martes, 30 de agosto de 2011

Novela Niley 24 - A través de tus ojos - Feliz cumple Ro, Pris y @TheMileyCookie



Nick no respondió y fue hacia la ventana, con la espalda rígida.
—Llegó de Nueva York esta mañana —dijo por fin, sin volverse.
—¿Para… trabajar? —inquirió Miley con un hilo de voz.
Nick negó con la cabeza.
—Para verme.
—En… tiendo —murmuró ella.
—No, no entiendes —masculló Nick, y su tono de burla hirió a la joven.
Entonces él se volvió y fue a sentarse enfrente de ella, con el vaso de whisky apretado en la mano como un salvavidas y el rostro tenso.
—Escucha, Miles —dijo con voz ronca—. Quiero tratar de explicarte algo… —vaciló, cerrando los ojos ante la mirada inquieta y azorada de la joven—. No me es fácil decir esto sin… —volvió a titubear y Miley apretó los puños—. Ya te había hablado de mí… matrimonio con Delta.
Miley asintió, muda y consternada.
—Ya sabes lo difícil que me ha sido siempre alejarme por completo de ella… cómo me siento… responsable de ella —dio un trago de whisky y Miley lo miró fijamente, presa de un terrible presentimiento—. ¿Te conté lo del aborto?
Ella asintió con la cabeza, preparándose para ver su vida destrozada.
—Ya casi tiene treinta años y sabe que su carrera está terminando. La carrera de una modelo es muy corta, tú debes saberlo —añadió Nick con voz monótona—. El año pasado conoció a un italiano rico y se enamoró de él. Él le pidió que se casaran y Delta estaba en el quinto cielo, viendo su futuro asegurado con un hombre a quien amaba y que supuestamente la amaba también.
—Me… alegro de que haya encontrado por fin alguien a quien amar —murmuró Miley con cautela, y observó la reacción de Nick.
—No se trata de eso —repuso él con aire sombrío—. Todo estaba arreglado y las invitaciones a punto de imprimirse, cuando ella fue llevada al hospital con diagnóstico de apendicitis.
—Oh, lo lamento, Nick —murmuró Miley con compasión—. Eso debió de ser traumático para ella.
—Peor que eso —replicó Nick con angustia—. Un examen exploratorio descubrió… —no pudo continuar. Miley extendió una mano para tocarlo, pero él retrocedió antes de que ella pudiera hacerlo, poniéndose de pie y apartándose de la joven. Volvió otra vez a la ventana para mirar afuera—. El aborto la dejó incapaz de tener hijos.
—Pobre —murmuró Miley—. Debió de ser algo espantoso para ella descubrirlo.
—¡El canalla la rechazó, diciendo que no se casaría con ella si no podía darle hijos! —Exclamó Nick con aspereza—. Eso la dejó abatida, hecha una ruina. Trabajó durante algún tiempo como un autómata hasta que tuvo un colapso nervioso —hizo una pausa, mirando con ojos vacíos su copa—. Nunca lo supe. Nunca me dijo una palabra sobre eso. Siempre estuvimos en contacto y… y sin embargo no me dijo nada.
—¿Adonde conduce todo esto, Nick? —inquirió Miley, levantándose—. Puedo entender tu consternación. Admiro tu nobleza y tu generosidad, pero estoy segura de que no me estás contando esto sólo porque sí. Hay algo más, ¿verdad?
—Delta está destrozada —dijo Nick entre dientes, volviéndose con brusquedad para mirar a Miley con ojos relampagueantes—. Ha perdido todo, carrera, belleza, futuro, posibilidad de ser madre. ¡Me necesita! —Declaró con voz desgarrada—. Y… no puedo abandonarla. ¡No puedo negarle mi apoyo!
«Con que se trataba de esto», pensó Miley, invadida por un frío terrible. Torció la boca en una mueca amarga.
—Lo cual, ¿qué significa, exactamente? —preguntó con voz sarcástica—. ¿La has invitado a vivir aquí? ¿Es eso? ¿La has invitado y quieres que yo la reciba con los brazos abiertos?
—Me voy a casar con ella otra vez, Miles.
—¿Qué? —lo miró con absoluta perplejidad.
Nick la miró con expresión sombría.
—Tengo que hacerlo, Miles —murmuró con voz tensa.
Miley sacudió la cabeza como si no pudiera creer lo que estaba sucediendo, y Nick la miró con los ojos llenos de dolor, pero sin negar lo que acababa de decir.
—No —murmuró Miley en un suspiro trémulo—. No hablas en serio.
—Lo… siento —murmuró Nick.
—Estás conmocionado —lo excusó ella, sacudiendo la cabeza, incapaz de aceptar lo que él estaba diciendo—. No sabes lo que dices, Nick. Es absurdo… es… ¡no puedes hacerme esto, no puedes hacernos esto!
Nick no respondió. Sólo mostraba una expresión sombría.
—¡Ella inventó toda esa historia! —prosiguió Miley, con voz trémula—. Y te sientes consternado, por supuesto, pero… pero no puedo creer que seas tan ingenuo, tan crédulo…
—Por favor, trata de entenderlo, Miles…
—¡Es una mentirosa, una arpía… y tú lo sabes!
—Y muchas otras cosas más —admitió Nick—. Pero en gran parte yo tengo la culpa de que sea como es. Y ahora tengo que pagar las consecuencias.
¡No era posible! ¡No podía someterla a esa humillación, a esa tortura! Miley se tapó la cara con las manos. Se apartó de Nick, incapaz de seguir mirando su rostro.
Luego se volvió otra vez hacia él.
—¡Pero tú me amas! —exclamó, con los ojos inundados de lágrimas, los labios temblorosos y el corazón encogido.
Nick se puso rígido y la miró con expresión angustiada.
—Nunca te lo he dicho…
las quiero chicas, las quiero y las extraño muchop besos, felicitaciones a esas cumpleañeras....
las amooooo!!!!!!!!!

1 comentario:

  1. NO :_____ que triste, se me quedo un nudo en la garganta :( no quiero que se separen, Nick es tonto :(, aunque muy bueno e ingenuo :( que mal :/ bueno leo el otro cap qe me queda haber si me levanta el animo...De igual manera genial el cap

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..