domingo, 7 de agosto de 2011

Novela Niley 24 - La ultima prueba - Feliz cumple Sariis!!



Los siguientes días fueron muy estresantes. El hu­racán había pasado por alto Baywater y se había diri­gido hacia la costa, pero había dejado a su paso enor­mes ventiscas y lluvias torrenciales dejando un pai­saje desolador en la pequeña población.
Había que hacer un montón de limpieza. El equi­po de Nick se mantenía muy ocupado ayudando a la policía local y a los bomberos a atender llamadas de emergencia. El había llamado para comprobar que toda su familia se encontraba a salvo, pero no había tenido tiempo aún de reunirse con sus herma­nos. Hasta esa noche. Entre su trabajo en la base y las emergencias que estaban atendiendo no le quedaba mucho tiempo libre. Y el poco que tenía lo destinaba a estar con Miley.
Parecía no saciarse nunca de ella. Desde aquella pri­mera noche juntos, la noche de la tormenta, habían estado juntos todas las noches haciendo el amor, ha­blando, riendo, discutiendo... Nunca había pasado tanto tiempo con una mujer antes de sentir la nece­sidad de salir huyendo.
Antes de conocer a Miley, siempre había manteni­do las distancias. Al menos emocionalmente. Nunca había querido conocer a una mujer más allá de lo su­perficial, más allá de lo que implicaba divertirse jun­tos. Sin embargo, ahora, parecía que había algo más. 
Nick se había dado cuenta, pero no sabía muy bien qué hacer al respecto. Una y otra vez, se sentía cada vez más implicado en su vida, en su mundo y una parte de su cerebro le advertía constantemente del peligro que eso suponía.
Y también le recordaba que él no estaba buscan­do algo para siempre. El no buscaba amor.
Pero aquella voz que resonaba en su conciencia cada vez era más débil, cada vez le costaba más oír­la.
Se dirigió hacia el restaurante del faro y se detu­vo justo a la entrada. Enganchó sus gafas de sol en el cuello de su camisa y echó un vistazo alrededor del comedor. El restaurante estaba atestado de gente, en su mayoría familias celebrando que habían sobrevi­vido al huracán.
Divisó a sus hermanos en una de las mesas del fondo y se preparó para lo que, sabía, se le venía en­cima. El se había estado riendo de Joe y Kevin durante las últimas semanas, así que esperaba que ellos se tomaran la revancha.
Atravesó el comedor y llegó a la mesa.
-Hazte a un lado -le dijo a Kevin.
Cuando lo hizo, Nick se sentó en el banco. De­teniendo la mirada sobre Kevin, Joe y finalmen­te Frankie, respiró hondo y dijo.
-He caído.
Sus hermanos empezaron a celebrar su derrota gritando y riendo de forma que todo el mundo en el restaurante se volvía para mirarlos.
-Por favor, dejadlo ya, ¿queréis? -dijo Nick a sus hermanos.
-¡Es genial! -dijo Joe aún riéndose. Kevin y Joe chocaron las palmas por encima de la mesa y Frankie empezó a frotarse las manos como queriendo contar el dinero que él y su iglesia acaba­ban de ganar.
-¿Y qué ha pasado? -preguntó Kevin dándole a Nick un codazo en las costillas.
-¿Que qué ha pasado? ¿Necesitas que te lo expli­que? Demasiado bien sabéis lo que ha pasado.
-Sí, pero ¿qué ha sido de toda esa parrafada que nos soltaste acerca de que tú resistirías más que noso­tros?
-He resistido más que vosotros dos, perdedores -Nick les recordó inmediatamente. Puede que él no hubiera ganado la apuesta, pero había vencido a los otros dos de los trillizos Jonas
-Sí -dijo Joe apoyando los brazos sobre la mesa-, pero sólo te quedaban dos semanas para ga­nar. Realmente pensé que ibas a lograrlo.
-Pues yo no -murmuró Kevin.
-¿Miley? -preguntó Frankie tranquilamente.
Nick asintió.
-¿Miley? -repitió Joe poniéndose derecho y mirando a su alrededor como si fuera el único que no conocía aquella información.
-Sí -añadió Kevin mirando a Frankie-. ¿Cómo es que tú sabes lo de esa nenita y nosotros no?
-Chicos, vosotros no lo sabéis todo -dijo Nick recostándose en su asiento.
-Aquí tenéis, chicos -dijo alegremente una voz femenina-. Vuestras cuatro cervezas.
Los hermanos Jonas se mantuvieron en silencio hasta que la camarera se hubo marchado.
Nick echó mano a su cerveza y dio un gran sor­bo. La espuma helada le golpeó la garganta y alivió la irritación que tenía depositada allí.
-Escupe -le exigió Joe-. ¿Quién es esa nueva nenita?
-No es ninguna nenita -le respondió Nick ha­ciendo una mueca puesto que él mismo llamaba ne­na a Miley todo el tiempo.
-¿Dónde la conociste? ¿En el bar de al lado de la base? -Kevin se rió.
Nick suponía que tenían derecho a reírse. Nor­malmente las mujeres con las que salía frecuentaban el bar de los marines.
Dio otro trago a su cerveza y les explicó cómo ha­bía conocido a Miley. Al contárselo a sus hermanos, experimentó un gran alivio. Él no se había dado cuenta, pero su voz se había suavizado y sus pupilas brillaban.
-Parece alguien especial -dijo Frankie cuando Nick paró de hablar.
 espero que les guste muchop!!! wiiii jiji

2 comentarios:

  1. ooww siis me reeencaantoo
    jojo solo leii alguno renglones peroo ya me encaasntho jojojo
    ooww mil graxiias siis eres la mejooorrrr

    ResponderEliminar
  2. Me encanto, aunque solo le quedaban dos semanas! no podían resistirse esas dos semanas mas ? jajaja Yo quería que Nick gane :_ jajaj pero bueno :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..