miércoles, 10 de agosto de 2011

Novela Niley 27 - Un asunto de familia - Feliz cumple Michelly!!



—¿Te das cuenta de cómo me sentía la mañana que fui a buscarte para llevarte a Sheridan? ¿Te acuerdas de lo que dije? —preguntó Joe—. Un mensaje no recibido, una carta no escrita, una llamada de teléfono que no te decides a hacer, y se destruyen dos vidas.
Joe seguía con la mano de Demi entre sus manos, contemplando la sortija de esmeralda.
—Y sabías que me encantaban las esmeraldas —dijo Demi con suavidad.
—Por supuesto —dijo Joe, sin mencionar cómo lo sabía ni lo mucho que le había costado encontrar un anillo exactamente como aquél.
De repente, Demi se acordó.
—Vi un anillo como éste en una revista —dijo—. La dejé abierta sobre el sofá para enseñársela a Corlie, porque me encantó. Debió ser justo antes de empezar la universidad.
—Llevabas puesta una camiseta rosa y unos shorts —dijo Joe—. Ibas descalza y el pelo te llegaba a la cintura. Me asomé por la puerta y te vi sobre la alfombra, mirando la revista, y tuve que salir corriendo.
Demi le miró a los ojos.
—¿Por qué? —preguntó.
Joe se rió.
—¿No lo adivinas? Porque ocurrió lo mismo que me ocurre cuando estoy cerca de ti. Me excité.
—¡Pero si te comportabas como si no soportaras mi presencia!
—¡Claro que sí! Si te decía la verdad, te daría el arma perfecta contra mí —replicó Joe.
Demi comprendió. Había pasado todos aquellos años protegiéndose a sí mismo, evitando cualquier intimidad o el más sencillo afecto porque pensaba que eran debilidades de las que las mujeres podían aprovecharse. No había duda de por qué le llamaban "el hombre de hielo". En cierto sentido lo era. Demi se preguntó qué podría derretirlo. Tal vez el niño. ¡El niño!  Inconscientemente, Demi apoyó las manos en el estómago.
Aquella acción involuntaria devolvió a Joe algunos desagradables recuerdos. Pero al ver el gesto de Demi se tranquilizó. Luego apoyó las suyas sobre las pequeñas manos femeninas.
—Esta vez cuidaré de ti —dijo con calma—. Aunque signifique alquilar una habitación de hospital para que estés en la cama los nueve meses.
—Esta vez no lo perderemos, cariño —susurró Demi acariciándole con dulzura—. Te lo prometo.
—¿Qué me has llamado? —murmuró Joe sin moverse.
Demi vaciló.
—¿Qué me has llamado? —insistió Joe.
—He dicho... cariño.
Joe se separó un poco, lo suficiente para poder ver la cara de Demi, que se había sonrojado.
—No, no tengas miedo —le dijo—. Me gusta.
—¿Sí?
—Sí —dijo Joe sonriendo.
Demi suspiró con satisfacción y le miró.
Joe la observó. Tenía el pelo revuelto, así que lo acarició y lo echó para atrás.
—¿Te sientes mejor?
Demi asintió.
—Noto malestar en el estómago, pero es normal.
—Mi médico podrá darte algo.
—No, no quiero tomar ni una aspirina mientras esté embarazada. No quiero arriesgarme.
Joe agachó la cabeza, para que Demi no pudiera ver la expresión de sus ojos.
—¿Quieres al niño porque quieres ser madre o porque es mi hijo?
—¿Vas a fingir que no lo sabes? Solías reírte de lo que sentía por ti.
—Sí, ya lo sé —dijo Joe, y la miró a los ojos—. Cómo me duele. Me porté cruelmente contigo y, aún así, no cambiaste. No sabes qué tormento era saber que para tenerte lo único que tenía que hacer era tocarte. Espero no haber matado ese sentimiento en ti. No sé nada del amor, Demi, pero quiero que tú me ames. Si puedes.
La besó en la frente, en los párpados, y Demi se echó a llorar.
—Te quiero desde la primera vez que te vi —susurró Demi sin dejar de sollozar—. Te quiero mucho, Joe, mucho, mucho...
Joe la besó. Al principio con insistencia, casi con crueldad, dominado por el deseo. Pero al darse cuenta de lo débil que estaba Demi, aflojó los brazos y su beso fue más dulce y tierno.
Cuando se irguió tenía una expresión de asombro. Aquella era su mujer. La mujer que le amaba. Tenía un hijo suyo en las entrañas e iba a ser su esposa.
—Podemos... si quieres —susurró Demi—. Quiero decir, no me siento tan mal.
—No sería un hombre si en este momento sólo pensara en el sexo —replicó Joe acariciándole el pelo—. Vas a ser la madre de mi hijo. No podría estar más orgulloso.
Demi sonrió.
—Hemos hecho el amor una sola vez y ya estoy embarazada. A no ser que queramos tener veinte hijos, supongo que uno de los dos tendrá que hacer algo cuando nazca el niño.
—Yo haré algo —dijo Joe—. No quiero que tomes nada que pueda hacerte daño.
—No tengo por qué tomar nada, puedo ponerme algo.
—Ya veremos.
Demi le acarició la cara y luego el hombro y el pecho.
—Podría emborracharme con esto.
—¿Con qué?
—Con sólo tocarte —dijo Demi sin ser consciente del efecto de sus palabras en el hombre que la estrechaba entre sus brazos—. Soñaba con ello.
—¿Incluso después de volver de Francia? —preguntó Joe con repentina amargura.
—Incluso después de volver de Francia —le confesó Demi y luego lo miró—. Oh, Joe, el amor es el sentimiento más terco de la tierra.
—Debe serlo.
Demi se inclinó y le besó en los párpados.
—¿Cuándo quieres que nos vayamos a Sheridan?
—Ahora.
—¿Ahora? Pero...
—Quiero que nos casemos —dijo él con firmeza—. Y quiero hacerlo antes de que cambies de opinión.
—Pero si no voy a cambiar de opinión.
Joe no estaba completamente seguro de ello. Había cometido tantos errores que no podía arriesgarse a cometer uno más.
—Y no volveremos a dormir juntos hasta que ten¬gas la alianza en el dedo —añadió.
—Eso es chantaje —protestó Demi.
—¿Perdona?
—Negarte a entregarme tu cuerpo para que me case contigo. ¡Me niego!
—No, no puedes negarte.
A Demi le encantaba el brillo que tenían los ojos de Joe cuando algo le sorprendía. Sonrió. Tal vez no la amara, pero la deseaba y le tenía mucho cariño.
—Sí, lo haré —asintió—. Si tienes tanta prisa por perder tu libertad, ¿quién soy yo para ponerme en tu camino? ¡Voy a hacer las maletas ahora mismo! 
felicitaciones!!! wiii fiesta de 5 segundos!!! jejeje
michelly muchas felicitaciones!!!

6 comentarios:

  1. aa me encantoooooo
    se van a casar aaaaaa
    siguelaaa
    paty

    ResponderEliminar
  2. vaya se me hizo eterno la 3espera jajaja ojala subas pronto soy nueva lectora y ya me lei tus obras jejeje felicidades por tu trabajo

    ResponderEliminar
  3. Me encanto aaww que lindo!!! Que bien que cambio

    ResponderEliminar
  4. aaaaaawwwwwwwwwww.......
    JEMI!!!

    mas, mas, mas!!!
    -demiloveMLovaticSMiler

    ResponderEliminar
  5. siguelaaaaaa
    aaaa jemi se casa siguelaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  6. wOW ..... Amo tus novelas...son demasiado geniales....Mas que nada las Jemi ... qq' Las amo ...Amo tu Blog .. es lo mejor ... Siguela .. y has mas que me muero de curiosidad ...wow pase todas mis vacaciones leyendo tus novelas (L) (L) Bueno las JEMI .. Que son las que mas me gustan !

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..