domingo, 2 de octubre de 2011

Novela Jemi 09 - Besar a un angel



Él levantó lentamente la mano, y Demi dio un respingo cuando la cerró con suavidad alrededor de su garganta. Sintió la ligera aspereza del pulgar cuando le rozó el hueco bajo la oreja con algo que parecía una caricia.
—Escúchame con atención, cara de ángel —dijo él con suavidad. —Podemos hacer esto por las buenas o por las malas. De un modo u otro voy a ganar. Tú decides cómo quieres que sea.
Se miraron fijamente a los ojos. En un instante que pareció eterno, Joe le exigió sin palabras que se sometiera a él. Los ojos del hombre dejaron un rastro de fuego sobre ella, consumiéndole la ropa, la piel, hasta que Demi se sintió desnuda y despojada, con todas sus debilidades expuestas. Quería huir y esconderse, pero la fuerza de aquella mirada masculina la dejó inmovilizada.
Joe le deslizó la mano por la garganta, luego le quitó la chaqueta por los brazos, haciendo que cayera al suelo con un susurro. Cogió el tirante dorado del vestido que llevaba debajo y se lo deslizó por el hombro. Ella no llevaba sujetador —se le hubiera transparentado con el vestido— y el corazón comenzó a latirle con fuerza.
Con la punta del dedo, Joe bajó el tirante por su pecho hasta llegar al pezón. Luego, inclinó la cabeza y tomó con los dientes la suave piel que había expuesto.
Demi se quedó sin respiración cuando notó el pellizco. Debería haber sido doloroso, pero sus sentidos percibieron el pequeño mordisco con placer. Sintió la insolente mano de Joe en el pelo y luego él se apartó, aunque ya había dejado su marca en ella como si fuera un animal salvaje. Fue entonces cuando Demi supo a qué le recordaban esos ojos ambarinos. A un animal de presa.
La puerta de la caravana se meció sobre sus goznes. Joe salió y la miró, dejando caer la gardenia que le había robado del pelo.
Estalló en llamas.Demi cerró la puerta de golpe dejando fuera la flor quemada, y se llevó la mano al pecho. ¿Qué clase de hombre podía dominar el fuego?

Notando que el corazón le latía con fuerza bajo la mano, se recordó que estaba en un circo, un lugar de ilusiones. Joe debía de haber aprendido algunos trucos de magia en el transcurso de los años y Demi no debería dar rienda suelta a la imaginación.
Se tocó la pequeña marca roja en la suave curva del pecho y el pezón se tensó en respuesta. Mirando la cama sin hacer, se dejó caer en una de las sillas junto a la mesa de la cocina e intentó asimilar la ironía de todo aquello.
 
MÍ hija se reserva para el matrimonio.» Diana solía soltar esa declaración en las cenas para divertir a sus amigos mientras Demi se tragaba la vergüenza y fingía reírse con ellos. Cuando Demi cumplió los veintitrés años, su madre dejó de anunciarlo en público por miedo a que sus amigos pensaran que su hija era un bicho raro.
Ahora que tenía veintiséis, Demi se consideraba una reliquia victoriana. Sabía lo suficiente de psicología humana para darse cuenta de que su resistencia al sexo fuera del matrimonio era un acto de rebeldía. Cuando era niña, había observado el vaivén de la puerta del dormitorio de su madre y supo que nunca podría ser como ella. Deseaba con toda el alma ser considerada una mujer respetable. Incluso hubo un tiempo en que pensó que lo había conseguido.
Se llamaba Noel Black, tenía cuarenta años y era ejecutivo en una editorial británica. Lo conoció en una fiesta en Escocia. Era todo lo que admiraba en un hombre: caballeroso, inteligente y bien educado. No fue difícil enamorarse de él.
Demi era una mujer hambrienta de afecto, y los besos de Noel y sus expertas caricias la enardecían hasta casi hacerla perder el juicio. Incluso así, Demi no pudo olvidar sus principios, profundamente arraigados, para acostarse con él. Al principio, la negativa de la joven le irritó, pero poco a poco él comprendió lo importante que era aquello para ella y le propuso matrimonio. Demi aceptó entusiasmada y vivió en una nube rosa durante los días que faltaban para la ceremonia.
Diana fingió estar encantada, pero Demi debería haber imaginado que a su madre le daba terror quedarse sola, hasta el punto de dejarse llevar por la desesperación. A Diana no le llevó demasiado tiempo tramar un cuidadoso y calculado plan para seducir a Noel Black.
A favor de Noel debía decir que logró resistirse casi un mes, pero Diana siempre conseguía lo que se proponía y al final lo conquistó.
—Lo hice por ti, Demi —había dicho cuando una Demi apesadumbrada descubrió la verdad. —Quería que abrieras los ojos y vieras lo hipócrita que es. Dios mío, habrías sido muy desgraciada si te hubieras casado con él.
Madre e hija discutieron amargamente y Demi había llegado a recoger todas sus pertenencias para marcharse. El intento de suicidio de Diana puso fin a eso.
Se subió el tirante del vestido de novia y suspiró. Fue un sonido profundo y doloroso, el tipo de suspiro que salía desde lo más profundo del alma porque no tenía palabras para expresar sus sentimientos.
Para otras mujeres el sexo resultaba fácil. ¿Por qué no para ella? Se había prometido a sí misma que nunca tendría relaciones sexuales fuera del matrimonio y ahora estaba casada. Pero, irónicamente, su marido era más desconocido para ella que cualquiera de los hombres que había rechazado. El hecho de que fuera tan brutalmente atractivo no cambiaba las cosas. Ni siquiera podía imaginar entregarse a alguien a quien no amara.
Volvió a mirar la cama. Se levantó y se acercó a ella. Algo que parecía una cuerda negra asomaba bajo unos vaqueros tirados de cualquier manera sobre las arrugadas sábanas azules. Se inclinó para tocar la tela de los vaqueros, desgastada por el uso, y deslizó un dedo por la cremallera abierta. ¿Cómo sería ser amada por ese hombre? ¿Despertar cada mañana y ver la misma cara mirándola desde el otro lado de la almohada? ¿Tener una casa y niños? ¿Un trabajo? ¿Cómo sería ser una mujer normal?
Apartó los vaqueros a un lado y dio un paso atrás al ver lo que había debajo. No era una cuerda negra, sino un látigo. El corazón comenzó a latirle con fuerza.
«Podemos hacer esto por las buenas o por las malas. De un modo u otro voy a ganar.»
Joe había insinuado que habría consecuencias si no le obedecía. Cuando ella le había preguntado cuáles serían, había contestado que lo descubriría ella misma esa noche. No habría insinuado que tenía intención de golpearla, ¿verdad?

Intentó normalizar la respiración. Puede que en el siglo XVIII los hombres pegaran a sus esposas, pero las cosas habían cambiado desde entonces. Llamaría a la policía si se atrevía a ponerle un solo dedo encima. No sería víctima de la violencia de ningún hombre por muy desesperadas que fueran las circunstancias.
Seguramente había una explicación sencilla para todo eso: el fuego, el látigo e incluso esa amenaza. Pero Demi estaba exhausta y temblorosa por el vuelco que había dado su vida y le costaba pensar con claridad.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
hi anita ceci porque te sientes extraña.. es k esa parte detu comentario no entendi.. habla con confianza jeje.. ya sabes estoy abierta a todas las sugerencias.. :)
cuentenme una cosa es que me esta matando la duda.. delta si estuvo con nick en paraguay o nop?? y en argentina llego con ella o nop?? es que como e visto fotos de nick pero nunca de ella no se, y ps quisiera saber jaja...
las quiero millon chicas beso!!

8 comentarios:

  1. Hola!
    :)
    Por fin puedo volver a comentar es que uff estoy en el 3 bimestre y tengo que estar mas atenta a los estudios me acabo de dar un tiempo para comentar por que mañana tengo examen pero lo bueno es que tengo vacaciones pronto :)
    Hehehe espero que estes mejor ya no se nada de nadie D:
    Es que parece que vivo en mi colegio u.u
    Bueno no importa espero estes bien cuidate muchote si ah y casi lo olvido los caps estan kuy interesantes!
    Me pregunte que sera Joe
    Que mala la mamá de Demi.
    Como lo puede hacer todo eso.
    mmm bueno me imagino que las cosas pasan por algo no?
    Te quiero cuidate un egg!
    Hhahah sigo con esa palabra!
    Besotes!
    (:

    ResponderEliminar
  2. Hi Kazzie!, no he comentado casi nunca, pero en realidad AMO DEMASIADO tus novelas!, he leído la mayoría de ellas, y me encantaron! :) , soy una fiel seguidora tuya..

    Con respecto a tu pregunta sobre si Delta estuvo en Paraguay, no, no estuvo, soy paraguaya y estuve en el concierto y no había rastro de ella, asi que creo que ya se fue a casa.. Pasó lo mismo en Argentina (:

    Sigue la nove poorfis, me dejaste con la intriga :)

    Besos,

    Mica

    ResponderEliminar
  3. hola otra vez me sentí un poco extraña por lo del cambio del blog pero aun así esta hermoso el capi estuvo hermoso me encanto Síguela pliss me encanta esta nove

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el cambio que ha hecho en el blog, sabes qe te sigo wapissima y espero el otro capitulo cn ansias de leerlo! Un beso! Que ni se le ocurra ponerle una mano encima ¬¬

    ResponderEliminar
  5. amo tus novelas,en especial las de JEMI,continua asi y quiero mas capi..esta es tan diferente a las otras,pero a la vez igual de adictibas qe las otras OMG!! me enamore de tus novelas JEMI
    :) kiss

    ResponderEliminar
  6. o, OMG!! como me puedes ejar así??? aaa... JEMI!!!
    jejej ame el cap, peo quiero otro!!!!! jajajaja
    yo tambien amo tus noves JEMI, te has dado cuenta, no??? jejejej aaaaa.. sube otro, plissss!!!!!!!!
    -demiloveMLovaticSMilers

    ResponderEliminar
  7. Lo ame!!! pobre Demi el lugar donde vive :S quiero, necesito otro capi xD

    ResponderEliminar
  8. Awww * siguela me encanta..... yo igual necesito otro capi ... me tienes desesperada entrando a cada momento a tu genial blog Jojsaojas ...en verdad es genial .. bueno qq' amo las noves Jemi <3 <3 <3 siguela pronto please (:

    ResponderEliminar

Hola chicas, no se olviden de dejar sus comentarios sugerencias y demas, asi sabre si les gusta y publicare pronto los capis, por fis comenten, incluso los anonimos, las quiero chicas..