martes, 27 de septiembre de 2011

Novela Niley 35 - A traves de tus ojos



—Creo que no quiero entrar —murmuró ella, asustada de repente por lo que podría descubrir. Nick guardó silencio, le rodeó los hombros con el brazo y la estrechó contra sí, dándole lo que ella más necesitaba: apoyo y valor.
La primera persona que Miley vio en el vestíbulo del hospital, fue a Robert Miller, quien estaba exhausto y demacrado. Una tensa sonrisa se dibujó en el rostro del anciano cuando la vio y comenzó a caminar hacia ellos.
—Miley, querida —llegó hasta ella y le dio un breve abrazo—. Llega justo a tiempo… justo a tiempo.
—¿Cómo está Taylor? —inquirió ella inmediatamente, con la voz quebrada por la inquietud.
—Todavía… vive —respondió el anciano—. Pero… —clavó los ojos con gravedad en los de la joven—… ha perdido el niño.
Las lágrimas asomaron a los ojos de Miley, su boca reseca tembló y sintió que Nick se acercaba a ella, para confortarla con su presencia. Robert lo miró con curiosidad.
—Soy Nick Jonas, señor —se presentó él mismo, ofreciendo una mano—. Un… buen amigo de la señorita Cyrus —su actitud era tan respetuosa hacia el anciano, que Miley se sintió muy orgullosa de él.
Robert los miró por un momento, luego tomó la mano que se le ofrecía y la estrechó con fuerza.
—Estoy en deuda con usted, señor Jonas, por cuidar de Miley en un momento tan traumático como éste… —luego volvió otra vez su atención a la joven con expresión sombría—. Taylor no ha recobrado el conocimiento —le informó—. Pero los médicos aseguran que ya ha pasado la etapa de verdadero peligro.
—¿Y Joe? —preguntó Miley con ansiedad.
—Está despierto y alerta —repuso el anciano con gravedad—. Pero él… bien, acompáñeme —murmuró—. Iremos a verlo… se ha levantado de la cama y está recorriendo los pasillos del hospital como un demente. Quizá usted pueda hacer algo para tranquilizarlo, por lo que sé, está impaciente por verla.
Flanqueada por los dos hombres, Miley caminó por los pasillos del hospital.
—Joe tiene algunas heridas en el rostro. Le advierto esto para que no se impresione, pero son superficiales y es sólo la contusión lo que preocupa a los médicos, ya que él se niega a descansar.
Dieron la vuelta a un pasillo lateral, y Miley se estremeció al ver a Joe derrumbado sobre un sillón, con la cabeza hundida entre las manos. Con una leve exclamación compasiva, la joven corrió hacia él, dejando a los otros hombres mirándola con gravedad mientras ella se agachaba ante su cuñado y lo abrazaba con fuerza.
Era una escena conmovedora, dramática. Cuñado y cuñada permanecieron así por un rato, extrayendo fuerza uno del otro, luego Joe alzó la cabeza y miró a Miley con los ojos desolados y le dijo algo que Nick y Robert no pudieron oír.
El anciano tocó el hombro del fotógrafo.
—Me temo que estamos siendo indiscretos —declaró—. Vamos, señor Jonas. Creo que usted y yo podríamos ir a tomarnos un café mientras charlamos sobre la relación existente entre usted y la cuñada de mi hijo.
Cuando se volvían, Joe se puso de pie con dificultad. Miley hizo lo mismo y juntos caminaron hacia la puerta tras la cual yacía Taylor inconsciente. Joe se apoyó en la joven, que lo abrazaba con enorme ternura.
Él permaneció detrás de Miley, con las manos sobre sus hombros, mientras ella apretaba con fuerza la barra metálica, a los pies de la cama de su hermana, con los ojos inundados de lágrimas de impotencia al ver a Taylor tan pálida y quieta.
Un grueso vendaje blanco le tapaba el pelo y cubría la mitad de su rostro. Tenía un brazo escayolado desde la muñeca hasta el codo. Joe había informado a la joven, cuando estaban en el pasillo, que su hermana tenía las piernas muy dañadas, pero por fortuna no tenía ningún hueso roto.
—Los médicos piensan que por fin se ha estabilizado —dijo Joe—. Durante algunas horas creyeron… —no pudo decirlo, se le quebró la voz y Miley alzó una mano para cubrir una de las que él posaba en sus hombros para indicarle que comprendía—. No saben cuánto tiempo más permanecerá inconsciente. El golpe de su cabeza indica contusión, pero no hay fractura y suponen que su inconsciencia es la forma natural que tiene su organismo para mantenerla tranquila mientras se restablece.
—Parece tan enferma —murmuró Miley—. Tan desvalida.
—Pero lucha, Miley —declaró Joe—. Es fuerte y valiente cuando lucha por lo que quiere. Tú y yo lo sabemos. La fragilidad de Taylor es tan ilusoria como la tuya.
Una hora después, Miley salió del cuarto de su hermana a insistencia de su cuñado, que notó su estado de tensión causado por la ansiedad acumulada. Miley echó una última mirada antes de cerrar la puerta. Joe se abrazaba a su esposa y lloraba suavemente.
En el pasillo esperaba Robert Miller, solo.
Miley lo miró aturdida mientras él se ponía de pie.
—¿Dónde está Nick? —quiso saber la joven.
El anciano alzó una mano en actitud conciliadora.
—Se ha ido —declaró con mucha suavidad—. Ha regresado a Londres. Tenía compromisos importantes allí, pero no se quiso ir hasta ver que usted quedaba a buen recaudo al lado de su familia. Es un buen hombre, Miley, un hombre considerado.
—¿Se ha ido? —musitó ella con una vocecita perpleja—. ¿Nick se ha ido?
La grave mirada de conmiseración del suegro de su hermana fue el detonante para Miley. Lo miró sin parpadear por un momento más y luego rompió en amargo llanto.
 chicas aqui les dejo capi, espero que esten super bien, las quiero millon!!! 
a mi nueva seguidora gracias a mis anonimos y a todos en general por cierto gracias a las personas k comentan como anonimos y chicas suerte a quienes estan en examenes o a quienes empiezan ...
las quiero muchop y se me cuidan capi dedicado a pris!!

2 comentarios:

  1. QUÉ DIABLOS?! SE FUE?! PERO POR QUÉ?!?! D: D: D: ... mujeer sube otro! D: ._. Nick no se puede ir D':

    ResponderEliminar
  2. waaaa lo amee y pobre miley!! =( amiga t re extrañoo mucho mucho... =( tkmmm :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..