miércoles, 10 de agosto de 2011

Novela Jemi 26 - Un asunto de familia - Feliz cumple Michelly!!



Demi tenía una sensación cálida en su interior, como si él hubiera compartido algo muy íntimo con ella. Y lo había hecho. Ciertamente, su pérdida de control era parte del problema, junto al recuerdo de su madre humillando al padre de Joe.
Demi le acarició el cabello con ternura.
—Después de perder... al niño —dijo—, el médico me dijo que debía haberme hecho un examen ginecológico antes de tener relaciones. Yo estaba... casi , intacta.
—Ya me di cuenta —murmuró Joe, complacido con la caricia de Demi en su pelo.
—Joe, no puedo hablar de esto —dijo Demi sonrojándose.
Joe se inclinó y le acarició la frente con la mejilla.
—Sí puedes —susurró—. Porque yo tengo que saberlo. En el estudio, cuando perdí el control y te tomé, ¿te dolió?
Demi se ruborizó al recordar la exquisita manera en que Joe había perdido el control.
—No —respondió.
—¡Gracias a Dios! Yo odiaba a tu madre por lo que había hecho con mi padre —dijo Joe, y le acarició el pelo a Demi—. Pero no era culpa tuya. Siento haberte hecho pagar por algo que no era culpa tuya, Demi.
—¿Por qué nunca me contaste nada de lo que pasaba entre mi madre y George?
—Al principio, porque eras muy inocente con respecto al sexo. Luego se levantaron demasiadas barreras entre nosotros y se me hacía muy duro atravesarlas —dijo Joe, y tomó la mano de Demi y la puso sobre su pecho—. He vivido dentro de mí mismo durante la mayor parte de mi vida adulta. He guardado secretos que no he compartido con nadie. Era lo que quería, o al menos eso pensaba, pero ahora —dijo mirándola a los ojos—, los dos tenemos que dejar de huir. No se puede huir de un niño.
—¡Eso me gusta!
—Sí, ¿verdad? —dijo Joe con una tierna sonrisa—. A mí también. ¿Qué ibas a hacer? ¿Irte e inventar un marido?
Demi se sonrojó.
—Deja de leerme el pensamiento.
—Ojalá hubiera podido leerlo hace unos años. Nos habría ahorrado mucha tristeza. Todavía no sé por qué ni siquiera se me ocurrió que podías haberte quedado embarazada después de aquella noche en la Riviera.
—Puede que yo no fuera la única que trataba de huir.
Joe cerró los ojos. Sí, él también había querido escapar, sin pensar en las consecuencias de sus actos. ¿Acaso Demi le estaba culpando de algo? ¿Se estaba burlando? ¿Trataba de aprovecharse de él? No, ella no sabía cómo era su madre, ¿o sí? Trató de apartarse, pero Demi lo retuvo, porque sabía muy bien por qué se sentía incómodo de repente.
—Hay una gran diferencia entre la ironía y el sarcasmo —le dijo—. El sarcasmo siempre se emplea para hacer daño, la ironía no. No voy a vivir contigo si te ofendes por cada cosa que diga.
—¿No crees que vas demasiado lejos? —dijo Joe.
—De ninguna manera. Has pensado que me estaba burlando de ti, pero yo no soy mi madre y tú no eres tu padre —prosiguió Demi con firmeza—. ¡No puedo ni matar a una serpiente y tú crees que disfrutaría humillándote!
Dicho de aquella manera, él tampoco podía. Demi no tenía un instinto dañino. Nunca se le había ocurrido pensar que en realidad era tan dulce como su madre cruel, pero en aquellos momentos no tenía más remedio.
Volvió a apoyarse en el respaldo de la silla y la miró a los ojos.
—En realidad no te conozco —dijo al cabo de unos instantes de silencio—. Nos hemos evitado durante años. Como tú me dijiste, nunca hemos hablado de verdad hasta estas últimas semanas.
—Lo sé.
Joe se rió.
—Supongo que tengo tantas heridas como tú.
—Pero parece que no tienes ninguna —replicó Demi con los ojos fijos en él—. ¿Le diste a aquella mujer el ratón de plata que te regalé?
Joe supo al instante a qué se refería.
—Lo tengo en un cajón de mi mesilla —dijo.
Demi estaba sorprendida y complacida.
—Me alegro —dijo sonriendo tímidamente.
Joe no le devolvió la sonrisa.
—Me arrepiento de muchas de las cosas que hecho. Hacer que te sintieras como una estúpida por regalarme algo está a la cabeza de ellas. Me sorprendió que me hicieras un regalo después de cómo te trataba.
—¿Porque te hice sentirte culpable?
—Algo así. Puede que también me sintiera avergonzado. Yo nunca te regalé nada.
—Ni yo esperaba que lo hicieras.
Joe le acarició el pelo.
—Está todo guardado en un armario —dijo.
—¿Qué está en un armario?
—Todos los regalos que te compré, pero no te di.
El corazón de Demi comenzó a latir muy deprisa.
—¿Qué regalos?
Joe se encogió de hombros.
—El collar de esmeraldas que te gustaba cuando tenías diecinueve años. El óleo que pintó el artista que conocimos aquel verano. El catálogo de aquella exposición que venía de Europa y no podías comprar porque era muy caro. Y algunas cosas más.
Demi no podía creer que Joe hubiera hecho tanto por ella.
—Pero, ¿por qué no me los diste?
—Cómo iba a dártelos después de las cosas que te decía y que te hacía —replicó Joe—. Comprándolos me sentía mejor.
Tomó la mano de Demi y acarició la sortija de esmeralda.
—Esto lo compré cuando te marchaste de Francia —añadió.
Demi se quedó boquiabierta.
—¿Qué?
—Vergüenza, culpabilidad, no sé. Iba a pedirte que te casaras conmigo.
—Pero no lo hiciste —susurró Demi débilmente.
—Claro que no —dijo Joe entre dientes—, Cuando fui a tu apartamento una semana después de que te marcharas de Francia, un hombre me abrió la puerta y me dijo que estabas en la ducha. Sólo llevaba puesto unos vaqueros.
—Era Harvey —dijo Demi con tristeza—. El hijo de mi casero. Su hermano y él estaban haciéndome unos armarios para la cocina. Sí, supongo que yo estaría en la ducha... ¡Nunca me dijo que había venido alguien!
Joe hizo una mueca.
—Y tú pensaste que era mi amante —añadió Demi.
—Me pareció obvio —asintió Joe—. Me marché con unos celos terribles. Estaba tan destrozado que volví a Francia.
A Demi le dieron ganas de llorar. Si Harvey no hubiera abierto la puerta, si ella no hubiera estado en la ducha, si...
 felicitaciones amiga!! :) sis te adoro!!! :)

2 comentarios:

  1. wau q lindo el cap te juro q m emociona mucho leerlay por supuesto q esta genial... :D ♥

    te re kieroo... ♥♥

    ResponderEliminar
  2. Que buen capi de verdad, me encanta que sean sincero con respecto a todos, aunque al principio Joe parecia el malo, el tambien estaba dolido...Sigo leyendo

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..