martes, 20 de septiembre de 2011

Novela Niley 31 - A traves de tus ojos - Feliz cumple Mage



Por nada del mundo pudo obligarse a levantar la mirada hacia él y la tensión comenzó a crecer con el silencio. Miley permaneció con la mirada fija en su copa de vino mientras Nick seguía parado con rigidez entre Joe y ella.
—¿Cómo… estás? —fue Nick quien rompió el insoportable silencio.
Tan formal, pensó ella con acritud. ¡Tan civilizado! La irritación la hizo alzar la barbilla y el orgullo mirarlo a los ojos.
—Bien —replicó con frialdad, y luego estropeó su altivez al mirarlo con ávida intensidad, notando, consternada, los cambios producidos en él, las señales de un hombre sometido a enormes presiones.
Nick tampoco podía mirarla a los ojos; su mirada parecía clavada en la forma en que la mano de ella se aferraba a la de Joe.
—Tengo que hablar contigo —indicó él con voz tensa—. En privado.
Su mirada se desvió con inquietud alrededor del salón; la mayor parte de los comensales observaban la escena con velada curiosidad.
—Sólo unos minutos, Miles —agregó él con voz ronca, cuando ella no replicó—. Es todo lo que quiero, sólo unos minutos a solas contigo.
—No —la negativa de ella fue terminante—. No tenemos nada que decirnos.
—¡Cinco minutos, Miles! —Suplicó él con aspereza—. ¿No me puedes conceder cinco minutos?
—La dama ha dicho que no —repuso una voz indolente, haciendo que Nick se volviera a mirar con furia a Joe, quien alzó las cejas en apacible desafío.
Nick masculló algo ininteligible, luego hizo que Miley se pusiera rígida, cuando se agachó a su lado, sin importarle las miradas curiosas, sin importarle nada mientras ponía su rostro a unos centímetros del de ella.
—Por amor de Dios, Miles —le rogó—. Permíteme que te explique lo de…
—Mándame una carta —replicó Miley con frialdad—. Ya he sufrido tu clase de explicaciones y no me someteré a una segunda sesión.
—Quiero hablarte sobre Delta —insistió el fotógrafo. Yo…
—¿Quién es Delta? —intervino Joe.
—Su esposa —explicó Miley.
—Mi ex esposa —rectificó Nick—. Miles…
—Querida Miley… —lo interrumpió Joe, alzando las cejas entre perplejo y divertido—. Es definitivamente arriesgado enredarse con un casado. No es bueno para tu imagen pública, ¿sabes?
—¿Quién es este patán? —Rugió Nick, lanzando a Joe una mirada asesina—. ¿Un protegido de Edward? Habla igual que él.
¡Patán!, Miley miró nerviosamente a su cuñado para ver cómo se tomaba el insulto. Pero, para su asombro, él parecía muy divertido.
Nick tomó a la actriz de un brazo.
—Déjalo, Miles —la instó con apremio—. Ven conmigo para que pueda…
—Suéltame —ordenó ella en un susurro furioso, mirándolo con frialdad—. ¿Todavía no has aprendido a comportarte en público?
Nick apartó la mano, pero no despegó los ojos de ella.
—Líbrate de ese tipo, Miles —la instó en un susurro suplicante—. Y hablaremos del asunto.
Ella estuvo a punto de ceder ante el dolor reflejado en los ojos de Nick. Luego Joe hizo un movimiento amenazante hacia Nick y Miley extendió una mano para contenerlo. Joe se calmó de inmediato, atrapando la temblorosa mano de la joven y llevándosela a los labios. Nick volvió la cabeza con violencia y lanzó un gruñido tan salvaje, que Miley se sobresaltó. Todo sucedió tan de repente que ella no comprendió en realidad lo que estaba sucediendo, hasta que observó el brillo malicioso de los ojos de Joe y se dio cuenta de que él estaba irritando a Nick deliberadamente.
—¡Mándalo al infierno, Miles! —masculló Nick.
—¡No…Vete! —exclamó ella, mirando de manera furtiva a su alrededor—. ¡Me avergüenzas en público!
—¡Él es quien nos pone en vergüenza! —Replicó Nick con furia—. ¿De dónde has sacado a este tipo? —rugió—. Si andas buscando a alguien para reemplazarme, ¡por amor de Dios!, busca a alguien con más…
—Si yo fuera usted, señor Jonas, tendría más cuidado al mencionar mis defectos. No soy el tipo de hombre que acepta la crítica con calma —Joe ya no se reía. Su voz era tranquila pero firme—. Dejemos algo en claro: su mayor estatura no me intimida. Si me obliga, podría estropearle ese rostro de dios pagano.
Hubo un silencio breve, pero pesado después de esas palabras, mientras Nick se daba cuenta de a quién estaba insultando.
—Joe Miller —murmuró, sacudiendo la cabeza—. Es el gran Miller en persona.
—Y usted no es bienvenido a mi mesa —Joe había perdido todo su humor—. Hágame el favor de irse, señor Jonas, antes de que lo haga echar.
—Joe… —suplicó Miley con voz trémula. Una cosa era que ella fuera brusca con él, y otra muy distinta dejar que Joe lo maltratara—. Por favor, déjame…
Joe alzó las cejas con ironía.
—Éste es el hombre que te trató como si fueras una golfa, ¿no?
Nick emitió un leve gruñido y mostró los dientes en una mueca terrible.
—¡Miley no es una golfa! —rugió.
—Eso lo sé muy bien —replicó Joe—. Me parece que es usted quien debería recordarlo, señor Jonas, pero, en caso de que no comprenda por completo el significado de mi comentario, se lo explicaré con bastante claridad antes de que se vaya —se inclinó hacia delante y Miley sintió una profunda desazón en espera de las siguientes palabras de su cuñado—. Sólo le he recordado a Miley que usted la trató como si fuera una golfa. La ha humillado demasiado, señor Jonas, y ya no quiere nada con usted… ¡nada! ¡Así que haga el favor de largarse!
Nick recibió la andanada sin inmutarse, luego se volvió con lentitud a mirar a Miley, cuya cabeza estaba inclinada y sus mejillas sonrojadas por el bochorno.
—Sabes que podría matarlo, ¿verdad, Miles? —dijo en tono calmado, pero intenso—. Sabes que podría romperle el alma si quisiera. Él podrá alardear lo que quiera sobre su poder, pero no me iré de aquí hasta que seas tú quien me lo impida. ¡Miles… escúchame, por favor!
—Vete, Nick —indicó ella con voz constreñida—. Joe tiene razón. Ya no quiero nada contigo. Dejemos las cosas así.
—Te amo —confesó él con voz enronquecida.
—Demasiado tarde —masculló Miley y lo miró con odio—. Regresa con tu maldita conciencia, Nick. ¡Estoy harta de ti y de tu complejo de culpa!
Nick palideció, buscando el hermoso rostro de Miley con una expresión sombría que denotaba el profundo dolor que ella le había causado. Luego pareció recobrar el aplomo, se puso lentamente de pie y Miley tuvo que desviar la mirada, sintiendo un dolor tan intenso como el que él sufría.
La mano de Nick sobre su hombro la hizo ponerse rígida, pero no hubo señales de agresión, sólo una especie de dolorida gentileza.
—Está bien, Miles —murmuró—. Que seas feliz, amor mío.
—Nunca pensé que podrías ser tan inflexible, Miley —declaró Joe después de que Nick se fuera—. Ni tampoco el tipo de persona que goza de la venganza. Lo has dejado sin nada, ¿comprendes? Sin nada.
Sin nada. Así la había dejado él, después de todo. Le había costado dos largos y penosos meses ver con claridad lo que significaba ese «nada». Significaba una página en blanco sobre la cual comenzar a escribir de nuevo. Si Nick lamentaba ahora sus acciones, era problema suyo. Si le llevaba dos meses hacerse a la idea, lo único que le quedaba a ella era compadecerlo, pero sólo por el tiempo perdido.
 awww capi dedicado @Luisa_Dam gracias por promocionar mi nove.. se que te gusta muchop!!! 
besos..

5 comentarios:

  1. Subí mas por favor... te lo pido. Ahora la que ruega soy yo!! Ahaaha :)! Esta buenisiiima. Que tengas un lindiisimoo dia
    xooxo!

    ResponderEliminar
  2. que trsite, pero tiene razon es demasiado tarde

    ResponderEliminar
  3. la ameeeee gracias por haber subido esta nove q amo aunque triste pero hermosaaaa segui suebiendo esta nove q amo con el alma candelaa

    ResponderEliminar
  4. wau amiguii al leer el capi m dio mucha penita... pobre NILEY realmente si se lo q se siente pero bue.. Nick debe d comprenderla èl la hizo sufrir mucho.. =(y no es justo... =( te kiero amiguis un beso grande grande tkmmm espero q puedas pasar x mi blog.. ;) bye bye

    ahora leeré la nueva noveeeee q emoción!!! =D

    ResponderEliminar
  5. Me re gusto el cap, aunque me dio mucha pena por Nick, que le dijo que la amaba y ella lo ignoro, pero por otro lado el se lo merece la verdad :S bueno divina, me queda un cap así que allá voy a leerlo :) besos te quiero amiga

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..