viernes, 16 de septiembre de 2011

Novela Niley 29 - A traves de tus ojos



—¿Sería tan gentil, hermosa dama, de ofrecer algo de beber a un viajero exhausto? —inquirió la voz afectuosa y juguetona.
—¡Joe! —Exclamó Miley, y lo abrazó con entusiasmo—. ¿De dónde sales? ¿Dónde está Taylor? ¿Qué has hecho con Daniel? ¡Oh… es tan maravilloso verte!
—¡Despacio… despacio, querida Miley! —Pidió él con una sonrisa tolerante—. Y ten la gentileza de dejar de colgarte de mis solapas. Los trajes italianos son muy caros.
Entraron en la casa agarrados del brazo, Miley sonreía como embobada.
—¿Café? —ofreció ella, controlando su impaciencia por saber noticias de su hermana y su sobrino.
—¿Griego?
—Por supuesto.
—Entonces sí, por favor.
Joe se acomodó en un sillón mientras Miley iba a preparar el café. Después de llevar la humeante bebida, se sentó delante de él y volvió a interrogarlo.
—Estoy en Londres por cuestión de negocios —informó él, después de dar un sorbo al bien cargado café—. Una visita breve, dos días como mucho. Taylor no ha venido conmigo porque… —su pausa hizo que Miley alzara la mirada hacia él en una inquieta interrogación—. No… No, querida, no está enferma… pero, ¿cómo puede un hombre decirlo sin sonreír como un idiota?
—¡Un bebé! —Dedujo Miley con alborozo—. ¡Oh, Joe, eso es maravilloso! Una niña —decidió—. Insisto en tener una sobrinita de pelo rubio y ojos azules que ponga en su sitio a los arrogantes varones Miller.
—Lo mismo deseo yo —se rió Joe, y sus ojos se enternecieron ante algún recuerdo—. Pero Taylor dice que eso está en manos de los dioses —se encogió de hombros y miró a Miley con seriedad—. Taylor es la que está preocupada por ti, Miles —repuso en tono sereno—. Y ahora que te veo, debo coincidir con esa preocupación. Has perdido peso. Tienes ojeras y tu sonrisa no es muy alegre. Dime la causa de tal deterioro para ver si puedo ayudarte en algo.
«No hay ayuda posible para un corazón destrozado», pensó Miley con tristeza.
—Estoy bien, Joe, de verdad —le aseguró ella—. Taylor no debe preocuparse por nada en su estado.
—Lo mismo pienso yo.
—Debes decirle que estoy bien —le dirigió una sonrisa que él no le devolvió y Miley se derrumbó—. No… No resultó, eso es todo —barbotó—. Nick y yo cometimos un error. Descubrimos que deseamos cosas diferentes.
—¿Cómo cuáles?
Ella esbozó una sonrisa triste.
—Oh… —suspiró y se le nublaron los ojos—. Compromiso, permanencia, estabilidad, amor…
—¿Tú… pedías eso y él no te lo podía conceder? —preguntó su cuñado con cautela.
—Lo que pedí… —Miley pareció reflexionar un momento, luego comenzó otra vez—: Creía que él me amaba —admitió por fin—. Aunque, para ser justa con él, Nick nunca me dijo que me amara ni nada parecido.
—De cualquier manera, querida —apuntó Joe, arrastrando las palabras—. Seamos justos con tu… Nick —entrecerró los ojos—. Yo tenía la clara impresión de que el sol del amor brillaba sobre vosotros.
—No seas misterioso conmigo, Joe —pidió ella con cierta impaciencia—. Tú y yo sabemos lo que significa la palabra «sol».
—Cierta estatuilla —coincidió él—. Forjada en cobre y cubierta de oro puro, cuyo coste fue muy elevado, encargada al escultor más cotizado de Rodas.
—Un gesto inútil por mi parte —expresó Miley con aire sombrío.
—Una declaración de amor, Miley —dijo Joe—. El hecho de que Nick no correspondiera a tu amor, no anula el mensaje.
—Me echó de su lado.
Joe se puso rígido. Esa declaración lo desconcertó.
—Sin advertencia —prosiguió ella con voz monótona—. Un día todo era maravilloso, perfecto. Al día siguiente… ¡puf! Todo se acabó… y yo todavía no puedo creerlo.
—¿Hiciste… algo? —Preguntó el griego—. ¿Lo heriste, lo trataste mal? —Joe se estaba enfadando, Miley lo notó en su voz, lo vio en la forma en que dejaba a un lado su café y se volvía a mirarla—. ¡Respóndeme, Miley! —ordenó—. ¿Qué hiciste para merecer ese trato?
Quizá motivada por la ira de su cuñado, Miley perdió el rígido control que había ejercido sobre sus emociones y estalló en llanto.
—Sólo lo amé —su suave boca tembló—. ¡Él lo era todo para mí! —Apartó los ojos de la penetrante mirada de su interlocutor—. Tuve la osadía de enamorarme del dios del sol, Joe, y él me desdeñó.
—Miley… —murmuró Joe—. No te tortures de ese modo.
—«Mala suerte, Miles» —prosiguió ella con voz quebrada—. «Lo pasamos bien, pero ya se acabó. Te dejo para casarme con otra».
Joe la abrazó y ella lloró desconsolada en su hombro, balbuceando toda su desdicha.
Joe escuchó con creciente ira hacia el causante de la desazón de su cuñada.
—¡Lo mataré! —masculló.
—¡No lo harás! —sollozó Miley.
—Bien, entonces sólo haré que le den un escarmiento —concedió él.
—¿Una castración ceremonial? —Murmuró Miley con inesperado y jocoso ánimo—. Se lo sugerí una vez —respondió a la pregunta de los ojos de su cuñado—. Cuando le hablé de ti, dijo que… más valía andarse con cuidado contigo y yo le dije que tal vez lo sometieras a una castración ceremonial por mancillar la virtud de su cuñada.
—La conciencia de un hombre puede ser a veces una carga pesada, querida cuñada. Especialmente cuando su corazón quiere llevarlo en otra dirección.
—¿Y crees que la conciencia triunfará siempre?
—No —él sacudió la cabeza—. No quiero decir eso. Tu Nick puede estar luchando a brazo partido con el deseo de su corazón y herirte profundamente en el proceso, pero eso no significa que la conciencia gane a fin de cuentas.
En el subconsciente de Miley resonó el eco de una súplica dirigida a ella cuando se marchaba, como para corroborar lo que Joe estaba diciendo.
—Después de todo, todavía no se ha vuelto a casar con su ex esposa —declaró el griego.
Miley se apartó de él con rigidez.
—¿Cómo lo sabes?
—Porque he tratado de averiguar todo lo posible respecto a Nick Jonas, querida cuñada.
—¡Típico! —Exclamó Miley—. ¿Y quién te ha dado permiso para entrometerte en mis asuntos?
—Taylor está preocupada por ti. Tu querido amigo Edward está preocupado por ti. ¡Yo estoy preocupado por ti! Y el lamentable estado mental en que te encuentras es clara señal de que toda esta preocupación es justificada.
—Sobreviviré —murmuró ella, levantándose para recorrer el cuarto.
—Ah, sí, sobrevivirás —concedió Joe con voz sombría—. Porque así lo dicta tu orgullo. Pero no lo lograrás si te abrumas de trabajo y te niegas a iniciar otras relaciones.
¿Cómo podría ella considerar siquiera la posibilidad de otra relación, cuando Nick llenaba su mente todo el tiempo?
—Tu Nick…
—¡Deja de llamarlo mi Nick! —Protestó ella con impaciencia—. No es mi Nick…
—Nick Jonas vive solo todavía —informó Joe en tono pausado—. Con la sola compañía de una respetable anciana y un perro no tan respetable.
—Lo cual… ¿qué quiere decir, cuñado? —inquirió Miley con sarcasmo.
—Lo que quiere decir que, no obstante lo que le dicte su estricta conciencia, no parece capaz de seguir sus dictados.
—¡Quizá ella lo rechazó! —Sugirió Miley con amargura—. Después de todo, los mansos, obedientes y abnegados no son tan atractivos para una mujer, ¿sabes?
—¿De verdad? —inquirió Joe, haciendo un esfuerzo por no reírse, y Miley lo miro con irritación.
—¡Sí! —repuso en tono sibilante—. ¡De verdad!
Esa vez él no pudo contenerse y soltó una sonora carcajada que hizo que Miley se pusiera rígida de indignación.
—¡Ésta es la Miley que yo conocí! —Exclamó con júbilo—. Ahora que veo que no se te ha acabado el espíritu de lucha, podré sentirme tranquilo cuando cenemos juntos esta noche —se puso de pie—. No soporto cenar con un guiñapo —explicó con desenfado—. Los guiñapos suelen ser aburridos.
—¡Eres un bobo! —protestó Miley, riéndose también.
—Lo sé —aceptó él y fue a rodearle los hombros con un brazo, luego se encaminó con ella hacia la puerta—. Entonces cenaremos juntos después de tu función.
—Me pregunto qué diría Taylor si supiera que andas invitando a actrices a cenar cuando no estás con ella —murmuró la joven, dándole un sonoro beso en la mejilla.
chicas capi largo por el cumplde nick!!! odio twitter justo hoy no funciona el TT

4 comentarios:

  1. Holaaaa(: Nueva Lectora xdd
    ME encantan tus Novees estan Geniales Sube pronto
    Cuidate bye(:

    ResponderEliminar
  2. amiguiss.. m re fascinoooo. el cap.. lo ameee.. y es genial asi q sigueloo pronto pronto... te re kiero amiguis.. un beso grande bye ;)

    ResponderEliminar
  3. Maldito Nick lo odio espero que se arrepienta a lado de Delta ok ya demasiado mala pero espero que Miley ya lo supere y el se arepienta jajaja

    ResponderEliminar
  4. Simplemente me encanto, ella tiene que ir con Nick, él fue un tonto pero la ama :)
    Nick cumple años el mismo día que mi mamá y eso me mata, porque hice (Como muchas fans de Nick) la "promesa" de no comer chocolate el día de su cumple por su diabetes y la cumplo, pero mi casa se llena de tortas ese día, pero las evito y como las que no tienen chocolate jajaja aunque nadie me entiende, es por Nick <3
    bueno hermoso el cap linda, perdón si me atraso en comentar pero sabes que siempre voy a leer tus noves, son GENIALES :)

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..