domingo, 10 de julio de 2011

Novela Niley 08 - La ultima prueba



-¿Atracción por la muerte? ¿Por saltar desde un muelle? Nena, para mí ese salto ha sido como si hu­biera saltado desde el sofá.
-¿Qué me dices de las rocas y de los bancos de arena?
-Entre el cuarto y el sexto poste hay una zona más profunda. Hemos saltado desde ese muelle des­de que éramos unos críos.
-Así que siempre has estado loco.
-Bastante.
-¿Te criaste aquí?
-¡Vaya! Parece ser que Selena ha olvidado darte algunos detalles.
Miley se rió y miró a Nick encogiéndose de hom­bros.
-Ahí está ese ego de nuevo. Al contrario de lo que puedas pensar, Selena y yo no hemos hablado de ti con detenimiento.
Él volvió a reírse. Había algo en la manera en que podía cambiar de la ira a la risa que le resultaba muy atractivo. No hay nada como una mujer imprevisible para hacer que un hombre se rinda a sus pies.
Sin mencionar la sensualidad que despedía su cuerpo. No le había resultado difícil divisarla desde el muelle. Su perfil era inconfundible. Tenía más curvas que el circuito Indy 500 y su melena rubia on­deaba en el aire como si se tratara de una bandera. Probablemente todos los hombres que se encontraban cerca habían empezado a calentar sus motores.
Y Dios sabía que el suyo estaba más que caliente y preparado.
Sin embargo, dejó a un lado ese pensamiento. Ya no era un adolescente que se dejara llevar por la influencia de sus hormonas. Tenía control sobre sí mis­ino. Podía hablar con ella sin babear. Y, por supuesto, podía demostrárselo a sus hermanos ya que sabía que aún le estaban observando desde el muelle.
-Muy bien -le dijo acercándose a ella-. Entonces deja que te cuente algunas de las divertidas historias de los hermanos Jonas.
Miley sonrió y movió la cabeza. -Así que son cómicas...
-¿Con nosotros? Totalmente. Nos mudamos a Baywater cuando teníamos trece años. Frankie tenía quince. Nuestro padre era marine, así que, hasta entonces, ha­bíamos estado viajando -sonreía cuando lo contaba. Parecía recordar todos aquellos cambios y mudanzas con cariño-. Vivimos en Alemania, Okinawa, Califor­nia e incluso pasamos una temporada en Hawai.
-¿Todo eso antes de los trece años?
-Sí -el agua estaba fría, el sol brillaba y tenía una mujer bella a su lado. Nada podía ir mejor-. De todas formas, cuando mi padre fue destinado a la MCAS de Beaufort...
-¿MCAS?
Él sonrió.
-Perdona. Los marines solemos utilizar mucho las siglas. La MCAS es la estación aérea del cuerpo de marina.
-Ah -asintió ella.
-Cuando le destinaron allí, nosotros le seguimos como siempre. Mi padre hacía que cada mudanza fuera una aventura. Nueva ciudad, nuevos amigos, nueva escuela...
Miley permaneció en silencio durante un minuto o dos. Después, lo miró fijamente. -Debió ser muy duro.
-Podría haberlo sido -admitió sorprendido por la empatía que le mostraban sus ojos. Pero él no ne­cesitaba su simpatía-. De hecho lo es para los hijos de otros marines. Pero nosotros siempre nos tenía­mos los unos a los otros. Cuando empezábamos en una nueva escuela, nosotros ya llevábamos hechos nuestros amigos.
-Es práctico.
Nick pensó que era mucho más que práctico. Los hermanos Jonas habían permanecido juntos en lo bueno y en lo malo. Incluso cuando discutían, que era bastante a menudo, había un nexo de unión en­tre ellos que era mucho más poderoso que cualquier otra presión externa.
-Bueno, pueden decirse muchas más cosas acer­ca de tener una familia numerosa. Siempre tienes a alguien en quien apoyarte.
-O con quien pelear.
-Sí, claro. Nosotros también hemos tenido nuestras grandes peleas. De hecho, aún las tenemos de en cuando. ¿Tú tienes hermanos?
-Un hermano mayor -respondió-. Pero no tene­mos mucha relación.
Estaba ocultándole algo. Podía verlo en la forma en que se había apartado de él. Su lenguaje corporal decía mucho más que sus palabras.
-¿Y por qué?
Se puso tensa y levantó la barbilla como si estuviera preparándose para una batalla que parecía acostumbrada a librar.
-Por muchas razones. Pero no estamos hablando de mí, ¿recuerdas?
Nick no dijo nada. Muy bien. Lo dejaría pasar por el momento, pero retomaría el tema en cualquier otra ocasión. Quería saber por qué sus ojos se entris­tecían al hablar del tema. Por qué fruncía el ceño al mencionar a su familia. Pero, sin embargo, tampoco quería realmente explorar el porqué de su curiosidad.
Así que de buena gana volvió a retomar el tema y siguió hablando de su familia.
Por ahora.
-Muy bien -inspiró, miró de nuevo hacia el mar y continuó hablando-. Mamá, como de costumbre, lo organizaba todo. Papá se ocupaba de que todo pa­reciese una gran aventura, pero mamá hacía todo el trabajo. Se encargaba de hacer las maletas y empacar todo, de las facturas, de negociar con los transportis­tas... En fin, todo.
-Tu madre también está loca -dijo ella, aunque en sus palabras podía percibirse la admiración.
Él se rió.
-Ella sería la primera en estar de acuerdo con eso -le respondió encogiéndose de hombros-. Sin embargo, todo cambió cuando nos mudamos aquí. A mamá le encantó todo esto. Decía que conectaba con este sitio. Le gustaba todo, el sur, la gente... Cuando descubrió Baywater, le dijo a mi padre que ése seria el lugar donde nos quedaríamos.
-¿Y podía hacer eso? ¿Tenía la opción de elegir destino?
-No es fácil, pero sí. Lo único que hay que hacer es solicitar un puesto en un departamento que no destine a gente fuera y listo. Pero mamá jamás le hu­biera permitido hacer eso. Sabía cuánto le gustaba cumplir misiones en otros destinos.
-Pero, ¿qué pasaba cuando le destinaban fuera durante un año o dos? Porque esas cosas suceden, ¿verdad?
-Claro, Mamá le dijo que siguiera su camino, que nosotros permanecíamos aquí. Mamá quería que fué­ramos a la escuela y tuviéramos algo de estabilidad -metió las manos en los bolsillos de sus vaqueros e hi­zo una mueca al darse cuenta de que se había lanzado al agua sin pensarlo y tenía la cartera dentro. Sólo ha­bía visto a Miley se había arrojado al agua de repente.
Agitó la cabeza.
-Mamá quería que acabáramos el instituto en un mismo lugar.
-Así que ella se quedó aquí con vosotros y dejó que vuestro padre se marchara...
-Sí -se sonrió-. Papá se marchaba cada seis meses, pero mamá seguía ahí al pie del cañón, ocupándose de todo hasta que él volviera. Mi madre le dijo a mi padre que aquél era su hogar y que no iba a mudarse más.
-Una mujer muy fuerte.
-No sabes cuánto -se rió, recordando cómo su madre había sido capaz de criar a cuatro hijos y hacer que pareciera incluso fácil hacerlo-. Papá conti­nuó así durante un par de años. Después, se agenció un puesto fijo en la estación aérea del cuerpo de ma­rines y permaneció allí hasta que se jubiló no mucho tiempo después.
-¿Y ahora?
Nick suspiró.
-Murió hace unos cuantos años.
-Lo siento.
Él la miró.
-Gracias. Mamá aún vive en su casa aquí en Bay­water. Le encanta saber que sus tres hijos están destinados aquí. Así los tiene cerca para incordiarlos siempre que quiera
-Y todos vosotros la adoráis.
Él se encogió de hombros.
-¿Cómo no hacerlo?
-¿Y tu otro hermano?
-Ah, Frankie. El padre Frankie -Nick la miró y alzó una mano para apartar un mechón dorado de su ros­tro y colocarlo detrás de su oreja-. El sueño de cual­quier mujer irlandesa es poder decir que su hijo es el sacerdote de la iglesia del pueblo, así que mi madre está encantada. Al menos por ahora. Hasta que a uno de nosotros le destinen fuera.
-Pero, aunque estéis separados, siempre perma­neceréis unidos.
Nick la observó y vio que la tristeza había vuelto a ensombrecer sus ojos. Había algo en su interior que le pedía reconfortarla, borrar esas sombras de su mirada y hacerla reír. Y eso le preocupaba.
 capi dedicado a mi sis vale que me pidio que ponga la marathon
jejeje
sis te quiero millon...
vale y will forever!!!

3 comentarios:

  1. waauuu q lindo el cap... un beso amigaaa... :D te keremoooossss :D

    ResponderEliminar
  2. me encanto, que le pasa a Miley con su hermano? bueno seguiré leyendo :D

    ResponderEliminar
  3. oww me encaantho el capiiii
    oww y mi cuñiis willi jejej deberas segun yo estaba enojada con el jejej pero bahh se me paso el enojo jejejej aww sis tengoo tanthaas cosas que co0ntarthee uuhh esperoo verthe conectada pronthoo coraxonnxithoooo

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..