lunes, 1 de agosto de 2011

Novela Niley 23 - La ultima prueba


-¿Quién era él?
Ella volvió a suspirar.
-Se llamaba Eric.
A Nick ya le parecía estar odiándolo. Sin duda sería alto, musculoso y lo bastante estúpido como pa­ra dejar escapar algo tan bueno.
-¿Qué sucedió?
Miley cerró los ojos.
-Murió.
¡Maldita sea! Nick empatizó con ella.
-¡Dios, Miley! Lo siento.
-Hace ya mucho tiempo.
-¿Cuánto? -se preguntó ya que, por el dolor que reflejaban sus ojos, parecía ser una pérdida bastante reciente.
-Doce años.
El pestañeó. Miley ahora no parecía tener más de treinta años.
-Eras una cría.
-No tanto -se acurrucó contra él como recor­dándole que tan sólo un minuto antes la había esta­do besando y no le importaba que volviera a hacer­lo-. No quiero hablar de eso ahora, ¿vale?
-Vale. Muy bien -dijo él a regañadientes a pesar de que su cuerpo le urgía para entrar en materia.
Volvió a inclinar la cabeza para deslizar sus labios y su lengua por su vientre e ir más y más abajo hasta el triángulo de pequeños rizos rubios sobre los que descubrió la marca plateada de una vieja cicatriz.
Con uno de sus dedos acarició la marca y, mante­niendo la voz firme, le hizo la pregunta de la que, es­taba seguro, conocía la respuesta.
-¿Qué es esto?
Ella cerró los ojos y dijo.
-Es la cicatriz de una operación.
-Sí, ya lo veo. Pero, ¿de qué tipo?
Miley suspiró.
-Una cesárea.
-¡Tuviste un hijo! 
-Sí.
-Cuando eras una adolescente.
-Sí.
-Eric -dijo él lamentándose de ella.
-Sí. Eric. Mi hijo -los ojos de Miley se llenaron de lágrimas aunque trataba de parpadear frenéticamente para evitar el llanto. ¡Qué estúpida! No debería haber comenzado a hablar. No debería haber iniciado una conversación que, inevitablemente, iba a conducirla a aquella situación.
-¿Qué pasó?
Mirando al cielo, Miley se concentró en los colores que reflejaban los cristales de la lamparita.
-¿Por qué quieres saberlo?
El se incorporó y la miró a la cara. Miley se sintió agradecida por ver la conexión que tenía con Nick. Hacía mucho tiempo que no conectaba con alguien y haberlo hecho en medio de una tormenta con un perfecto desconocido era como un regalo para ella.
-Porque veo sombras en tus bellos ojos, Miley -le respondió besándola-. Las vi desde el preciso instante en que te conocí. Y quiero saber qué las provoca -volvió a besarla con dulzura en los labios.
Asintiendo con la cabeza, Miley miró sus profundos ojos cafés y retrocedió en el tiempo. Regresó a un pasado que sentía muy presente pero del que, a la vez, se mantenía distanciada.
-Mi familia es rica. Muy rica.
-¿Y bien?
-Mi hermano mayor era el perfecto heredero y yo era la princesa, la chica buena que lo hacía todo bien.
El volvió a besarla para animarla a continuar.
-Hasta que cumplí los diecisiete y me enamoré del hijo mayor del mejor amigo de mi padre.
-Y te quedaste embarazada.
-Sí -y en aquel momento recordó el pánico, el miedo de saber que un nuevo ser crecía en su inte­rior. Errores como ése jamás habían ocurrido en la familia Cyrus. Todo estaba planeado, planificado, in­cluso los bebés.
-El padre de la criatura estaba asustado.
־¿Y tú no?
Ella sonrió agradeciéndole su solidaridad.
-Aterrada -le aseguró-. Cuando se lo dije a mis padres montaron en cólera. Me dijeron que les ha­bía decepcionado, pero que se ocuparían de aquel incidente para que nadie jamás supiera nada.
Era sorprendente, pero aún le dolía recordar aque­lla noche. Asustada, se había enfrentado a sus padres sabiendo que se disgustarían. Sin embargo, en secre­to había esperado que le mostraran su apoyo, su com­presión.
-Lo dispusieron todo para que abortara. No po­dían concebir tener una madre adolescente y soltera en la familia, pero tampoco querían que me casara con Liam.
Nick se rió.
-Liam. Qué nombre tan insignificante.
-Liam era una persona insignificante. El no quería, pero le habían criado para serlo. Además, era muy joven. En fin, me negué a abortar y decidie­ron enviarme a París. Me quedaría en casa de mi tía hasta que el bebé naciera y después lo daría en adop­ción.
Una lágrima brotó del rabillo de uno de sus ojos
-Pero no pude hacerlo. Cuando nació, mi bebé me miró como si me conociera. Sonrió. Era mío.
Nick volvió a besarla y le secó la lágrima con la yema de su pulgar.
-Les dije a mis padres que iba a quedarme con el bebé. Ellos me dijeron que no podía regresar, así que me quedé en París en casa de mi tía durante una temporada. Después, utilicé la herencia de mi abue­la y conseguí un apartamento para mi hijo y para mí.
Fueron unos días muy emocionantes llenos de amor y proyectos de futuro. Días en los que conoció el amor de manos de su hijo. Un amor que jamás ha­bía conocido antes. Nunca había imaginado que po­día amar tanto y tan profundamente.
Eric era pequeñito, indefenso, pero le proporcio­naba todo el amor del que ella jamás habría podido soñar. El era su mundo hasta que...
-¿Miley? ¿Qué pasó?
Ella volvió a cerrar los ojos, pero al hacerlo las imágenes le resultaban más reales, más duras.
-Sólo tenía cinco meses. Una mañana no me des­pertó. Dormí hasta las nueve y me levanté pensado «Genial. Por fin ha dormido una noche de tirón. Es­to lo hará todo más fácil» -se mordió los labios, miró a Nick a los ojos y entonces dijo-. Fui a buscarle y le dije «Buenos días, dormilón» y lo toqué, pero no se movió, no reaccionó.
-¡Oh, Dios!
Ella tragó saliva.
-Recuerdo que pensé «Qué raro» y entonces me incliné para besarlo. Estaba frío.
-Miley...
-El doctor dijo que fue SIDS. No podríamos ha­ber hecho nada. Simplemente murió en mitad de la noche.
-¡Dios, Miley! Lo siento tanto...
-Lo sé.
Nick la besó y saboreó sus lágrimas. Ella sintió su calor y su deseo de reconfortarla así que dejó que lo hiciera.
Después, él se detuvo y la miró a los ojos aterra­do.
-¿Qué pasa?
-No puedo creerlo. No puedo creer que lo haya hecho, que lo hayamos hecho. Nunca antes me ha­bía sucedido, te lo juro.
-¿El qué?
-Hablar sobre Eric me ha hecho pensar en ellos. Protección, Miley. No hemos usado protección. Nin­guna de las veces -el rostro de Nick estaba desen­cajado-. Sabiendo lo que sé ahora, no puedo creer que te haya puesto en peligro.
-¡Shh! -puso un dedo sobre sus labios para hacer que se callara. Su propio corazón latía deprisa. Ella tampoco había pensado en usar protección y ella, más que nadie, debería haber prevenido la situación. Pero, al menos que él no estuviera sano, no le impor­taba.
-Tomo la píldora para regular mis periodos.
Dejó caer la frente sobre la de ella.
-Menos mal -entonces volvió a alzar la vista-. Es­toy sano. No te preocupes por eso. Soy un hombre cuidadoso.
-Es bueno saberlo dijo sosteniendo su rostro en­tre sus manos. Sus pupilas cafés reflejaban una serie de emociones que le era difícil descifrar. Pero eso no era importante ahora. Ahora quería volver a sentirse viva, sentir como su corazón latía con fuerza, sentir el cuerpo de Nick moverse dentro del suyo.
- Yo también estoy sana- le aseguró-. Ahora quiero que me hagas el amor otra vez. Y, Nick…
-¿Sí?
-No te preocupes por mí.
 hola chicas aqui el capi.. las noticias que recibi hoy me han puesto muy triste... emilse y max los quiero muchop....

8 comentarios:

  1. katty hermosa xq xq m haces esto ehhh m hicist llorando mi pobre corazon hay tan trist la historia d miley su bebe ahhh lloro d nuevo ¬¬ amo tus noves encerio sube pronto t lo ruejo y wiii soy la primera :p cuidate tkm bye

    ResponderEliminar
  2. oooww ´poobre miley mal me isistes llorar madre waaaa :'( graxias por recordarme lo de emii waaaaaa me vooy con el otroo capii antes de que desconponga mi compuu por mis lagriimaaasss

    ResponderEliminar
  3. ooooooo wow quede en SHOCK pobre mileyyyyy :(
    bueno mi sis hermosa :) te reeeee extraño y espero que subas pronto.

    te quierooo

    ATT:TIFF

    ResponderEliminar
  4. hola amigaaa!!! no te preocupes q ya estamos un poquito bien!! es algo muy feo q m ocurrió d nuevo ... pero saldré adelante como siempre y mas xq estoy con la persona q amo... te keremos muchísimo... ♥ eres la persona mas buena.. un beso grande grande :)

    ResponderEliminar
  5. :O pobre Miley :( me dieron ganas de llorar :S pero me quede impresionada con lo que me entere,quiero ver mas de la nove porfa siguela

    ResponderEliminar
  6. Me re gusto el cap, aunque fue triste, pobre Miley, me hiciste quedar con un nudo en la garganta :/ bueno linda sigo leyendo, besitos y sabes que te quiero :)

    ResponderEliminar
  7. hey...por fin arregle mi computadora :D
    ya podre comentar.....
    ame el capitulo...para serte sincera amo todas tus novelas..... síguela pronto.
    P.D: pobre miley...me hiso llorar

    ResponderEliminar
  8. lindo capis sis un beshitoo... ando apurada... x eso fimo rapiditooo besitoo!!

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..