viernes, 1 de julio de 2011

Novela Niley 05 - La ultima Prueba



Los dos días siguientes fueron, por decirlo de al­guna manera, interesantes. Si Miley los analizaba ob­jetivamente, podría haberlos considerado unas jor­nadas de excelente ejercicio de autocontrol.

Pero por el contrario tenía los nervios a flor de piel pensando en cómo iba a poder sobrellevar las próximas tres semanas, Nick Jonas no sólo era un hombre tremendamente atractivo sino que, además, estaba hambriento en lo que a sexo se refiere. En cuanto a Miley... Ella ni siquiera podía recordar su último orgasmo.

Había tenido un montón de citas en los últimos años, pero estar dispuesta a salir a cenar con un hom­bre y pasarlo bien distaba mucho de querer compar­tir cama con él. Era muy maniática. Y ella era la pri­mera en admitirlo. Ella no se acostaba con nadie en la primera cita, pero tampoco estaba dispuesta a apostar por una relación a largó plazo cosa que la dejaba al margen de disfrutar del sexo con frecuencia.
 Pero la mayoría del tiempo no le importaba. Se mantenía ocupada. Colaboraba con tantas organiza­ciones benéficas que apenas podía recordar sus nombres. Su habilidad para recaudar fondos era le­gendaria y debido a su talento con los números, se encargaba de llevar las finanzas de su imperio fami­liar desde hacía tres años.

Éstas eran las primeras «vacaciones» que había te­nido en años. La mayoría de la gente no hubiera considerado que .trabajar en una librería para niños fueran unas merecidas vacaciones, pero para Miley era algo genial.
 Bueno, excepto por Nick Jonas.

Toda aquella situación ponía de manifiesto que el destino era cruel. Poner a una mujer en semejante si­tuación era muy irónico. Una mujer que llevaba tanto tiempo sin disfrutar del sexo no era, supuestamente, la mejor aliada de un hombre que, además de ser el más sexy del mundo, debía evitar el sexo a to­da costa.

Nick se encogió al entrar y sentir el frescor de la tienda. Se detuvo en medio del pasillo que llevaba desde la cocina a la tienda. Los niños gritaban, reían y chillaban. Sus madres charlaban ajenas a aquel ja­leo. Nick permaneció allí, de pie, deseando estar a solas en medio del mar.
Nunca había entendido el atractivo que despren­día el tener hijos. Para él, los niños eran como pe­queñas anclas, pesadas cadenas diseñadas para arrastrar a un hombre hacia abajo. Además, gritaban demasiado.

Sólo había entrado a la tienda porque había ter­minado la estructura del castillo y necesitaba que Miley le echara un vistazo. Se rió para sus adentros. En realidad no necesitaba su opinión. Había trabaja­do según los planos y la idea original de Selena, quién había aprobado todo el proyecto.

Lo que realmente necesitaba era volver a ver a la mujer que había estado invadiendo sus sueños du­rante las últimas dos noches. El instinto de supervi­vencia le advertía que mantuviera la distancia, pero el instinto que le empujaba a asumir misiones arries­gadas era aún más fuerte. Cosa que explicaba que ahora se encontrase arrodillado y rodeado de ni­ños esperando que Miley Cyrus le dirigiera una mi­rada.
 Y entonces por fin llegó ella, moviéndose entre un mar de críos como un bonito barco meciéndose entre las olas. Se desenvolvía con una elegancia in­nata y sin afectarle lo más mínimo el barullo que es­taban armando los niños era capaz de dedicarles una sonrisa a cada uno de ellos.

Se sentó en un lugar bañado por el reflejo de la luz del sol y los niños la rodearon y se sentaron en el suelo junto a ella. Se calmaron progresivamente. Las risas y las quejas fueron dando paso al silencio mien­tras que Miley escogía un libro y empezaba a leer. Su voz se elevaba y descendía según el ritmo de la his­toria y Nick, como los niños, era incapaz de apartar la mirada de ella.
 De vez en cuando, Miley sostenía el libro para mostrar el colorido y las ilustraciones y los niños se reían con ella cuando ella imitaba la voz de los dis­tintos personajes. Nick pensó que ella era una persona especial y, aunque una parte de él realmente admiraba su per­sona, la otra le advertía del peligro.

Si aún le quedaba algo de sentido común, sería mejor que se marchara. Había conseguido resistir la tentación durante nueve largas semanas y no iba a perder la apuesta ahora sólo porque una rubia es­cultural con ojos hipnotizadores se hubiera cruzado en su camino.
Soltó una carcajada.
« ¿Hipnotizadores?»
Dios. Se encontraba en baja forma.

Los niños se reían de algo de la historia y, haciendo un gran esfuerzo, logró salir del estupor en que había estado sumido. Sería mejor que regresara fuera y llevara el armazón del castillo al almacén y salir de allí cuanto antes. No había terminado de planear su huida cuando el teléfono móvil que guardaba en uno de los bolsi­llos de sus vaqueros sonó. Una vez lo hubo sacado, comprobó el número y contestó la llamada mientras se dirigía hacia la puerta de atrás.

-Date prisa, muchacho. Tenemos que irnos -J.T., el piloto de helicóptero con quien Nick tra­bajaba, hablaba muy deprisa-. Un barco ha volca­do.
-Voy para allá -de repente, cualquier otro pensa­miento que no estuviera relacionado con el trabajo salió de su mente.
Nick cortó la llamada, cerró el teléfono y se puso en camino mientras se lo guardaba de nuevo en el bolsillo. Al empujar la puerta que conducía a la cocina y la parte de atrás, miró por encima del hombro. La mirada fija de Miley se posó sobre la suya y Nick pudo ver el reflejo de la duda y la crí­tica en sus ojos.

Mientras se daba la vuelta y salía, Nick se dijo que ésa era otra buena razón por la que mantenerse alejado de ella. Él era uno de esos hombres a los que no les gusta tener que dar explicaciones. Estando sólo no tenía más que rendirse cuentas a sí mismo y eso le hacía la vida mucho más simple. Si se sentía solo a veces podía solucionarlo con la compañía de sus amigos o con alguna mujer servicial que no pensaba en el mañana y ni esperaba nada de él.

Miley Cyrus no era ese tipo de mujer
Tenía un montón de «mañanas» escritos en el rostro.
Y eso era suficiente para que Nick decidiera mantenerse lo más alejado de ella posible. 

 hola chicas, espero que les guste....  las extraño un monton a todas... las quiero muchop
:)

4 comentarios:

  1. WOW me encantoooo!! :D ya quiero ver el otro esta muy intereste, amo como escribes <3 besos chica, cuidate
    Peace&Niley

    ResponderEliminar
  2. Me encanto de verdaddd :D es geniaaal :D, a por cierto, cuando me conecto al msn vos no estas :/ debe ser por la diferencia de horario, no encajamos jaaj pero quiero que sepas que tambien te reee extraño :S, GENIAL LAS NOVES

    ResponderEliminar
  3. HHey estubo genial el
    capi y al fin q puedo
    comentar :D bueno sis bye
    me encanto el capi chao sis

    ResponderEliminar
  4. me re gusto el cap... jeje como todas las noves.. y cap q subes... jeje te re kiero amigaa... ♥

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..