miércoles, 8 de junio de 2011

Novela Jemi 20 - Mas que una amiga



—He perdido —dijo Joe mientras se sentaba en la mesa del Lighthouse Diner en la que lo estaban esperando sus hermanos.
No estaba precisamente deseando que llegara aquel momento. Admitir frente a sus hermanos que no había podido contenerse durante los tres meses que duraba la apuesta era humillante. Aunque, pensó con una sonrisita interior, perder la apuesta había sido el mejor momento de su vida.
Cuando aquel pensamiento se le apareció en la mente, Joe frunció el ceño y lo reprimió.
—¿Estás bromeando? —le preguntó Nick, y le dio un codazo en las costillas.
—Ay —dijo Joe, y miró a Nick, a Kevin y finalmente a Frankie—. No. No estoy bromeando. He perdido. Tomadme las medidas para el sujetador de cocos.
—¡Bien! —exclamó Nick alegremente, y le hizo una seña a la camarera para que les llevara otra ronda de cervezas. Después miró a sus hermanos, con una enorme sonrisa, y dijo—: Esta ronda corre de mi cuenta. Para celebrarlo.
—Eh —le recordó Joe—. Que yo haya perdido no significa que tú vayas a ganar.
—Tiene razón —intervino Kevin—. Nosotros estamos fuera del juego, pero tú te has comprometido a aguantar tres meses enteros sin sexo. Todavía te quedan seis semanas.
 —Pan comido —afirmó Nick—. Ya lo veréis.
—Sí, claro —dijo Frankie con cierto sarcasmo—. Lo tienes todo perfectamente controlado.
—Completamente —fanfarroneó Nick.
—Mentiroso —dijo Kevin, y le dio un trago a su cerveza.
—Eh —dijo Nick—. ¿No deberíais estar tomándole el pelo a Joe? Él es el que ha perdido la apuesta, ¿sabéis?
—Gracias —dijo Joe, sonriendo distraídamente a la camarera que les llevaba las cervezas. Tomó una de las jarras, le dio un trago y notó cómo el líquido helado le bajaba por la garganta, refrescándolo.
Había sido un día muy largo y caluroso.
Y cada vez que había pensado en la noche anterior, que había pasado en brazos de Demi, la temperatura no había hecho más que subir y subir.
—Bueno —dijo Frankie, y lo sacó de su ensimismamiento—. ¿Y nos vas a decir con quién has perdido la apuesta?
Joe alzó la vista desde la cerveza y se encontró a sus tres hermanos mirándolo fijamente. Bueno, qué demonios. Unas semanas atrás, él estaba sentado en aquella misma mesa y se había reído mucho cuando Kevin había confesado que había perdido la apuesta. Era raro que le hubiera parecido tan hilarante en aquella ocasión. Sin embargo, en aquel momento no se lo parecía tanto.
—Con Demi —dijo.
—¿La mecánica? —dijo Nick, sorprendido.
 —¿Por qué lo preguntas así? ¿Tienes algún problema con Demi? —le preguntó Joe a su hermano, muy tenso.
Nick lo miró muy asombrado y levantó ambas manos en un gesto de rendición.
—No, claro que no. Sólo me ha sorprendido. Tranquilo, Joe.
—Estás un poco susceptible, ¿no? —le preguntó Kevin.
—¿Y qué quieres decir con eso?
—Nada, era sólo una observación.
—Demi es una monada —dijo Frankie con la voz muy calmada, y los trillizos lo miraron. Frankie se encogió de hombros—. Eh, ella me arregla el coche, y me parece muy mona.
Kevin arqueó una ceja y se rió.
—Eres cura, ¿te acuerdas?
—Soy cura, no estoy muerto —dijo Frankie, y sacudió la cabeza. Después se volvió hacia Joe—. Entonces, ¿Demi y tú estáis juntos?
Joe sintió un ataque de pánico.
—¿Juntos? No. No somos pareja, ni nada por el estilo. Sólo somos amigos.
—Amigos desnudos —dijo Nick, riéndose.
—Los mejores —añadió Kevin, y alzó la jarra de cerveza como saludo.
—Las amistades cambian —intervino Frankie.
Joe lo miró de reojo, cautelosamente. No lo ayudó mucho darse cuenta de que él había estado pensando aquello todo el día. Su amistad con Demi era muy importante para él. Se llevaban muy bien, y tenían en común su adoración por los coches, las películas clásicas y las tormentas. Podían hablar de cualquier cosa, y él confiaba en ella como en nadie más.
Los amigos de Joe eran muy importantes para él.
Y Demi era su amiga.
—No me importa lo que estéis pensando —refunfuñó—, pero ya podéis ir olvidándolo. No me voy a casar como Kevin.
—Eh —protestó Kevin—, que yo no estoy atrapado en un cepo intentando escapar con todas mis fuerzas, ¿sabes?
—Yo no he dicho eso —replicó Joe—, sólo he dicho que eso no es para mí. Así que no empecéis a pensar que porque Demi y yo nos hayamos acostado vaya a ocurrir algo más. Sobre todo tú, Frankie.
—No sé, hermano —dijo Nick—. Has perdido la oportunidad de ganar diez mil dólares por ella.
Joe se pasó una mano por la cara y deseó haber sido hijo único.
—Sólo ha sido sexo.
—¿Estás seguro? —le preguntó Frankie.
—Pues claro que sí —dijo Joe.
Tomó la jarra de cerveza y le dio un buen trago. Mientras la conversación de los tres hermanos continuaba sin él, Joe intentó deshacerse de todas aquellas dudas que tenía en la mente.
Las que le daban a entender que no estaba tan seguro como pretendía estar.

5 comentarios:

  1. y pork lo dejas ahí?? ¬¬'
    jeje ^-^
    espero el siguiente sis!
    pork este estuvo genial! jeje :P
    te kiiiero sis!
    kuidathe xD

    ResponderEliminar
  2. Hay me dejaste Kon la iintriiga
    IIa Kiiero ver el siguiente :)
    <3

    ResponderEliminar
  3. esta hermosisisma .
    apenas puedas sube otro cap ! sta hermoso :D

    ResponderEliminar
  4. wauu hermoso el cap Amiga.. t kieroo unbesoo grandisimo... :)

    ResponderEliminar
  5. Genial el cap., Amo a Nick jajaja sigo leyendoooo

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..