viernes, 22 de julio de 2011

Novela Niley 18 - La ultima prueba



La mente aturdida de Nick intentó volver a la rea­lidad. Si se dejaba llevar por lo que él quería, perde­ría la apuesta y acabaría vestido con una falda de hawaiana y un sostén de coco. Y lo que era peor, ten­dría que aguantar que sus hermanos se burlaran de él tal y como él lo había hecho de ellos durante las últimas semanas.
Miró fijamente a Miley y sintió la fuerza de sus muslos contra sus caderas. Y también se percató de aquellos sensuales labios que tenía frente a sí.
Así que no le costó mucho decidirse.
-Al diablo con la apuesta.
-Estaba deseando que dijeras eso -susurró Miley deslizando sus manos hacia la cinturilla de sus pan­talones vaqueros.
Sus dedos le acariciaron su firme abdomen y Nick sintió cómo se excitaba aún más. Si no la poseía pronto, sería hombre muerto. Y no moriría siendo precisamente feliz.
-Estaré contigo enseguida, nena -le dijo quitán­dose la camiseta.
-Esto es una locura.
-Oh, sí. No hay duda.
-Pero es tan necesario...  -murmuró  desabro­chando al fin el botón de sus pantalones.
-Cómo lo sabes -fue capaz de decir entre dientes.
-Umm, no llevas ropa interior -susurró deslizan­do sus manos hasta encontrar... ¡Bingo!
-Aprieta mucho -gimió mientras ella seguía aca­riciándolo.
-Pero también llevas los pantalones ajustados.
-Buena observación -admitió justo en el mo­mento en que sonó su teléfono móvil-. ¡Maldita sea!
-No respondas -le suplicó apoyando las manos contra su pecho.
-Tengo que hacerlo. Estoy de guardia -respondió sacando el móvil del bolsillo de sus vaqueros. Com­probó el número y maldijo en silencio-. Llaman de la base.
Separándose de ella a regañadientes, contestó a la llamada.
-¿Diga?
-Hey, chico, tenemos otra emergencia. Mueve el trasero y regresa enseguida.
La voz de J.T. sonaba alegre, pero Nick tenía ga­nas de retorcerle el cuello.
-¿Qué sucede?
-Un tipo se ha caído de un barco de ésos que al­quilan para ir a pescar. Nadie se dio cuenta de su desaparición hasta que llegaron al puerto. Parece ser que el tipo es un completo imbécil. La gente estaba encantada de que todo estuviera tranquilo. Por eso no le echaron en falta.
-¿Quién demonios sale a pescar con un tiempo como éste?
-Si tienes suficiente dinero para convencer al ca­pitán, no le importará fletar el barco. ¿Vienes o qué?
-Sí. Estaré allí en unos quince minutos -Nick colgó, se abrochó los vaqueros y se arrodilló para reco­ger del suelo los pantalones de Miley.
-¿Te marchas?
-Tengo que hacerlo.
-Así que -dijo dedicándole una sonrisa-, no soy la única idiota que ha salido a navegar hoy.
-Eso parece -miró a Miley y, de inmediato, quiso ignorar el deber. Por primera vez en su vida quería dejarlo todo por ella, quedarse allí y entregarse a una mujer que conocía hacía menos de una semana.
Y aquello lo sorprendía.
Le acarició el rostro. Aún sentía la pasión y el de­seo corriendo por sus venas. Le sostuvo el rostro en­tre sus manos. Besándola un par de veces, finalmen­te fue capaz de separarse de ella y mirarla a los ojos antes de comenzar a hablar. -Hazme un favor. -¿Qué?
-Quédate hoy en casa. Mantén la tienda cerrada.
-Nick, yo...
-Confía en mí -la interrumpió-. Nadie va a ir hoy a la librería. Todo el mundo estará buscando refugio y preparándose para el huracán.
-Si de verdad se acerca el huracán, debo ir a la tienda. Tengo que proteger las ventanas con tablas. Selena me dijo que todo está...
-Yo lo haré.
Eso la molestó.
-No estoy indefensa, Nick. Puedo hacerlo yo.
-No he dicho que estés indefensa -murmuró preguntándose dónde se había marchado el sensual sonido de su voz-. Tú espérame, ¿vale? Te ayudaré cuando acabe en el trabajo. De momento puedes empezar a cubrir las ventanas de la casa. Pero ten cuidado.
Por un par de segundos pensó que ella iba a dis­entir con él, pero asintió.
-Lo haré.
Volvió a besarla. Fue un beso llevo de promesas, desilusión y decepción. Después, se dio la vuelta y se dirigió hacia la puerta de la cocina.
-Tengo que irme.
-¿Nick?
Él se detuvo para mirarla.
-Ten cuidado ahí fuera.
Él esbozó una leve sonrisa.
-Siempre tengo cuidado, nena.
Y entonces se marchó.
 capi dedicado a mi sis  yaz, sis te quiero millon... :) gracias por tus comentarios.. espero que todo te salga super bien te quiero millon!!!

7 comentarios:

  1. Ahhhhh! me encanto ya quiero ver el siguiente capi, perdon si no comente en las entradas anteriores pero ya me puse al correinte con la nove haha :D porfa no tardes con el proximo

    ResponderEliminar
  2. hola!!me encanto el capi subi otro plis qme emuro x saver q paso!!!

    ResponderEliminar
  3. holiss el capi estubo re lindo!!!!subi el otro!!xfa q ya les avise amis amigas!!!

    ResponderEliminar
  4. me encanto, o sea perdio o no la apuesta? jajajaja, bueno sigo leyendo :D te qiero niñaa :D

    ResponderEliminar
  5. Me Encantaaaaaaa... SIGUELA PORFAVOOR!
    que no le pase nada a nick sii?? oajwojwoj amo tu novelaa !
    me gustaria que ganara la apuesta pero que tambien se quedara on miley es complicado ! :D eres genial gracias pro pasar x mi blog cuidate :)
    sol 9.9

    ResponderEliminar
  6. wiii!
    jeje LOVE IT!!
    jeje lo ameeee!
    chik sister!!! jeje
    me encanta xD
    espero el siguiente!

    ResponderEliminar
  7. mee encaantho siiss super duuperr

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..