miércoles, 10 de agosto de 2011

Novela Niley 21 - A través de tus ojos


Miley obtuvo el papel principal en la obra de teatro. Llegó radiante de alegría y fue a comunicar su triunfo a Nick.
—¿Sobre qué trata la obra? —quiso saber Nick, rodeándola con un brazo mientras salían del estudio.
—Sobre la aristocracia francesa de nuestros días, donde todavía prevalecen los matrimonios por conveniencia —explicó ella—. Yo represento a la hija única de un opulento conde, a la que van a casar con un terrateniente, aún más rico, que ella no soporta. Es arrogante y de una indiferencia desdeñosa —entraron a la cocina y Miley fue a preparar café mientras Nick se sentaba a la mesa—. La obra trata sobre la forma en que ella lucha contra las imposiciones familiares y los prejuicios ancestrales.
—¿Termina casada con él?
—Sí —declaró Miley con una mueca—. Pero por las razones apropiadas, y después de poner de rodillas al arrogante tipo. Está escrita con mucho ingenio y gracia.
—¿Y quién hará el papel del tipo arrogante?
—Liam Hemsworth —anunció ella, y observó cómo Nick se convertía de apacible interlocutor en celoso amante.
—¡Hemsworth es un libertino! —le espetó.
—También Nick Jonas, según la gente —replicó Miley.
—¿Hay escenas de cama?
—Kevin Michael es demasiado buen escritor como para recurrir a esas tretas para lograr el éxito.
—Hemsworth es famoso por tratar de seducir a todas sus coprotagonistas —apunto Nick—. Le advertiré desde el principio que no intente nada semejante contigo.
—¡No lo harás! —protestó Miley, indignada. Luego su ira amainó, cuando un impulso travieso la hizo agregar—: Si puedo enfrentarme a un gorila como tú, entonces Liam será un chimpancé en comparación.
Nick se incorporó con lentitud, y Miley lo observó con un escalofrío cuando alzó la cabeza para mirarla, con los ojos entrecerrados.
—¿Cómo me has llamado?
Ella sintió un delicioso estremecimiento.
—Gorila —repitió, y emitió una risita nerviosa cuando él se puso de pie. Extendió las manos hacia delante en actitud defensiva—. No… ¡Nick! —seguía riendo, mientras retrocedía—. No lo he dicho en serio… de verdad… ¡era una broma… una broma!
Nick la atrapó en la puerta y ella lanzó un grito agudo cuando la levantó en brazos para llevarla hacia el dormitorio.
—Pensaba llevarte a una cena especial de celebración —informó él con exasperante calma—. Pero he cambiado de idea. Nos quedaremos aquí —la dejó caer sobre la cama—. Para que exploremos mis cualidades gorilescas.
—De acuerdo, Nick —susurró ella, pasándose la lengua entre los labios cuando él comenzó su escena de striptease.
Nick alzó las cejas con sorna.
—¿Percibo una nota de sumisión femenina en tu voz?
—Sí, Nick —los ojos de la joven eran como dos zafiros que brillaban con malicia—. Me avergüenza confesar que los gorilas son mi debilidad.
—¿Y qué me dices de los chimpancés como Liam Hemsworth? —Preguntó él mientras se inclinaba sobre ella para despojarla con metódica lentitud de su ropa—. ¿No son otra de tus debilidades?
Miley se negó a responder, mirándolo con provocativa obstinación y con la boca firmemente cerrada.
—Te obligaré a contestarme —le advirtió él con voz suave.
«Por supuesto que lo harás, es lo que estoy esperando», pensó ella, y apretó la boca con más fuerza.
Nick era un amante dominante. Le gustaba controlar cada una de las reacciones de ella con la finura de un conocedor, y al hacerlo así mostraba a Miley nuevas dimensiones de su amor con cada nuevo encuentro. Era sensible, imaginativo y sobre todo paciente; algunas veces apasionado en su deseo de una entrega plena, pero nunca cruel o egoísta. Enseñó a Miley a conocerse tan a fondo, que ella se desplegó en sus manos como una flor exótica.
Durante los siguientes meses vivieron en un estado de mutua euforia, y si nunca se hacían declaraciones verbales de amor, eso no parecía importar, porque el amor estaba patente cada vez que se miraban.
Sus vidas adquirieron una armoniosa rutina. Miley iba a los ensayos cada mañana y Nick se metía en su estudio. Cocinaban juntos, se bañaban juntos y charlaban sobre sus respectivas experiencias cotidianas.
—Decadencia —opinó Miley la primera vez que él sugirió esa forma de relajación, al concluir un arduo día de trabajo—. ¡Pura decadencia!
—Pero deliciosa, ¿no? —Sonrió él con desparpajo, hundiéndose en el agua espumosa, deslizándole un pie por la parte interior del muslo—. Algo que los ingleses deberíais aprender de nosotros es a diseñar mejor los cuartos de baño.
Sin nada que comentar ante esa muestra de arrogancia, Miley optó por tácticas de distracción al agarrarlo del pie y tirar de él. Tomado por sorpresa, porque estaba recostado con los ojos cerrados y sonrisa beatífica, Nick no tuvo tiempo de agarrarse a la bañera y se hundió con un barboteo dentro del agua jabonosa.
Lo que siguió fue una nueva experiencia para Miley, efectuada por un maestro en el juego sensual, con todas sus exquisitas variaciones.
Los días transcurrieron con el mismo alborozo desenfadado, y lo único que Miley podía percibir en el horizonte que pudiera estropear un poco las cosas, era el momento en que se estrenara su obra. Eso significaba que tendría que trabajar por las noches y no sabía cómo se tomaría Nick eso. No habían hablado todavía al respecto, pero pronto tendrían que hacerlo.
Pero ese día era el cumpleaños de Nick y ella no tenía intención de estropear las cosas discutiendo nada serio con él. Celebrarían una pequeña fiesta, sólo con la asistencia de Nick, Edward, la tía Victoria y ella, y mientras se arreglaba para el festejo, Miley estaba muy contenta.
Edward llegó temprano, antes de que Nick saliera de su estudio. Miley estaba bajando las escaleras para ver si la tía Victoria necesitaba que la ayudara en la cocina.
—¡Yo abriré! —gritó a la anciana para ahorrarle la molestia.
Abrió y encontró a su agente con su habitual garbo y desenfado, vestido con un traje blanco y camisa y zapatos negros. Llevaba en una mano un paquete envuelto para regalo y en la otra un ramo de flores.
—¿Para mí? —preguntó Miley, tomando las flores y aspirando con deleite su perfume. Sabía que las flores eran para la tía Victoria, como un pequeño homenaje a sus dotes de pastelera, pero Miley no pudo resistir la tentación de bromear un poco.
Edward se sonrojó y luego procuró recobrar el aplomo.
—Oh… sí, claro que son para ti, preciosidad —farfulló, sonriendo como el gato de Alicia en el País de las Maravillas—. ¿Para quién más podrían ser?
—No, puedo verlo en tu cara, Edward. No son para mí, pero no te atreves a decírmelo —ya se notaba el alivio en el rostro de su agente, y ella no pudo evitar confundirlo de verdad—. Son para Nick, ¿verdad? Es su cumpleaños.
—Pero… —balbuceó otra vez el pobre Edward.
—A Nick le encantan las flores —añadió Miley con desenfado.
—¿De verdad? —Edward miró con incertidumbre el paquete y las flores, y luego a Miley, con suspicacia.
—Te lo juro —le aseguró ella—. Dale las flores y se mostrará muy conmovido.
En ese preciso momento apareció Nick en el rellano de la escalera del primer piso.
Edward alzó la mirada hacia él, se encogió de hombros y dejó el paquete envuelto en la mesa del vestíbulo, antes de subir la escalera hacia Nick.
—Feliz cumpleaños —dijo, ofreciéndole las flores.
—¿Para… mí? —Preguntó Nick con azoro, y tomó el ramo, miró por un momento el rostro confuso de Edward, luego a Miley, extrañado… y se encogió de hombros—. ¿Flores, eh? —murmuró—. Gracias, Edward, estoy… conmovido. Me voy a dar una ducha y me reuniré con vosotros… ¿no es amable Edward al traerme flores? ¿Eh, Miles? —su tono era muy apacible—. Iré a ponerlas en agua para que no se marchiten —y se fue, silbando alegremente, con el ramo de flores apretado contra su enorme pecho y dejando a Miley desconcertada y a Edward aliviado al ver su reacción.
 un poco de diversion no hace mal jejej imaginense a nick de gorila haciendo añicos a liam porque es un simple chimpance.. jejejejeje 
y tambien imaginence al serio edward cullen, regalandole rosas por su cumpleaños a nick  :) jijijijiji
me dicen que opinan ahhh 
jejejeje....
:)

7 comentarios:

  1. oow mamii oow ya te operann oow nooo
    waa lloraree jejeje te quiero cuentas conmiigoo y esperoo q te recuperres prontiiko corazoon ooww te voy a extrañar muxo mamii ooww llorare y me encantaroon los capiiis super dupers jejejeje te quiero te me cuidazzz

    ResponderEliminar
  2. Amé los caps. <3 oh sii oh sii e.e hahaha cuando Miley le dice a Nick que él es un gorila & que Liam es un chimpancé e.e POR FAVOR! QUE LIAM NO ARRUINE NADA! D: es que si lo hace, nunca te perdonaré e.e hahaha odio a Liam ¬¬

    Espero tenerte de nuevo muy pronto ;D todo te irá bien con la operación :D

    TE QUIERO! (:

    ResponderEliminar
  3. jajajaja Me imagino lo de las rosas y me río, totalmente gracioso jajajaja Liam ¬¬ no lo quiero para nada -.- jajaja

    ResponderEliminar
  4. jajaja me mato el cap y ls demas caps me fasinaron hehe no m cae bien edward pero aqui si hehe regalando flores a un hombre y jejeje miley extrañada creo q entendio su broma en fin me fasino sube pronti nuevo caps siii y q salga bien tu operacion para q veas fabuloso tkm cuidate bye

    ResponderEliminar
  5. jajajajjajaja me mate de ris aestubo muy bueno me encanto edwar jajaj las flores eran para tia victoria?

    ResponderEliminar
  6. Kazzzzzzzz esta herosa tu novela ... me encnta . apenas puedas subeee . me mori de risa con lo de las floress !!!
    ay espero que digan que se amana ...
    auuu !!!!!
    sube pronto.
    un besitoo :)

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno estos últimos caps. Me re encantaron Kazzie. Daleee! Seguii! Sabes que te apoyo y me re encanta lo que escribis >)!
    Sos una geniaaa... en lo que haces y te deseo mucho éxito
    xooxoxox...!

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..