sábado, 30 de julio de 2011

Novela Niley 13 - A traves de tus ojos - Feliz cumple ana cecilia y lucia



Nick se comportó de manera impecable durante el resto de la velada, haciendo gala de todo su encanto y sentido del humor. Cenaron, bebieron champán e incluso bailaron algo más, pero en cuanto volvieron al coche, al final de la noche, la tensión regresó con creces, sazonada con la indecisión de los dos respecto a abordar el asunto que más les apremiaba.
Miley era muy consciente de que era ella quien había marcado las pautas que debían seguir de allí en adelante. Pero eso fue antes de que se fuera de vacaciones, y estaba dispuesta a admitir que había puesto todo eso en tela de juicio al regresar antes de lo previsto.
—¿Llegaste a alguna conclusión importante respecto a tu carrera mientras estuviste en Grecia? —preguntó Nick, interrumpiendo el tenso silencio.
Miley negó con la cabeza.
—Todavía no, pero aún me queda parte de mi mes de vacaciones para decidirlo —de hecho, apenas si había pensado en su carrera. Nick había llenado su mente.
—¿Por qué un mes? —le preguntó él—. ¿Por qué un plazo específico?
—Porque tengo la posibilidad de protagonizar la próxima película de John Growther. Eso significaría seis o siete meses en California. John me ha concedido un mes para decidirme, ya que no comenzará las audiciones hasta entonces.
—Hmm —murmuró Nick. Era esa naciente atracción que sentía por él lo que dificultaba aún más su decisión, pues sabía que si dejaba que se desarrollara a su pleno potencial, ella no desearía irse de Londres, lejos de él—. Piensas que voy a presionarte sobre tu decisión, ¿no? —la miró con ojos sagaces—. No lo haré. Sería un tonto si tratara de influirte en algo tan importante.
Pero estaba influyendo en ella, pensó Miley con triste ironía.
—La alternativa es una obra teatral —prosiguió ella—. Deben comenzar los ensayos el próximo mes —hizo una pausa cuando él frenó ante un semáforo en rojo y le puso una mano sobre la que él tenía en el volante—. Nick —dijo la joven con intensidad—. No me lleves a mi casa.
Eso fue todo. «No me lleves a mi casa». Y el silencio dentro del coche fue perturbador. Nick permaneció con las manos tensas sobre el volante, la mirada clavada en la luz roja del semáforo y el rostro ceñudo.
—¿Adonde te llevo? —preguntó con aspereza.
—A tu casa —murmuró ella, y la tensión que los atenazaba escapó a todo control.
Se encendió la luz verde del semáforo.
—¿Por qué? —preguntó el fotógrafo con voz tensa, casi enfadada.
—Quizá tengo ganas de tomar una taza de té con la tía Victoria —repuso Miley en un intento de ligereza. Pero el gesto de su acompañante era tan furioso como si ella le hubiera propuesto algo inconcebible, espantoso.
—¿Tienes una idea de lo que me has estado haciendo toda la noche, Miles? Me he estado muriendo de deseo por ti, y sin embargo he tenido que controlarme, comportarme como un chico serio y decente, cortejarte como un colegial… —hizo parecer reprochable todo eso y ella se puso rígida de indignación—… ¡ya estaba decidido a llevarte a tu casa y despedirme de ti con un casto beso de buenas noches!
—Bueno, si tanto te molesta mi sugerencia… puedes…
—¿Sabes lo que me ha provocado tu vestido? —La interrumpió con furia—. ¿El notar los pezones a través del encaje, que cada vez que te mueves de cierta forma revela parte de tu exquisita piel?
—Creo que estoy aprendiendo a odiarte —masculló ella, profundamente herida por la acre censura que consideraba injustificada—. He… he cambiado de idea. Llévame a mi casa. Después de todo, no quiero estar contigo. No… —Tuvo que hacer una pausa para controlar las lágrimas que amenazaban con desbordarse de sus ojos—. ¡No quiero estar en brazos de un gorila agresivo! ¡Ya no te deseo!
—Calma, cariño —de repente Nick se volvió tierno y gentil—. Vamos —dijo, tomándole una mano—. Lo siento… me paso el tiempo repitiendo esto, ¿verdad? —Se burló de sí mismo con pesarosa ironía—. Pero es verdad… lo siento. No llores, cariño. Me sentiré como una rata si lloras.
—Eres una rata —sollozó ella.
—De acuerdo —admitió él. Con un profundo suspiro, le pasó el brazo libre por los hombros—. Acércate —dijo con suavidad—. Vamos, pon la cabeza en mi hombro y te prometo que dejaré de comportarme como un patán.
Miley se dejó abrazar, bufando un poco para demostrar su débil reticencia, luego cedió ante la suave presión de su acompañante y apoyó la cabeza en su hombro. Era un hombro tan ancho, tan fuerte, tan cálido y firme…
—Bruto —murmuró ella, sólo para hacerle saber que aún no lo había perdonado del todo.
—Lo que tú digas, Miles —concedió Nick—. Acabo de tomar la decisión de no contradecirte en nada… no me gusta hacerte llorar, cariño… me dan ganas de llorar también.
Ablandada, Miley se acurrucó contra él.
—Te eché de menos cuando estuve lejos —murmuró.
—Si quieres que lleguemos sanos y salvos a casa, más vale que no me digas cosas tan abrumadoras ahora.
Ella hizo un mohín.
—Sólo quería que lo supieras.
—Miles…
—¡Está bien! Lo intento —repuso la joven con enfado—. ¿Crees que yo no estoy tan alterada como tú? —apartó la cabeza del hombro de él y se puso rígida en su asiento, con las mejillas sonrojadas y la mirada relampagueante—. Me parece tan absurdo que dos personas maduras y supuestamente sofisticadas se comporten así respecto a algo tan… elemental como el sexo.
—No tiene nada de elemental lo que estoy sintiendo por ti, Miles. Lo único que temo es que si no llegamos pronto a mi casa este coche va a explotar.
—¡No estoy acostumbrada a esto! —exclamó ella.
—Ya me lo has dicho.
Nick giró el volante con tal violencia, que Miley fue lanzada contra su hombro. Al mirar por la ventanilla ella se dio cuenta de que estaban atravesando la verja de la casa de él. Nick condujo el coche hacia la parte trasera de la casa, las puertas del garaje comenzaron a abrirse con lentitud cuando ellos se aproximaron. Nick metió el coche dentro, apagó el motor y se volvió a mirar a su acompañante.
—Es cierto —murmuró Miley con voz suave.
—Lo sé —replicó él—. Tu reputación es irreprochable.
Miley respingó.
—Y la tuya es… famosa.
—No me recrimines por no poderte ofrecer lo mismo que tú —declaró él con una voz muy seria—. Sólo confía en mí cuando te digo que esto es diferente —suspiró—. Yo tampoco estoy acostumbrado.
Curiosamente, ella le creyó.
—¿Podemos entrar a la casa sin que se dé cuenta tu tía? —Preguntó la joven con inquietud—. Creo que esta noche no estoy de humor para las habituales cortesías sociales.
—Por supuesto —afirmó Nick, y se inclinó para tocarla.
Miley soltó un suspiro trémulo, tomando esa gran mano en la suya para ponerla contra su mejilla. Nick respondió besándola con suavidad en la boca, sin la pasión que los sacudía a los dos.
Bajaron del coche sin decir nada más, abrazándose al salir del garaje para dirigirse a la casa. Entraron por una puerta trasera y ascendieron por un estrecho tramo de escalera, llegaron al primer piso, atravesaron otra puerta y entraron en una cocina.
—La casa está dividida en cuatro secciones —respondió él a la pregunta implícita en la mirada de la joven—. En un principio toda la casa pertenecía a tía Victoria. Es la hermanastra de mi madre. Heredó la casa de su padre y vivió aquí sola hasta que yo aparecí en escena. Eso fue… —hizo una pausa para hacer un breve cálculo y se apartó, de Miley para llenar el filtro de café—… hace cinco años. Había llegado de Nueva York y buscaba un buen lugar para instalar mi estudio fotográfico. Vine a visitar a la tía Victoria, es mi único familiar vivo y pensé que debía conocerla… el caso es que al llegar encontré afuera un letrero ofreciendo la propiedad en venta. Conocí a esta anciana encantadora, acongojada por tener que deshacerse de su querida casa y haciendo un valiente esfuerzo por no mostrar su desazón.
 :) Capi dedicado a ana cecilia que estuvo de cumple y a lucia que tambien estuvo de cumple esta semana.. jejeje... lu te extraño muchop muchop corazon.. amiga te deseo lo mejor de mundo.. te quiero millon!!!

2 comentarios:

  1. Me encanto, por un momento pensé que se iban a pelear y no quería, así que estoy feliz porque no se separaron jajaja :) me encantaaa :D sigo leyendo :)

    ResponderEliminar
  2. ooohh que pasaraa ahhhhh ya mueroo por saberloo ahhhhhhh

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..