecho, más bien era todo lo contrario. Le encantaba correr riesgos. Le encantaba sentir las ráfagas de adrenalina cuando se enfrentaba a algún reto. Adoraba esa sensación de estar en la cuerda floja oscilando entre la vida y la muerte.

Pero era lo suficientemente listo como para saber que no era adrenalina lo que sentía cuando miraba a Miley, la amiga de Selena. Era calor puro y duro. El tipo de calor que él tenía que evitar durante tres lar­gas y angustiosas semanas.
-Selena -murmuró-, ¿en qué demonios estabas pensando?
Naturalmente, no obtuvo respuesta así que eligió centrarse en la pila de planchas de madera que tenía frente a él.
«Haz tu trabajo, idiota».
Nick había aprendido rápidamente la impor­tancia de concentrarse en el trabajo que le ocupaba a pesar de todas las distracciones que tenía a su alre­dedor. En el cuerpo, esa concentración era cuestión de vida o muerte.

Y, Dios sabía, que Miley Cyrus era una distracción. Oía la risa de aquella mujer de vez en cuando. Cuando hablaba con los niños su voz era suave y fan­tasiosa. Era el tipo de voz que cualquier hombre qui­siera escuchar procediendo de la almohada al lado de la suya.
-Sí. Concéntrate -murmuró Nick mientras gol­peada con fuerza sobre un clavo. El golpe que dio so­bre la madera le sacudió el brazo y esperó que, al me­nos así, pudiera sacarse a Miley de la cabeza.

No podía creer la mala suerte que tenía. Había pensado que, mientras permaneciera allí en la libre­ría, sería fácil pasar las tres últimas semanas que le quedaban para ganar la apuesta. De hecho había su­puesto que Selena iba a cerrar la tienda mientras ella estuviera fuera. Si lo hubiera hecho le habría proporcionado un sitio tranquilo y seguro en el que mantenerse a salvo hasta que la apuesta terminara.
Pero no. Por el contrario, Selena había elegido como sustituía a una doble de Dolly Parton. Menos mal que él prefería a las morenas porque si no ya se­ría hombre muerto.

-¿Qué tal vas?
Su voz provenía de muy cerca y por eso se asustó y se golpeó el dedo pulgar con el martillo. El dolor le embargaba mientras se apretaba el pulgar. Le pa­recía estar viendo las estrellas, así que apretó la man­díbula y empezó a maldecir.
Dirigiendo la mirada hacia ella casi volvió a gemir de nuevo. Pero esta vez no iba a hacerlo por dolor, si­no por la desgracia de tener que contemplar a una mujer tan impresionante como ella y darse cuenta de que no podía hacer lo que él normalmente hacía: invitarla a una copa, utilizar el encanto de los Jonas y hacer que la magia hiciera el resto hasta que consi­guiera tenerla justo donde quería.
En la oscuridad.
En su cama.
Desnuda.
«Oh, sí», pensó Nick mientras miraba los pro­fundos ojos verdes de Miley. Las próximas tres sema­nas iban a ser una pesadilla.

El dolor que sentía en el pulgar era tan intenso como el latido de su corazón. Mientras él la miraba, ella curvó una de sus caderas y cruzó los brazos sobre aquellos admirables pechos. Miley lo miró con bene­volencia y por su mirada Nick supo que ella sabía exactamente lo que había estado pensando.
-Sabes -dijo ella al fin mientras se apartaba el pe­lo de la cara-, si sigues mirando a las mujeres de esa forma no conseguirás aguantar otras tres semanas.
Él sonrió y el dolor que sentía en el pulgar pare­ció aliviarse un poco.
-¿Ah, sí? ¿Tan irresistible soy?
Miley dio un paso hacia el porche y se sentó. Al hacerlo se le levantó la falda y eso hizo que Nick tu­viera una mejor perspectiva de sus piernas.
-Oh, creo que seré capaz de contenerme.
-Es bueno saberlo.
-Además -señaló-, tú no estás interesado en mí.
 -¿No lo estoy?
La curiosidad hizo que se olvidara del dolor que sentía en el dedo. Nick se colgó el martillo de la he­billa de su cinturón y apoyándose con una mano so­bre la pared, cruzó las piernas y la miró fijamente.
-No.
Miley deslizó las manos sobre la superficie de su falda verde y, muy recatadamente, cruzó las piernas juntando perfectamente los tobillos.
Era una Dolly Parton recatada.
Genial.
-Reconócelo, Nick. Puedo llamarte Nick, ¿ver­dad?
-Así es como me llamo.
-Bien, reconócelo, Nick. Eres un hombre ham­briento y para ti yo soy una hamburguesa.
Él soltó una carcajada, la miró de arriba abajo y después alzó la mirada para mirarla a los ojos.
-Querida, no eres una hamburguesa. Eres un bistec.
Ella sonrió.
-Bueno, gracias. Pero como te he dicho, eres un hombre hambriento. ¿Un hombre como tú? ¿Sin ha­ber practicado sexo durante nueve semanas? -agitó la cabeza despacio mientras seguía sonriendo-. Creo que incluso una hamburguesa te parecería un solomillo.
-No te has mirado últimamente al espejo, ¿verdad?
-Lo hago a diario.
-¿Y ves una hamburguesa?
-Veo unos ojos demasiado grandes, una boca de­masiado ancha, una nariz respingona, una cicatriz en mi ceja y una barbilla con una estúpida marca.
«Sorprendente», pensó Nick. Había estado con suficientes mujeres como para saber cuándo están deseando ser piropeadas. Pero, honestamente, jamás ninguna de ellas tuvo que provocar sus halagos. El siempre era el primero en elogiar a una mujer por su pelo, sus zapatos, su sonrisa... Sin embargo, aquella mujer no buscaba elogios.
-¿Sabes qué es lo que veo yo? -se apartó de la pa­red, metió las manos en los bolsillos de sus vaqueros y la observó con ojo crítico.
-¿Un bistec?
-Unos ojos tan verdes como la hierba, unos labios deliciosos, la nariz de un hada, una pequeña y fasci­nante señal sobre la curva de tu ceja y, en tu redon­da barbilla, un hoyuelo digno de ser devorado.
Miley inclinó la cabeza hacia un lado y lo exami­nó durante un buen rato. Después, suspiró. -¡Vaya! Eres muy bueno.
-Sí. ¡Es que eres todo un bistec!
 Ella le alargó una mano y Nick la agarró. Cuan­do sus dedos rodearon los suyos él podría haber ju­rado que sintió que la chispa de algo caliente y voraz que transmitían los dedos de ella le azotaba las par­tes de su ser más olvidadas en los últimos tiempos.
Al incorporarse, Miley se soltó de su mano li­brándose así del calor que le hacía sentir el contacto de su piel.
-Ya sabes, es todo un logro el haber resistido nueve semanas -dijo ella.
-¿De verdad te lo parece?
Forzando una sonrisa que para nada sentía, Miley le señaló.
-¿Hola? Acabas de intentar encandilar a la mujer que se supone va a ayudarte a ganar tu estúpida apues­ta.
Él frunció ligeramente el ceño.
-Hablo en serio. No puedes evitarlo, ¿verdad?
-¿Perdón?
-Flirtear -se sacudió la falda con ambas manos y regresó de nuevo al porche. Se agarró del pomo de la puerta y dio media vuelta antes de volver a mirar a Nick otra vez-. Para ti, flirtear es como respirar. Lo haces sin ni siquiera pensarlo.
-No estaba flirteando- le contestó volviendo a agarrar el martillo de su cinturón.
-Por favor. ¿Ojos verdes como la hierba? ¿Un ho­yuelo digno de ser devorado?
-Yo sólo estaba...
-Encandilándome -acabó por él mientras agitaba la cabeza lentamente-. Y, de verdad, ha sido tan des­carado... No has sido nada sutil.
-¿Es eso cierto?
-Oh, sí -dijo Miley mientras abría la puerta-, ¿Normalmente te funcionan ese tipo de cosas? Quie­ro decir, ¿hay mujeres tan crédulas? ¿Te resulta tan fácil encandilarlas?
Nick frunció el ceño y Miley sonrió para sus adentros. Aquel hombre tenía mucha confianza en sí mismo. Sus comentarios no le habían afectado lo más mínimo. No le iban mal un par de zarpazos a su enorme ego, pero ella estaba casi segura de que él podría resistirlo. Además, si descubriera cómo sus palabras la habían afectado y cómo el fuego que habían evocado aún permanecía en su interior, diga­mos que jamás conseguiría ganar la apuesta.
Pero Miley no se encontraba allí para formar par­te del decorado ni probar suerte con un marine. Estaba allí para ayudar a su mejor amiga.
Después regresaría a casa.
—Yo no encandilo a las mujeres —dijo él con firmeza.
-Seguro que sí -bromeó Miley-. Sólo que no eres consciente de ello.
-No eres una mujer fácil, ¿verdad?
-Eso depende de lo que tú entiendes por fácil.
 -No me refiero a lo que tú estás pensado –contestó él.
-Entonces supongo que ya lo veremos, ¿no? En un par de semanas más o menos.
Nick tomó aire profundamente y puso cara de pocos amigos.
-¿Y por qué exactamente has venido hasta aquí? ¿Para meterte conmigo?
-En realidad -dijo empujando la puerta para de­jarla abierta-, he venido a ver si te apetecía tomar té frío.
-¡Vaya! -balanceó el martillo en la palma de su mano y lo lanzó con energía contra su otra mano-. Sería genial. Gracias.
-Está en la nevera. Puedes servirte todo el que quieras.
-¿Es que no vas a traérmelo aquí?
Agitando su cabeza de nuevo, Miley sonrió.
-Me parece que estás acostumbrado a que las mu­jeres te sirvan. Siento decepcionarte.
Miley tomó aire y, poniéndose recta, entró en la cocina que había en la parte de atrás de la librería.
Como tenía aire acondicionado era todo un reman­so de paz. Cerró la puerta detrás de sí y se apoyó con­tra ella para mirar hacia el cielo.
« ¡Maldita sea, Selena! ¿En qué me has metido?»
 capi dedicado a lore, maria alejandra, jaquelin, jaz, tiff, briana. mrc'love, jeni, en fin a todas mis hermanitas, a mis lectoras a mis seguidoras, a mis anonimas awww a todas jejeje
por cierto javi_jb muchas gracias por tu comentario me gustaria saber mas de vos, cuando puedas escribeme a kazandra_ms@hotmail 
:)

Novela Jemi 04 - Un asunto de familia


Era un sábado muy aburrido. Demi ya había hecho la colada y acababa de volver de la compra. Tenía una cita, pero la canceló. Ya no soportaba salir con un hombre que no le importaba. Nadie estaría a la altura de Joe, por mucho que pre­tendiera encontrarlo. Él era su dueño. Estaba tan segura de ello como de que era dueño de media docena de ranchos y de una flota de coches. Era su dueño, aunque no la quisiera.

Demi había dejado de esperar milagros. Después de la noche anterior era obvio que el rechazo que sentía desde que ella tenía quince años, no iba a disminuir. Lo cierto era que ni siquiera ella tenía ganas de pensar en él como amante. La había ofen­dido para luego acusarla de ser una buscona. Joe trataba bien a la gente que le gustaba, pero ni ella ni su madre le habían gustado nunca. Ellas habían sido las extrañas, las intrusas en la familia Miller. Joe las había odiado desde el momento en que entraron a formar parte de su familia.

Once años habían pasado desde la muerte de sus padres, pero nada había cambiado, aparte de que ella había desarrollado al límite su instinto de con­servación. Había evitado a Joe como a una plaga. Hasta la noche anterior, en que su arrebato de furia la había traicionado.

Aquella mañana se sentía avergonzada y aturdida por haberse dejado llevar de aquella manera. Su úni­ca esperanza era que Joe ya estuviera camino de Sheridan, y que no tuviera que verlo de nuevo hasta que aquel incidente estuviera olvidado, hasta que las nuevas heridas se hubieran cerrado.

Acababa de fregar el suelo de la cocina y de sacar la fregona a la terraza de su pequeño apartamento, cuando sonó el timbre de la puerta.
Era la hora de comer y, después de una mañana tan atareada, tenía hambre. Ojalá no fuera el hombre con el que había anulado la cita.

Su pelo suelto flotaba sobre la espalda. Era su mayor encanto, junto a sus ojos marrton. Tenía la boca redonda y la nariz recta, pero su belleza no era con­vencional, aunque tenía un gran tipo. Llevaba una camiseta y unos vaqueros viejos, que acentuaban las formas perfectas de su cuerpo. No se había puesto maquillaje, pero tenía las mejillas sonrosadas y le brillaban los ojos.
Abrió la puerta y fue dar la bienvenida cuando se dio cuenta de quién era. No se trataba de Phil, el vendedor con el que no quería salir.

Joe no había cambiado, le seguían gustando las apariciones repentinas. El corazón comenzó a latirle muy deprisa y se le hizo un nudo en la garganta. El cuerpo le ardía como si estuviera en una hoguera.

Unos ojos de un verde marron más oscuro  le devolvían su sorprendida mirada. Llevara lo que llevara, Joe siempre estaba elegante. Vestía unos vaqueros de marca, camiseta blanca y chaqueta gris. Se había puesto unas botas grises de cuero, cosidas a mano, y llevaba un sombrero Stetson en la mano. Joe la observó de la cabeza a los pies sin la menor expresión en su rostro. Nunca permitía que sus gestos revelaran sus sentimientos, mientras que la cara de Demi era como un libro abierto.

—¿Qué quieres? —preguntó Demi con aspereza.
Joe hizo una mueca de sorpresa.
—Una palabra amable, pero me temo que sea espe­rar lo imposible. ¿Puedo entrar o... no es convenien­te?
Demi se apartó de la puerta.
—¿Quieres mirar en el dormitorio? —le dijo con sarcasmo.
Joe la miró a los ojos y entró en el apar­tamento. Normalmente, habría aceptado el reto y hubiera respondido con otra frase cortante, pero la noche anterior había decidido no volver a provocarla. Ya la había ofendido bastante. Apoyó el sombrero en el picaporte de la puerta de la cocina y dijo:
—¿Has decidido ya si vienes a Sheridan? —le pre­guntó—. Sólo será una semana. Estás de vacaciones y John me dijo que ya no tenías ese trabajo de media jornada. ¿No puedes sobrevivir una semana sin tus admiradores?
Demi no le replicó ni le dio con la puerta en las narices, que era lo que él esperaba. Sabía que si mantenía la calma, él quedaría desconcertado.
—No quiero hacer de carabina —dijo—. Búscate a otra.
—No hay otra, y tú lo sabes —dijo Joe—. Quiero esas tierras, lo que no quiero es que la señora Holton tenga oportunidad de hacerme chantaje. Es una mujer acostumbrada a conseguir lo que quiere.
—Pues ya sois dos. Congeniaréis, ¿no? —replicó Demi.
—Yo no consigo todo lo que quiero —dijo Joe—. Corlie y Rodge siguen en la casa y te echan de menos.
Demi no respondió. Se quedó mirándolo. Lo odiaba y lo amaba al mismo tiempo, y no podía evitar que los recuerdos acudieran a su mente.
—Tus ojos son muy expresivos —dijo Joe. Tras la pretendida aversión de Demi se escondía un gran dolor, y él lo sabía—. Tus ojos están tristes, Demi.
El tono de Joe era misterioso, oscuro. Demi percibía un cambio en él, un asomo de sentimiento que sin embargo se empeñaba en ocultar.
—Te he comprado un caballo —le dijo él pasando los dedos por el ala del sombrero.
—¿Por qué?
—Porque pensé que podría sobornarte —dijo Joe—. Pero en realidad es medio caballo, está cas­trado. ¿Todavía sabes montar?
—Sí.
—¿Entonces? —dijo Joe mirándola a los ojos.
—Corlie y Rodge pueden hacer de carabinas, a mí no me necesitas.
—Sí te necesito, más de lo que piensas.
Demi tragó saliva.
—Mira Joe, sabes que no quiero volver, y sabes por qué. Vamos a dejar las cosas como están.
—Ya hace cinco años. ¡No puedes vivir en el pasado para siempre! —dijo Joe con un brillo en los ojos.
—¡Claro que puedo! —le replicó ella con una mira­da de odio—. No voy a perdonarte. No voy a per­donarte, ¡nunca!
Joe agachó la mirada y apretó la mandíbula.
—Supongo que tenía que esperarme algo así, pero la esperanza es eterna, ¿no es así? —dijo Joe poniéndose el sombrero.
Demi tenía los puños apretados, porque le cos­taba mantener el control.
Joe dio unos pasos para irse pero se detuvo a su lado. Era mucho más alto que ella. A pesar de su pasado, Demi se estremeció al tenerlo tan cerca y retrocedió.
—¿Crees que yo no tengo cicatrices? —preguntó Joe.
—Los hombres de hielo no tienen cicatrices —dijo Demi con un temblor en la voz.
Joe guardó silencio. Se dio la vuelta y fue hasta la puerta. Demi estaba muy extrañada. Aquel no era el Joe que ella conocía. Estaba evitando una pelea y ni siquiera parecía dispuesto a insultarla.
Aquel silencio era nuevo y la desconcertaba lo bas­tante como para llamarlo.
—¿Qué ocurre? —le preguntó.
Joe se detuvo, sorprendido por la franqueza de la pregunta.
 capi dedicado a sarita.. jejeje sis te quiero muchop... :) felices vacaciones

lunes, 27 de junio de 2011

One Shot Niley - Regalos Secretos


Miley: 
Estaba observando en mi pupitre otro regalo mas, pequeños detalles que me llenaban de alegría, empezaron a aparecer hace una semana aproximadamente, no tenían remitente, siempre en mi banca en el mismo lugar, sellado con la misma cinta turquesa que era mi favorita, llevaba encontrando cartas llenas de amor, hermosos  poemas, mis golosinas favoritas pulseras, en fin cosas que yo amaba, en solo una semana  tenia mas de un regalo. Su carta de amor lleno mi corazón de una sensación  nueva en  mí, de una sensación especial, me moría de curiosidad, al no saber quien era ese chico que escribía hermosos poemas. Tampoco sabia quien podría ser esa persona, aquí en el instituto los chicos son un poco superficiales e tenido varios pretendientes pero siempre se han dejado llevar porque soy popular cosa que realmente me molesta ya que no quiero que me quieran solo porque soy la capitana del equipo de porrista o porque mis padres tienen dinero si no por quien soy sencillamente por ser Miley Cyrus.

Nick: 
Siempre observaba a la hermosa chica de ojos azul verdosos, de silueta sin igual, de hermosa sonrisa, de labios carnosos, llevaba enamorada de ella desde tercer grado en la escuela, ella era perfecta siempre alegre, siempre simpática con los demás, pero desde que esta en el instituto cambio se hizo mas popular las chicas la envidian y tiene un sin numero de admiradores atrás de ella, antes éramos amigos ahora solo soy el nerd que se sienta al final de cada clase, era el primero en la clase y siempre que me nombraban veía una mueca aparecer en su rostro, hace una semana me decidí a conquistarla o a hacer que regrese esa niña risueña que es Miley Cyrus. Empecé dejando cosas en su pupitre, se que le encanta el turquesa ya que siempre estoy al pendiente de ella,  he dejado poemas de amor,  cartas y siempre que se da cuenta de ellas sonríe, lo cual llena mi corazón.

Miley: 
había tratado de averiguar de forma superficial por los regalos, no se los mostraba a nadie era mi pequeño secreto, mis amigos me obligan a veces a ser cruel, cosa que realmente no me gusta odio la crueldad pero no me gustaría tampoco que me dejasen de hablar, caminaba por los pasillos del instituto mientras observaba a Nick, Nick Jonas, lo amaba desde tercer grado pero siempre que intentaba hablar con el solo recibía silencios y pues digo lo sigo amando y me gustaría que fuera el quien me regalara los anónimos pero uno debe tener orgullo y odiaba que no me contestara, ahora solo lo ignoro el se sienta al final de la clase, se que debajo de esa ropa y de esos lentes se esconde un niño lindo tierno y amable lo e visto con sus amigas pero odiaba no poder ser ellas porque a mi solo me ignoraba.

Nick: 
a veces sentía que me observaba como ahora pero jamás me salían las palabras y obvio quedaba como un tarado frente a ella, justo ahora es momento de dejar otro anónimo mas, mientras ella se aproximaba empecé a correr no quería que supiera que era yo, al menos no todavía, cuando pase a su lado pude percibir que suspiro y quiso  detenerme pero no podía.

Miley: 
a penas me vi salió corriendo,  no pude controlar el suspiro que salió de mis labios, lo vi correr y  no se tal vez por instinto lo seguí desde lejos, me intrigaba saber que hacia, observe que entraba al aula, mientras miraba a los lados, lo bueno de ser delgada es que te puedes ocular fácilmente, entro y observe que sacaba una pequeña bolsa con un lazo turquesa… era… era…
-eres tu… -se giro y me miro, tenia la cara completamente roja
-yo.. yo…
-eres tu, anhelaba con todo mi corazón que seas tu -dije mientras me aproximaba a el- siempre quise que me hablaras, siempre anhele…
Sus labios me silenciaron, eran cálidos, perfectos, me besaba tiernamente mientras de mis ojos salían dos pequeñas lágrimas,  tomo mi rostro en sus  manos, mientras secaba mis lágrimas y ponía su frente en la mía.
-soy yo, soy yo quien te ama, quien desea estar con vos, soy aquel chico que te observa desde tercer grado, que a querido partirle la cara a cada imbécil que a tratado de hacerte su novia, soy yo quien conoce cada cosa que amas y cada cosa que odias, soy aquel chico que quiere que seas solo tu, solo Miley Cyrus.
-eres tu, eres el chico que amo desde tercer grado, eres la razón por la que vengo cada día al instituto, eres vos por quien suspiro, eres vos el protagonistas de mis sueños, eres tu, solo tu solo Nick, solo Nick Jonas.
-no quería que te enteraras aun, quería llenarte de detalles, quería que descubrieras tus sentimientos, nunca pensé que vos me quisieras…
Lo bese, bese esos labios que desde ahora amaría sin cesar, acariciaba su rostros... mientras pronunciaba eres tu lo que mas amo. Te amo Nick. Te ame, te amo y te amare
-.tu eres mi mas grande tesoro, Miley tu eres mi amor, tu eres la razón de mi vida. Te amo Miley. Te ame, te amo y te amare.
 Este capituo va dedicado para una amiga super especial con la que comparto muchop tiempo en la oficina, ella es katherin vargas

domingo, 26 de junio de 2011

Before the storm - Niley - 16 -17-18-19-20


BEFORE THE STORM.. [Cap. 16]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Nick.


Me senté en la sala, trabajando en el piano.. buscando por la melodía perfecta. He estado trabajando en esta canción por bastante tiempo. Tenía hojas llenas con una historia, queriendo ser contadas. Suspiré y comenzé a cantar, ''I don't want to lose her. Don't want to let her go''. Solté las teclas. ¿Por qué me estaba costando tanto trabajo esta canción? Normalmente termino una canción en media hora, pero había algo en esta que no me dejaba avanzar. ''Algo le falta'', me dije a mi mismo. De repente, me llegó la respuesta. Sabía exactamente qué me faltaba. Miley. Sonreí y corrí al teléfono más cercano. Marqué su número a la velocidad de la luz, y ella respondió. ''Bueno?'' dijo, su dulce voz llenándome de alegría. ''Hey Mi! Mira, enserio necesito tu ayuda con una canción. ¿Podrías venir?'', dije. ''Claro!'' respondió, sonando emocionada, ''Te veo como en.. 10 minutos''. Colgamos y regresé al piano. Ella llegó poco después, y la recibí en la puerta. Se veía increíble, como siempre. Su hermoso y brillante cabello recogido en una coleta. Sus ojos azules brillando, sin maquillaje en su cara ya perfecta. Era una belleza natural. ''Hola'', le dije. Ella mordió su labio, y yo la besé suavemente. Cada vez que nos besámos, es como si el mundo dejara de girar. Mágia llena el ambiente. ''Hey'', dijo en voz baja, terminando el beso. Sonreí y tomé su mano. Caminamos hasta donde está mi viejo piano, y ella se sentó junto a mi en la banca. ''Y... ¿en qué quieres que te ayude?'', preguntó. Señalé la letra de la canción, tirada en el piso. Ella la levantó y comenzó a leer. ''I know this isn't what I wanted. Never thought it'd come this far. Just thinking back to where we started, and how we lost all that we are''. Ella continuó leyendo, sus ojos llenándose con lágrimas. ''Es hermosa, Nick'', dijo. Me sonrojé y ella besó mi mejilla. ''Tenía problemas con la melodía, y luego me dí cuenta de que faltaba algo'', dije. Ella se veía confundida. ''¿Qué le falta? La canción es hermosa'', dijo. ''Tu voz'', dije, ''La canción no se oiría bien si tú no la cantas conmigo''. Ella sonrió y se acercó a mí. Me besó suavemente, quedándose cerca de mis labios. ''Me encantaría cantarla contigo'', susurró. Juntos, checamos la letra, haciendo pequeños cambios. Queríamos que ésta fuera nuestra canción. Nuestra historia, acompañada con músca. Al final de la edición, los dos teníamos lágrimas recorriendo nuestras caras. La abracé fuertemente y ella sonrió. ''Te amo demasiado, y me alegra que vayamos a hacer esto juntos'', dijo. Besé su frente y le contesté, ''Yo también''.

PDV Miley.


Empezó a tocar el piano, intentando con diferentes claves cada vez. Yo tocaba con él, poniendo uno que otro detalle. No podía creerlo. Después de todo lo que ha pasado entre nosotros, la llama de nuestro amor sigue viva. ''Mi, desde el coro'', dijo. Asentí y comencé a cantar.
''Standing out in the rain, need to know if it's over. Cause I will leave you alone''. Mi corazón latía como loco. Numerosas memorías recorrían mi cabeza. Nick me miró a los ojos, y continuó, ''Flooded with all this pain, knowing that I'll never hold her. Like I did, Before the Storm''. Las lágrimas salían de mis ojos. Agarré la cara de Nick y lo besé apasionadamente. Cada parte de mi cuerpo temblaba mientras sus labios tocaban los míos. Él puso sus brazos alrededor de mi cintura, y yo podía sentir el calor de su cuerpo radiando. Ya que el beso había terminado, le dije en voz baja, ''La tormenta acabó''.

BEFORE THE STORM.. [Cap. 17]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Nick.

Wow. Fue lo primero que llegó a mi cabeza. Acaricié suavemente la cara de Miley, y la besé.

PDV Miley.


Cuando me dejó de besar, sonreí. Él se sonrojó y tomó mi mano. Nos sentamos en silencio, mirando en los ojos del otro. Estaba enamorada. Ciento diez por ciento, innegablemente enamorada. La clase de amor en donde el mundo podría dejar de girar, y yo no me daría cuenta. La clase de amor en donde el sol podría dejar de brillar, y no me importaría. Mientras estuviera en los brazos de Nick, nada más importaba. Respiré profundamente y mordí mi labio. Volteé a ver a Nick, y le dije en voz baja, ''¿Quieres ir a tu cuarto?''. Él se veía confundido, pero luego sus ojos se iluminaron. Yo me empecé a reír, lo que hizo que Nick también se riera. El asintió, y me llevó hasta su cuarto.

PDV Nick.


Cerré la puerta, y volteé a ver a Miley. Mis manos estaban temblando un poco. Ella se sentó en mi cama, sus ojos brillando como diamantes. Caminé hacia ella y besé su frente. Su cabello olía dulce, a flores. Como rosas. Ella abrazó mi cuerpo, y me jaló para que yo estuviera encima de ella. Nos empezamos a besar suavemente, poco a poco con más pasión. Me quitó la camisa, y empezó a acariciar mi espalda. Estábamos acostados bajo las sábanas, nuestros besos cada vez más intensos. Llegó el momento en que toda nuestra ropa estaba tirada junto a mi cama. Hicimos el amor. Nuestros cuerpos presionados uno con el otro. Fue maravilloso, increíble.. perfecto. Casi parecía que ese era nuestro destino. Éramos como dos piezas de rompecabezas, quedábamos perfectos juntos. Besé su estómago y ella sonrió su hermosa sonrisa.

PDV Miley.

Hacer el amor con Nick fue increíble. Lo que más me gusta de Nick es que siempre me trata con respeto, y se asegura de que yo me sienta cómoda. Fue la primera vez de ambos, y no podría imaginarme haciéndolo con nadie más. Pasé el resto de la noche con él, soñando de nuestro futuro juntos. Y en mi corazón, fue la primera noche de nuestro final felíz.


BEFORE THE STORM.. [Cap. 18]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Miley.

La mañana siguiente me desperté con una gran sonrisa en el rostro. El sol entraba por la ventana, y Nick me rodeaba con sus brazos. Todo era perfecto. No tenía ninguna preocupación mientras recordaba la noche anterior. Era como si no tuviera ninguna angustia.. ningún miedo. Logré salir de los brazos de Nick y me vestí en silencio. Nick estaba durmiendo tranquilamente en su cama. Se veía tan inocente.. y tan quieto. Me acerqué a su cama, y besé su frente. Él volteó un poco, y abrió sus ojos. ''Buenos días'', murmuró. ''Hola'', susurré mirándolo a los ojos. Lentamente me abrazó, y rápidamente besó mis labios. Pasé mi mano por su cabello, y dije, ''Tengo que irme. Necesito llegar al estudio pronto''. El asintió, y me besó de nuevo. Sonreí y salí de su cuarto.

PDV Nick.

La ví salir de mi cuarto, y me pregunté como tuve tanta suerte. ¿Cómo era posible que a una niña como Miley le gustara alguien como yo? Ella era tan cariñosa, y hermosa. Recargué mi cabeza en mi almohada y miré hacia el techo. Sonreí y cerré mis ojos, lentamente quedándome dormido otra vez. Soñe con Miley. Su hermosa sonrisa, su risa, su suave aroma, la manera en que me toca. Soñé con nuestro pasado y nuestro futuro juntos. Sonreí mientras dormía, sabiendo que la realidad es mucho mejor que mis sueños. Miley y yo estábamos juntos otra vez, y en mi corazón sabía que siempre sería así.

 BEFORE THE STORM.. [Cap. 19]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Demi.


¿Alguna vez se han sentido completamente solos? Como si el mundo hubiera llegado a su fin. ¿Alguna vez han sentido como si la vida hubiera perdido su significado? ¿Como si todo fuera oscuro y frío? Así solía ser yo. Solía vivir con oscuridad en mi corazón. Le temía al mundo. Temía ser lastimada, y temía que la gente se acercara mucho a mí. La gente me consideraba una ''rebelde''. Siempre hablaban de mí... me juzgaban. Yo sangraba por dentro. Mi corazón lloraba, pero nadie lo escuchaba. Después conocí a Joe. Mi mundo cambió completamente, y estaré agradecida por siempre. De repente, toda la oscuridad fue reemplazada por luz. Estaba viva por primera vez. Como si todo lo demás hubiera sido una espantosa pesadilla. No me malinterpreten.. todavía tengo mis momentos. Pero ahora se que no estoy sola. Tengo a Joe, y tengo a Miley. Dos personas a las que sé que les importo. Dos personas que sé que siempre estarán ahí para mí. Y es todo lo que necesito. Todo lo que algún día necesitaré. Alguien alguna vez me dijo, ''Si al final de tu vida, puedes mirar atrás, y ver que tuviste un VERDADERO amigo, te darás cuenta de que tuviste una gran vida''. Ahora veo que soy una niña muy suertuda. Mi relación romántica con Joe es como una montaña rusa. Nunca se que esperar. Es una sensación increíble, y no la cambiaría por nada. Somos dos personas de pequeños pueblos viviendo nuestros sueños, y creciendo. A veces las cosas se ponen difíciles. Lloramos. Peleamos. Gritamos. Batallamos. Pero lo amo. Y se que no importa lo que pase.. una parte de mi lo amará por siempre.

¿Tienes algún verdadero amigo?.. ¿Alguien a quien puedas llamar en CUALQUIER momento?.. ¿Alguien a quien amas con todo tu corazón?.. ¿Alguien que sabe la canción de tu corazón, y la canta para ti cuando se te olvida la letra? Si es así, házme una promesa. Prométeme que nunca lo dejarás ir. Incluso si pelean, o si no están de acuerdo. Peleamos con la gente que más nos importa, porque esas son las relaciones por las que vale la pena pelear. Recuerda eso. Y si alguna vez te encuentras perdido en la oscuridad, recuerda mis palabras.. No estás solo.


BEFORE THE STORM.. [Cap. 20]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Nick.

Muchas cosas pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Puede salir el sol, puede car una estrella, o puede acabar una tormenta. Este último año y medio ha sido increíble. Empecé como un niño con un corazón roto, asustado y vulnerable. Mi corazón estaba roto, y lloraba casi todas las noches. Poco a poco aprendí a recoger las piezas. Aprendí a pegar mi corazón. No ha sido fácil, pero puedo honestamente decir.. Ha valido la pena. He aprendido muchísimas cosas, no solo de mí mismo, pero también de la vida. He aprendido a superar obstáculos, a reconstruir, y seguir a mi corazón. He aprendido que el amor no es fácil. Es difícil. Es doloroso. Pero cuando verdaderamente amas a alguien, tienes que luchar por esa persona. Tienes que luchas por el amor. Nunca es el final, solo es un nuevo capitulo. Ahora puedo decir que soy un hombre. Se que todavía estoy joven, pero estoy seguro de mí mismo. Mi corazón es fuerte, y ya no le temo a nada. Me despierto sintiéndome completo, con el sol brillando ante mis ojos. No dejo que las cosas se me vayan de las manos. Cada día marca el comienzo de una nueva aventura, y me emociona descubrir lo que la vida tiene para mí. Estoy con la niña de mis sueños, y el hoyo en mi corazón fue llenado. Todo pasa por algo. Cada lágrimas, cada momento de confusión, cada pequeña frustración.. todo tiene un propósito. Así que sonríe en medio de tus lágrimas, ríe en medio de la confusión, y aférrate a cada frustración. Todo eso es parte de quien eres.. de quien estás destinado a ser.

Estaba caminando por el parque, agarrado de la mano de Miley. Nuestros dedos eran como piezas de rompecabezas, se entrelazaban perfectamente. Ninguno de los dos hablaba, solo veíamos la belleza de nuestro alrededor. Los verdes árboles, el suave pasto, las coloridas flores, y el pálido, azul cielo. Volteé hacia ella y sonreí. Ella mordió su labio, y me besó delicadamente. Aunque fue un beso corto, mi corazón dio una vuelta en mis adentros. Ella puso sus brazos alrededor de mi cuello, y su frente contra la mía. Sus ojos brillaban, y ella susurró, ''Gracias''. Me reí un poco, y toqué su mejilla. ''¿Por qué?'', le respondí. ''Por no darte por vencido'', dijo. Cerré mis ojos, y la besé de la manera más dulce que pude, quedándome cerca de sus labios, dándole gracias a Dios por ponerla en mi vida. ''Te amo, Nick'', dijo. ''Yo te amo a ti, Mi'', le dije en voz baja, ''Ahora y por siempre''.

FIN
espero que les haya gustado a mi en lo personal la ame... como ya les dije creditos a craziijobroozfaan015

Before the storm - Niley - 11 - 12 - 13 - 14 - 15


BEFORE THE STORM.. [Cap. 11]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Miley.


Amor. ¿Qué es el amor? ¿La forma en que miras a otra persona a los ojos? ¿Lo que se siente cuando se besan por primera vez? Para mí, el amor lo es todo. Amor es quedarse despierta toda la noche hablando por teléfono de cosas que realmente no importan. Amor es subirle el volumen al radio porque hay una canción que te recuerda a él. Amor es besarse mientras ven el horizonte. El amor es todo y nada combinados. No hay que hacer ningún esfuerzo. Estaba oscuro afuera. No había carros, ni gente. Solamente yo, corriendo hasta su casa. Este es el momento que había estado esperando. Había pasado un año y medio desde que Nick y yo terminamos. Y nunca hubo un día en que no lo extrañara. Ni uno solo. Cuando llegue a su puerta, me detuve para recuperar el aliento. Toqué la puerta 3 veces. Kevin abrió, y sonrió cuando me vio. ''Miley! ¿Cómo estás?'', preguntó. Yo lo abracé fuertemente. ''Increíble. De hecho, mejor que increíble. Fabulosa!'' dije, con una sonrisa enorme. Él se rió, y yo dije, ''¿Está Nick?.'' Él señaló el patio trasero, ''Tocando la guitarra.'' Mis ojos se iluminaron. Nick tenía la voz más increíble del mundo. Cada vez que tocaba para mí, yo me convertía en gelatina...

FLASHBACK

''Eres muy lento!'' grité. Yo estaba andando en bicicleta. Nick estaba corriendo a mi lado, tratando de llevar el paso. ''Un poco más lento, Mi'', se rió. Yo moví mi cabeza, ''Nunca'', dije, sonriendo. Él empezó a correr más rápido, y finalmente me alcanzó. ''Ok, ya te alcancé, ahora.. más lento!'' dijo. ''Esta bien'', respondí. Continuamos recorriendo la calle, con el sol de California brillando sobre nosotros. ''Te amo'', dijo. ''Yo también te amo, Nick'' le contesté.
De repente, empezó a cantar, ''I've got sunshine, on a cloudy day. When it's cold outside, I've got the month of May. I guess you'll say, what can make me feel this way? Miley, Miley, Miley. Talkin' bout Miley..'' Estaba tan hipnotizada por su voz que me caí de la bicicleta. ''MILEY!'', gritó. El se arrodilló junto a mí. ''¿¡Estás bien!?'', preguntó. ''Wow'', respondí, completamente asombrada por él. ''Mile, ¿necesitas un poco de hielo?'', preguntó, un poco preocupado. ''Shhh'', le dije. Jalé su cara hacia la mía y lo besé. El hizo el beso más profundo, y cerró los ojos. Estábamos recostados, en medio de la calle, besándonos... hasta que un carro hizo sonar su claxon. Nos dejamos de besar y nos reímos. ''Te amo'', le dije suavemente mientras me agachaba para darle un beso en la mejilla. ''Por siempre'', él respondió.

TÉRMINO DEL FLASHBACK

Abrí la puerta hacia su patio, y lo vi sentado en una banca. ''Hola tú'', dije. Él volteó a verme y sonrió. Fui y me senté junto a él. Él me miró a los ojos. ''¿Qué haces aquí tan tarde?'', preguntó. Yo mordí mi labio. Mi corazón estaba latiendo increíblemente rápido. ''Necesitaba verte'', dije. Él puso su mano en mi espalda. En el momento en que me tocó sentí como si un rayo estuviera pasando por mi columna. ''Me alegra que estés aquí. ¿Qué quieres hacer?'', preguntó. Su voz era taaaaan linda... ''Sólo quiero.. hablar'', le dije, y puse mi mano en su pierna. El se sonrojó un poco, y eso me hizo sonreír. ''¿De qué quieres hablar?'', preguntó. ''De todo. El pasado, el presente, pero más importante.. el futuro.''

BEFORE THE STORM.. [Cap. 12]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Nick.

Yo no soy del tipo de personas que se queda sin palabras, o que en algún momento no sabe que decir. Escribo canciones, llenando páginas con mis pensamientos y sentimientos. He escrito miles de canciones para Miley. Nuestra conexión, nuestra relación, y nuestro término. Cuánto la amo, cuánto la extraño, y cuánto la necesito. Pero sentado ahí, mirándola a los ojos, no sabía que decir. Su mano subió de mi pierna y mi mejilla. Ella respiró profundamente. ''Nick, te extraño. Extraño pasar tiempo contigo. Extraño hablar de cosas que no importan. Extraño nuestras estúpidas peleas. Extraño gritarte, extraño hasta llorar por ti. Y extraño reconciliarme contigo. Tenerte en mis brazos, hacer nuestro saludo secreto. Haciendo tonterías hasta que el sol se metía, y comiendo helados en Pinkberry hasta que nuestras cabezas explotaran. Y estoy preocupada, Nick. Estoy nerviosa. Me da miedo ser lastimada otra vez, como haced tiempo. Me da miedo abrirme otra vez contigo, después de un año y medio de construir barreras. Creo con todo mi corazón que tu y yo somos el uno para el otro. Estamos destinados a estar juntos. Y eso me asusta'', dijo, intentando no llorar. ''Mi, no hay nada en este mundo que quiera más que tenerte en mis brazos, y quitarte el dolor. Quiero protegerte, y quiero nunca dejarte ir. Te necesito. Te necesito en mi vida. Quiero que confíes en mí. Extraño hablar por teléfono toda la noche. Extraño que vengas a mi casa a las 5:00 AM solo para decir Hola. Extraño comprar tus regalos de todas partes del mundo, llamarte Mi Niña. A mí también me asusta, Miles. Pero creo que juntos lo vamos a lograr'', le susurré. Ella mordió su labio. Sus ojos brillaban bajo la luz de la luna. El cielo lleno de estrellas, brillando como diamantes. Mi corazón latía, y mis manos empezaban a sudar. Fue como si el mundo se hubiera detenido. Nada importaba. Lo único que veía era Miley. Cerré mis ojos, y lentamente me acerqué a ella. Nuestros labios, a solo centímetros de distancia. Me acerqué más. ''Espera'', dijo en voz baja. Me alejé, herido. El dolor del rechazo en mi corazón. Ella suavemente dijo, ''No estés triste, Nicky.'' Ella tocó mi brazo. ''Yo quiero. Yo enserio, enserio quiero. Pero si nos besamos ahora, va significar que el pasado fue olvidado. El pasado es lo único que nos detiene, y tenemos que lidiar con él. Esta noche.. quiero escuchar todo acerca de este último año de tu vida. Todo. Nada puede quedar sin decirse'', ella dijo, acariciando mi brazo. Respiré profundo. Ella tenía razón. Había muchas cosas que nos teníamos que decir el uno al otro. ''Te entiendo, Mile'', dije. Ella besó mi mejilla, y yo me sonrojé. Ella se rió. ''Eso te encanta, ¿verdad?'', le pregunté. Ella asintió mientras sonreía. ''Ok.. ¿donde empezamos?'' pregunté. Ella me miró. ''Empezemos por el principio. Todo era tan.. fácil...'', dijo. ''Eramos jóvenes, y todo era muy fácil...'', dije, estando de acuerdo con ella. Ella tomó mi mano. ''Desearía que pudieramos regresar el tiempo. Aunque sea por un día'', dijo mirando a las estrellas. ''Si tan solo fuera posible''. Los dos respiramos profundo. ''¿Qué nos paso?'' pregunté, ''Cuando me dijiste que querías ver a otras personas.. me deprimí. Todos los días, desde ese momento, me pregunté si había sido algo que dije, o tal vez algo que no dije.. ¿Hice algo mal?.. ¿Qué fue?''. Ella volteó a verme. ''Nick, tienes que entender, no eras tú. Era yo. Quería tiempo. Tiempo para explorar, tiempo para crecer. Nunca quise lastimarte. Pero lo único que aprendí en nuestro tiempo separados, es lo mucho que significas para mí. Me arrepiento de haberte dejado ir.'' Lágrimas caían por mis mejillas. Sus suaves manos las secaron, y ella puso su cabeza en mi hombro. Acaricié su cabello con mis dedos y respiré profundo. ''Lo siento Nick'', ella murmuró. ''No te preocupes'', le dije suavemente. Ella sonrío, y yo respiré profundamente. ''¿Ahora qué?'', pregunté. ''Pues, supongo que lo único que nos queda por discutir es.. el futuro'', me respondió.


BEFORE THE STORM.. [Cap. 13]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Miley.


Todo al fin estaba completo. Todo obstáculo, toda noche sin dormir, todo doloroso arrepentimiento, finalmente me llevaron aquí. Estaba sentada con el amor de mi vida, tomados de las manos y hablando del futuro. Dicen que el futuro es impredecible. Supongo que es verdad. Si me hubieras dicho hace un año que iba a tener a Nick Jonas en mis brazos otra vez, te hubiera llamado loca. Pero aquí estabamos. Sonreí y lo miré a los ojos. ''El futuro es algo que asusta. No se cuántos discos voy a vender, o qué tan buenas van a ser mis películas. No se si mis fans se van a quedar conmigo, o les voy a dejar de gustar. No se dónde voy a vivir, o quiénes van a ser mis amigos. Pero hay algo que sí se'', dije. Él volteó su cabeza para verme. ''¿Y que es ese algo?'', preguntó. ''Sí se que no importa lo que pase, te quiero en mi vida. Quiero despertar junto a tí cada mañana. Quiero tener picnis en la lluvia contigo. Quiero recostarme contigo y ver las estreñas bailar en el cielo sobre nosotros. Quiero tomar de tu mano cuando estoy asustada, y quiero que me cantes para dormir. Te quiero a TI'', le respondí. El sonrió y besó mi frente. ''Soy tuyo'', el susurró. Estábamos sentados en silencio, mirando a las estrellas. En ese momento todo era perfecto. Miré nuestras manos, sus dedos entrelazados con los míos. ''Wow'', dije suavemente.

PDV Nick.


Volteé a verla. Incluso en la oscuridad de la noche podía ver qué tan hermosa era. Su sonrisa era la sonrisa más brillante en el mundo entero. Sus ojos eran como hermosas perlas, brillando bajo las estrellas. Su cara era la más linda, y su piel tan radiante. Ella volteó a verme. ''¿Qué ves?'', se rió. ''Tú'', dije en voz baja. Se rió un poco más. Su risa era tan adorable.. Enviaba olas de electricidas por mi cuerpo. ''¿Por qué me estás viendo?'', preguntó. ''Porque eres hermosa'', le contesté. Ella volteó su cabeza. ''Eres un tonto. No soy hermosa.. ni siquiera bonita'', dijo. DIOS! QUIEN DEMONIOS LE DIJO ESO!?. ''¿¡Estás loca!?'', pregunté. Ella me miró, confundida. ''Eres la niña más hermosa en todo el mundo'', dije, tomándo su cara entre mis manos. ''Mientes'', dijo. ''Estoy diciendo la verdad. Mi, no hay nada en este mundo que se compare con tu belleza. Eres más bella, que todo.. que todos'', susurré. Ella sonrió y se acercó a mi. Respiró profundo y cerró sus ojos, moviendo su cara cada vez más cerca de la mía. Cerré mis ojos, y nuestros labios, finalmente, se encontraron. Fue suave, y dulce al principio. Mi cabeza daba vueltas, y mi corazón latía más rápido que nunca. Ella puso sus brazos alrededor de mi cuello, haciendo el beso más profundo. Yo puse mis brazos alrededor de su cintura, y la jalé sobre mis piernas. Cuando el beso terminó los dos estabamos completamente sin aliento. Ella puso su frente contra la mía. ''Te amo'', dijo en voz baja. La besé otra vez, suave. ''Yo también te amo'', le dije.

BEFORE THE STORM.. [Cap. 14]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Selena.


Cambio. Algunos le temen, otros no. Los cambios vienen cuando menos los esperamos. Y pasan en menos de un segundo. Es como el viento pasando rápidamente por la ciudad. Esto es completamente cierto para mí. Hace un año y medio perdí a mi mejor amiga. Anoche, regresó a mi vida. No se que guarda el futuro para nosotros. Se que nada puede volver a ser 'normal'. Las cosas no pueden mágicamente ser como eran. El pasado.. es pasado. Todo es diferente ahora. Vivimos vidas diferentes. Pero sé que en nuestros corazones siempre vamos a tener un lugar para nosotras. Ahora casi todos mis amigos trabajan conmigo en Disney. Todavía tengo un grupo de amigos de cuando era más chica, y otros que he conocido aquí en Hollywood. Una de mis amigas más cercanas es una niña llamada Taylor Swift. Nos conocimos el día en que mi amistad con Miley acabó...

FLASHBACK

Lágrimas salen de mis ojos. Mi corazón estaba lleno de dolor. ¿Qué hize?. Me sentía increíblemente mareada, y me senté en el piso del baño. De repente, se escuchó como tocaron la puerta. ''Umm.. Hey.. ¿Estás bien?''. Demonios. Alguien me había escuchado. Intenté discimular mis lágrimas de la mejor manera posible, y abrí la puerta. ''Lo siento, no sabía que había alguien por aquí'' dije, tratando de evadir su mirada. Ella habló de nuevo. Su acento sureño me recordó a Miley, lo que hizo que una lágrima se escapara. ''¿Necesitas a alguien con quién hablar?'', preguntó. Levanté mi mirada para verla. Ella era alta, con grandes y hermosos rizos rubios rodeando su cara. Yo asentí, mientras más lágrimas salían de mis ojos. Nos sentamos juntas en el piso del baño por más de una hora. Le conté toda la historia, y ella lloró conmigo. Normalmente no confío en la gente tan fácil, pero había algo acerca de ella que me gustaba. ''Gracias por escuchar'' dije, secándo mis lágrimas. Las dos nos levantámos. ''No hay problema'', y me abrazó. ''Aquí voy a estar siempre que me necesites''. Intercambiamos números, y la abracé de nuevo. ''Ni siquiera se tu nombre'' dije, un poco apenada. ''Yo tampoco sé el tuyo'', se rió. Extendí mi mano. ''Hola, soy Selena'' dije, y ella tomó mi mano. ''Taylor''.

TÉRMINO DEL FLASHBACK


Le llamé a Taylor y le dije todo de mi conversación con Miley. ''Estoy muy felíz por ti!'', dijo con entusiasmo. Me reí. ''Todo se siente... completo. Te tengo a ti, a Miley, y mi corazón se siente bien'', dije. ''Estoy orgullosa de ti, Sel. Enserio'', dijo. Yo sonreí, y en voz baja le respondí, ''Yo también estoy orgullosa de mí''. Colgámos y una lágrima escapó mi ojo. La diferencia fue.. Que esta era una lágrima de felicidad.

El cambio es algo hermoso. No intenten evitarlo. Déjenlo entrar a sus vidas, y vean a dónde los lleva. Porque les prometo... Al final, todo va a estar bien.

BEFORE THE STORM.. [Cap. 15]
[escriito x anotherNILEYstory]

PDV Kevin.


Amor. ¿Alguna vez han estado enamorados? El amor es la música del alma. Es lo que nos hace libres. Hay un punto en nuestras vidas en donde nos damos cuenta quien ralmente importa, quien nunca importó, y quien siempre importará. En mi caso, hay una chica, bueno.. mujer, llamada Danielle. Ella es lo mejor que me ha pasado en la vida. La mujer más increíble del mundo. Ella es todo lo que necesito. Todo lo que algún día necesitaré. Ahorita estoy volando al lado opuesto del país para verla. Para hacerla mía... Para siempre. Miré por la ventana, viendo las nuves y las pequeñas casas abajo. Mi corazón estaba latiendo más rápido que nunca. El piloto comenzó a aterrizar. Su voz se oyó por el intercom, ''Bienvenidos a Nueva Jersey. Son las 8:00 AM. El día es soleado, con un poco de viento''. Sonreí y metí la mano en mi bolsillo, sosteniendo la pequeña aterciopelada cajita en mi mano.

La casa de Danielle estaba en un vecindario tranquilo. Las casas se parecían un poco.. grandes, blancas ventanas, y altos, verdes árboles. Me bajé del carro y caminé a la puerta. Respire profundo... 3 veces, y toqué. Ella abrió la puerta y su cara se iluminó. Es tan hermosa. Alta y morena, con ojos brillantes, y labios suaves. Ella me abrazó, y yo besé su frente. ''Te extrañé!'' dije, todavía en mis brazos. ''Yo también te extrañé'', dije. Ella dejó de abrazarme, y me miró a los ojos. ''¿Qué haces aquí? Digo, estoy feliz de verte, pero pensé que estabas trabajando'', dijo. Tomé su cara y la besé apasionadamente. Ella puso sus brazos alrededor de mi cuello. Yo moví mis brazos alrededor de su cintura, y después de un rato, el beso terminó. Nuestras caras a solo centímentros de distancia. ''Te amo, Dani'', le dije al oído. ''Yo también te amo, Kev'', dijo sonriendo. Respiré profundo una vez más, y me arrodillé frente a ella. Saqué la pequeña cajita, y la abrí. Danielle se sorprendió, y lágrimas llenaron sus ojos mientras yo sacaba el brillante anillo. ''Danielle, quiero estar contigo por el resto de mi vida. Te amo más que a nadie en este mundo'', agarré su mano lentamente, ''¿Te casarías conmigo?''. Ella sonrió, y dijo, ''Sí! Sí! Sí! Sí! Kevin, por supuesto que me casaré contigo!'' Deslicé el anillo en su dedo, y puse mis brazos alrededor de ella. Ella me besó otra vez con tanta pasión que pensé que mi corazón iba a explotar. ''Te amo'', susurró. Y con esas dos palabras, supe que estaríamos juntos por siempre.