viernes, 2 de septiembre de 2011

Novela Jemi 28 - Un asunto de Familia



—Sí me importa —dijo Demi con sinceridad—. Pero te comprendo, quizás mejor de lo que supones.
Joe la miró a los ojos.
—Es sólo un viaje de negocios —dijo—. No tiene nada que ver con nuestro matrimonio o con el niño.
—Claro que no.
A Joe no le gustó la expresión de sus ojos.
—Crees que lo sabes todo de mí, ¿verdad?
—Ni siquiera he arañado la superficie —replicó Demi.
—Me alegro de que te des cuenta.
Demi se puso de puntillas y le dio un beso muy dulce en la boca. Joe estaba muy tenso.
Demi sonrió.
—Buen viaje. ¿Vas en tu avión privado?
—No, voy en línea regular —dijo él.
—Mejor. Mientras no quieras decirle al piloto cómo volar —dijo recordando que una vez Joe se había acercado a la cabina de un avión para decirle al piloto que tenía que cambiar el altímetro.
Joe desvió la mirada.
—Era un novato y estaba tan nervioso que había conectado mal el altímetro. Menos mal que me di cuenta, si no nos habríamos estrellado.
—Supongo que sí. Además, aquel piloto no volvió a volar.
—Se dio cuenta de que no estaba hecho para pilotar aviones y tuvo narices para admitirlo —dijo y miró a Demi con calma—. Tienes mejor aspecto que en Tucson, pero no trabajes mucho, ¿vale?
—Vale.
—Y trata de comer más.
—Vale.
—No vayas a ninguna parte sin decírselo a Corlie o a Rodge.
—Vale.
—Y si algo va mal, llámame, no trates de solucionarlo tú sola.
—¿Algo más?
Joe volvió a sentirse incómodo.
—No te acerques a los caballos. No montes hasta que no estemos seguros.
—Eres un pesado —murmuró Demi con una mirada burlona—. Imagínate, tú preocupándote por mí.
Joe no reaccionó con humor, tal como Demi esperaba. De hecho, parecía más serio que nunca. Acarició el pelo de Demi y apreció su suave tacto, y mirándola dijo:
—Siempre me he preocupado por ti.
Demi suspiró y se fijó en el buen aspecto que tenía Joe con el traje gris que llevaba.
—No puedo creer que me pertenezcas —le dijo, y se dio cuenta de la expresión de sorpresa de Joe al oír sus palabras.
Aquella observación debería haberle complacido, pero no fue así. Unido a lo vulnerable que se sentía en sus brazos, le ponía furioso. Quitó la mano del cabello de Demi y dio media vuelta.
—Esta noche te llamo. Cuídate.
Demi se sonrojó. Se dio cuenta de que sus problemas con Joe no habían terminado, sino que no habían hecho más que empezar.
—¡Joe!
Joe se detuvo y la miró con desgana.
Demi vaciló y frunció el ceño. Supo que a partir de aquel momento iba a tener muchos problemas para aproximarse a él. Así pues la primera vez tenía que hacerlo bien.
—El matrimonio no funciona bien porque sí —dijo eligiendo las palabras con cuidado—. Hace falta alguna cooperación, y compromiso. Yo puedo andar la mitad del camino, pero no todo.
—¿Qué quieres decir?
—Eres mi marido —dijo Demi, y sintió un pequeño hormigueo al pronunciar aquella palabra.
—¿Y por eso crees que te pertenezco, porque me casé contigo? —le preguntó Joe con un tono peligrosamente suave.
Demi lo miró durante un largo instante antes de responder.
—Recuerda que no fui yo quien te pidió que te casaras conmigo —dijo con calma—. Fuiste tú el que viniste por mí, no al revés.
Joe hizo una mueca ante la altanera expresión de Demi.
—Fui a buscarte para que no te convirtieras en una madre soltera ¿O crees que tenía otros motivos? —le preguntó Joe con una sonrisa burlona—. ¿O te parece que estoy loco de amor por ti?
—Por supuesto que no —dijo Demi con cierta sumisión—. Sé que no me quieres. Siempre lo he sabido.
Joe no llegaba a entender por qué sentía necesidad de ser tan desagradable con ella. La alegría había desaparecido de los ojos de Demi y su cara ya no estaba radiante. Si estaba embarazada, como sospechaban, ponerla de mal humor era lo peor que podía hacer. Pero ahora le pertenecía, y él ardía de deseo por ella. La deseaba con una pasión tan dominante que podía ponerle en sus manos para siempre. Y no era ése el único miedo que estaba conjurando. Cada minuto que pasaba tenía menos ganas de marcharse, así que tenía que irse cuanto antes. Debía estar solo para enfrentarse consigo mismo. ¿Por qué tenía ella que mirarlo de aquel modo?
Su silencio le hacía sentirse culpable.
—Buen viaje —dijo Demi por fin.
—¿No te escaparás mientras esté fuera? —le preguntó Joe inesperadamente. Demi se sonrojó—. ¡Maldita sea...!
 hi chicas... aww no saben lo feliz que estoy.. me encuentro mucho mejor, y existe la posibilidad de que a la final no me operen otra vez... jejejej asi que eso me tiene feliz.. claro que debo d cuidarme un poquito mas pero aww nadie me quita la felicidad.. 
capi para todas la team jemi!!!
las adoro chicas... amis nuevas seguidoras awwww las amo...
gracias por sus comentarios...

6 comentarios:

  1. ame la nove muy linda :) Esperaba capi sube pronto la esperare y cuidate

    ResponderEliminar
  2. aaa me encantaaaa, xq joe no cambia su actitud, lastima mucho a demi
    siguelaaa, me alegra q estes bien, y me encanta el nuevo diseño de tu blog
    paty

    ResponderEliminar
  3. me alegro de que estes mejor.. te deceo mucha suerte... y el capitulo esta buenicimo amo como escribis.... espero que puedas continuar pronto, :D

    ResponderEliminar
  4. Cuidate mucho por favor, que me encanta esta nove y odiaria que te pasara algo...
    Me encanto este capitulo, aunque pobre Demi, pensaba qe él la queria!

    ResponderEliminar
  5. que buen cap :) me re gustoooo :D, amigaaa que bueno que estés bien, espero que todo salga genial te lo mereces :D gracias por comentar mi nove, es bueno saber que la seguís leyendo :) bueno divina, besos y sigo leyendo :) Byee

    ResponderEliminar
  6. awwwwwwwwwww....
    me encanta saber que esta bien, hehe y amo que hayas subio capi jemi, todos los dias habro mi blogspot solo para ver tu nove, y pues... no estaba, jejeje, pero ahora estoy feliz...
    sube pronto,
    aww... <3 JEMI
    -demiloveMLovaticSMliers

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..