miércoles, 28 de septiembre de 2011

Novela Jemi 07 - Besar a un angel



Demi esperó para hablar hasta que hubieron dejado el aeropuerto atrás. Viajaban por una carretera de doble sentido que se dirigía tierra adentro en lugar de a Milton Head, como ella había esperado.
Matorrales y maleza bordeaban ambos lados de la carretera y el aire caliente que entraba por las ventanillas abiertas de la camioneta le agitaba los cabellos contra las mejillas. Adoptando un tono suave, Demi rompió el silencio.
—¿Podría encender el aire acondicionado? Se me enreda el pelo.
—Lleva años sin funcionar.
Tal vez estuviera ya entumecida, porque aquella respuesta no la sorprendió. Los kilómetros pasaron volando y los signos de civilización escaseaban cada vez más. De nuevo le preguntó lo que se había negado a contestar cuando bajaron del avión.
—¿Podría decirme adonde nos dirigimos?
—Es mejor que lo veas por ti misma.
—Eso no suena muy esperanzados
—Por decirlo de una manera suave, donde vamos no hay salón de cóctel.
Vaqueros, botas, matrícula de Florida. ¡Tal vez fuera ranchero! Ella sabía que había multitud de ganaderos ricos en Florida. Quizás estuvieran dirigiéndose hacia el sur. «Por favor, Dios, que sea ranchero. Que sea igual que un episodio repetido de Dallas. Que haya una hermosa casa, ropas de diseño, y Sue Ellen y J. R. haraganeando alrededor de la piscina.»
—¿Es usted ranchero?
—¿Parezco ranchero?
—Lo que parece es un psiquiatra. Responde a una pregunta con otra.
—¿Los psiquiatras hacen eso? Nunca he ido a uno.
—Por supuesto que no. Es evidente lo bien que le funciona la cabeza
Ella había intentado que el comentario sonara sarcástico, pero el sarcasmo nunca se le había dado bien y pareció que lo estaba adulando.
Demi miró por la ventanilla el hipnótico paisaje de la carretera. Totalmente ensimismada, vio una casa desvencijada con un árbol en el patio delantero lleno de comederos de pájaros hechos de calabaza. El aire caliente los movía.
Cerró los ojos y se imaginó fumando. O lo intentó. Hasta ese día, no se había dado cuenta de lo mucho que dependía de la nicotina. En cuanto se adaptara a la nueva situación, tendría que dejar de fumar. En cuanto llegara a su nueva vida, tendría que replantearse muchas cosas. Por ejemplo, nunca fumaría en la casa del rancho. Si le apetecía un cigarrillo, saldría a fumárselo a la terraza, en el balancín al lado de la piscina.
Mientras seguía soñando, se encontró rezando otra vez: «Por favor, Dios, que haya terraza. Que haya piscina...»
Un poco más tarde, la despertó el traqueteo de la camioneta. Se incorporó bruscamente, abrió los ojos y soltó un grito ahogado de asombro.
—¿Pasa algo?
—Dígame que eso no es lo que creo que es.
El dedo de la joven temblaba cuando señaló hacia el objeto que se movía al otro lado del polvoriento parabrisas.
—Es difícil confundir a un elefante con otra cosa.
Era un elefante. Un elefante de verdad, vivito y coleando. La bestia recogió un fardo de heno con la trompa y lo lanzó hacia atrás. Mirando la deslumbrante luz del atardecer, Demi rezó para estar todavía durmiendo y que aquello sólo fuera una pesadilla.
—Dígame que estamos aquí porque quiere llevarme al circo.
—No exactamente.
—¿Va a ir usted solo?
—No.
Demi tenía la boca tan seca que le resultaba difícil articular las palabras.
—Sé que no le gusto, señor Jonas, pero, por favor, dígame que no trabaja aquí.
—Soy el gerente.
—Gerente de un circo —repitió ella débilmente.
—Exacto.
Atontada, Demi se dejó caer contra el asiento. A pesar de su optimismo, era incapaz de encontrar una luz al final del túnel.
En el recinto abrasado por el sol había una carpa de circo roja y azul junto con varias carpas más pequeñas y una gran cantidad de caravanas. La carpa más grande, salpicada por estrellas doradas, tenía un gran rótulo de color rojo intenso donde se podía leer: CIRCO DE LOS HERMANOS HEMSWORTH, PROPIETARIO: LIAM HEMSWORTH. Además de unos cuantos elefantes atados, Demi vio una llama, un camello, varias jaulas enormes con animales y toda clase de gente de mal vivir, entre la que incluyó a algunos hombres bastante sucios. A la mayoría de ellos parecían faltarle los dientes delanteros.
El padre de Demi siempre había sido un esnob. Le encantaba todo ese rollo de los linajes antiguos y los títulos de nobleza. Se jactaba de descender de las más grandes familias zaristas de Rusia. El hecho de que hubiera casado a su única hija con un hombre que trabajaba en un circo decía mucho de lo que sentía por ella.
—No es exactamente el de los Hermanos Ringling.
—Eso ya lo veo —repuso ella débilmente.
—Los Hermanos Hemsworth es uno de los circos que se conocen como circos de barro.
—¿Por qué dice eso?
—Pronto lo averiguarás —la respuesta sonó ligeramente diabólica.
Su marido aparcó la camioneta al lado de las demás, apagó el motor y salió. Para cuando ella bajó, él ya había sacado las maletas de la parte trasera y había echado a andar cargando con ellas.
Los altos tacones de Demi se hundieron en el terreno arenoso y se tambaleó mientras seguía a Joe. Todos dejaron lo que estaban haciendo y clavaron los ojos en ella. La rodilla le asomaba por el ancho agujero de las medias, la chamuscada chaqueta de raso se le caía de un hombro y los zapatos se hundían en algo demasiado blando. Afligida, Demi bajó la mirada para asegurarse de que había pisado justo lo que se temía.
—¡Señor Jonas!
El chillido de la joven tenía un deje de histeria, pero él pareció no oírla y siguió caminando hacia la hilera de caravanas. Ella restregó la suela del zapato por la arena, llenándoselo de polvo durante el proceso. Con una exclamación ahogada, Demi echó a andar de nuevo.
Joe se acercó a dos vehículos que estaban aparcados uno al lado del otro. El más cercano era una moderna caravana plateada con una antena parabólica. Al lado había otra caravana abollada y oxidada que parecía haber sido verde en otra vida.
«Por favor, que sea la caravana de la parabólica en vez de la otra. Por favor...»
Él se paró ante la fea caravana verde, abrió la puerta y desapareció en el interior. Demi gimió, luego se dio cuenta de que estaba tan entumecida emocionalmente que ni siquiera era capaz de sorprenderse.
Joe reapareció en la puerta un momento después y observó cómo se acercaba tambaleándose hacia él.
Cuando al fin llegó al combado peldaño de metal, él le ofreció una sonrisa cínica.
—Hogar, dulce hogar, cara de ángel. ¿Quieres que te coja en brazos para cruzar el umbral?
A pesar del sarcástico comentario, ella eligió ese momento en particular para recordar que nunca la habían cogido en brazos para cruzar un umbral y que a pesar de las circunstancias, éste era el día de su boda.
 capi dedicado a arizbeth. corazon te quiero mucho muchop muchop.. gracias por tu apoyo.. espero que te guste!!!
besos!!!

6 comentarios:

  1. aaaaaaaaaaaaawwwwwwwwwwww...... primera!!!!!!!!!!!!!!
    aaaww.. ame el cap, muchas gracias por la dedicatoria!!! jejejej yo tambien te quiero mucho kass, jejejeje amo JEMI!! aaaawww... me encanto el cap!!!!!
    jejejeje
    espero otro, jejejejej
    aaaaaaawewwwwwwww..... :D
    SSSIIIII
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  2. ahhhhhhhhhhhhh ahhhhhhh!!! estoy sorprendida, me encanto el capi!!!!! sigue sigue!! :D

    ResponderEliminar
  3. yo, otra vez, es que como no te han comentado aparte de alondra, pues... aqui estoy, again, jejeje
    era enserio lo que te dije por msn, jejejej
    y pues me encanto el cap, jejejeje,
    siguela!!!!!
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  4. Wow....fue como ...ya ...despues de tanto tiempo sin poder estar en el compu lo primero que hago es entrar en tu blog y tu me sorprendes con esta genial nove (L) Siguela pronto porfa...! Esta demasiado buena ! Jemi Forever !

    ResponderEliminar
  5. Kazzie... amiga ¿Como estas? te extraño muchisimo, me alegro que te haya gustado los capis de la nove, creeme que va a tener un cambio muy muy radical, espero te guste. Yo como siempre ame los capitulos perdon por no comentar antes pero los he leido desde el celular y ahi no puedo comentar, asi que si no te encuentras comentarios mios es por eso, de cualquier forma los leo, oki.

    amiga te quiero muchisimo, espero que pronto podamos hablar cuidate muxxo.

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..