jueves, 11 de agosto de 2011

Novela Niley 28 - La ultima prueba - Feliz cumple Michelly!!



-¿Cómo lo has adivinado?
-Era de suponer -admitió Selena sin disimular su agrado.
-No tienes por qué mostrarte tan contenta al res­pecto -murmuró Miley sonriendo al auricular.
-¿Y por qué no iba a estar contenta? Dos de mis mejores amigos han encontrado el amor y la felici­dad. ¡Es una noticia estupenda!
Aja! -Miley se apoyó contra la silla-. En lo que se refiere a Nick, sólo hemos compartido sexo.
-¿Y qué me dices de ti?
Ella suspiró.
-Selena... Soy idiota.
-No, no lo eres cariño -le dijo su amiga suavemen­te-. Te has enamorado y eso te hace ser afortunada.
-No. Sólo hace que resulte más duro marcharme.
-¿No vas a quedarte y ver qué pasa?
 -No -Miley se levantó, anduvo hasta la ventana y contempló el sol. El cielo era azul, las nubes se movían lentamente y el viento soplaba como una brisa fresca. Era como si el huracán nunca hubiera pasado por allí.

Miley sabía que cuando estuviera de nuevo en ca­sa, desbordada de trabajo, lo que sentía por Nick también se desvanecería. El tiempo le haría olvidar aquellas dos semanas.
Pero si había una parte de ella que lamentaba aquello, era una parte muy pequeña. La cruda reali­dad era que no quería volver a amar a nadie otra vez. No quería volver a arriesgarse y sufrir el dolor de la pérdida.

Después de la muerte de Eric, Miley había estado perdida, asolada. Había caído en un círculo vicioso de riesgo, aventura. Había puesto su vida al límite una y otra vez en un intento de perseguir la muerte. Se había sentido desesperadamente sola. Había echa­do tanto de menos a su hijo que ni siquiera se había reconciliado con su familia para poder buscar apoyo en ellos.

Por el contrario, se había dedicado a hacer todo tipo de actividades arriesgadas para mantener la mente alejada del sufrimiento.
Hasta aquella mañana hacía cinco años en que, al despertarse en la habitación de un hospital, hizo frente a la verdad. Se sentía tan vacía como el mun­do que la rodeaba. Había estando arriesgando la vi­da para no tener que enfrentarse a la vida sin su hijo.

Miley experimentó un cambio desde aquella ma­ñana. Construyó su vida en torno a dar, ayudar y ten­der la mano hacia todos aquéllos que se encontra­ban tan solos como ella había estado.
Pero, si optaba por amar a Nick, ¿no estaría de nuevo en zona peligrosa?
-¿Miley?
-Perdona -murmuró aún perdida en sus pensa­mientos.
-No estás bien, ¿verdad?
-No, supongo que no -admitió, agradecida de te­ner una buena amiga con quien poder hablar y con­fesarle sus miedos y preocupaciones.
-¿Sabes? Creo que, definitivamente, voy a regre­sar a casa antes.
-No tienes por qué hacerlo -dijo Miley.
-Lo sé, pero, de todas formas, echo de menos to­do aquello.
-Selena...
-Estaré allí mañana o pasado mañana.
-Muy bien -dijo ella planificando ya su vuelta a Manhattan. No estaba huyendo, sólo estaba dando marcha atrás rápidamente-. Y, Selena...
-¿Sí?
-Gracias.
 felicitaciones!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..