martes, 20 de septiembre de 2011

Novela Jemi 02 - Besar a un angel - Feliz cumple Mage



Demi se tensó mientras esperaba que el juez Rhinsetler invitara al novio a besar a la novia. Cuando no lo hizo, supo que había sido una sugerencia de Patrick para ahorrarle la vergüenza de verse forzada a besar esa hosca y recia boca. No entendía cómo su padre había pensado en ese detalle, que sin duda se les había pasado por alto a todos los demás. Aunque no lo admitiría por nada del mundo, Demi desearía haberse parecido más a él en ese aspecto, pero si no era capaz de encargarse ella sola de los acontecimientos más importantes de su vida, ¿cómo iba a ocuparse de unos simples detalles?

Sin embargo, detestaba sentir lástima de sí misma, de modo que apartó a un lado ese pensamiento mientras su padre se acercaba a ella para besarle fríamente la mejilla como colofón de la ceremonia. Esperaba alguna palabra de afecto, pero tampoco se sorprendió al no recibirla. Incluso consiguió no sentirse dolida cuando él se apartó.

Patrick señaló al misterioso novio, que se había acercado a las ventanas que daban a Central Park. Los había casado el juez Rhinsetler. Los otros testigos de la ceremonia eran el chófer, que había desaparecido discretamente para atender sus deberes, y la esposa de su padre, Amelia, que destacaba entre los demás con aquel cabello rubio ceniza y aquella característica voz ronca.

—Felicidades, cariño. Formáis una bonita pareja Joseph y tú. ¿No te parece, Patrick?—Sin esperar respuesta, Amelia abrazó a Demi, envolviéndolas a las dos en una nube de perfume almizcleño.
Amelia simulaba sentir un cariño sincero por la hija ilegítima de su marido, y aunque Demi era consciente de los verdaderos sentimientos de su madrastra, reconocía el mérito de Amelia guardando las apariencias. No debía de ser fácil para ella enfrentarse a la prueba viviente del único acto irresponsable que Patrick había cometido en su vida, incluso aunque hubiera sido veintiséis años antes.

—No sé por qué has insistido en ponerte ese vestido, querida. Sería perfecto para una fiesta, pero no para una boda. —La mirada crítica de Amelia evaluó con severidad el caro vestido dorado de Demi, con el corpiño de encaje y el bajo bordado, que acababa unos quince centímetros por encima de la rodilla.
—Es casi blanco.
—El dorado no es blanco, querida. Y es demasiado corto.
—La chaqueta es muy discreta —señaló Demi, alisando las solapas de la prenda de raso dorado que le caía hasta la parte superior del muslo.
—Una cosa no tiene nada que ver con la otra. ¿No podías haber seguido la tradición y ponerte algo blanco? ¿O haber escogido al menos algo de seda?

Ya que ése no iba a ser un matrimonio de verdad, Demi pensaba que, de haber tenido en cuenta la tradición, se estaría recordando a sí misma que estaba vulnerando algo que debería haber sido sagrado. Incluso se había quitado la gardenia que Amelia le había prendido en el pelo, aunque ésta se la había vuelto a colocar en el mismo lugar poco antes de la ceremonia.
Sabía que Amelia tampoco aprobaba los zapatos dorados, que parecerían unas sandalias romanas de gladiador si no fuera por el tacón de diez centímetros. Eran terriblemente incómodos, pero al menos era imposible confundirlos con unos zapatos tradicionales de raso.

—El novio no parece feliz —susurró Amelia. —No me sorprende. ¿Por qué no tratas de evitar decir alguna otra tontería por ahora? Y te lo digo en serio, haz algo con respecto a esa molesta costumbre que tienes de decir lo que piensas.

Demi apenas pudo reprimir un suspiro. Amelia nunca decía lo que pensaba en tanto que Demi casi siempre lo hacía, y tal alarde de sinceridad molestaba a su madrastra. Pero Demi no era capaz de actuar con hipocresía. Tal vez fuera porque eso era lo único que sus padres tenían en común.
Dirigió una mirada furtiva a su nuevo marido y se preguntó cuánto le habría pagado su padre para que se casara con ella. La parte más irreverente de Demi se moría por saber cómo se había efectuado la transacción. ¿Dinero en efectivo? ¿Un cheque? «Perdón, Joseph Jonas, ¿acepta American Express?» Mientras observaba al novio declinar una mimosa de la bandeja que le había tendido Min Soon, intentó imaginar lo que él estaría pensando.

capi dedicado a Mage por su cumple!! :) 
no se olviden de promocionar la nove..
se las quiere!!

8 comentarios:

  1. AMORE MADRE AHH LOS AME Y FELIIX CUMPKLE MAGEE JEJEJE OKAYY YA YA ME CALMOO ANDO HAPPY Y FELIIZ Y EN MI SALON ANDABAN TRIIISTONES Y YO NOO YO QUIERO BAILAAR Y ELOOS ASII AWITADOOSS JEJEJ TE AMOO ME ENCANTOOOOO TODOOOOOO AMOOR TE AMOO BYECIIN CUIDATE

    ResponderEliminar
  2. Por dios, me he enamorado de la serie y solo he leido los primeros 2 episodios!!! <3 ya quiero ver que mas sucede!!! porfa no tardes en subir el proximo :D

    ResponderEliminar
  3. WoW por fa tienes que seguirla
    es demaciado pegajosa la nove! su pronto :d

    ResponderEliminar
  4. waaa! jajaja
    me encantooo todoo!
    jeje siiis!
    como has estado?
    aah te extraño! jeje =P
    te espero por el blog ya sabes
    te kiieroooo!!! te adoro0o!
    amooo tus noves! xD
    kuidathe! chiik! te kiierooop! =D

    ResponderEliminar
  5. hola me encanto el capi 1 y el 2 espero que la sigas es preciosa enserio bueno chau besos :D

    ResponderEliminar
  6. Me entaron los dos capitulos, los lei los dos y los amé! Pobrecita que le obligen a carse...

    ResponderEliminar
  7. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa... soy yo, otra vez.. aaaaaa........ aaa... que puedo hacer para convencerte de que amo tu nove? pus comentando, hahaha aaaa... i <3 EMI, aunque creo que ya lo sabes, pero..ñ. aam.. I <3 JEMI!!!! Y A TUS NOVES. aaaaaaaaaaaaa i <3

    ResponderEliminar
  8. wau amiguis estubo divino el cap me re gusto.. no dejes de publicar!!! tkmm =)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..